lunes, 10 de diciembre de 2018

El reemplazo de las mayorías por las minorías

El reemplazo de las mayorías por las minorías

Alberto Buela (*)

Charlando con un experimentado dirigente sindical me comentó su preocupación por lo que viene observado: el reemplazo del interés sobre las mayorías por el de las minorías. “Acaso no nos enseñaron desde siempre, me dijo, que el que gana gobierna y el que pierde acompaña.”
Y es cierto, hoy asistimos a la paradoja que gobiernos, votados por mayoría, se ocupan más por los intereses de las minorías, que de sus votantes. Ej. Macri se ocupa más por satisfacer el deseo de las abortistas, que son una ínfima minoría, que por los deseos de veinte millones de mujeres argentinas que quieren tener hijos sanos, sabios y buenos. Y para ello tiene que proveerlas de un buen sistema de salud, de educación y de justicia, cosa que no hace.
El gobierno anterior, el de los KK, se ocupó de los deseos de los homosexuales y lesbianas sancionando el matrimonio gay, en lugar de crear las condiciones de trabajo y vivienda para que millones de jóvenes puedan casarse.
El de Menem, nos salteamos los de Duhalde y de la Rúa porque fueron circunstanciales, se ocupó de satisfacer el deseo de la minoría empresaria y financiera en contra de las necesidades de la mayoría del pueblo.
El anterior, el de Alfonsín, se ocupó de satisfacer los intereses de las madres de Plaza de Mayo por sobre los intereses de la inmensa mayoría de las Madres del Dolor, a quienes a diario les mataban y les matan a sus hijos en las calles argentinas.
Con estos ejemplos, hay cientos que el lector puede poner a su gusto e piacere, queremos mostrar como desde la restauración democrática (1983) hasta hoy día los gobiernos, todos elegidos por mayoría de votos, han gobernado para las minorías de uno u otro signo político.
Este cambio evidente para el observador atento tiene que ver, en nuestra opinión, con el reforzamiento cada vez más profundo de lo que Robert Michels (1876-1936) denominó Ley de hierro de la oligarquía; que el sociólogo alemán enunciaba así: la paradoja es que siendo los partidos políticos las principales instituciones de la democracia, ellos al estar constituidos por oligarquías partidarias, no son organizaciones democráticas.
Estos oligarcas de la política responden cada vez más y más a los intereses de las minorías que ellos representan. A los diferentes lobbies.
Esto viene a explicar el por qué hoy la minoría gay tiene una amplia representación en el ministerio de relaciones exteriores y en la educación. El por qué la minoría hebrea tiene amplia representación en todos los organismos del poder ejecutivo y judicial. El por qué la minoría apátrida ocupa cargos de decisión político-económica.
Es que los agentes políticos se han transformado en un eslabón en la cadena de ejecución de mandos y así ellos responden a los intereses concretos de los grupos de poder o lobbies que los llevaron a integrar las oligarquías de los partidos.
Hoy no existe prácticamente ningún gobierno en Occidente que gobierne para las mayorías. Hoy se gobierna para las minorías. Ej. en Bolivia en favor de las minorías indígenas en lugar de la mayoría del pueblo criollo. En Brasil, como ocurrió con Menem en Argentina, para los empresarios y financistas. En España y Francia para la minoría de inmigrantes musulmanes en lugar de los gallegos y franchutes. Y así podemos seguir con los ejemplos.
Y lo más grave de todo es que al dejar de gobernar para las mayorías populares, las minorías beneficiadas con este nuevo régimen, en lugar de integrarse a las mayorías, las rechazan. En Bolivia el ciudadano de a pie la pasa mejor haciéndose el indio que presentarse como lo que realmente es: un criollo. En España y Francia los musulmanes viven como duques gracias a las canonjías que reciben del Estado y putean a las mayorías nacionales. Ni hablar que se les enseñe historia patria o religión cristiana.
Es decir, hoy los gobiernos protegen a la minorías y éstas reniegan contra esos mismos gobiernos. La inmigración dejó de ser con integración sino que es entendida como “ocupación” del territorio que la recibe. La minoría abortista o gay no se conforma con recibir derechos sino que pretende que todos aborten y se sodomicen. La minoría indigenista pretende que todos seamos indios como pasó con la constitución boliviana de 2002, que diez años después se tuvo que modificar porque era un desatino.
Nadie gobierna para las mayorías nacionales. Ningún gobierno se dice nacionalista, aunque pareciera que Trump, Putin y Jimpin lo hacen. Pero ellos son tres giles, los vivos somos nosotros. Los países dependientes pero interculturales, según nuestra terminología, que la Alianza para el Progreso llamó en vías de desarrollo y que ahora los denominan emergentes. Somos aquellos a quienes nos vendieron el cuento de la izquierda progresista y la teoría del multiculturalismo. Teoría que vino a reemplazar la sana del crisol de razas que nos enseñaban nuestros maestros.
Hace 70 años, para poner mi edad, teníamos, mal que bien, seguridad, justicia, educación, salud y trabajo, entonces éramos una polis. Hoy no tenemos ni seguridad, ni justicia, ni educación ni trabajo, nos transformamos en tribus.
¿Qué nos pasó? ¿Qué sucedió para que caigamos tan bajo?.
La respuesta es simple y compleja a la vez. Simple porque la razón última es que dejamos de tener gobiernos patrióticos y por lo tanto se dejó de lado la idea de soberanía nacional en todos los ámbitos (agricultura, pesca, energía, finanzas, defensa, petróleo, etc.), que debe ser la idea rectora de toda actividad política. Sin ella hay colonia, factoría, dependencia, en una palabra, tribus.
Por otra parte, la respuesta es compleja, porque confluyen en ellas infinidad de causas. Que cada uno de ustedes podrá enumerar ad infinitum.
De modo que, al menos en Argentina, realizamos lo contrario de los griegos que luchando contra los medos lograron pasar de las tribus a la polis.
Si algo se le debe reclamar al kirchnerismo, falsificación ilustrada del peronismo, más allá del saqueo planificado del Estado, es que al no contar con el apoyo de las mayorías nacionales y populares se inventaron pequeños pueblos: los gays, los indígenas, los sojeros, las madres y abuelas de mayo, los grupos concentrados de la economía, etc.
Una vez, hablando con Kirchner apenas asumió (2004) le propuse que los planes de ayuda a los desocupados se los dieran para administrar a los sindicatos pues ellos mejor que nadie conocen quienes se quedaron sin trabajo; a lo que me respondió: yo quiero la gente en la calle, pues a lo que Ud. propone, yo voy a reemplazar a los sindicatos por los piqueteros, al las fuerzas armadas por los medios de comunicación y a la Iglesia por los derechos humanos. Y así lo hizo.
La apoyatura teórica de este reemplazo del pueblo peronista como mayoría popular por múltiples pueblos creados ad hoc la encontraron en el trabajo de un hombre que fue expulsado de la izquierda nacional por cipayo intelectual, Ernesto Laclau y su Razón Populista.
Las minorías son tales y es válido que lo sean en la medida en que están integradas al ethos histórico de nuestro pueblo, de lo contrario son enemigos internos, son perduellis como los denominara ese pensador y denunciante que fue José Luis Torres (1901-1965).
¿Qué nos está permitido esperar? Que se subleven las mayorías populares; que como afirmara el General: que el pueblo haga tronar el escarmiento y le prendan fuego Buenos Aires como los chalecos amarillos lo hacen con París.
No hay otra salida. El pueblo tiene que salir a cazar a todos aquellos que le robaron, no solo la plata sino también la ilusión de ser grande y feliz.
Hoy River y Boca juegan en Madrid en lugar de hacerlo en Buenos Aires. ¿desde cuándo hay que pedir permiso para jugar el fútbol donde queremos? Durante las dos primeras presidencias del Perón, Argentina no se presentó a jugar ninguno de los mundiales, porque el gobierno de entonces sabía que la FIFA es al fútbol lo que el FMI es a la economía. Una explotación.
Ayer nomás un gobernador tilingo se casó por la Pachamama a la que rinde culto una minoría, en lugar de hacerlo bajo la advocación de la Virgen María, madre de la mayoría del pueblo argentino.
Es hora que el pueblo haga tronar el escarmiento y se subleve pues no solo nos roban nuestro trabajo sino que ahora nos roban nuestras fiestas.


(*) arkegueta

viernes, 7 de diciembre de 2018

Queramos a nuestros perros y gatos pero ellos no son nuestros hijos

Las redes sociales vienen a ser el espejo del alma de nosotros, hombres y mujeres, hijos y víctimas de esta civilización. Sólo hace falta echar un vistazo a muchos perfiles para comprobar como infinidad de usuarios,  pero sobre todo de usuarias, califican como “bebés” o “niños” a sus  mascotas. Todo quedaría  en la anécdota y en el cariño que puede llegar a tenerse a un animal. Pero cuando  en España la tasa  de fertilidad se desploma y el animalismo va de la mano, en tantas ocasiones,  de la izquierda radical y del feminismo, la cosa es para preocuparse y mucho.
Llamadme conspiranoico, pero todo parece formar parte de una estrategia general para finiquitar a los europeos que, hasta la fecha, hemos sido gente de raza blanca. El consumismo nos descoyunta como comunidad y nos hace egoístas, engreídos e individualistas. Por otro lado, llega el feminismo para abrir una trinchera y sembrar un campo de minas entre hombres y mujeres. Como válvula de escape para nuestros instintos paternales, maternales o protectores nos rodeamos, como sustitutivo de los niños, de animales. El antirracismo ejerce una  férrea censura sobre quienes protestan por la llegada de masas de inmigrantes, que vienen a reemplazarnos. Llamadme conspiranoico si queréis, sí.
Es cierto que los animales son ser seres que, pese a su independencia en el medio natural, van a estar siempre a nuestro lado. Les damos de comer, tenemos que sacarles a hacer sus necesidades o limpiar sus areneros. Se harán mayores,  pero no se convertirán en insoportables adolescentes, no irán de botellón y tampoco nos abandonarán en una residencia. Estarán ahí, a nuestros pies o sobre nuestro regazo, hasta que sus ojos se cierren para siempre.
Pero tampoco los veremos crecer como a un niño que es sangre de nuestra sangre. No trabajarán y no pagarán pensiones. Y cuando ya no estemos en este mundo nada de nosotros perdurará en ello. El ciclo de la vida se habrá roto con nuestra  existencia infecunda, decrepitud y vejez. Muertos o dependientes, nuestros queridos animales quedarán a merced de la piedad de aquellos que lean un anuncio con frases como “su dueño acaba de morir“. No habrá un hijo o nietos para heredar estos pequeños o grandes tesoros peludos.
Por todo ello, cuidemos y queramos a nuestros animales. Es imposible no hacerlo cuando mantenemos unos lazos tan estrechos con ellos y nos aportan tanto. Pero no nos confundamos o no dejemos que nos confundan. Ellos, en ningún caso, son nuestros hijos.
Miguel Sardinero

lunes, 3 de diciembre de 2018

LOS CAMPOS DE CONCENTRACIÓN Y DE TRABAJO EN MÉXICO, DURANTE LA II GUERRA MUNDIAL.


  • El de Perote Veracruz el más conocido
  • Hubo otros más pequeños en Temixco, Irapuato y otras regiones.

CAMPOS DE CONCENTRACION CONTRA ALEMANES EN MEXICO 1941

Todo el mundo conoce que los alemanes durante la II Guerra Mundial establecieron campos de concentración, y en cambio casi nadie sabe nada de los campos de concentración de los aliados y los soviéticos.
Es curioso que de los soviéticos se hable a veces, pocas veces, del Gulag, que en realidad fueron campos de concentración tras la guerra para los disidentes, muchos ex comunistas, trotskistas, socialistas o meramente sospechosos de poder ser poco fiables a Stalin.
Pero no se habla de los campos de concentración durante la guerra, donde no solo murieron el 90% de los prisioneros alemanes, sino que fueron deportados pueblos enteros de cosacos o chechenos, por temer sus simpatías con los alemanes.
En cuando a los aliados occidentales todos ellos construyeron enormes campos de concentración para poblaciones 'dudosas', siendo el único caso algo conocido el de los ciudadanos norteamericanos de origen racial japonés que fueron deportados a campos de concentración.
Pero hay mucho más, hay una enorme cantidad de campos de concentración en países que nadie cree que efectuaron este tema. Uno de ellos es México.
Camaradas de México acaban de localizar muchos casos de alemanes que durante la Guerra Mundial fueron enviados al campo de concentración de un pueblo llamado Perote, o bien en prisión en la capital de México.
Las condiciones del Campo de Perote son espantosas, mucho peores instalaciones que en los campos alemanes:
Lo interesante del caso, además de su total desconocimiento dado que los aliados tratan de ocultar que ellos hicieron lo mismo que los alemanes, o sea recluir a los que consideraron posibles problemas, es que en un país como México, que nada tenía que temer de los alemanes, la influencia y presiones de USA hicieron que se cometieran todo tipo de tropelías y se extendió una histeria contra todos los alemanes.
Se les confiscaron las tierras y bienes, aunque muchos llevaban ya muchos años en México, las empresas con alguna relación con alemanes se las acusaban de vender sus productos para boicotear a los de USA, se acusaba de ser agentes de la Gestapo o espías a simples familias alemanas. Y no solo eso, los mexicanos que se oponían al Presidente mexicano Cárdenas o su sucesor Ávila Camacho eran ya considerados colaboradores de agentes nazis.
El maltrato fue constante, por ejemplo, hay una carta de una carta de una mujer alemana que solicita que se deje regresar a su esposo pues tiene cinco hijos y unos están enfermos de Tifus.
Podemos imaginar que les hubieran hecho a estos alemanes si México hubiera sido bombardeado brutalmente por una invasión de alemanes. (Publicado por RB)

En México existió un tétrico “Campo de Concentración”, la antigua “Fortaleza de San Carlos”, en Perote Veracruz.
Fue usada después de la declaración de Guerra contra el EJE, (Alemania, Italia y Japón) para “concentrar” a los tripulantes de más de 15 navíos que fueron “incautados” por el gobierno mexicano a Alemania e Italia, para tal efecto se dieron poderes absolutos al presidente para “incautar las propiedades del enemigo” y hasta se creó una “Junta de Administración de los Bienes del Enemigo”.
El gobierno mexicano decretó, en abril de 1941, la incautación de los barcos con bandera del Eje que estaban estacionados en puertos nacionales. El requisamiento puede ser visto como un guiño
a los Estados Unidos o como un movimiento del Estado mexicano para incrementar su flota petrolera, la cual era raquítica.
El 2 de abril de 1941 el gobierno mexicano tomó posesión de los barcos italianos: Tuscania, Vigor, Genoano, americano, Lucífero, Atlas, Stelvio, Fede y Giorgio Fassio; así como de los alemanes Hamelin, Orinoco y Marina O.
La noche del 13 de mayo de 1942 el buque petrolero Potrero del Llano (antes Lucifero) fue hundido por un submarino alemán. Siete días después, el 20 de mayo de 1942, el carguero Faja de Oro (originalmente Genoano), que regresaba a Tampico de Estados Unidos, también fue atacado.
El 28 de mayo de 1942 México se declaró en estado de guerra contra las potencias del eje, y el 1 de junio se creó la ley relativa a propiedades y negocios del enemigo que faculta al presidente de la república a confiscar los bienes que pertenezcan a un país enemigo o a sus ciudadanos. La ley dispuso para su aplicación la creación de la Junta Intersecretarial de administración y vigilancia de Administración y Vigilancia de los Bienes del Enemigo. (todavía en 1946 se creó LEY que señala el destino final de los bienes ocupados a los súbditos y nativos de Italia, y aún existe la “Ley de Neutralidad del País”)
Se ha buscado por todos los medios decir que el “campo” no era un lugar terrible, sino que estaban ahí “para cuidarlos” para que nos les pasara nada”, Sin embargo, no existe un solo documento que avale tal afirmación y si existen una cantidad importante de documentos en el Archivo General de la Nación que hablan de las condiciones de abuso en el Campo…
Los primeros en ser “concentrados eran los tripulantes de los navíos incautados, pero después simples alemanes, italianos y japoneses “potencialmente enemigos”.
Los que no fueron llevados a ese lugar estuvieron “concentrados” en ciudades donde no podían salir salvo permisos muy especiales.
No había necesidad de juicio, ni sentencia. La Población nacional no tenía ninguna animadversión sobre alemanes e italianos y japoneses incluso varias empresas y personas solicitaban que pudieran salir del campo a trabajar pues eran personal calificado… Mujeres solicitaban que sus esposos pudieron regresar a sus lugares de origen pues eran el único sostén del hogar. Otras solicitaron, al término del conflicto, que se les permitiera contraer nupcias con marinos pues antes y durante el conflicto se habían enamorado y algunas hasta tenían ya hijos de ellos… Hubo un momento en que se prohibió la entrada de visitas al campo. Pues las “mujeres son fácilmente adoctrinadas como espías del nazi fascismo” decía uno de los reportes.
Bastaba con alguna denuncia de ser “simpatizante” del NS para ser investigado y posteriormente recluido.
A los italianos también se les concentró en una Ex Hacienda en Irapuato, para asignarlos a labores “agrícolas” es decir un Campo de Trabajo.
La Cruz Roja lograba llevarles algo de correspondencia y establecer comunicación con las familias en Alemania, pero sobre todo de Italia por medio del Vaticano.
 Desde luego no existía personal preparado para operar un campo, todo fue improvisado, el gobierno mexicano actuaba a medida de lo que pedía USA, pues incluso se llegó a ser “sospechoso” por actividades “antiamericanas”… por esta razón algunos españoles y de otras nacionalidades, incluidos algunos mexicanos fueron internados en el campo.
No hubo protestas de la población mexicana para liberarlos, pero tampoco para “concentrarlos” Los Intelectuales tampoco hicieron mucho por ellos, solo al final de la guerra hubo abogados que lograron extender permisos de residencia, solicitar el egreso de bienes incautados, matrimonios, reconocimiento de hijos etc.
En realidad, solo las parejas sentimentales hicieron algo por los “concentrados” hubo casos de mexicanos con abuelos alemanes que fueron “concentrados”, usamos doblemente este término porque era el nombre oficial.
Muchos documentos pueden ser consultados en el siguiente Blog, donde se publican listas, cartas, direcciones, etc.:
https://lalineau.blogspot.com/
Todo es condición idéntica de los campos de concentración en Europa, (a excepción de Gulag), la diferencia estriba en la intensidad de la Guerra, si hubieran cambiado las condiciones la población alemana “concentrada” hubiera crecido en número, y luego sometida a raciones mínimas de alimentos, propagación de enfermedades.
Un caso la empresa de autobuses “Autobuses De Oriente”, era de las encargadas de transportar a los Concentrados hacia Perote… ¿tendría ahora que pagar indemnizaciones”?
Un ejemplo de las propiedades Incautadas lo tenemos en El Casino Alemán.
Fue confiscado por el gobierno hacia 1943 y entregado a la Confederación Nacional Campesina quienes lo otorgaron a la Coordinadora nacional de los pueblos indígenas quienes lo habilitaron como albergue de indígenas de todo el país. En 1993 triquis pertenecientes a la organización Movimiento de unificación y lucha Triqui expulsaron a los residentes y tomaron el edificio para su organización.  (Hoy da pena ver la miseria a lo que lo han reducido)
Pocos son los alemanes, italianos y japoneses que establecieron juicios para recuperar propiedades o por los daños sufridos. Caso muy diferente a los norteamericanos que hasta obligaron a firmar los infames Tratados de Bucareli, por supuestos daños durante la Revolución Mexicana.
Perote era casi exclusivo para alemanes e italianos; una ex Hacienda la de Temixco fue usada como campo agrícola para los japoneses: Aquí existió una particularidad los “administradores “eran también hijos de japoneses o hijos de estos y obligaban a sus paisanos a trabajar la tierra, pero no en condiciones sanas, además en Temixco si se encontraban “concentrados” mujeres y niños.
Ochenta internos trabajaban en los campos y treinta se negaban a trabajar, y se negaban a trabajar porque no recibían salario. Los internos tenían que pagar por jabón, comida y otros productos que sus familias consumían, los rebeldes fueron detenidos y enviados a la estación migratoria de Perote en Veracruz.
Los dueños de la Hacienda se quedaban con la mitad del salario y encima les descontaban los alimentos, no sólo de ellos sino los de todos. Que las mujeres representaban una carga adicional, pues no recibían salario y encima había que mantenerlas. Que los administradores de la Hacienda los amenazaban con enviarlos a Perote si no accedían a trabajar sin compensación.
El éxodo de japoneses en su mayor parte fue dirigido a la capital del país o a Guadalajara, Jalisco, aunque también hubo campos de concentración en Celaya, Guanajuato y el estado de Querétaro. El número de trasladados varía de una fuente a otra. En su libro, Ota Mishima afirma que el Distrito Federal recibió a 800 y la capital jalisciense a 300. Los reubicados llegaron a sus destinos sin alimentos, alojamiento, trabajo, cansados, hambrientos y despojados de la vida que habían conocido.
También se establecieron otros campos más pequeños en el centro del país, entre ellos la hacienda de Castro Urdiales, municipio de Tala, Jalisco.

Conclusión. Los Campos de Concentración y las leyes para propiedades del “enemigo” fueron habituales en casi todo el mundo en los años 40, la diferencia es relativa al avance de la guerra …y que los supervivientes no han buscado una “indemnización” por estas causas…

CIUDADANIA POR DERECHO DE ‘SANGRE’

Una de las reclamaciones continuas de nuestra Cosmovisión es la necesidad de que la pertenencia al Pueblo sea un tema étnico y no meramente de pasaporte. No quita eso que a algunas personas por su comportamiento especial y su raigambre popular se les conceda la ciudadanía pese a no formar parte del Pueblo, pero esos casos son excepcionales.
La no pertenencia a la ciudadanía no implica directamente una expulsión o un desprecio sino una situación de residencia sin ciudadanía, absolutamente lógica y precisamente respetuosa con su origen étnico, su identidad.
El destino y las decisiones del Pueblo las debe tomar el pueblo y no los residentes no ciudadanos, que actualmente llegan a oprimir al pueblo originario con sus costumbres e imposiciones por el número.

Teniendo en cuenta esta posición de la Cosmología Nacionalsocialista, la decisión del Estado de Israel de promulgar una Ley Básica donde se declara en el Estado de Israel una categoría de ciudadanos esenciales a los judíos, con derechos propios especiales, nos parecería en si misma perfectamente válida.
Ante esta declaración lo normal hubiera sido un rechazo brutal de todo el mundo democrático pero no es así (lo que muestra el poder sionista en el mundo). Y en nuestros medios hay algunos que han rechazado esta medida, cuando es correcta.
Nuestra oposición radical al Estado criminal de Israel no se basa es este tema en absoluto. Creo que es bueno recordar porque combatimos al llamado Estado de Israel como un ente criminal y genocida, pese a que defendemos el derecho del pueblo judío entero a vivir en un Estado propio.

1- El Estado de Israel tiene la intención criminal de destruir a los demás pueblos. Una de las pruebas es que lo mismo que ellos reclaman y consideran necesario para su supervivencia, lo prohíben y condenan brutalmente si lo hacen los demás pueblos.
Cualquier pueblo que estableciera el derecho de sangre para la ciudadanía sería perseguido y condenado por todos los poderes financieros, mediáticos y legales dominados por los medios judíos.
No es solo Hipocresía, es la acción criminal para destruir a los demás pueblos, a los que exige mezcla racial, invasión inmigratoria, prohibición de toda tendencia étnica, mientras ellos hacen todo lo contrario.
 
Mientras en Israel es legal e incluso aplaudido, fomentar el odio al cristianismo o islamismo y se prohíbe la enseñanza religiosa cristiana, en cambio en todo el mundo los sionistas denuncian y reclaman más y más leyes represivas para el que denuncie al judaísmo o incluso al sionismo con la excusa de ’fomentar el odio’.

2- El llamado Estado de Israel es un producto del sionismo y la finanza de 1945, basado en el mal llamado Holocausto, que provocó un auténtico holocausto de palestinos, a los que nadie ha indemnizado del robo de sus tierras y los asesinatos contra ellos durante años y años.
Financiado por las presuntas indemnizaciones que obligaron a hacer a todos los países, Israel ha sido además el genocida de los pueblos árabes que molestaban a su poder.
El genocidio contra los pueblos islámicos ha sido promovido y forzado por los poderes sionistas en USA y Occidente, por su finanza y sus medios de des-información.

3- Israel es un centro de apoyo logístico y militar a los grupos de poder financieros y mediáticos talmudistas del mundo. Es un refugio para delincuentes judíos de todo el mundo. Cualquier estafador judío perseguido en otro país encuentra asilo allí, son muchos los casos.
Desde Israel se envían matones del Mossad a asesinar a los que se opongan a sus deseos o planes.

4- Israel no es la patria de los judíos, sino solo de algunos, los poderes sionistas y talmudistas están establecidos en todos los países occidentales y USA, ellos son los verdaderos amos, Israel es su arma y su herramienta de apoyo.
La explotación económica de los pueblos europeos con la excusa del mal llamado holocausto, junto a prohibir todo debate sobre ello, es un ejemplo del dominio sionista en el mundo, frente a la idea de una Patria para todos los judíos que defendemos.

EL COMUNISMO EN SU CAMINO AL SISTEMA

Aunque en la II Guerra Mundial la URSS fue aliada de los demócratas, si hemos de ser sinceros es evidente que el régimen estalinista era todo menos algo igual al de las democracias. Eran dos sistemas distintos aunque con la misma base materialista, o sea economicista, pero claramente distintos en sus aplicaciones.
Para entender como el comunismo ha sido en realidad un camino fracasado al sistema actual es preciso analizar algunas cosas evidentes y compararlas con el camino seguido por el Nacionalsocialismo, que tanto se le acusa desde los comunistas actuales de ser ‘salido del capitalismo’.

Últimamente tenemos dos muestras de cómo el comunismo degenera en un sistema demo-progresista de economía capitalista donde lo único que se mantiene es la dictadura política.
1- Los dos únicos países de ‘comunismo‘ oficial (fuera de Corea del Norte donde la extravagancia del comunismo ha llevado a ser una monarquía hereditaria) son China y Cuba. China hace ya décadas que es una economía capitalista absoluta que avergonzaría a cualquier ‘comunista’, y con la jocosa hipocresía de usar la figura de Mao en sus billetes de banco, sin hacer el menor caso a Mao en nada.
Pero ahora es Cuba la que acaba de cambiar su Constitución, donde elimina la palabra ‘comunismo’ como el ‘objetivo de Cuba’, y acepta forma de propiedad privada, mixta, etc,…
Se acepta que la Economía comunista es un fracaso, utópica, absurda y anti natural.
Pero solo reconoce la dictadura del Partido Comunista en el tema político, como en China.
No solo eso, sino que se acercan al ‘progresismo’ decadente legalizando el homosexualismo y sus ‘matrimonios’, pese a que Fidel Castro dijo en 1963 “La sociedad socialista no puede permitir este tipo de degeneraciones“ refiriéndose al homosexualismo.
La prostitución ya existe en Cuba desde hace años en cantidades infinitas…
Total, que Stalin, Mao y Castro son unos fracasados totales, lograron solo una tiranía con millones de muertos y de torturas para terminar sus países en el capitalismo y en la decadencia de las costumbres. No fueron derrotados por las armas sino por su propia doctrina, por la incapacidad del comunismo.

2- Pero aun es más interesante ver como en la URSS la arquitectura fue evolucionando del ’comunismo’ al capitalismo mucho antes de caer la URSS. Como el comunismo tuvo como ideal arquitectónico el del capitalismo occidental.
Para analizar este tema reproduciremos una parte de la presentación del libro “Cosmic Communist Constructions Photographed”, un estudio más bien pro comunista, de su arquitectura en la URSS.

La clave de la arquitectura soviética es ante todo política. La comprensión de su evolución no se debe buscar en el campo de la teoría de la arquitectura, sino en la del régimen y su evolución. En ningún otro lugar el paisaje urbano ha sido perfilado tan directamente, y durante tantos años, por el poder. Puesto que la esfera privada fue aniquilada muy pronto por el sistema comunista, no había ninguna iniciativa individual para oponerse a la perspectiva totalitaria. De ello deriva una particularidad que distingue de forma radical este mundo del nuestro: toda construcción proyectada en la URSS era un encargo del Estado confiado a profesionales formados por el Estado, que solo trabajaban para el Estado. Y nos lleva, de paso, a otro corolario; las formas adoptadas por la arquitectura estaban condicionadas por los postulados ideológicos del momento. Se acostumbra a distinguir tres etapas en la historia de la arquitectura soviética que derivan de las grandes rupturas que marcaron al país.

1- La primera, la de las vanguardias, traduce las certezas de la URSS naciente. Hace tabula rasa. Inventa un nuevo orden. Es la radicalidad de las nuevas eras. Anticipando las corrientes europeas más audaces, su ambición es la creación sin precedentes de un marco de vida para una
humanidad en marcha. El constructivismo de la década de 1920 tiene un objetivo social al mismo tiempo que estético. Este periodo, que se ha elogiado enormemente desde entonces por su carácter extraordinario, concluye con la llegada de Stalin al poder.

2- El «padrecito de los pueblos», de carácter más rústico, emprende una marcha atrás. Entierra el pionero racionalismo para exhumar los arcaísmos. El estilo neoclásico que favorece impone formas decorativas en línea con su gusto fastuoso. Como a todos los dictadores, le preocupan las apariencias. Así, la Rusia de postguerra inmortaliza su triunfo en la piedra y el estuco. La prioridad concedida a la expresión de la gloria conduce al olvido de los problemas estructurales. Se caracteriza por suntuosos proyectos de gran envergadura, entre los cuales se encuentran el metro de Moscú y las siete torres de la capital, esos rascacielos que el país debe poseer para estar a la altura de EE. UU. El único problema es que la fachada es un «pueblo Potemkin»; esconde una crisis de la vivienda de dimensiones apocalípticas.

3- Dos años después de la desaparición de Stalin, el signo precursor de la des-estalinización adopta la forma de un decreto sobre arquitectura -en apariencia anodino- firmado en 1955 por Jrushchov. «De la eliminación de las extravagancias en el ámbito de la construcción» es el sorprendente título de esta declaración que da comienzo a la tercera revolución en este campo. Los arquitectos son señalados con el dedo por las derivas de su trayectoria profesional. La excesiva tendencia a la pompa se denuncia aduciendo que provoca daños colaterales sobre el entorno. Durante los viajes que emprende, favorecidos por cierta normalización de las relaciones diplomáticas, Jrushchov toma conciencia del retraso acumulado con respecto a los programas de reconstrucción llevados a cabo en Occidente. En materia de vivienda la productividad será la palabra clave. Licencias adquiridas en el extranjero, principalmente en Francia, aseguran el desarrollo de grandes proyectos prefabricados. Rusia favorece a los ingenieros, descubre el hormigón y abraza el estilo internacional, cuya sobriedad adopta.”

Como vemos en el comunismo inicial imperaba el vanguardismo actualmente en boga en el mundo capitalista, las extravagancias abstractas y la destrucción de toda moral. Un occidente democrático capitalista ‘avant la lettre’
Realmente es evidente la confluencia de comunismo hacia el progresismo democrático dentro del capitalismo de Mercado global. En arte, en costumbres, en forma de vida, en economía, en todo coinciden, de forma que los comunistas están colaborando dentro del Sistema con los partidos que respetan las constituciones, en sus instituciones.
Si con Stalin o Mao el Comunismo era ‘otro sistema’, malo pero ‘otro’, ahora es parte intrínseca del sistema actual.
El Nacional Socialismo no ha seguido este camino. No solo se enfrentó por las armas a la democracia y al marxismo, sino que su arte, sus valores, sus propuestas de vida, su economía, se oponen totalmente a la del Sistema. No es una oposición normal, es que es radicalmente lo CONTRARIO. No acepta ni las constituciones, ni la democracia ni la globalización, ni el arte basura, ni el modo de ocio, en todo es lo contrario.
Sin embargo no dejo de tener una duda: si ya ahora hay traidores que por cuatro votos han vendido ideas y pactos para ser una ‘alternativa de derechas nacional’, si hay grupos y presuntos camaradas cuya vida es similar a la del sistema, queda la duda de si con el tiempo no le iba a ocurrir lo mismo que al comunismo o a la propia Iglesia, acomodarse a la decadencia y la demagogia.
Quizás sea una ley general humana, todo tiende a la decadencia. Y la democracia es la decadencia absoluta, el fondo del pozo de las miserias humanas.

Por ahora podemos estar orgullosos de nuestra lucha anti sistema, pero alertas a las llamadas de sirenas ‘alternativas’ de traidores y pactistas, siempre dispuestos a vender su Honor (y el del NS) a cambio de tranquilidad, votos y beneficios.

Eva Braun, retazos de una esposa ejemplar

https://www.famousbirthdays.com/faces/braun-eva-image.jpg
--------------------------------------------------------------------------------------
A Jorge Mota, pues juntos descubrimos a Eva Braun
Por Santos Bernardo (inicio de una biografía de Eva Braun)
Muy posiblemente la mera lectura del título sorprenda al lector, pues puede resultar arriesgado calificar de esposa ejemplar a quien estuvo casada apenas 39 horas. Su explicación y por ende justificación obliga a entrar directamente y sin dilación en el fondo de la materia.
En octubre de 1929 la que llegaría a convertirse en esposa del Führer entró a trabajar como dependienta en el estudio fotográfico de Heinrich Hoffmann. Cuando Hitler se encontraba en Múnich a menudo se dejaba caer por allí, tanto para visitar a su amigo como para dar el visto bueno a los diversos trabajos fotográficos con destino a su Partido. Los inherentes encuentros con Eva dieron pie a invitaciones y salidas a diversos eventos. Como es fácil imaginar, la joven se sintió atraída por el carácter galante, encanto austriaco y porte viril del político en ciernes que pronto iba a convertirse en líder de la oposición. Hitler a su vez por la hermosura, ternura, y en especial alegría y despreocupación juvenil que él no conoció. Hasta aquí, nada nuevo bajo el sol.
La relación fue estrechándose y afianzándose, dando lugar a un noviazgo que no por extremadamente peculiar dejó de tener sus típicas fases de crisis y arrebatos.
Cualquier observador externo habría dictaminado que Eva no tenía futuro alguno con Hitler. El político carismático que convulsionaba y revolucionaba Alemania en pocos años iba a convertirse en canciller. Innumerables féminas igualaban cuando no superaban a Eva en belleza, pero en especial aportaban un bagaje ya fuera cultural, político y/o patrimonial a años luz del de la modesta empleada hija de un maestro de escuela. Sin embargo Eva despuntaba en algo en lo que alcanzó su grado de excelencia, y es en su capacidad para conocer la esencia humana de Hitler y compenetrarse con ella.
 
Desplegando perseverancia y ahínco sedujo a éste y logró encontrar la vía que llegaba a su corazón, que una vez conquistado no iba a abandonar salvo con los pies por delante, al igual que su amado dijera -e hiciera- al hacerse con la Cancillería del Reich.
En torno a 1935 la relación se “oficializó”, aun cuando sólo de cara al círculo interno del Führer. Hitler creó su hogar en el Berghof y Eva ejerció allí de castellana, constituyendo el escenario de su vida conyugal. Llegados aquí, la pregunta inevitable es la de por qué Hitler, a la “oficialización” de su relación, no le quitó entonces las comillas mediante el matrimonio y por ende su salida a la luz pública.
Tras la muerte de ambos, la respuesta oficial -esta vez sin comillas- fue la de que Hitler era consciente de que su condición de soltero, sin más esposa que Alemania, le resultaba rentable políticamente, al tiempo que le permitía mantener su atractivo en la parte femenina de la nación.
Pudiera ser, pero tal explicación le abarca únicamente a él. ¿Qué hay de Eva? Pareciera que tal pregunta incomodara a la historiografía, complaciente con la obligada imagen de mujer sin capacidad de decisión ni influencia.
Sin duda en sus primeros años ella debió soñar con convertirse en la afortunada esposa del ídolo popular que buena parte de la nación veneraba. Aquí empero cabe aplicar el dicho de “cuidado con lo que deseas, pues podría cumplirse”. Una visión más serena y en especial realista por fuerza tenía que disuadirle de tal idea. Hitler se había erigido en modelo de virtudes, y su esposa no podía menos que estar a su altura. A la exigencia de ese estatus había que añadir la pérdida de toda independencia, en un futuro marcado por el escrutinio público, la asistencia a incontables actos y la obligación de ejercer cuanto se esperaba de ella.
Eva no era esa persona. Como se verá en páginas posteriores, otra de sus pretendientas, Gretl Slezak, indudablemente habría ejercido un magnífico papel como esposa del Führer -obviando, claro está, un “pequeño detalle”. Como hija de un famoso cantante operístico, ya desde su cuna había entrado en sociedad. Como destacada cantante ella misma de operetas, sabía discurrir por el resbaladizo mundo de la vida pública y tenía las dotes más que necesarias para caminar entre bambalinas. Compartía con Hitler su origen austriaco y su gusto musical, amén de la mutua pasión por su padre, el tenor wagneriano Leo Slezak. Gretl habría sabido representar a su marido tanto en el interior como en el exterior, y hubiese constituido una poderosa aliada en sus iniciativas diplomáticas.
Eva por el contrario no tenía tales ambiciones ni capacidad para sostenerlas. En algunas cuestiones puede aplicársele el tópico sonsonete de “mujer adelantada a su tiempo”, como por ejemplo en relación a su pasión por el deporte y la fotografía. En general empero no tenía más -ni menos- empeño que conocer el amor, casarse y formar una familia. En dicho sentido, ser elevada a la categoría de esposa del Führer le habría desecho su mundo y conducido a un estado de perpetúa fatiga, insatisfacción e infelicidad.
Qué duda cabe que su papel de esposa-de-hecho y a tiempo parcial cuando Hitler se encontraba en el Obersalzberg no era una solución perfecta, pero sí la
mejor de las posibles. Hitler y ella tenían un espacio común, y como suele decirse hoy, respetaban el espacio ajeno y las necesidades del otro. Había una innegable química entre ellos, cimentada por su mutuo cariño a los niños, y muy en especial, por su amor a los animales en general y a los perros en particular. A ello se añadía la educación católica de ambos -que en la Alemania de entonces, preponderantemente protestante, constituía una marcada seña de identidad-, y ella tenía el atractivo añadido de ser muniquesa, la ciudad que conquistó a Hitler y que luego él a su vez conquistaría. Años después, al seleccionar a Traudl Junge como secretaria frente a otras candidatas, se dijo que el motivo de tal selección fue su parecido con Eva Braun. Con independencia de que al menos yo no le encuentro tan notable parecido, sí creo por el contrario que su condición muniquesa jugó un papel destacado al traer consigo parte de la capital bávara a los inhóspitos bosques de Rastenburg (Prusia Oriental), escenario en el que se asentaba el Wolfschanze, su mítico Cuartel General.
Como en todo matrimonio que hace honor a dicho nombre, al amor se añadió el cariño, y la joven obnubilada por el vértigo arrollador de Hitler dio paso a la mujer que lo quería no por lo que representaba, sino por lo que era; que lo amaba no por ser el Führer de Alemania, sino pese a serlo.
A los frenéticos años tras la toma del poder siguieron los de la guerra, que robaron la paz al mundo entero incluido al propio Hitler. Sus obligaciones se multiplicaron, sus responsabilidades también, y en proporción inversa, su salud decreció. Contrariamente, la relación entre ambos se acrecentó y estrechó aún más.
En julio de 1944 Hitler se despidió del Berghof por última vez no sin antes manifestar a Eva su presentimiento de que su vida se halla en grave peligro. Días después una bomba estalló a sus pies matando a cuatro de sus colaboradores e hiriendo a bastantes más. Los angloamericanos habían logrado afianzar su pie en Francia y las tropas soviéticas por su parte irrumpieron en Polonia, hallándose apenas a cien kilómetros de su Cuartel General. Hitler se negó a abandonarlo y su ejemplo cundió entre las tropas, logrando una victoria que parecía impensable. También en su cuerpo se estaba librando una particular batalla, pues éste ya no puede seguir su colosal agenda de trabajo. A su vez, le fue detectado un pólipo en la laringe que pudiera devenir canceroso. El 26 de octubre Eva se dispuso para lo peor e hizo testamento.
En palabras de la biógrafa de Eva, Heike B. Görtemaker:
«El testamento de 1944 ilustra una vez más la determinación de Eva Braun de morir con Hitler. Cabe deducir de él que ya entonces había decidido poner fin a su vida en Múnich en caso de que Hitler muriera en Rastenburg, ya fuera por enfermedad o en un ataque de las tropas soviéticas»1.
También en sus voluntades finales se denota otro de los rasgos que bien por naturaleza propia, bien porque Hitler se lo inculcara, compartía con éste último, y es el del reconocimiento al valor profundo de la amistad. Jorge Mota
1.- Heike B. Görtemaker: “Eva Braun. Leben mit Hitler”. Verlag C.H. Beck. Múnich, 2010. Pág. 263.

 
se lamentaba de que en los testamentos todo fuera para la familia y nada para los amigos y camaradas1. En Eva cabe hallar una honrosa excepción:
«En su disposición testamentaria repartió minuciosamente todo su legado entre familiares y amigos»2.
Cuando en noviembre de 1944 Hitler trasladó su Cuartel General a Berlín, Eva por primera vez comenzó a convivir con él fuera de Baviera. A esta primera estancia en la Cancillería del Reich le siguieron otras, y en marzo de 1945 Eva se trasladó definitivamente a la capital. La esperanza de una solución militar favorable se había desvanecido, pero ella era consciente de que ahora más que nunca su lugar estaba al lado de su amado. Y es entonces cuando sale a la luz la gigantesca grandeza de Eva y su papel de esposa ejemplar, por más que llevase ya años ejerciéndolo.
Tal como una buena amiga de Viena me hizo notar, la admiración y devoción hacia otro puede conducirnos incluso a dar la vida por él sin apenas vacilar. No obstante -y perdón por la analogía escatológica- no hay admiración que nos predisponga a lavarle las posaderas en caso de estar enfermo e imposibilitado. Para ello hace falta amor, verdadero amor.
Hitler era entonces un hombre avejentado y de salud precaria que recibía una mala noticia tras otra. Contar con el cariño incondicional de su mujer constituyó sin duda un inmenso consuelo y sostén personal.
Eva podría haberse puesto a salvo y decir, como hicieron tantos otros, que no entendía de política ni estaba al tanto de nada. Máxime cuando el propio Hitler la instaba a abandonar la capital del Reich, pero como socarronamente diría Jorge Mota, al todopoderoso Führer nadie le hacía caso y su mujer no iba a ser excepción.
En la prescindible y tendenciosa película de “El hundimiento” no por casualidad Eva Braun es uno de los personajes peor caracterizados y a su vez peor parados. No obstante hay una escena cuyo objetivo es sin duda resaltar su porte frívolo e irreflexivo, pero que de ser cierta -y yo creo que lo es- apuntaría a una realidad mucho más profunda. Es cuando su cuñado Hermann Fegelein se dirige a ella para que convenza a Hitler de que salga de Berlín, a lo que Eva responde alegremente “él es el Führer y sabe lo que hay que hacer”.
Cualquier otra le habría estado dando la vara para que se pusiera a salvo utilizando todo chantaje emocional que tuviera a mano. Hitler por fortuna no tenía a su lado a una mujer cualquiera. Eva sin duda era consciente de que el final se acercaba irremisiblemente, y que por consiguiente había llegado la hora, no tanto la suya sino la de Hitler. A fin de cuentas ella, tal como escribiría a su amiga Hertha Schneider, moriría igual que vivió, con sencillez y sin estruendo. Hitler por el contrario veía derrumbarse la obra a la que había dedicado su vida, tantas veces puesta en juego en pro de su ideal. Justo era que le pusiera fin de la forma que consideraba acorde a su personalidad y a su misión. Como sentenciaría Goebbels, el futuro iba a precisar de ejemplos y Hitler aspiraba a elevar el suyo combatiendo hasta el final.
1.- Jorge Mota: “Los mitos dudosos”. Obras Completas. Tomo IV, pág. 91.
2.- Heike B. Görtemaker. Op. cit. Pág. 262.

Sin duda no era una decisión fácil, pero Eva no se lo puso más difícil, lo cual supone de su parte un mérito inmenso. Si a Hitler en su día se le hubiese presentado Aladino con su lámpara maravillosa y ofrecido la posibilidad de tener una mujer a la medida de sus sueños, la que hubiese imaginado no habría superado a la propia Eva Braun.
Y ésta a fin de cuentas no se equivocaba. ¿Cuál era la alternativa? ¿Resistir en el reducto alpino o en cualquier otro, donde pronto volverían a estar rodeados y en idéntica y desesperada situación? ¿Abandonar el centro de mando sin pena ni gloria para vivir a lo sumo unas semanas más? ¿Y quién iba a saber mejor que el propio Hitler lo que a éste le convenía?
Como señalé, ésta era la hora de Hitler, y Eva comprendió que a él le correspondía vivirla y escenificarla conforme a su ideario. Ella no estaba allí para aconsejarlo y ni mucho menos para juzgarlo, sino simple y llanamente para apoyarlo, y en especial, acompañarlo.
* * *
Si comencé explicando el porqué del título, no puedo menos que hacer otro tanto con la dedicatoria.
Jorge Mota ha condicionado no sólo mi visión del nacionalsocialismo sino mi vida en general. Sin embargo en el caso concreto de Eva Braun los papeles por una vez se invirtieron.
Él me había manifestado que el personaje de Eva jamás le había llamado la atención, aun cuando en verdad fue pionero en España a la hora de ofrecer una imagen íntima de ella mediante su inigualable e insuperable “Hitler en color”, montado principalmente en función a las películas privadas filmadas por la esposa del Führer. Años más tarde pude ver las filmaciones en su integridad, y me percaté del gran trabajo y a su vez del gran acierto que tuvo al seleccionar los mejores extractos, acompañados de no menos interesantes e ilustrativos comentarios.
A diferencia de él, a mí sí me había interesado conocer el trasfondo de Eva, curioso por saber qué había visto Hitler en ella, o dicho de otro modo, qué la diferenciaba de incontables competidoras.
Lamentablemente la información a la que se podía acceder entonces era sumamente limitada, repetitiva hasta la saciedad, marcada por los clichés de la sociedad biempensante y apta sólo para mentes perezosas.
Poco a poco, rebuscando entre lo viejo e inspeccionando lo recién editado, pude reunir lo suficiente para incluirla como destacada integrante de “La guardia femenina de Hitler”, aquélla que permaneció junto a él hasta el final. Los diez años transcurridos desde entonces no han aportado prácticamente nada nuevo a lo acontecido en el Búnker, y por consiguiente apenas le han restado un ápice a su valor bibliográfico y a lo inédito de su contenido.
Con posterioridad, el descubrimiento de unas impactantes fotografías de Eva me posibilitaron la confección del pequeño montaje de “Hermann Esser en la vida de Jorge Mota”, una broma con la que me divertí horrores pero que sabía que a él iba a llegarle muy hondo.
 
Fue no obstante mi traducción de las desconocidas cartas de despedida de Eva Braun la que le motivó a expresarme su pesar por todo el tiempo que había desatendido su figura.
Al lamento le siguió la acción, y con posterioridad me participó que durante la visita de una joven pariente, ésta quiso saber sobre su filiación nacionalsocialista. Ignoro qué le llevaría a leerle en voz alta ambas cartas, pero lo cierto es que la emoción le impidió finalizar dicha lectura, para sorpresa de los presentes y la suya propia. También para la mía, pues si algo le caracterizaba era su autodominio.
Por desgracia también yo me aproximé a ella desde una perspectiva errónea que el paso del tiempo me permitió enmendar. En su día se me solicitó por parte de Devenir Europeo escribir una microbiografía sobre ella, pero rechacé la idea. Por una parte, siempre me he negado a realizar un trabajo que no aporte una visión superior o distinta a la que cualquiera pueda acceder en internet, y por la otra estaba el hecho innegable de que Eva jamás había pretendido ser modelo de nada. Su vida con Hitler se había mantenido en el campo de la intimidad, y éste quiso que así se mantuviera.
No obstante, la lectura de las memorias del mariscal Keitel, escritas mientras esperaba la muerte en Núremberg, me hicieron reflexionar. Al rememorar la devastadora pérdida de su hijo pequeño y favorito, caído como joven suboficial al inicio de la campaña rusa, refiere que su deseo fue el de que no se hiciese pública tan sensible e irreparable desgracia. Sin embargo Hitler le corrigió, pues arguyó que el pueblo alemán tenía derecho a saber los grandes sacrificios personales que sus dirigentes arrostraban.
Todos debemos tener el derecho a conocer el sacrificio de Eva, y la mejor forma de honrar su memoria es no limitar su recuerdo al de su muerte, sino extenderlo al resto de su vida, cuando no apasionante, sí apasionada.
Tal es el propósito del presente escrito. No pretendo aportar una biografía al uso, que como solía lamentar Mota, finalice con la muerte del biografiado. Sí por el contrario aportar unos esbozos que arrojen luz a la dimensión humana de Eva, de forma que el lector cuente con las bases necesarias para poder profundizar por sí mismo.
Por último y retornando a mi dedicatoria, aún a fuer de parecer presuntuoso, sé que Mota disfrutaba de mis trabajos. Es por ello que cada vez que he escrito uno tras su marcha, lo haya finalizado lamentando que no pueda apreciarlo en esta vida por más que sí lo haga en la otra. Sin embargo en esta ocasión semejante pesar no existe. A todos nos ha pasado habernos embarcado en una lectura para la que no estábamos lo suficientemente maduros, impidiéndonos por consiguiente captar su pleno sentido y significado. Tanto él como yo sabemos que tal habría sido aquí el caso, pues fue precisamente el inminente fin de su tránsito terrenal el que nos posibilitó a uno y a otro vislumbrar y discernir en toda su esencia a Eva Braun.
Tal como señalé, Mota me dio a conocer muchas cosas, pero a Eva Braun, la verdadera y no la acartonada para consumo del público, juntos la descubrimos y juntos aprendimos a valorarla, él más que yo.
Santos Bernardo
 
 


jueves, 22 de noviembre de 2018

equivalencia de los grados del ejercito a la armada

 equivalencia de los grados del ejercito a la armada
----------
ejercito-----------------------armada
----------------------------------------------
oficiales jefes
------
general de ejercito-------almirante general
teniente general----------almirante
general de division------vicealmirante
general de brigada------contralmirante
--------------------------------
oficiales
-------
coronel-------------------capitan de navio
teniente coronel---------capitan de fragata
comandante--------------capitan de corbeta
capitan--------------------teniente de navio
teniente-------------------alferez de navio
alferez--------------------alferez de fragata
------------------------
suboficiales son iguales en los doscuerpos
---------------
suboficial mayor
subteniente
brigada
sargento primero
sargento
----------------------------------------
tropa y marineria -son iguales en los doscuerpos
----------
cabo mayor
cabo primero
cabo
soldado/marino