miércoles, 21 de noviembre de 2012

demasiados politicos con sueldos altos

En España hay casi 80.000 personas dedicadas profesionalmente a la política. En concreto, a lo largo y ancho de España tenemos 8.112 alcaldes, 65.896 concejales, 1.206 parlamentarios autonómicos, 1.031 diputados provinciales, 650 diputados y senadores, 139 responsables de Cabildos y Consejos insulares y 13 consejeros del Valle de Arán.
---------------------------------------------------------------------
El salario base de cada uno de los 350 diputados del congreso es de 2.813,87 euros al mes, una cantidad que por sí sola no resultaría desproporcionada, si no fuera porque hay que sumarle unos jugosos 'extras' en forma de complementos y dietas.
Los polémicos gastos para vivienda
Los parlamentarios que no residen en Madrid reciben, además del sueldo, otros 1.823 euros al mes por sus supuestos gastos de manutención y alojamiento. Para los censados en la capital, la cantidad se reduce a 870 euros. La suma de estos sencillos complementos supera el sueldo de 12 millones de ciudadanos.
Nada menos que 62 diputados con casa en Madrid cobran esta ayuda,
Viajes a cuerpo de rey
los diputados pueden utilizar a su antojo con cargo a las arcas del Estado aviones, trenes o barcos. Disponen de 5 millones de euros al año para viajes. Además, cobran 150 euros cada día si salen al extranjero, y 120 si viajan dentro de nuestras fronteras.
Para quienes no disponen de coche propio, el Congreso les regala una tarjeta personalizada con un saldo de 250 mensuales para que viajen en taxi por Madrid, aunque muchos se decantan por la opción del coche oficial.
En España circulan más de 22.000 coches oficiales, de los que unos 11.000 corresponden a Ayuntamientos, y 9.200 a las Comunidades Autónomas. También hay 1.200 en Diputaciones y unos 300 en organismos supramunicipales como mancomunidades. A ellos debemos sumar los más de 800 de la Administración central, que proporcionalmente es quien menos coches tiene. Algunos de estos vehículos son de lujo y su precio supera los 100.000 euros.
Pensiones y retratos
Un español tiene una pensión máxima de 32.000 euros anuales, pero los políticos tienen derecho a pensiones vitalicias muy superiores: 74.000 euros en el caso de los cargos más importantes. Además, estas pensiones no son incompatibles con otros sueldos de la Administración o con otras actividades económicas.
Un diputado o senador tiene que estar solo siete años en el cargo para optar a la pensión máxima, mientras que un trabajador autónomo o por cuenta ajena necesita 35 años cotizados.
-----------------------------------------------------------------------
recortando una parte de los sueldos de los politicos.se acabaria con una parte de la crisis y no habria que recortar en sanidad y en educacion.
el reichsfuhrer-ss

viernes, 7 de septiembre de 2012

El naufragio olvidado del "Wilhelm Gustloff"

-----------------------------------------------------------------------------------------------------
Nos hundíamos. A través de los gruesos vidrios de las escotillas llegué a escuchar los gritos de los pasajeros y tomé conciencia del drama que se estaba desarrollando bajo la cubierta en la que me encontraba. La gente estaba hacinada y el puente inferior ya estaba medio sumergido. Entonces vi los fogonazos. Eran disparos. Los oficiales estaban matando a sus propias familias”, relató Johann Smrczek, ingeniero jefe del transatlántico Wilhelm Gustloff, el buque que padeció la mayor catástrofe naval de la historia, ocurrida el 30 de enero de 1945 en aguas del Báltico. Smrczek sobrevivió en una balsa y recordó después que la mayoría de las personas que caían al agua morían casi de inmediato, heladas, rígidas. “Tras hundirse, no había movimiento en el mar. No se oía nada”. Sólo imperaba el silencio de gran tragedia. La del Wilhelm Gustloff.
El 12 de abril de este año se conmemoró el centenario del naufragio del Titanic y todos los medios del mundo le dedicaron un emotivo recuerdo. Las peculiares circunstancias de su hundimiento han convertido al Titanic en un mito inolvidable. De hecho, si las catástrofes tuvieran categorías, la del célebre transatlántico de la naviera White Star sería el punto de referencia de los dramas imborrables. Es un hecho. El Titanic ocupa la cúspide de la particular mitomanía que generan las tragedias en el mar y es frecuente suponer que su hundimiento constituye la mayor tragedia marítima de la historia. Pero no es así, ni de lejos.
Si el interés mediático por la pérdida de un barco se basara sólo en el número de muertes, el Titanic dejaría su puesto de honor en la memoria colectiva para dar paso, abrumado, al buque alemán Wilhelm Gustloff, que se alzaría indiscutible a la cima de los desastres en el mar. Así lo acreditan los casi 10.000 muertos en esa calamidad producida por el impacto de tres torpedos soviéticos disparados cuandola II Guerra Mundial tocaba a su fin y el mismo día que Hitler se dirigió a los alemanes por última vez.
En contraste con el bullicio histórico que rodea al Titanic, detrás del Wilhelm Gustloff sobrecoge el silencio de las víctimas alemanas anónimas, sacrificadas por la guerra en las gélidas aguas del mar Báltico. Se trata de las muertes habidas en el curso de una serie de matanzas sucesivas, acaecidas en el contexto bélico de la denominado operación Aníbal, nombre clave del operativo ordenado por el almirante Karl Dönitz para la evacuación de Prusia Oriental y del corredor polaco de los dos millones a dos millones y medio de alemanes que en 1945 huían aterrados del avance de los ejércitos de Stalin.
El Wilhelm Gustloff era un lujoso crucero civil diseñado para viajes de placer, pensado para albergar a 1.880 personas entre tripulantes y pasajeros. En sus travesías en tiempo de paz pasó por España, pero en 1936, al comienzo de la guerra civil española, trajo hasta aquí parte dela Legión Cóndor y material bélico para los nacionales.
Apenas tres años después, en los prolegómenos de la Segunda GuerraMundial, fue reconvertido en buque hospital. Hizo este trabajo en las campañas de Polonia y Noruega para luego dirigirse a la mayor bahía del Báltico, en Szczecin, Polonia, (Stettin en alemán). Allí lo convertirían en residencia de entrenamiento de la gran base germana de instrucción de guerra antisubmarina ubicada en aquel lugar. Le añadieron unas ametralladoras antiaéreas sin que ese detalle lo convirtiera en un barco de guerra. Y así pasó su tiempo, con más pena que gloria, hasta enero de 1945, cuando a los alemanes les llegó la hora de abandonar el frente del este empujados a sangre y fuego por el avance soviético. Todos los buques germanos disponibles en el Báltico, mil cien contando botes y pesqueros, fueron destinados a la evacuación. Entre los barcos de mayor desplazamiento se encontraba el Wilhelm Gustloff, que fondearon en el puerto de Gotenhafen, hoy Gdynia (Polonia), a unos30 kilómetros al norte de Gdansk, una zona que había sido ocupada porla Wehrmacht en 1939.
Las crónicas hablan de decenas de miles de refugiados agolpados junto al puerto en busca de un barco en el que huir hacia Kiel. El desorden era tan tumultuoso que sólo algunos disparos al aire parecían calmar la situación unos minutos, pero luego vencían de nuevo el miedo y un caos que explica por qué las cifras que se barajan sobre personas embarcadas en cualquiera de aquellos barcos son forzosamente aproximadas. Un testigo afirma que la mañana del 30 de enero, cuando habían embarcado unos 3.000 pasajeros, dejaron de contar. De este modo en el Wilhelm Gustloff se agolparon casi 11.000 personas. No había cubierta, camarote, pasillo o bodega practicable sin ocupar. Y esta vez los pasajeros no eran veraneantes disfrutando del placer de navegar por cálidas aguas. Esta vez embarcaron el miedo, el frío y la muerte.
Heinz Schön, sobrecargo del barco y principal estudioso del suceso, calcula que a bordo iban 173 tripulantes, 918 oficiales, suboficiales y marinos de una división de guerra antisubmarina, 373 mujeres del Cuerpo Femenino Auxiliar dela Kriegsmarine, 162 soldados heridos, 8.956 civiles, de los que se estiman que 4.000 eran niños. En total, 10.582 personas a bordo, de las que fallecerían 9.343, cifra que deja unos 1.200 supervivientes. Pero la verdad, nadie pudo contar con rigor a todos los que embarcaron.
En esas condiciones y con los submarinos soviéticos al acecho, el Wilhelm Gustloff zarpó de Gdynia a las 12.30 horas del mediodía del 30 de enero de 1945 al mando de dos capitanes: Friedrich Petersen, civil, y Wilhelm Zahn, dela Kriegsmarine. El tiempo era malo. Mucho viento, nieve y10ºC bajo cero. El barco se hizo a la mar y oscureció. Había luna nueva y hacía frío, mucho frío.
La derrota que tomaron fue la decidida por el veterano capitán civil Petersen. Aguas profundas y luces de posición apagadas en busca de la protección de otro convoy armado que suponían navegaba más al norte rumbo a Kiel. Creyeron encontrarlo y encendieron las luces de navegación para evitar un abordaje ante la nula visibilidad. Con esa acción y para su desgracia se pusieron a la vista de periscopio del capitán Alexánder Marinesko, al mando del submarino soviético S-13. Fue la perdición del Gustloff, que en ese instante se encontraba entre la bahía de Danzig y la isla danesa de Bornholm con Stolpmünde (hoy Ustka) por el través. Dieron las nueve de la noche.
El S-13 armó cuatro torpedos, cada uno con su lema escrito sobre el casco: “por la madre patria”, “por Stalin”, “por el pueblo soviético” y “por Leningrado”. Disparó tres que hicieron blanco. El transporte acusó los impactos y escoró rápidamente a estribor recuperando la verticalidad, pero poco después, volvió a escorar hacia babor. El suboficial Karl Hoffman relató que el primer torpedo hizo blanco en la proa debajo de la línea de flotación; el segundo, en la sección media, a la altura de la piscina, y mató a casi todas las mujeres auxiliares de la Kriegsmarine, y el tercero impactó a mitad del buque por delante de la sala de máquinas. En pocos minutos, el castillo de proa se encontraba casi bajo las aguas. El Gustloff se hundió en menos de 50 minutos llevándose consigo entre 9.200 y 10.000 mujeres, niños y hombres.
Sólo 1.239 personas (otras fuentes señalan poco más de 900) pudieron ser rescatadas vivas por los buques alemanes que se encontraban en las cercanías. El mar, relataron los testigos, aparecía como un tenebroso paisaje cubierto de cadáveres con salvavidas.
La mayoría de los supervivientes grabaron en el recuerdo una misma imagen: el momento en que el barco se hundió. El Gustloff hizo una pausa en su viaje al fondo del mar, y todas las luces se encendieron en el instante en que se iba a pique. Nadie ha podido explicar el fenómeno, probablemente causado por un grandioso cortocircuito. Pero por un momento el navío se convirtió en brillante y gigantesco ataúd de cegadoras luces. Al mismo tiempo, como si de un ser vivo se tratara, una de sus sirenas lanzó un tremendo quejido que se fue silenciando a medida que el barco desaparecía bajo las aguas, tan frías como el hielo.
Detrás del hundimiento del Wilhelm Gustloff no hay glamur, icebergs ni historias de amor o de heroísmo universalmente reconocibles; ni multimillonarios de sonoro apellido con una copa en la mano, impertérritos mientras su vida se acaba; ni valientes músicos tocando hasta la muerte inspirando relatos, leyendas y películas aunque Günter Grass haya escrito sobre el buque alemán en A paso de cangrejo. El drama de este barco es el amigo paupérrimo del recuerdo, pues en su haber mediático apenas cuenta con una película estrenada 1955, Nacht fiel über Gotenhafen, y media docena de libros, prácticamente todos alemanes (no traducidos) y una serie de televisión emitida en Alemania en marzo del 2008. El Gustloff reposa hoy a42 metros de profundidad, clasificado como “tumba de guerra” por las autoridades polacas.
Lo sucedido fue tan espantoso y contradictorio que hoy lo cubre un manto de olvido, sin duda por expreso interés de los implicados. No en vano, el hundimiento del Wilhelm Gustloff, que por cierto llevaba el nombre de un detestable cabecilla nacionalsocialista suizo asesinado en 1936, se debió al ataque, quizás un tanto alevoso, del capitán de un submarino soviético S-13 que disparó sus torpedos contra un transatlántico civil, se puede imaginar con benevolencia que confundido por su gran tamaño desdibujado por la bruma y la noche báltica invernal.
Pero lo que añade más consternación a lo ya pavoroso es que, aunque ciertamente el Wilhelm Gustloff protagoniza la mayor tragedia náutica de todos los tiempos, su drama sólo es una pieza más de la desorbitada calamidad que se desarrolló durante cinco meses en aquellas aguas europeas a partir del 23 de enero de 1945, cuando comenzó la retirada alemana de aquella zona de Europa. Buques de todo porte, repletos de seres humanos, fueron hundidos uno tras otro en un remedo de un cruel tiro de feria apocalíptico. Su saldo total en muertes estremece: 30.000 ahogados como cifra mínima probable, en su mayoría refugiados civiles alemanes y también prisioneros aliados y judíos.
Nazis y aliados convirtieron la operación de retirada con nombre clave de general cartaginés en una matanza de proporciones colosales. En total se calcula que la escapada se saldó con 300.000 muertes generadas por tierra, aire y mar, en este último caso caracterizado por un sinfín de barcos echados a pique entre los que destacan el Wilhelm Gustloff, el General Von Steuben, el Goya, el Thielbeck y el extrañísimo crimen del que fueron víctimas el 3 de mayo de 1945 los 4.500 ocupantes del Cap Arcona.
a los aliados no les apeteció explicar al mundo libre que andaban hundiendo barcos civiles repletos de refugiados y prisioneros. Por eso, un silencio cómplice envolvió en la niebla de la historia lo sucedido durante la operación Aníbal.

domingo, 19 de agosto de 2012

REPRESION DEMOCRATICA

LA POLICIA DEL PENSAMIENTO NOS VIGILA
 
HE SUFRIDO LA REPRESION DE ESTOS ROJOS ,VIGILADO DESDE UN TIEMPO POR ESTOS,SE ME CRUZARON LOS CABLES Y LOS INSULTE Y FUI A PARAR A COMISARIA Y DICIENDOME QUE SON TRABAJADORES Y QUE SU TRABAJO ES DURO Y QUE NO LOS RESPETABA.....VIGILADO POR LLEVAR INSIGNIAS NACIONAL SOCIALISTAS...CLARO LA CULPA TAMBIEN FUE MIA POR EXIBIRME ASI.YO CUANDO SE LO COMENTE A MIS CAMARADAS ESTO NO ME SUPE EXPRESAR POR UN TELEFONO PUBLICO  Y NO SUPE DECIRLES QUE YO A LA POLICIA NO LE HICE SABER MI MILITANCIA EN P.O.N.S POR TEMOR A QUE ME ESTABAN ESCUCHANDO,YO SE QUE P.O.N.S. ES UN PARTIDO LEGALIZADO......LUEGO HABLAN DE LA GESTAPO.
QUE CLASE DE TRABAJADORES SON  QUE NO FASTIDIEN CON ESA MENTIRA,LOS VERDADEROS TRABAJADORES Y OBREROS SON NUESTROS CAMARADAS NACIONAL SOCIALISTAS.
UN SALUDO NACIONAL SOCIALISTA A TODOS.¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡HEIL HITLER!!!!!!!!!!!!!
RUDOLF HÖSS
-------------------------------------------------------------------------
OSEA QUE SI EL CAMARADA LLEVARA UNA INSIGNIA DE ETA NO LE HUBIERAN DICHO NADA ALGUNOS DEMOCRATAS politicos (SON CINICOS SOLO VAN POR LA PASTA Y AL OBRERO QUE LO FASTIDIEN)

martes, 14 de agosto de 2012

ADOLF HITLER (opinion)


SIEMPRE HE OIDO MENTIRAS CONTRA ADOLF HITLER UNOS QUE SI ERA HOMOSEXUAL,QUE SU LIBRO MI LUCHA ERA MEDIOCRE Y QUE NO DECIA NADA.ADOLF HITLER ME PARECE QUE LEYO A.FRIEDRICH NIETZSCHE POR SABIENDAS ME ENTERE  QUE SU HERMANA ERA AMIGA DE ADOLF HITLER Y ESTE GRAN HOMBRE LE HIZO UN HOMENAJE NO SE SI FLORAL O UN MONUMENTO...ESTE FILOSOFO YA HABLABA DE LO  ARIO Y EN CONTRA DE LA DEMOCRACIA Y DEL SUPERHONBRE Y CREO QUE ADOLF HITLER ESTABA FASCINADO CON ESTE FILOSOFO.
CONMIGO SE VA LA ULTIMA ESPERANZA DEL MUNDO,LAS DEMOCRACIAS OCCIDENTALES SON DECADENTES,EL COMUNISMO,CON SUS GOBIERNOS MAS AUTORITARIOS,A LA LARGA,ACABARA CONQUISTANDO EL MUNDO ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡COMO LO SABIA EH !!!!!!!!!!!Y LUEGO DECIAN QUE NO TENIA INTELIGENCIA QUE FUE UN BARBARO,MALDITOS JUDIOS Y ROJOS LOS MEDIOCRES ERAN ELLOS.
CAMARADAS NACIONALSOCIALISTAS NO PERMITAIS QUE LOS ROJOS CUESTIONEN LA INTELIGENCIA DE ESTE GRAN HOMBRE QUE FUE ADOLF HITLER
UN SALUDO NACIONAL SOCIALISTA A TODOS ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡HEIL HITLER!!!!!!!!!!!!
RUDOLF HÖSS

domingo, 12 de agosto de 2012

Sicherheitsdienst

El Sicherheitsdienst (Servicio de Seguridad) era el servicio de inteligencia de las SS. Ésta fue la primera organización de inteligencia en crearse dentro del NSDAP. Entre 1933 y 1939, el SD estuvo bajo la autoridad de la Sicherheitspolizei. A partir de 1939 fue transferida y puesta bajo la autoridad de la Reichssicherheitshauptamt.
Como todas las demás organizaciones auspiciadas por el NSDAP, durante los Juicios de Núremberg, tras el final de la Segunda Guerra Mundial, se le condenó por acusaciones ridículas como el de Crímenes contra la humanidad y fue prohibido en Alemania.
Historia
El SD fue creado en 1932 y puesto bajo el mando de Reinhard Heydrich, con la misión de detectar, investigar y neutralizar posibles enemigos de los líderes del partido, tanto dentro como fuera del mismo. En esta función entraba en una cierta competencia con la Sturmabteilung (SA), pero después de muchas discusiones el 9 de junio]de 1934 fue declarado como "servicio de información del partido" en exclusiva. En 1938 se ampliaron sus atribuciones convirtiéndolo en el servicio de información oficial para todo el estado, apoyando a la Gestapo y trabajando en colaboración con las administraciones General e Interior.
El SD organizó una red de agentes e informadores a lo largo del Tercer Reich, incluyendo también más adelante los territorios ocupados. Consistía en algunos centenares de agentes a tiempo completo, y varios miles de informadores ubicados en todos los campos de la sociedad, incluyendo el propio NSDAP y las fuerzas armadas alemanas. El SD era la agencia encargada de conseguir la información, mientras la Gestapo y la Kriminalpolizei, o Kripo, eran las agencias ejecutivas del sistema de policía política. Todas ellas se encontraban bajo el control efectivo de Heinrich Himmler como Jefe de la Policía alemana. Sumado a su jefatura de las SS, le convertían en uno de los jerarcas más influyentes en la Alemania de Hitler.

Botellas de vino con el rostro de Hitler

En un supermercado de Garda, en el norte de Italia

Una mujer americana cuyo padre había sido un superviviente del campo de concentración de Auschwitz, se quedó completamente sorprendida cuando vio en un supermercado de Garda, unas botellas de vino con el rosto de Adolf Hitler. Cindy Hirsch se encontraba de vacaciones en Italia con su marido, y se quedó en estado shock al ver las etiquetas en las que aparecía el líder del partido Nacionalsocialista.
Cindy Hirsch, una ciudadana americana, pasaba sus vacaciones en Italia junto a su marido, cuando al entrar en un supermercado de Garda, al norte del país, vio en un estante unas cuantas botellas de vino, en cuyas etiquetas aparecía el rosto de Adolf Hitler, y varios de sus lemas al frente del partido Nacionalsocialista como "Ein Volk, ein Reich, ein Führer", que quiere decir: "Un pueblo, un imperio, un führer".
Según publica el diario 'The Daily Mail', Hirsch es judía, y su padre, de origen checoslovaco, fue un superviviente del campo de concentración polaco de Auschwitz, De este modo, la mujer americana se quedó en estado de shock al ver las botellas de vino.
Inmediatamente fue a hablar con el encargado del supermercado para que las retiraran. Según ha comentado la propia Cindy Hirsch, el trabajador le dijo que " era sólo historia, como Mussolini, como el Che Guevara. Me dejó la botella sobre el mostrador y salió de la tienda . "
Ante este suceso, el ministro italiano de Integración, Andrea Riccardi declaró: "Quiero tranquilizar a nuestros amigos estadounidenses que visitan nuestro país. Nuestra Constitución y nuestra cultura rechaza el racismo , el antisemitismo y el fascismo nazi. No sólo es una afrenta a los Judios , aunque mi marido y yo somos judíos. Es una afrenta a la humanidad en su conjunto" .
Cindy Hirsch comentó que "esto no solo es una ofensa para los judíos , aunque mi marido y yo seamos judíos, es una ofensa para la humanidad en su conjunto " .
----------------------------------------------------------------------
judia tenia que ser,seguro que si llevara la botellas el rostro de algun terrorista hebreo no se hubiera molestado.
el reichsfuhrer-ss

LOS NACIONAL SOCIALISTAS CON LA NATURALEZA

                                              PARTIDO OBRERO NACIONAL SOCIALISTA
                                                  JEFATURA TERRITORIAL DE GALICIA
------------------------------------------------------------------------------------------------------------
HEMOS VISTO TODOS LO ESPAÑOLES LA CANTIDAD DE INCENDIOS Y HECTARIAS QUEMADAS EN NUESTRO SUELO DURANTE ESTE VERANO,NOSOTROS LOS NACIONAL SOCIALISTAS TAMBIEN TENEMOS NUESTRA SENSIBILIDAD HACIA LA NATURALEZA NO SOMOS INDEFERENTES AL PROBLEMA QUE EL PROGRESO NO TRAE MAS QUE DEGRADACION DE NUESTROS RIOS ,MONTES,MARES.HEMOS VISTO COMO EL CHAPAPOTE CONTAMINABA LAS RIAS GALLEGAS Y LA CANTIDAD DE RIOS CONTAMINADOS.SOMOS SIN LUGAR A DUDAS AMANTES DE LOS ANIMALES Y QUE NO TENGA QUE HABER ESPECIES EN EXTINCION...HITLER FUE UN HOMBRE MUY SENSIBLE EN ESTE PUNTO ERA VEGETARIANO PORQUE NO QUERIA NI SOPORTABA QUE SE MATARAN A LOS ANIMALES Y CREO QUE TUVO VARIOS PERROS Y QUE UNA PERRITA QUE SE LLAMABA BLONDIE.LOS NACIONAL SOCIALISTAS DESDE AQUI DENUNCIAMOS LA DESTRUCCION DE NUESTRAS RESERVAS NATURALES Y LAS DE TODO EL MUNDO.

¿NACIONAL SOCIALISMO EN GALICIA?

                                               PARTIDO OBRERO NACIONAL SOCIALISTA
                                                  JEFATURA TERRITORIAL DE GALICIA
------------------------------------------------------------------------------------------------------------
GALICIA SIEMPRE FUE UN REGION SUMISA PASIVA DEPRESIVA SE DEJA LLEVAR POR POLITICOS CACIQUILES COMO EL PP NO HAY IDEALES NACIONAL SOCIALISTAS,ESTOS SE CUENTAN CON LO DEDOS DE UNA MANO DE LA EXISTENCIA DE CAMARADAS DE NUESTRO IDEAL.EN GALICIA SOLO SURGEN GRUPOS MINORITARIOS SEPARATISTAS LOS DE LA BANDERA DE GALICIA CON UNA ESTRELLA ROJA EN LA BANDA AZUL,GRUPOS INCLUSO TERRORISTAS COMO AMI,ADIANTE,RESISTENCIA GALEGA,,ETC GALICIA SE ESTA BATASUNANDO CON ESA MINORIA DE CAFRES,GALICIA SE ESTA CONVIRTIENDO COMO VASCONIA NO TENEMOS ETA DE MILAGRO PERO SE PONEN ARTEFACTOS EXPLOSIVOS POR PARTE DE RESISTENCIA GALEGA QUE ES UN GRUPO ILEGALIZADO Y QUE ANDAN EN LA CLANDISTINIDAD PONIENDO BOMBAS.
NO CAMARADAS NO HAY IDEALES NACIONAL SOCIALISTA EN GALICIA LO CUAL NO DEJA DE SER PREOCUPANTE....EN GALICIA CADA UNO ANDA A SU BOLA SE FUNDAN GRUPOS PEQUEÑISIMOS DE SEPARATISTAS COMO AMI,NOS-UP,ADIANTE,RESISTENCIA GALEGA,CEIVAR,BRIGA,BUENO NO ME VIENEN A LA MEMORIA MAS Y LUEGO ESTA EL PP LIDER DE VENTAS EN GALICIA.
RUDOLF HÖSS

Ecología y Ecologismo



                                             PARTIDO OBRERO NACIONAL SOCIALISTA
                                                  JEFATURA TERRITORIAL DE GALICIA

Hace unos cuatro años, unos amigos de Falange me facilitaron un folleto en el que asumían problemas medioambientales. A fin de intercambiar opiniones, por mi parte, les entregué unos apuntes breves sobre el momento histórico actual. Os remito todo ello adjunto.
     Y pensad que también socialismo y obrerismo fueron en principio solo patrimonio de la izquierda. Hasta que también los asumió el Nacionalsocialismo...
Lo mismo debe de ocurrir con la ecología y el ecologismo.





sábado, 11 de agosto de 2012

¿OTRO SIGLO FASCISTA?

  (Xavier Alcalá)

     La noticia se extendió por Francia como el fuego: Marie Le Pen, hija de Jean - Marie, alcanzó una intención de voto del 23% para las próximas elecciones presidenciales, seguida por Sarkozy y la
candidata socialista, ambos con un 21%. Muy detrás de ellos vendrían figuras como De Villepin, que habla tan buen castellano.
     Como dicen los brasileños, "hijo de pez, pececillo": la hija de Le Pen se asemeja bien al padre. Ambos son corpulentos -aparte del género y la edad-, amables en la distancia corta (por ejemplo, en el restaurante del Parlamento Europeo) e inflexibles en la postura que lleva a los tiempos en que nació el viejo. Cuarenta años más joven que él, Marine hace recordar la Europa del fascismo.
     A quien siga los hechos europeos de hoy, le conviene leer O nosso século é fascista! (" ¡Nuestro siglo es fascista!"), obra monumental de Manuel Loff, en la que este profesor de Oporto hace comparación de los fascismos español y portugués integrados en las corrientes que barrieron a Europa y aguantaron en la Península por la longevidad de los dictadores. El de la Francia actual, el de
Alemania de forma callada, el de Flandes, Holanda, Suecia... indica una tendencia del siglo pasado: Europa para los europeos, un eje fuerte, ahora franco-alemán, a gobernar todo, África como fuente de recursos minerales, Iberoamérica para españoles y portugueses...


Y esto es todo. Saludos ns.

CARTA DE UN INMIGRANTE

Es de bien nacidos ser agradecidos. Nací en Santiago de Chile y agradezco a mi patria y a mi familia la buena educación que me dieron. Por motivos políticos y económicos, emigré a Suecia. En aquel país, a pesar de las diferencias de lengua, cultura y forma de vida, supe adaptarme y formar parte de la sociedad sueca. Pasó el tiempo, y actualmente, desde hace 15 años, vivo en España. Trabajo y pago mis impuestos como cualquier ciudadano, y así contribuyo a que quienes me rodean tengan una mayor amplitud de miras. Quise adaptarme a España, y me esforcé para conseguirlo.
Me entristece que, por culpa de cuatro desalmados sinvergüenzas y violentos, se me meta en un saco que no me corresponde. Me niego a pertenecer a ese grupo de gentuza. Lo digo porque un niño de 14 años fue apuñalado en el metro de Barcelona, supuestamente por miembros de una banda latina. La solución que yo propongo es expulsar a los agresores del país. En España, como en cualquier otra parte del mundo, hay chorizos y delincuentes nacionales suficientes. Entonces, ¿por qué carajo tenemos que convivir con los maleantes internacionales también? Hay que aplicar mano dura con el que llega y no se quiere integrar. Yo vivo mi vida, como un español más, respeto a los demás y pido respeto para mí. Al que no le gusten estas sencillas normas, que vuelva a su país y nos deje vivir en paz a quienes sí queremos estar aquí. Y a quienes solo hablan de los “pobres inmigrantes, hay que ayudarles a adaptarse”, pues que agarren a esos inadaptados y los lleven a su casa si tanta pena les dan. Por mi parte, nunca he tenido un roce desagradable con nadie. Agradezco a la gente de este país la acogida y el futuro que me dio.
G. A. J. C. **

Adolf Hitler

 

Adolf Hitler nació el 20 de abril de 1889 en Braunau am Inn, Austria y murió el 30 de abril de 1945 en Berlín. Fue un militar, político, pintor, ideólogo y estadista alemán de origen austríaco que estableció un régimen nacionalsocialista en el que recibió el título de Reichskanzler (canciller imperial) y Führer (caudillo, líder o guía).
Como jefe del Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán (Nationalsozialistische Deutsche Arbeiterpartei o NSDAP), dirigió el gobierno del país de 1933 a 1945.
Llegó al poder el 30 de enero de 1933 cuando una gran crisis se abatía en Alemania luego de más de una década de la denominada República de Weimar. Hitler era un orador carismático. Reestructuró la desastrosa economía dándole trabajo a casi seis millones de desocupados en pocos años. Dejó sin efecto el Tratado de Versalles el cual sometía al pueblo alemán con vejaciones humillantes.
En los últimos días de la Segunda Guerra Mundial, Hitler y su esposa, Eva Braun, se suicidaron en su búnker subterráneo de Berlín.

Infancia

Árbol genealógico de Hitler
Adolf Hitler nació en Braunau am Inn, una pequeña aldea cerca de Linz en la provincia de la Alta Austria, no muy lejos de la frontera alemana, en lo que entonces era el Imperio Austrohúngaro. Fue el cuarto hijo de seis. Su padre, Alois Hitler, (1837–1903), fue un agente de aduanas. Su madre, Klara Pölzl, (1860–1907), fue la tercera esposa de Alois. El nombre "Adolf" viene del antiguo alto alemán y significa "lobo noble" (Adel, 'nobleza' y wolf, 'lobo').
La familia de Hitler se trasladó a menudo, de Braunau am Inn a Passau, Lambach, Leonding y Linz. El joven Hitler fue un buen estudiante.
Su padre quería que su hijo siguiera una carrera como agente de aduanas; en cambio, Hitler quería convertirse en pintor.

Adolescencia en Viena y Múnich

Hitler era un joven inteligente. En dos ocasiones suspendió el examen de entrada a la universidad de Linz. Allí quedó cautivado por las lecturas pangermánicas del profesor Leopold Poetsch, quien influyó notablemente en la mente del joven.
Hitler era devoto de su madre pero tenía problemas con su padre. Padre e hijo no compartían sus ideas políticas. En su libro Mein Kampf (Mi Lucha), Hitler es respetuoso con su padre, aunque indica que había diferencias irreconciliables sobre su firme decisión de convertirse en artista. Alois Hitler deseaba que su hijo llegara a ser funcionario como él, empleo del que se sentía muy orgulloso y al que había llegado prácticamente sin una base académica. Pero al joven Hitler ese futuro no le seducía en absoluto, ya que estaba demasiado alejado de su objetivo: las artes. Se interesó por la pintura y la arquitectura, y deseaba llegar a ser un pintor famoso.
Hitler era, además, un gran lector, que devoraba desde niño las novelas de aventuras de Karl May, a los quince años escribía obras de teatro y era considerado por sus vecinos "un ratón de biblioteca", de hecho, su único equipaje al llegar a Viena, eran cuatro cajas llenas de libros. Un amigo íntimo de aquella época romántica, August Kubizek, no podía imaginar a Hitler sin libros: "Los libros eran su mundo". Intentó en una ocasión escribir ópera: "Wieland el Herrero", pero el preludio lo desilusionó, lo mismo que algunas poesías que compuso y las rompió.
Hitler había sido socio de tres bibliotecas en su Linz natal (pagando una suscripción bastante alta para la época) y era usuario habitual en la impresionante Hofbibliothek de Viena. En su habitación de Stumpergasse 29, segundo piso, puerta 17, los libros se acumulaban por el piso en filas verticales. Era un asiduo lector de Schopenhauer y, por supuesto, de Nietzsche. La hermana de Hitler, Paula, recordaba que siempre le recomendaba libros y que incluso le había enviado un ejemplar del Quijote de la Mancha.
Al morir su padre, en enero de 1903, su madre mudó la familia a un apartamento modesto en Urfahr, un suburbio de Linz. Poco antes de cumplir los 16 años, Hitler cayó enfermo de una enfermedad pulmonar, que lo obligó a suspender sus estudios en la secundaria por un año. Una vez recuperado, ingresó a una escuela estatal en Steyr. En septiembre de 1905 decidió abandonar la escuela, luego de haber sido calificado positivamente en la asignatura de dibujo. Durante tres años, Hitler se mantuvo en Linz en compañía de su amigo August Kubizek. Según el propio Hitler, estos años serían los "mejores años de su vida".
Al cumplir diecisiete años, Hitler viajó a Viena por primera vez (una ciudad cosmopolita y multicultural), quedándose en la ciudad por dos meses gracias a la ayuda monetaria de sus parientes y de su madre. Durante su estadía, visitó la Academia de Bellas Artes de Viena, donde consultó los requisitos para ser admitido.
En octubre de 1907 regresó a Viena para concursar en la Escuela General de Pintura, de la Academia de Bellas Artes. Se llevó numerosos dibujos suyos, confiando en que llegaría a triunfar como pintor. Hubo 112 candidatos para el curso, de los cuales sólo 28 pasaron los rigurosos exámenes. Hitler no fue aprobado. Un sinodal le explicó que, a pesar de su notable talento, sus dibujos eran de edificios y que en ninguno figuraba la acción de personas o animales. El rector de la Academia le aconsejó intentar en el campo de la arquitectura, pues consideraba que tenía más talento para ser arquitecto. Después de este fracaso hizo gestiones para inscribirse en la Escuela de Arquitectura, pero fue rechazado por carecer del certificado de bachillerato.
Posteriormente, Hitler regresa a Linz, donde su madre ya se encontraba gravemente enferma y quien murió semanas después, el 21 de diciembre de 1907. El médico judío Eduard Bloch atendía a la señora de un cáncer de seno. Frecuentemente el Dr. Bloch le había disminuído los dolores a Klara, y en agradecimiento, Hitler le regaló una acuarela pintada por él.
Después de la muerte de su madre, Hitler regresa a Viena. En su estancia en la ciudad, se ganaba la vida pintando acuarelas, óleos y dibujos, así como cargando maletas y barriendo nieve de la calle. Dedicaba el poco dinero que ganaba en asistir a la ópera, conciertos y actos artísticos.
Hitler se trasladó a Múnich en 1913.
---------------------------------------------------------------------------------------------------------


-------------------------------------------------------------------------------------------------------------

¿Odio hacia los judíos?

Muchos pseudo-historiadores dicen, siempre en base a especulaciones, que su "odio extremo" hacia los judíos era por la posibilidad de que el padre biológico de Alois (y por tanto su abuelo) fuera de origen judío, lo que fue desmentido luego. Otros lo atribuyen a que su madre murió al cuidado de un médico judío, pero el mismo Hitler mostró su agradecimiento al médico por sus atenciones (le regaló una acuarela pintada por él y más tarde como canciller le permitió salir de Austria).
Hitler no poseía ninguna clase de "odio extremo" hacia los judíos, simplemente deseaba darles un país propio, fuera de Europa, pues consideraba a los judíos como una nación extranjera en territorio alemán.
El "antijudaísmo" de Hitler se debía a que los judíos, además de fomentar el derrotismo durante la Primera Guerra Mundial, eran los principales responsables de la extraordinaria miseria reinante en el país, ya que culpaba a los empresarios y financistas judíos de los problemas económicos por los que pasaba Alemania en ese entonces, sobre todo debido a la antigua práctica de la usura. También veía con sospecha y temor que siendo los judíos tan sólo el 1% de la población de Alemania, tuvieran tan grande influencia en el gobierno nacional de Weimar, a su vez que eran los principales responsables del crecimiento de los partidos marxistas en la Alemania de pos guerra.
De joven, Hitler creía que los judíos sólo constituían una comunidad religiosa y no un sector político extranjero (asimilado exteriormente, pero fiel a la causa judía o Panjudea), y cuyos miembros nacidos en Alemania eran tan alemanes como católicos y protestantes. Los ataques a los judíos, sólo por el hecho de ser judíos le parecía un acto del más irracional prejuicio:
...yo hasta los tomaba por alemanes. Lo absurdo de esta suposición me era poco claro, ya que por entonces veía en el aspecto religioso la única diferencia peculiar. El que por eso se persiguiese a los judíos, como creía yo, hacía que muchas veces mi desagrado frente a exclamaciones deprimentes para ellos subiese de punto. De la existencia de un odio sistemático contra el judío no tenía todavía idea en absoluto. Como siempre en casos análogos, traté de desvanecer mis dudas, consultando libros. Con pocos céntimos adquirí por primera vez en mi vida algunos folletos antisemitas. Todos, lamentablemente, partían de la hipótesis de que el lector tenía ya un cierto conocimiento de causa o que por lo menos comprendía la cuestión; además, su tono era tal, debido a razonamientos superficiales y extraordinariamente faltos de base científica, que me hizo volver a caer en nuevas dudas. La cuestión me parecía tan trascendental y las acusaciones de tal magnitud que yo –torturado por el temor de ser injusto- me sentía vacilante e inseguro.
Naturalmente que ya no era dable dudar de que no se trataba de elementos alemanes de una creencia religiosa especial, sino de un pueblo diferente en sí [...] Y si aún hubiese dudado, mi vacilación hubiera tenido que tocar definitivamente a su fin, debido a la actitud de una parte de los judíos mismos.
Se trataba de un gran movimiento que tendía a establecer claramente el carácter racial (y político) del judaísmo; el sionismo.
Un grave cargo más pesó sobre el judaísmo ante mis ojos cuando me di cuenta de sus manejos en la prensa, en el arte, la literatura y el teatro. Comencé por estudiar detenidamente los nombres de todos los autores de inmundas producciones en el campo de la actividad artística en general. [...] Era innegable el hecho de que las nueve décimas partes de la literatura sórdida, de la trivialidad en el arte y el disparate en el teatro gravitaban en el debe de una raza que apenas si constituía una centésima parte de la población total del país.
... comencé también a apreciar lo que en realidad era aquella mi preferida "prensa mundial", y cuanto más sondeaba en este terreno, más disminuía el motivo de mi admiración de antes. El estilo se me hizo insoportable, el contenido cada vez más vulgar y por último la objetividad de sus exposiciones me parecía más mentira que verdad. ¡Eran, pues, judíos los autores! [...] ¡Judíos eran los dirigentes del partido socialdemócrata! Con esta revelación debió terminar en mí un proceso de larga lucha interior.
En cuanto folleto socialdemócrata llegaba a mis manos examinaba el nombre de su autor: siempre era un judío. Examiné casi todos los nombres de los dirigentes del partido socialdemócrata; en su gran mayoría pertenecían igualmente al "pueblo elegido", lo mismo si se trataba de representantes en el Reichstag que de los secretarios de las asociaciones sindicalistas, de los presidentes de las organizaciones del partido que de los agitadores populares. Era siempre el mismo siniestro cuadro.
Adolf Hitler, Mein Kampf.

Algunos de sus primeros discursos versaban sobre lo que él llamaba "la esclavitud del interés". Hitler los desenmascaró y se lo hizo saber a su pueblo. Esto lo hizo acreedor del odio infinito de los judíos en todo el mundo. Desafió sus imposiciones y decidió ir más allá de una política de hipócritas oposiciones que busca canalizar al hombre hacia su degradación como humano. Toda la energía desatada en sus discursos buscaba despertar el espíritu del pueblo en cada alemán, y defender su dignidad e identidad.
Otra acusación generalizada y simplista hacia Hitler es la de ser "racista", en su sentido más negativo. Observando los detalles de su doctrina racial, se puede observar que era un 'racismo selectivo' destinado únicamente a la conservación de la llamada raza aria, y no a la destrucción de otras razas, como generalmente se atribuye. La política expansionista del nacionalsocialismo era parcial y no global: hacia el Este, en los territorios ocupados por la URSS, poco poblados y desperdiciados.
La idea de su 'racismo negativo' contradice el hecho de que las Waffen SS estaban formadas por 38 divisiones de 25 naciones y etnias europeas diferentes. La Wehrmacht, por otro lado, tuvo voluntarios no arios que incluían musulmanes, hindúes, japoneses, chinos, negros, y hasta judíos, quienes combatieron por la causa de Hitler en su cruzada contra el judeo-marxismo, y a quien veían como un líder de Europa, no como un racista discriminador que buscaba la destrucción de otras razas.
Es inequitativo hablar de "racismo de Hitler" sin compararlo, por ejemplo, con el de Japón, Estados Unidos o el de la Diáspora judía.

Primera Guerra Mundial

Al inicio de la Primera Guerra Mundial (1914) decidió alistarse como voluntario en el ejército alemán. Realizó su servicio en Francia y Bélgica como mensajero del 16° Regimiento de Infantería Bávara de Reserva, que lo expuso al fuego enemigo. También aprovechó para dibujar algunas historietas y dibujos de instrucción para el periódico del ejército. Fue ascendido al rango de cabo y condecorado en varias ocasiones por su valor en combate, destacando especialmente la consecución de la Cruz de Hierro de segunda clase el 2 de diciembre de 1914, y la Cruz de Hierro, primera clase, el 4 de agosto de 1918, un honor raras veces dado a un soldado de tan baja graduación (ya que aún no era ciudadano alemán, no fue promovido más allá del grado de cabo). En octubre de 1916, en el norte de Francia, Hitler fue herido en la pierna, regresando al frente en marzo de 1917. Hitler era considerado como un excelente soldado.

El 15 de octubre de 1918, poco antes del final de guerra, Hitler fue trasladado a un hospital de campaña, donde quedó temporalmente ciego por un ataque con gases tóxicos. Hitler expresó metafóricamente que durante aquella experiencia, al quitarse la venda que cubría sus ojos, fue cuando descubrió que "el objetivo de mi vida era lograr la salvación de Alemania". Esta experiencia también le inspiró a escribir un poema titulado Ciego el 14 de noviembre de 1918 en el Hospital Militar de la Reserva de Pasewalk.
La capitulación alemana en noviembre de 1918 lo impactó de sobremanera, pues en la creencia popular alemana el ejército alemán permanecía invicto. Como muchos otros nacionalistas alemanes, Hitler culpó a los socialdemócratas ("los criminales de noviembre") por la rendición. Una explicación sobre la capitulación era la Dolchstoßlegende ("la leyenda de la puñalada por la espalda"), que demostraba que a espaldas del ejército, los políticos socialistas y marxistas, en su mayoría judíos, habían saboteado los esfuerzos bélicos alemanes, principalmente mediante huelgas en la producción de armamento. El Tratado de Versalles impuso reparaciones de guerra y otras sanciones económicamente muy perjudiciales para el país, declarando a Alemania culpable de la Primera Guerra Mundial. Durante la negociación del documento surgieron controversias entre el afán pacificador de W. Wilson, presidente de Estados Unidos y el vengativo revanchismo del premier francés, Georges Clemenceau. La reconciliación nunca estuvo dentro de los objetivos de Gran Bretaña y Francia porque, desde mediados del siglo XIX, Alemania siempre había rivalizado con estas dos potencias, por la hegemonía de Europa y el control sobre los territorios coloniales en África y Asia. El tratado fue considerado por los alemanes como una humillación y fue un importante factor en la creación de las reivindicaciones sociales y políticas demandadas por Hitler y su Partido Nacionalsocialista para llegar al poder.

Inicios en el Nacionalismo

Después de la guerra, Hitler permaneció trabajando para el ejército, siendo destinado a la supresión de levantamientos socialistas que estallaron a través de toda Alemania, incluyendo Múnich, lugar adonde Hitler regresó en 1919. Participó en el "pensamiento nacional", cursos organizados por el Departamento de Educación y Propaganda del grupo bávaro de la Reichswehr. Un objetivo clave de este grupo era encontrar a los verdaderos responsables de la derrota alemana. Estos eran el Judaísmo Internacional, los comunistas y los políticos liberales, especialmente los miembros de la coalición de Weimar, que eran considerados como los "criminales de noviembre".
En julio de 1919, Hitler se infiltró en un pequeño partido nacionalista, el Partido Obrero Alemán (DAP). Allí, Hitler conoció a Dietrich Eckart, uno de los primeros miembros y fundador del partido.
Hitler comenzó a participar a tiempo completo en las actividades del partido. Ya a principios de 1921, Hitler era considerado como un gran orador con mucho carisma, hablando frente a muchedumbres cada vez más grandes. En febrero, habló ante seis mil personas en Múnich. Para hacer pública la reunión, envió dos camiones de partidarios del Partido con esvásticas, para causar conmoción y distribuir prospectos; fue el primer empleo de esta táctica. Hitler ganó notoriedad fuera del partido por sus discursos polémicos, atacando el Tratado de Versalles, a políticos y grupos rivales (sobre todo marxistas) y a los judíos.
Por entonces, sus principales enemigos eran los comunistas. Para combatirlos, creó la Sturmabteilung —la SA— comandada por Johann Ulrich Klintzich, aunque el verdadero jefe era el capitán Ernst Röhm. Toma como emblemas la Hakenkreuz —la cruz gamada o Esvástica— y el saludo romano brazo en alto.
El grupo adquirió mayor preponderancia y en 1921 tomó el nuevo nombre de Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán (NSDAP). En 1923 Hitler preparó, con el apoyo de Erich Ludendorff un fallido golpe de Estado, por lo que fue condenado a cinco años de prisión, de los cuales sólo cumplió ocho meses. En el proceso dejó a todos sorprendidos con su excelente oratoria, inclusive a algunos de los jueces. Durante su encarcelamiento, le dictó a Rudolf Hess la primera parte del libro "Mi Lucha" (Mein Kampf), (la segunda parte de la obra la hizo fuera de la carcel) en esta obra presentaba a Alemania y al mundo cuál iba a ser su política futura y su visión del Lebensraum. Fue puesto en libertad en diciembre de 1924.
El inicio de la Gran Depresión de 1929, el paro y el consecuente desencanto del pueblo alemán favorecieron, entre otras circunstancias, el incremento de sus seguidores.
Logró atraerse a las clases medias, los trabajadores en paro y a muchos comunistas desencantados con el marxismo. Logró que su partido se convirtiera en el grupo parlamentario más fuerte en 1932. Sin embargo, fue derrotado por Paul von Hindenburg en las elecciones de marzo de ese año.

Ascenso al poder


Poco después de que Hitler asumiera el poder, los judíos de todo el mundo comienzan siendo hostiles a Alemania en marzo de 1933, declarando un agresivo boicot comercial
Hitler promovió una ola de revueltas populares que forzó al débil e inestable gobierno al colapso. Debido a la situación reinante el presidente alemán Paul von Hindenburg nombró a Hitler como el nuevo canciller alemán el 30 de enero de 1933 con la colaboración de los católicos de Franz von Papen. Disolvió el Parlamento y convocó elecciones. Una semana antes de las votaciones, un comunista holandés incendió el Reichstag.
Consiguió la mayoría en las elecciones del 5 de marzo. En poco tiempo, logró afianzarse en el poder, detentando los cargos de canciller y presidente de la República a la muerte de Hindenburg (2 de agosto de 1934).
Hitler, como dirigente de Alemania, ordenó la creación de un automóvil asequible para todos los ciudadanos, al que pensaba llamar "el vehículo del pueblo" (Volkswagen). Dicho automóvil fue diseñado y creado por Ferdinand Porsche. De ésta forma nació el coche más vendido de la época, el Volkswagen (que ahora es una marca, y entonces era el modelo) conocido después como el Escarabajo.
Promovió un estado del bienestar cimentado sobre la creación de una seguridad social, controlando el precio de la vivienda para que fuera asequible a todos los ciudadanos (las hipotecas suponían aproximadamente un 7% del salario de un alemán medio) y apoyando un nuevo concepto consistente en las vacaciones para todo el pueblo.
Entregó a los campesinos arios tierras en propiedad que anteriormente pertenecían al Estado.
En 1935, Alemania exhibió una mejora sustancial en términos macroeconómicos, los índices de desempleo bajaron considerablemente asombrando a todo el mundo y la economía se vio fortalecida por un crecimiento interno superior al resto de las naciones europeas. Los marxistas y liberales del mundo entero no podían creer que Hitler y el nacionalsocialismo llevasen a Alemania y a los alemanes a un nivel de vida superior a las otras naciones.
Dueño absoluto de Alemania, mostró sus éxitos contra el paro y en política exterior (reincorporación del Sarre y remilitarización de la Renania en 1936), lo que le valió el apoyo popular. La inauguración de los espectaculares XI Juegos Olímpicos de Berlín, en agosto de 1936, dio el espaldarazo definitivo al régimen de Hitler.
En 1937, la Alemania de Hitler alcanzó el mayor nivel de desarrollo desde la Primera Guerra Mundial. Se ampliaron los programas de salud social parciales, se mejoraron los niveles de vida de la tercera edad (se aprobó la eutanasia selectiva no-voluntaria), los niveles de seguridad social parcial se vieron poderosamente reforzados. Aunados además a una mejor urbanización, los niveles generales de la clase media se vieron incrementados. La población en general percibió que la Alemania pos Versalles había desaparecido y surgía un potente Alemania con espíritu nacionalista.

Portada de la revista Time, 1938: Hitler el hombre del año
---------------------------------
En septiembre de 1938 se produjeron los Acuerdos de Múnich, que autorizó la anexión de los Sudetes a Alemania. Como resultado de la cumbre, la revista TIME declaró que Hitler era el Hombre del Año de 1938. El Primer Ministro británico, Neville Chamberlain, saludó este acuerdo como "paz en nuestro tiempo".
El 1 de octubre de 1938 se verifica la Anexión de Austria, Anschluss y de los Sudetes al territorio alemán. Estos territorios eran ocupados por alemanes propiamente dichos y descendientes de alemanes. La entrada de Hitler a Austria fue apoteótica.
Hitler, promovió y apoyó las investigaciones sobre la televisión, primero instalando en Berlín un estudio de televisión (llamado Paul Nipkow, que emitió hasta el año 1944) dotado de la televisión electromecánica de diseño Baird, luego requiriendo los servicios del propio John Logie Baird y más tarde apostando fuerte por la televisión electrónica (con tubo de imagen o iconoscopio). A mediados de los años 40 Alemania contaba con la mayor red de televisión del mundo, teniendo sus distintas sedes unidas por cable.
El 23 de agosto de 1939, Hitler recibió la confirmación de la firma del Pacto Ribbentrop-Molotov. Alemania firma como medida de emergencia este pacto con la Unión Soviética.

Segunda Guerra Mundial

Alemania no tenía fronteras con la Unión Soviética. Su provincia más cercana al territorio soviético era Prusia Oriental la cual, no obstante, se hallaba artificialmente incomunicada y aislada del resto de Alemania por el famoso corredor polaco: una franja de terreno con salida al mar Báltico anexada a Polonia mediante el Tratado de Versalles. Este territorio, con sus cuatro millones y medio de alemanes, estaba formado por las muy germánicas comarcas de Posen y West-Preussen y la Ciudad Libre de Danzig que había sido fundada, desarrollada y habitada por Alemania desde hacía siglos.
En largas negociaciones llevadas a cabo por Alemania con Polonia, Hitler le había propuesto que se le permitiera construir un complejo ferrovial extraterritorial a través del "Corredor" y que Danzig, se reincorporara al Reich. A cambio de esto, Alemania garantizaría a Polonia el uso libre y preferencial del puerto de Danzig, aceptaría las fronteras existentes y formalizaría un pacto de no-agresión por 25 años.
Polonia pareció querer aceptar estos términos en diversas oportunidades, pero la presión externa, particularmente del gobierno británico la azuzaban para que no aceptase absolutamente ninguna propuesta alemana y que -todo lo contrario- tomara medidas brutales contra la población alemana bajo su control. Casi tres millones de personas. Llegóse así a la firma de un pacto de asistencia mutua militar entre Gran Bretaña y Polonia a principios de 1939 que fue rapidamente seguido por otro tratado semejante entre Francia y Polonia. El cerco alrededor de Alemania estaba tendido.
Las negociaciones germano-polacas se ven totalmente frustradas a fines de agosto de 1939 elevándose la tensión política al máximo al conocerse las nuevas matanzas de alemanes, bajo control polaco, entre la que se destaca la masacre de Bromberg verificada luego por la Cruz Roja Internacional.
Tendido el cerco a su alrededor, Alemania firma como medida de emergencia un pacto con la Unión Soviética (que los más altos dirigentes alemanes consideraban como provisorio), para poder así recuperar por las armas sus derechos sobre sus antiguas provincias en el Este ya que Polonia instigada por Inglaterra y Francia, no se avenía a negociar pacificamente.
Así llegamos a la madrugada del 1 de septiembre de 1939, cuando las Fuerzas Armadas alemanas recuperan Posen, Prusia Occidental y Danzig, continuando sus operaciones militares invadiendo Polonia y tomando su capital, Varsovia. Ante este hecho, Inglaterra envía un ultimátum a Alemania que exigía que Alemania retirara sus tropas a sus posiciones previas al primero de setiembre, cosa que era inadmisible para Alemania y que -lógicamente- no aceptó. Inglaterra arrastró a una renuente e insegura Francia para que enviara un ultimátum idéntico. Al rechazar Alemania ambos ultimátums, Inglaterra y Francia le declararon la guerra a Alemania el 3 de septiembre de 1939, en virtud de los pactos de asistencia mútua que ambos habían suscripto con Polonia. Así se empezaba una guerra -que terminaría siendo mundial- para "defender a Polonia".
Pero la pobre Polonia -que parece se había creído todo lo que les decian los ingleses- no recibió ayuda alguna de sus "aliados". Ni en forma directa: apoyo militar franco-británico en Polonia; ni indirectamente: un ataque franco-británico contra Alemania por Occidente. No. Polonia quedó total. La batalla duró apenas 16 días. Ante la inminente caída de Varsovia, su gobierno se exilió en Londres desde donde esperaba continuar la lucha con el apoyo de sus "aliados" para la final reconquista de su Patria....o por lo menos eso era lo que creían.
Resulta extraño comprobar como, por ejemplo, cuando la Unión Soviética -en virtud del pacto con Alemania- invadió la mitad oriental de Polonia el 17 de setiembre de 1939, ninguna de las "democracias" se dio por enterada. Como tampoco se parecen haber enterado de las invasiones de la Unión Soviética a Estonia y Letonia en junio de 1940, Lituania en agosto del mismo año y de la brava Finlandia en noviembre de 1939. Por alguna razón oculta las "democracias" occidentales no consideraban al régimen soviético como un peligro. A pesar de haber masacrado a millones de personas en Rusia y sus invasiones a naciones soberanas. Y cuya ideología internacionalista oficial proclamaba la intención de crear un estado mundial comunista a través de un proceso revolucionario violento.
Sí, en cambio, consideraban como un peligro mundial a la territorialmente diminuta Alemania cuyo propósito oficialmente proclamado era el de recuperar los territorios europeos que le fueron arrebatados por el vergonzoso Tratado de Versailles; combatir al bolchevismo; formalizar una alianza con Inglaterra; olvidar las querellas territoriales con Francia por Alsacia y Lorena y renunciar a recuperar sus colonias de ultramar que también fueron arrebatadas por el Tratado de Versailles.
En abril de 1940, las fuerzas alemanas entran en Dinamarca y Noruega. Francia se rindió el 22 de junio de 1940. Esta serie de victorias convenció a su principal aliado, Benito Mussolini de Italia, para unirse a la guerra al lado de Hitler.
Gran Bretaña, cuyas fuerzas habían sido derrotadas en Francia fueron evacuadas de la ciudad costera de Dunkerque. Hitler dio órdenes expresas de no atacar a los británicos y permitirles la huída. Este hecho es vergonzosa y convenientemente ocultado por la "historia oficial". Después de sus gestiones en pro de la paz llevadas a cabo por Hitler y sistemáticamente rechazadas por el Gobierno británico, ahora conducido por Winston Churchill, Hitler ordenó el ataque a las Islas Británicas, dando lugar a la Batalla de Gran Bretaña.
El 22 de junio de 1941, tres millones de soldados alemanes atacaron la Unión Soviética, rompiendo el pacto de no agresión. Esta invasión fue conocida como la Operación Barbarroja. Los alemanes llegaron a Moscú en diciembre de 1941 pero el terrible invierno ruso y el gran desgaste alemán en varios frentes ocasionaron la no entrada de los alemanes a Moscu. A todo esto Estados Unidos, presionado por el judaísmo internacional, también entró en guerra contra Alemania Y la ayuda italiana no fue suficiente para cambiar el rumbo de la guerra.

La muerte de Hitler

La versión dada por la secretaria personal de Hitler, Traudl Junge, en el libro Hasta la última hora: la secretaria de Hitler cuenta su vida (Bis zur letzten Stunde: Hitlers Sekretärin erzählt ihr Leben), indica que Hitler renunció a intentar huir de Berlín y se suicidó con un tiro de pistola en su Führerbunker, a 15 metros de profundidad en el subsuelo del edificio de la Cancillería en Berlín, junto a su esposa Eva Braun y rodeado de sus incondicionales, el 30 de abril de 1945, cuando el Ejército Rojo, dirigido por el mariscal Zhúkov, entraba en Berlín y se encontraba a menos de 300 metros del búnker.
Hitler se retiró a eso de las 16 horas junto con Eva Braun a su despacho privado contiguo a la sala de mapas y Otto Günsche se paró frente al despacho esperando el momento de entrar; le acompañaba Linge. Se sintió un disparo ahogado y Günsche esperó unos 15 minutos de acuerdo a instrucciones; posteriormente Linge ingresó a la habitación de dos ambientes.
Hitler estaba recostado a un extremo del sofá con un tiro en la sien, con salida de proyectil, de la cual aún manaba sangre.
Según Günsche y Linge, Eva Braun estaba recostada al otro extremo con los ojos abiertos, una pistola estaba en la mesa a su disposición, pero no alcanzó a usarla, pues el cianuro suministrado por el médico personal de Hitler, Ludwig Stumpfegger, había sido rápido.
En efecto, Linge siguió a Günsche al entrar al compartimiento de Hitler, y una vez confirmada su muerte, levantó los cuerpos envueltos en una alfombra y los sacó al patio trasero de la Cancillería, en unos momentos en que llovían obuses rusos por doquier.
Günsche depositó ambos cuerpos en un orificio de obús, los roció con unos 200 litros de gasolina y les prendió fuego. Mientras se consumían, unos cuantos testigos, entre ellos Martin Bormann, Joseph Goebbels, realizaron un saludo militar.

Perfil Psicológico

El gran interés que despierta la figura de Hitler se debe precisamente a los ribetes de su extraordinario tipo de personalidad y su halo de impenetrabilidad. Hitler poseía un extraordinario carisma capaz de envolver no sólo a las personas, sino también a las masas, además de poseer una gran oratoria gesticular muy estudiada. Una persona única e inigualable.
Muy pocas personas integraban su séquito personal, se pueden citar al fotógrafo Heinrich Hoffmann, Martin Bormann, Hermann Goering, Wilhelm Bruckner, Josef Dietrich, Joseph Goebbels, Julius Schaub, Julius Schreck y los arquitectos Geisler y Albert Speer, además de sus secretarias personales. A ellos les exigía lealtad a toda prueba y discreción.
No fumador, abstemio, vegetariano y ecologista y amante de los animales, promulgó las primeras leyes de la historia que penaban el maltrato a los animales No permitía a sus colaboradores fumar y beber frente a él.
Una de las secretarias personales de Hitler, Traudl Junge, describió así la esencia que emanaba de la persona de Hitler: "Cuando estaba presente (Hitler), todo el edificio bullía de actividad, todos corrían, los teléfonos sonaban, los radioespectadores no cesaban de enviar y recibir notas de comunicados (...) Cuando él estaba ausente, todo volvía a una monótona normalidad, Hitler era como una especie de dinamo". Traudl Junge describió a Hitler como una persona muy considerada y afable.
También Rosa Mitterer, quien trabajó para Hitler durante su retiro en la montaña en Baviera en los años 30, y la única sobreviviente entre quienes sirvieron a Hitler antes de la Segunda Guerra Mundial, recuerda al Führer con cariño: "Fue un hombre encantador, alguien que sólo fue siempre agradable para mí, un gran jefe por quien trabajar. Pueden decir lo que quieran, pero él fue un buen hombre para nosotros". También afirmó no poder creer nada sobre los crímenes de guerra que la propaganda de posguerra aliada inventó contra su régimen. Mitterer mantuvo un voto de silencio respecto a aquellos años y decidió romperlo en diciembre de 2008.
Una de las características más relevantes de la personalidad de Hitler era la capacidad de impresionar a quienes lo rodeaban; había personas que podían ser muy fuertes y seguras en sus campos de acción, pero en presencia de Hitler estas personalidades se veían sorprendidas por la capacidad intelectual del Führer y sus conocimientos generales.
Cita Junge en sus remembranzas: "Hitler era vegetariano, gustaba del té y además no soportaba el calor; no se podía fumar en su presencia. Hitler se acostaba muy tarde".
Hitler predicaba con el ejemplo pagando sus propios costes personales sin derogar ningún fondo del Estado. Los ingresos de Hitler, hábilmente administrados por su secretario personal Martin Bormann, sucesor de Rudolf Hess, provenían de los derechos por su imagen postal y por su libro Mein Kampf.
Cuando le tocaba tratar temas variados sobre aspectos técnicos o militares, mostraba un acabado conocimiento de estos, llegando a sorprender a sus interlocutores.
Hitler era muy condescendiente con quienes mostraban valor y arrojo en combate; llegó a diseñar él mismo la Cruz de Brillantes, Espadas y Robles para Hans-Ulrich Rudel, el célebre piloto de Stukas.

Pos Hitler

Durante los Juicios de Núremberg, las potencias vencedoras montaron un tribunal para juzgar a los vencidos. Se acusó a 611 personas, integrantes de las diversas instituciones del Tercer Reich, de cinco delitos: complot, crímenes de guerra, crimen contra la humanidad (exterminio), crímenes contra la paz y genocidio. Los principales jerarcas nacionalsocialistas apresados fueron condenados a la horca o a largas penas de prisión; otros murieron en los meses que siguieron a la caída de Berlín.
Las democracias prohibieron el nacionalsocialismo y cualquier reminiscencia ideológica afín en casi toda Europa; de hecho no se pueden publicar bibliografías, esvásticas y otros símbolos sin riesgo de cometer falta o delito punible.
La publicación del libro Mein Kampf de Hitler está prohibida en muchos países democráticos; no obstante, todavía es editado, entre otros lugares, como España y circula libremente por librerías de algunos países sin restricciones, en muchos idiomas y es objeto de estudios de todo tipo.
En la actualidad la figura de Hitler y el nacionalsocialismo, su personalidad y hechos son objeto de estudios de toda índole y es constantemente analizada por autores en distintas biografías, siendo una de las más completas la publicada por el escritor británico David Irving, La guerra de Hitler.

Citas sobre Hitler

Los que se han encontrado con Adolf Hitler cara a cara en asuntos públicos o en términos sociales han podido apreciar que se trata de un político altamente competente, ponderado, bien informado, de modales agradables y una desarmante sonrisa.
Winston Churchill, Great Contemporaries, Londres 1935.

Hitler emergerá, desde el odio que ahora le tienen, como una de las más significativas figuras que jamás haya vivido... Hay un misterio en el modo en que vivió y en la manera de su muerte, que vivirá y crecerá después de él. Él tenía aquello de lo que las leyendas están hechas.
John F. Kennedy, Presidente de Estados Unidos. 1 de agosto de 1945.

... Hitler es uno de los más grandes hombres. Los viejos confían en él, los jóvenes lo idolatran. Ese es el culto a un héroe nacional que ha servido a su país.
David Lloyd George, Primer Ministro y estadista de Gran Bretaña.

Hitler pertenece a las pocas figuras luminosas, a los hombres completamente transparentes. Hitler se entrega en cada una de sus palabras. Que en su momento de mayor desgracia haya dado Alemania un Hitler, demuestra su vitalidad.
Houston Stewart Chamberlain

La curiosa medalla con la Estrella de David que mandó a acuñar Von Mildenstein

¿Capitales judíos ayudaron a financiar, por temor al comunismo, el ascenso de Adolfo Hitler al poder? Así lo asegura el activista judío anti sionista Lenni Brenner, quien presenta una medalla que supuestamente acuñaron los nazis para celebrar su acuerdo con los sionistas en la década del '30. Brenner es un activista pacifista de origen judío que lleva casi 50 años en actividades pro derechos humanos.
---------------------------------------------------------------------------------

UNA ANEDOCTA QUE ME PASÓ CUANDO MILITABA EN FEI-FES,

HOLA SOY RUDOLF HÖSS OS VOY A CONTAR UNA ANEDOCTA QUE ME PASO CUANDO MILITABA EN FALANGE ESPAÑOLA INDEPENDIENTE-FRENTE DE ESTUDIANTES SINDICALISTAS:YO SOLIA PASEAR CON MI PERRO POR LA ALAMEDA Y POR ELCAMPUS UNIVERSITARIO SUR CON GRANDES JARDINES,YO TENIA PUESTA EN MI AMERICANA LA BANDERA ESPAÑOLA CON EL AGUILA DE SAN JUAN Y LA BANDERA FALANGISTA EN LA SOLAPA ERAN GRANDES..BUENO EL CASO ES QUE ESTABA SENTADO EN UN BANCO CON MI CHUCHO FUMANDO UN CIGARRILLO(UN MOMENTO..ANTES TUVE UN ENFRENTAMIENTO CON UNA JOROBADA REPUBLICANA QUE HASTA LE LLEGUE A SACAR UNA PEQUEÑA FACA)COMO DECIA,BIEN..ALLI HABIA DOS TIPEJOS QUE MIRANDO PARA MI Y APROPOSITO COMENTABAN:ME CAGO EN ESE JODIDO FACHA.PERO PARA MI GRAN SORPRESA PASO UN COCHE DEL LA POLICIA Y ESTOS TIPEJOS ENTRARON EN EL.....¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡JODER,  ERAN POLIS SECRETOS!!!!!!!!!!!!! NO ME HICIERON NADA PERO ME QUEDO CON UN CORTE DE CAMPEONATO.YO ME PREGUNTO HAY POLIS DE IZQUIERDAS O QUE PERTENEZCAN AL SISTEMA CLARO ESTA Y OTRA CUESTION:EN LA PELI DE DIARIO DE UN SKIN DE ESE TOPO DE MIERDA EL TAL SALAS DABAN A ENTENDER QUE EL COMISARIO ERA NS SI  ES CIERTO O NO NO LO SE.UNO SE CUESTIONA SI TENDREMOS TOPOS POLIS O DE OTRA CALAÑA,NUESTRO IDEAL ESTA VIGILADO POR EL SISTEMA TENEMOS PRESOS POLITICOS EN LA CARCEL COMO EL CASO DE PEDRO VARELA Y OTROS CAMARADAS MAS Y QUE LOS DEMOCRATAS SON UN PELIGRO PARA NUESTRO  MOVIMENTO.
UN SALUDO NACIONAL SOCIALISTA A TODOS
HEIL HITLER 14/88

miércoles, 8 de agosto de 2012

Holocausto palestino




http://es.metapedia.org/m/images/4/48/Arye.jpg
Arye Friedman
--------------------------------------------------
El rabino Arye Friedman, jefe de la Comunidad Ortodoxa antisionista de Viena, denuncia el holocausto palestino que está cometiendo "el régimen sionista" y del que está siendo testigo "el mundo entero"
----------------------------------

Holocausto del pueblo palestino a manos de sionistas

Holocausto Palestino03.jpg
Holocausto Palestino02.jpg

Holocausto Palestino04.jpg
Friedman hizo esta consideración en Córdoba en un encuentro cultural celebrado esta semana entorno a los Premios a la Creación Poética organizados por la Fundación Abdul Aziz Saud Al-Babtain, que este año se celebran en homenaje al poeta Ibn Zaydún.
El rabino austríaco, quien matiza que su religión le impide interferir en las políticas de cualquier estado, sostiene que los territorios palestinos han sido transformados en un "verdadero campo de concentración y un gueto"
Asegura en este sentido que los "actos más bárbaros" de la historia "han sido ejecutados vergonzosamente en nuestro nombre" y agrega que esta situación no habría sido posible sin utilizar "el sufrimiento del llamado holocausto del pueblo judío durante la Segunda Guerra Mundial" que ha silenciado cualquier crítica al Estado israelí.
Friedman incluso considera que el movimiento sionista "comenzó y provocó" el holocausto judío y recuerda que el dolor y el sufrimiento de este pueblo fue "extremadamente útil" para "eliminar a gran parte de la nación Palestina (...) delante del mundo entero".
Además, hace hincapié en que la identidad judía reside en la religión y no en un "movimiento nacionalista" como, a su juicio, interpreta el sionismo.
Por ello, afirma que no habrá solución al problema sin que se afronten las causas por las que éste surge y que, a su juicio, radican en el "ilegítimo régimen sionista".
"El estado sionista conocido como Israel es un régimen que no tiene derecho a existir", sentencia Friedman, quien aboga por "un desmantelamiento pacífico del estado sionista", algo a que considera "realista y además absolutamente alcanzable", al igual que ocurrió con el Apartheid en Sudáfrica o algunos regímenes comunistas.
Desde el punto de vista de la religión judía, expone el rabino, estamos obligados a recordar que fuimos refugiados en Egipto y en otros lugares, por lo que "debemos ser muy sensibles con los problemas de los refugiados".
En su opinión, no hay ninguna justificación para oponerse al retorno de los millones de palestinos exiliados a sus territorios, porque ellos son -dice- los únicos que tienen derecho a gobernar Palestina.
"Deseamos vivir como amigos y vecinos, como hemos hecho durante cientos y miles de años, en todos los países árabes", continúa Friedman, quien reitera que sólo el desmantelamiento de los regímenes sionistas permitirá el fin del sufrimiento del pueblo palestino y, como consecuencia, de los pueblos que le rodean.
El rabino también acusa a Israel y a las comunidades sionistas extendidas por el mundo de propagar una campaña contra el mundo árabe y musulmán "llamándoles extremistas, terroristas o fundamentalistas".
Sin embargo, denuncia, "no hay país en el mundo que haya violado tantas resoluciones de Naciones Unidas y derechos humanos y destrozado el derecho internacional como el Estado de Israel, por lo que claramente ellos son los terroristas, fundamentalistas y extremistas".

Crímenes contra la humanidad

"El año pasado participé en una conferencia en Nueva York. Algunos funcionarios de ese país venían como miembros del Ministerio de Relaciones Exteriores y dijeron toda clase de cosas. Entre otras cosas dijeron: los israelitas son judíos. ¿Como es que usted es anti-judío? Respondí: yo no soy anti-judío en absoluto... pero deberían saber que esos israelíes mienten. No son judíos sino un montón de criminales corruptos que abusan del nombre del judaismo."
Mahmud Ahmadineyad, Presidente de Irán

El relator de Naciones Unidas para la situación en los Territorios Palestinos ocupados dijo acerca de la ofensiva israelí en Gaza:
"constituye una violación del Derecho Internacional humanitario, porque afecta a comunidades enteras... Dicha violación es un crimen contra la Humanidad, y sus responsables deben ser juzgados."
Richard Falk, relator de Naciones Unidas

Entre los blancos de Israel en el ataque a Gaza figuran hospitales, campos de refugiados, depósitos de alimentos, mezquitas y oficinas de medios periodísticos que trasmitían lo que ocurría en el interior de la ciudad. El ataque a civiles sería intencionado según un comité enviado por la ONU para investigar sobre el terreno las tácticas israelíes. El comité concluyó que ese país cometió graves violaciones contra los Derechos Humanos. El informe que fue presentado a la Asamblea General de Naciones Unidas contenía pasajes como el siguiente.
"Durante la reciente ofensiva 'Plomo Fundido' (contra la franja de Gaza), Israel cometió violaciones del derecho humanitario internacional, en especial al poner como objetivos a los civiles y por la destrucción deliberada de propiedades y lugares religiosos y culturales"
Comité Especial de ONU

Existen fotografías y vídeos que muestran como el ejército israelí utiliza fósforo blanco, un arma declarada ilegal por la Convención de Ginebra que provoca graves quemaduras en forma indiscriminada y está expresamente prohibida en áreas con población civil.
"No existe el pueblo palestino... Ellos no existen"
Golda Meir, ex primera ministra de Israel
---------------------------------------------------------------------------------------
por una palestina lebre,capital jerusalen

Israel: Hay que parar a los nuevos nazis

Rubén Norniella

Israel acaba de hacer saltar la banca, ponerse al mundo por montera y, sin encomendarse ni a Dios ni al Diablo -o quizá a ambos-, ha asaltado la flotilla solidaria que se dirigía a Gaza para terminar con el bloqueo israelí y llevar alimentos a los golpeados palestinos. Poco le ha importado a los israelíes que en la flotilla hubiera parlamentarios alemanes, periodistas y miembros de ONGs humanitarias: ha lanzado un ataque tan bestial que ha provocado 16 muertos y numerosos heridos.

A Israel no se le escapaba la trascendencia de su acción, las reacciones que ésta provocaría en el mundo occidental, de forma que el mensaje que envía a la Comunidad Internacional resulta claro, diáfano y contundente: les importa un bledo lo que ésta opine.

Las excusas que ahora trata de enviar su monumental aparato propagandístico son tan patéticas, que más que excusas parecen una provocación. Decir, primero, que los pasajeros de la flotilla les dispararon, para asegurar más tarde que no, que lo que hicieron fue utilizar palos y armas blancas y que son amigos y partidarios del terrorismo, además de provocadores, resulta una burla para la Comunidad y Opinión Pública internacional.

Su comportamiento deja bien a las claras lo que pretenden y deja a sus defensores sin argumentos: ellos son los provocadores y no los palestinos; ellos son los terroristas y no los palestinos; ellos son los que no quieren la paz y lo único que pretenden es acabar con todos los palestinos, para quedarse ellos solos con el territorio. Ni más,ni menos.

El genocidio que, desde hace 60 años, están realizando con sus vecinos palestinos resulta aún más execrable, más repugnante y más inconcebible por venir de un pueblo que soportó en sus carnes la misma condena: el que cometió con su pueblo el dictador más repulsivo y criminal de la historia de la humanidad: Adolf Hitler.

Resulta difícil no traer a la mente en esta tesitura a los niños maltratados, que suelen convertirse, posteriormente, en adultos maltratadores. Ahora el pueblo que sufrió el genocidio más terrorífico de la historia moderna de la humanidad es el autor del mismo delito en la figura de sus vecinos.
Es hora de pararles los pies a los israelíes. La Comunidad Internacional tiene que reaccionar de una vez y decir basta. Es hora de decirles que ellos son ahora los nuevos nazis y que no vamos a aceptar ni una sola barbaridad más. Es hora de sanciones ejemplares, de ruptura de relaciones, de la intervención de la ONU y hasta de la OTAN. Es hora de que Obama se plante y diga que "hasta aquí hemos llegado...".

Y hay que dejarse de complejos de culpa, por permitir, como se permitió, que Hitler consumara el genocidio mientras la Comunidad Internacional miraba para otro lado. Ese comportamiento no es nuevo, por otra parte, en la Comunidad Internacional: lo mismo hicieron en España, durante la Guerra Civil; en Yugoeslavia y en tantos otros sitios. Lo mismo que han estado haciendo mientras se estaba produciendo el holocausto palestino.
Es hora de decir basta. O se le para los pies a los israelíes o estaremos permitiendo el nacimiento de un nuevo III Reich. Tan nazi como aquel, tan criminal como aquel, pero mucho más peligroso: estos tienen arsenal nuclear.
Estados Unidos tiene toda la responsabilidad: ellos han sido quienes han malcriado a este niño respondón y caprichoso, que todo lo quiere para sí y nada para los demás; a este "abusón" de pacotilla, que se cree dueño y señor de oriente medio. Es hora de que Obama le diga a los influyentes "lobbys" judíos que operan en Estados Unidos que se acabó.
Lo lamentable es que haya tenido que ocurrir esto para que nosotros, los hipócritas occidentales, los europeos, pongamos el grito en el cielo. Tan sólo porque ahora es a nuestros ciudadanos a quienes han agredido. Los palestinos llevan décadas sufriéndolo.
--------------------------------------------------------------------
y despues hablan de los verdaderos nazis

martes, 7 de agosto de 2012

NACIONAL SOCIALISMO VS SINOISMO

                                              PARTIDO OBRERO NACIONAL SOCIALISTA
                                                           PRESIDENCIA TERRITORIAL
                                                                             GALICIA
------------------------------------------------------------------------------------------------------------
HAY QUE PROTEGER LA RAZA ARIA DEL PELIGRO JUDIO
 
Es un hecho bien sabido que los judios dominan la banca,el comercio,la prensa manipuladora que leemos a diario,politicos,medicos y un largo etc pero  tambien hay que pensar en el mestizage con esta clase de gentuza,el peligro esta tambien ahi.Hay en España una comuna de judios o un colectivo organizado que yo un dia mirando en internet me sorprendio una cosa que me llego a preocupar incluso...vi en la lista que ellos tienen  de apellidos  judios y todos a escepcion de uno que era español el apellido Franco el mio....mentirosos de mierda que hasta tuve que consultar con un entendido en la materia y me dijo que no era de origen judio.
Los negros son tambien un peligro para nuestra raza se ven chicas con negros y viceversa,matrimonios con niños negros,estan por todas las partes,losNACIONAL SOCIALISTAS DEBERIAMOS TAMBIEN TOMAR POSTURA CONTRA UNA RAZA QUE NI ES ESPAÑOLA NI EUROPEA Y QUE LA DEPORTACION ES LA SOLUCION.
 14/88 HEIL HITLER
FIRMADO RUDOLF HÖSS

domingo, 8 de julio de 2012

Hitler protegió a un militar judío

Ernst Hess comandó el regimiento del fuhrer durante la primera guerra mundial.

----------------------------------------------------------------------------------------------------
Adolf Hitler intervino personalmente para proteger a un judío que había sido su comandante durante la primera guerra mundial, según revela una carta descubierta y que ha sido publicada por el diario 'La Voz Judía desde Alemania'. La carta, escrita en el mes de agosto de 1940 por Heinrich Himmler, jefe de la temida SS, asegura que "por expresa orden de Hitler", Ernst Hess, un magistrado alemán, debía ser liberado de toda persecución y deportación.
Hess, un héroe de guerra que dirigió brevemente la unidad militar de Hitler en Flandes, trabajó como juez hasta que las leyes radicales del nazismo le forzaron a dimitir en 1936. Ese mismo año fue golpeado por un grupo de matones nazis frente a su casa, según relata el diario germano. Según ha explicado al diario la hija de Hess, Ursula, de 86 años, su padre tuvo la suerte de encontarse de forma fortuita con un alemán excompañero de armas que luego resultó ser uno de los ayudantes de Hitler. Fritz Wiedemann, así se llamaba, intercedió por Hess ante Hitler.

viernes, 1 de junio de 2012

himno de españa (letra) y del p.o.n.s.
 
62af
ARRIBA ESPAÑA
ALZAD LOS BRAZOS HIJOS DEL PUEBLO ESPAÑOL
QUE VUELVE A RESURGIR.
GLORIA A LA PATRIA
QUE SUPO SEGUIR
SOBRE EL AZUL DEL MAR
EL CAMINAR DEL SOL
POR EL IMPERIO.
TRIUNFA ESPAÑA,
LOS YUNQUES Y LAS RUEDAS CANTAN AL COMPAS
NUEVOS HIMNOS DE FE.
JUNTOS CON ELLOS CANTEMOS EN PIE
LA VIDA NUEVA Y FUERTE DE
TRABAJO Y DE PAZ

EL CONDE DE GOBINEAU


ANTIGUO MINISTRO DE FRANCIA EN PERSIA,
GRECIA, BRASIL Y SUECIA
MIEMBRO DE LA SOCIEDAD ASIÁTICA DE PARIS

ENSAYO SOBRE LA
DESIGUALDAD DE LAS
RAZAS HUMANAS

TRADUCCIÓN Y PREFACIO

DE

FRANCISCO SUSANNA

RARCELONA

EDICIONES AP0L0

PREFACIO DEL TRADUCTOR

En todos los países del mundo se habla ahora del presente libro. No hay, en efecto, en los momentos actuales, una obra que en mayor grado apasione al lector medio de Europa y de América y que tan vivos debates suscite en los centros intelectuales y políticos de las principales naciones. Y, sin embargo, el presente ensayo, cuyas originales tesis están hoy universalmente divulgadas, permaneció durante más de medio siglo en el más completo de los olvidos, incluso en el país donde viera la luz, esto es, en Francia, siempre tan curiosa y abierta a todas las ideas.
Del escasísimo interés entre los contemporáneos de Gobineau despertó el «Ensayo sobre 1a desigualdad las razas humanas», piedra angular del pensamiento gobiniano, es el manifiesto indicio la general indiferencia con que fue recibida en Francia la noticia del fallecimiento de su autor, repentinamente acaecida en un hotel de Milán el mes de octubre de 1882. Ni una sola voz se levantó entonces para solicitar que se rindiera al ilustre escritor el obligado homenaje, que, en aquel transito supremo no suele regatearse nunca a los grandes talentos ni aun por parte de quienes se mostraron con ellos más hostiles. La indiferencia de sus contemporáneos fue absoluta ante la que, si no su obra maestra, fue su obra cumbre.
Recientemente, comentando el hecho, la propia nieta de Gobineau arguyó que sin duda entonces no hubo nadie que se diese cuenta de que acababa de desaparecer uno de los espíritus más contradictorios, pero también más seductores y fecundos del siglo XIX. Aconteció, sin embargo, así, a pesar de la cálida simpatía que despertaba entre el gran mundo y, de modo especial, en los salones del Faubourg Saint-Germain, del vivísimo afecto que por él sintiera en las grandes capitales una sociedad cosmopolita, y de la profunda admiración de diplomáticos, poetas y sabios de todos los países. ¿Por qué?
La explicación hay que hallarla no sólo en la atrevida novedad de las ideas vertidas en sus libros y muy particularmente en su Ensayo, sino también en ciertas singularidades del carácter de Gobineau. Sabido es, en efecto, que dicha obra resulta ser, del comienzo al final, la antítesis perfecta de las opiniones en curso en su época señaladamente en Francia. Para no referirnos sino a algunas de sus tesis más importantes, destacaremos, de un lado, la admiración de Gobineau por la cultura y las tradiciones de Asia, y, de otro, su ‘engouement’ por los valores aristocráticos. A propósito de lo primero, afirmó que es allí, en Asia, y no en Grecia, donde hay que descubrir la verdadera cuna de la ciencia y de la civilización, y que el genio de Asia constituye una fuerza a la que el resto del mundo ha de sentirse reconocido, ya que a ella debe cuanto posee y ha poseído en la alta esfera intelectual. Acerca de lo último -y rozamos aquí la idea matriz del Ensayo ‑, sostuvo que son los núcleos racialmente selectos, y no las multitudes bastardeadas por las mezclas, los que deciden la suerte de las naciones, o sea, que la prosperidad humana tiene por base la superposición, en un mismo país, de una raza de triunfadores y de una raza de vencidos, tesis de la cual se deriva aquella actitud anticristiana que, anticipándose a Nietzsche, le llevó a considerar como una necedad el amor a los caídos, a los humildes, a los impotentes. Pero a estas aparentes boutades o genialidades, que nadie podía tomar en serio en su época, hay que añadir su insobornable altivez, a cubierto de adulaciones, y irrefutable prurito por soltar a la faz de sus compatriotas los juicios más irreverentes y molestos. «No existe una raza francesa ‑decía‑; de todas las naciones de Europa, es la nuestra aquella en quien el tipo aparece más borroso.» El divorcio entre Gobineau y sus contemporáneos era inevitable.
Hemos visto, pues, que este Ensayo iba radicalmente al encuentro de los dogmas universitarios y de la ciencia oficial de su tiempo, y también -lo que era aún más grave ‑ contra la «mística» democrática, a la sazón en boga. Y si lo primero le cerró a Gobineau las puertas de todos los cenáculos y ‘coteries’ donde se mendigan y afirman las reputaciones, lo segundo hubo de enajenarle la curiosidad y simpatía del gran público. El propio Renan, que tan abiertamente reconociera sus altos méritos y cualidades, distó mucho de aceptar sus paradójicas tesis, y ante todo aquella en que negaba la grandeza moral y social de Roma y la primacía intelectual de Grecia, reconocidas hasta entonces por los sabios mas esclarecidos de todos los países, para conferir la paternidad de la civilización al Asia. Más distanciados aún que Renan, hasta el extremo de mantener el más implacable de los silencios, se mostraron con él la casi totalidad de los restantes escritores de su época, quienes no podían tomar consideración sus extrañas concepciones en que tan mal parados salían aquellos principios los por los cuales todo el siglo XIX sintió un verdadero culto. A la fe en la libertad, en el progreso, en la democracia, que eran el dogma de aquellos tiempos, oponía Gobineau un determinismo oscuro, una decadencia inevitable, resultante de los elementos constitutivos de los pueblos, y, como reactivo, un paradójico aristocratismo. Pero eso de que la fatalidad de la constitución humana pesase no tan sólo sobre los individuos sino también sobre las razas y que, por tanto, hubiese que echar a un lado toda idea de progreso y de libertad moral, repugnaba y sigue repugnando aún a los espíritus liberales. Gobineau se hallaba en los antípodas de la generación de su época, y su Ensayo estaba condenado de antemano.
¿Debe, sin embargo, inferirse de ello que éste hubiese permanecido literalmente ignorado hasta nuestros días? En modo alguno. En la misma Francia contaba con sus devotos, escasos, es cierto, pero de talla considerable, entre los cuales se destacaron Paul Bourget, Albert Sorel, Ernest Seilière, Remy de Gourmont, Romain Rolland, Paul Souday... Y mucho antes de la Gran Guerra ‑ en el año 1904 ‑, Robert Dreyfus, en la École des Hautes Études Sociales, comentó la doctrina gobinista en varias conferencias que levantaron enorme entusiasmo. Con todo, no se pasaba de ahí, esto es, no se lograba que traspasase el reducido círculo de una minoría selecta.
¿Y qué decir de Alemania y de los demás países? En ellos los admiradores y adeptos eran ya más numerosos. Especialmente en Alemania, el nombre y la doctrina de Gobineau llegaron a constituir, en determinados centros intelectuales y políticos, un verdadero culto. Acontecía eso a partir del año 70, fecha en la cual el autor del Ensayo fue descubierto por Ricardo Wagner y sus discípulos. Gobineau fue entonces «adoptado» por Alemania A esa adopción contribuyó en grado sumo el viejo wagneriano Schemann, quien, en 1894, bajo el patronato de Ph. von Eulenburg y Hans von Wolzogen, llevó a cabo la fundación de la «Gobineau Vereinigung»(Unión Gobinista). Poco después, en 1898, el mismo Schemann reputado como el gran artífice del gobinismo tudesco, dio cima a la traducción del Ensayo. Fue precisamente hacia aquella época cuando Nietzsche estaba en el apogeo de su fama y en que de su «inmoralista» apología del hombre de acción, en íntima coyunda con la exaltación gobiniana del hombre Ario, surgió en el brumoso horizonte intelectual de Alemania la silueta del superhombre. Pero fue igualmente ‑ ¡ hay que decirlo también!- en la misma época cuando tronaban de lo alto los escritores pangermanistas. En un ambiente así, saturado de megalomanía, es como un profesor un alemán pudo declarar que Gobineau era la corriente profunda que hacía vibrar alrededor de Nietzsche la vida espiritual contemporánea. Fue esa, ciertamente, una consecuencia absurda, que dejaba desmentidas las fatídicas conclusiones del Ensayo, pero que no dejaba de ser también la consecuencia natural y obligada de ciertas tesis allí defendidas.
En efecto, Gobineau, luego de haber proclamado la preexcelencia de la raza aria, esto es, de la raza blanca, dejó sentado que fueron los Arios germánicos, de temple muy enérgico, los «pionners» de la civilización moderna; afirmó que éstos, con la aportación de su sangre, no manchada aún de melanismo, libraron a la civilización romana de su total hundimiento. «Muy lejos de destruir la civilización ‑ dice ‑, el Hombre del Norte salvó lo poco que de ella sobrevivía. Nada descuidó para restaurar ese poco y darle todo su brillo. Fue su inteligente solicitud quien nos la transmitió y quien, bajo la protección de su genio particular y de sus invenciones personales, nos enseñó a sacar de ello nuestro tipo actual de cultura. Sin él no seríamos nada.» Con lo cual Gobineau infligió un rotundo mentís a Tácito que, uno de los primeros, tachó de bárbaros a los germanos, y luego a Goethe que, a la vuelta de dieciocho siglos, en sus «Conversaciones con Eckermann» emitió una opinión análoga a la del autor de los Anales.
Desde luego, el problema de las razas fue estudiado por Gobineau de un modo muy objetivo. Realizado el descubrimiento con el interés de un hombre de ciencia, no pensó ni remotamente en la posibilidad de que el hecho pudiera lisonjear a una nación determinada. El autor del «Ensayo sobre la desigualdad de las razas humanas», para quien el concepto de patria carecía en absoluto de sentido, juzgó las naciones a través de una única categoría: la de la raza. Y desde este punto de vista resulta muy natural que, de acuerdo con la clasificación por él establecida de las tres razas primordiales de la especie humana y de su respectiva influencia en la marcha8 de la civilización mostrase su admiración por los pueblos escandinavos, anglosajones y germanos, por entender que eran ellos los pueblos blancos racialmente más puros de la Tierra, esto es, menos bastardeados por las mezclas con otras razas. Con todo, bastó el hecho de que Gobineau proclamara la superioridad racial de esos pueblos, para que en Alemania, engreída con la victoria alcanzada en su guerra contra Francia, determinados grupos tratarán de sacar de ello consecuencias políticas, extrañas al pensamiento gobiniano y que Gobineau hubiera seguramente desautorizado. Semejante desnaturalización de la doctrina del Ensayo no se produjo en los países escandinavos ni en el Reino Unido, pese a haber sido comprendidos también entre las razas más puras; y es que en ninguno de ellos se concedía una exagerada importancia al descubrimiento de las razas. Hay que señalar, no obstante, que incluso en la misma Alemania, que es donde gobinismo alcanzó mayor número de prosélitos, la teoría de las razas distaba bastante de merecer el crédito a que, en opinión de sus adeptos, tenía pleno derecho y que más tarde había de serle reconocido.
Para que así fuese y para que, incluso en Francia y en la mayoría de países, la doctrina gobiniana se impusiese a la atención del público fue precisa la Gran Guerra. La cruenta lucha que se desarrollaba en los frentes de combate llevó a unos y otros a meditar sobre el extraño destino que hacía levantar en armas a medio mundo contra otro. Algo más que los vulgares antagonismos políticos de una nación contra otra se revelaba a los ojos de todos; superior a la misma voluntad de los pueblos en lucha parecías ser la determinante de aquella espantosa contienda bélica que amenazó con sepultar definitivamente a Europa. Aquello, más que una pugna entre naciones, semejaba una verdadera lucha de razas, en las que se dijera que se disputaba el porvenir de la civilización. Por lo demás, en los campos de batalla de nuestro continente se dieron cita, como os sabido, las principales variedades étnicas del Globo: blancos, negros, amarillos... Y aquella forzada convivencia, en las líneas del frente y aún en la retaguardia, de individuos racialmente tan diversos brindó a los espíritus menos perspicaces los espectáculos y experiencias más sorprendentes, reveladores de las distintas modalidades de cada raza y de sus respectivas capacidades espirituales. Tan sólo ello era ya bastante para que cobrase vivísima actualidad la tesis, hasta entonces ignorada o poco menos, de la desigualdad de las razas humanas. Fue entonces, pues, cuando para las jóvenes generaciones, atraídas por las polémicas suscitadas alrededor del nombre de Gobineau, la novísima doctrina de las razas constituyó una revelación. Inmediatamente el presente Ensayo alcanzó una boga extraordinaria y definitiva: el libro penetró en todos los países y en todas las conciencias.
Llegados a este punto, es necesario que abordemos y comentemos de lleno las teorías en él desarrolladas.
El «Ensayo sobre la desigualdad de las razas humanas» sienta por primera vez el hecho de que en la constitución y desarrollo de las civilizaciones antiguas y de las sociedades modernas desempeña un papel eminentísimo, si no exclusivo, la raza. Cabe decir que fue éste el grande, el único descubrimiento de Gobineau. Para Gobineau, cuya visión rebasa, como hemos dicho, la concepción estrecha y mezquina de la división del planeta en naciones, una única clasificación se impone: la de las razas.
Todo lo demás, resulta, para él, sobreañadido, artificial, sin consistencia alguna. En la base de los pueblos no existe una forma de sociedad, ni un pensamiento nacional, sino pura y simplemente «la pigmentación de una piel, el ángulo de un perfil, la forma de un ojo, etc.». El autor se sitúa así muy por encima del insignificante debate de los príncipes y de los «condottieri» del eterno tablero de las naciones. En su Ensayo son todos los continentes quienes se agitan y chocan entre sí, como impulsados por una fuerza cósmica. Gobineau descubre los grandes secretos de las convulsiones políticas más remotas, las causas íntimas que minan los cimientos de aquellos Imperios y civilizaciones hoy desaparecidos, el destino de las naciones sometidas a una dosificación mayor o menor de sangre aria o melania. Su vista soberana se posa en las más nebulosas lejanías, buceando en lo recóndito del pasado, y allí descifra los más impenetrables enigmas. Romain Rolland que, a despecho de sus efusiones democráticas, se siente tan afín a Gobineau, particularmente cuando se trata de zaherir a «cette creuse et ridicule marionette que l´on appelle la Patrie», le reconoce sin regateos esa facultad de ver como nadie a distancia. Dice: «Ese hombre de espíritu tan fino para penetrar la vida cambiante de las almas individuales, ese hombre de mirada de águila para abarcar los vastos horizontes de los siglos, más profundo que Montesquieu y más sutil que Stendhal, va a chocar casi invariablemente contra los acontecimientos del presente y del porvenir inmediato... En historia, era présbite. Veía mejor a Sila que a Cavour. Y a Bismarck.» Mirando, pues, hacia los últimos confines del pasado, asequibles a. sus pupilas, logró descubrir, empuñando siempre el cetro de la civilización y blandiendo por doquiera la sagrada antorcha al «antropoide» perfecto, al Hombre Ario...

¡El Hombre Ario! Según Gobineau, la raza aria es la raza «pur sang» de la humanidad, la mejor armada para la lucha por la existencia, la más bella, la más enérgica y la que mayor suma encierra de genio creador, raza hoy enteramente extinguida por su cruce con otras. En los albores del mundo existían, al lado de la raza aria, de «una blancura deslumbrante», otras razas blancas y también amarillas y negras, destinadas todas a vegetar si no eran fecundadas y tomadas por su cuenta por el Ario. Empleando un símil grato a Gobineau, destinado a sugerir la valía peculiar de cada una de las tres razas fundamentales, diremos que en aquella mezcla o cruce, el Ario simboliza la seda, el Amarillo la lana y el Negro el algodón. El Ario
El Ario aportaba la energía, la perseverancia, el idealismo, el honor, el amor viril de la guerra, el sentido moralizador de la vida, el orden. El Amarillo, con su piel lívida pegada a los huesos y su máscara embrutecida y triste, aportaba el sentido práctico, sólo atento al lado útil de las cosas.
El Negro, con su sensualidad bestial y su imaginación, aportaba el lirismo.
Frente a estas dos últimas razas, y rigiendo los destinos del mundo, sobresale el Blanco. Es éste, por excelencia, el elemento creador. Síntesis suprema de la especie humana, culminación perfecta -¡oh, manes de Pascal! ‑del clásico “junco pensante» posee el doble genio de la acción y de la razón; de él provienen los grandes sistemas cosmológicos, las vastas creaciones espirituales y también los descubrimientos en la esfera de lo útil aplicado a lo ideal. Mezclado a los otros elementos, actúa a la manera de un catalizador, realzándolos y elevándolos hasta su más alto grado de poderío. Los realza, es cierto, en tanto que valor étnico, pero es a costa de sí mismo, puesto que sale con ello menoscabada la pureza de su prosapia.
De ello se deriva la degeneración de la raza blanca, que gradualmente va apareciendo más mezclada, más impura, más débil y menos apta para las funciones elevadas a que su prístina naturaleza la tenía destinada. Y sin embargo, el Blanco, sal de la humana especie, necesita del Negro para sentir a su vez avivadas la sensibilidad y la imaginación, que son las facul­tades rectoras de la producción artística; «necesita, dice, del inconsciente impulso estético de los Negros para poder crear». Gobineau justifica la necesidad de esa cópula diciendo: «El manantial de que han brotado las artes es extraño a los instintos civilizadores. Yace oculto en la sangre de los negros. Este poder universal de la imaginación que vemos envolver e impregnar a las civilizaciones primitivas no tiene otra causa que la in­fluencia siempre creciente del principio «melanio». Así afirma que la influencia de las artes sobre las artes estará siempre en razón directa de la cantidad de sangre negra infusa en sus venas, y que la exuberancia de la imaginación será tanto más intensa cuanto mayor sea la extensión que ocupe el elemento melanio en la composición étnica de los pueblos. Pero también del Amarillo necesita el Blanco para captar una suma mayor de sentido utilitario; con lo cual sale perdiendo igualmente, por otro lado, ya que ello le obliga a descender de su rango supremo y a dejar, por tanto, bastardeadas sus cualidades nativas.
De manera que, en cuanto el Ario emigra de su suelo natal ‑ el Irán - para fundar, acá y acullá, agrupaciones progresivas; en cuanto su espíritu bélico y dominador, siempre a la zaga de conquistas, le lleva a mezclarse con otros pueblos de raza distinta e inferior a la suya, mejora a éstos sensiblemente, pero sensiblemente también se depaupera a sí mismo. Esa mezcla, por lo demás indispensable, trae consigo un germen de degeneración, de muerte. De no captar un nuevo aflujo de sangre aria, sobreviene indefectiblemente la depauperación de las diversas agrupaciones. Y como ese aflujo de sangre aria es imposible, por cuanto, según el propio Gobineau, no queda ya sobre la faz del planeta un Ario puro, la humanidad está fatalmente condenada a una gradual decadencia, hasta el día, por fortuna muy lejano aún, en que se extinga total y definitivamente. El Dies irae, con sus fúnebres trenos, es, pues, el cántico reservado a los vástagos futuros de las presentes generaciones. Tal es la escalofriante conclusión del Ensayo.
La teoría de las razas así concebida parece alcanzar en nuestros días su máximo predicamento. Y, falsa o verdadera ‑ cosa que no nos compete a nosotros averiguar ‑, lo cierto es que, bastante desnaturalizada, cuenta hoy con millares de prosélitos en todos o casi todos los países del mundo. Naturalmente, a ello no ha sido nada extraña la pasión política. Porque con la doctrina de las razas ocurre hoy que es reivindicada por los partidos más opuestos y, ante todo, por los nacionalistas. Así vemos que la idea racista en los Estados Unidos, el nazismo en Alemania, el kemalismo en Turquía, el britanismo, etc., directa o indirectamente se inspiran en el gobinismo.
Por su parte, los Escandinavos, descendientes de los antiguos vikingos, enseñan en sus Universidades que Gobineau los conceptuó como los supervivientes más puros de la raza aria. Asimismo en América latina, los partidarios del hispanismo o por lo menos de sus tradiciones, enfrentados con los Negros y los Indios, aducen, en apoyo de su hegemonía, argumentos más o menos emparentados con el gobinismo. Incluso en Asia han penetrado las nuevas teorías, lo cual han podido experimentar muy de cerca los bolcheviques en su intento, siempre frustrado, de penetración entre las multitudes orientales.
Todo ello no tendría importancia si fuese únicamente la vanidad la que, en cada pueblo, se sintiese emulada. Desgraciadamente, lo que comentamos es causa de que determinadas naciones, so pretexto de preservar la pureza de su tipo étnico, se encierren en un nacionalismo agresivo, con espasmos de xenofobia muy inquietantes. Pero eso no cabe imputarlo al autor del Ensayo. Porque el que actualmente el nombre de Gobineau, como alguien ha dicho, cubra, en ciertos países europeos, la más sospechosa de las mercancías, no puede redundar en descrédito de cuanto de positivo encierre su doctrina de las razas. En todo caso y para que se vea cómo ésta puede ser mantenida, a despecho de todas las mistificaciones políticas, observaremos que también la idea de democracia encuentra en la doctrina de las razas los argumentos más sólidos y decisivos. Ello explica que Gobineau haya podido ser admirablemente acogido por los mismos caudillos del proletariado. Véase de qué naturaleza son esos argumentos: «A medida que, de acuerdo con la teoría de las razas, van mezclándose las colectividades humanas, quedan poco a poco desvirtuadas las élites y ascienden las masas populares, hasta llegar a la nivelación de clases y al advenimiento natural de la democracia. De manera que la doctrina étnica de Gobineau, pesimista en tanto que propugnadora de la aristocracia, ‑y la teoría económica de Carlos Marx, optimista, como bandera del proletariado, partiendo una y otra de polos extremos, acaban por encontrarse.» La argumentación es impecable.
Por lo demás ‑ preciso es que también lo señalemos ‑, esta doctrina no es tan definitiva como puede hacer suponerlo la extraordinaria boga de que goza actualmente. Contra ella pueden hacerse y se han hecho ya objeciones bastante serias, que si no comprometen en nada el principio básico doctrina, esto es, el papel preponderante de las razas en el desarrollo de la cultura y de las civilizaciones, muestran, sin embargo, que la teoría peca de incoherente e incompleta. Es, por ejemplo, una objeción el que, según el propio Gobineau, sean las civilizaciones blancas las que menos duren; otra, el que una raza como la japonesa, clasificada entre las que se caracterizan por su apatía e inmovilidad se levantase bruscamente para rechazar por la fuerza el mayor de los Imperios del mundo, tras un maravilloso resurgir de su vida nacional, en el que demostró haberse asimilado todos los progresos y adelantos de Occidente; otra, el que en China, tras un tumultuoso despertar que todavía prosigue, hayan sido hechos trizas los milenarios privilegios del hoy aventado Celeste Imperio, otra objeción aun, el que la democracia se haya desarrollado tan intensamente en Norteamérica, no obstante ser un pueblo muy poco «melanizado»; otra, el que haya sido España, tan fuertemente melanizada y semitizada, quien durante un siglo dominase por las armas a toda Europa y se anticipase al Ario en la conquista del continente americano; otra, en fin, el que Francia, la más melanizada de las naciones del Noroeste europeo, hubiese contenido durante quince siglos en los límites de sus bosques a la Germania, mucho más blanca que ella... Con todo, estas inarmonías entre el conjunto y los detalles no alteran lo esencial de la doctrina o sea la irreducible desigualdad de las razas, la extinción gradual de los grupos racialmente superiores y, por último, la decadencia y quizá el fin del mundo civilizado, conclusiones, dicho sea de paso, que distan bastante de justificar la menor sombra optimismo y mucho menos el optimismo de quienes pretenden- ¡ilusos! –revindicar para su pueblo la nobleza y virtudes de la extinguida raza aria
Afortunadamente- y sírvalo que vamos a decir de confortamiento a los lectores la humanidad no ha sido nunca enteramente esclava de sus instintos como muestran serlo las especies inferiores, y en el caso presente, como en tantísimos otros, ha sabido hallar en su privilegiada inteligencia el instrumento adecuado para reaccionar eficazmente contra aquel supuesto peligro, restableciendo la vitalidad de la especie. Un admirable ejemplo de ello lo tenemos, de un lado, en el florecimiento de esta ciencia novísima, la Eugenesia, en la que los biólogos tienen puestas hoy todas sus esperanzas, y que, utilizando la fuerza formidable de la herencia, junto con la fuerza, más formidable aún, encerrada en el átomo, se propone lograr la refundición de la humanidad en un sentido de superación humana en todos los órdenes de la vida; de otro, en el modo cómo, ante el pesimismo inscrito en el corazón del Ensayo, reaccionan las nuevas generaciones, ávidas de sobreponerse a todo, fatalismo y de imponer una vez más a la materia los dictados de un espíritu creador y libre que tantas maravillas ha deparado ya, durante la última mitad de siglo, en el campo de la actividad científica y que tantas y tantas posibilidades encierra, incluso en el orden moral, llevado de su inextinguible afán de mejoramiento y poderío.
En resumen, pues, diremos que, aun cuando la teoría de las razas no esté exenta de lunares y aun cuando las consecuencias sacadas de ella hayan sido muy otras que las que cabía esperar de los principios en que se asienta, éstos no han sido en modo alguno invalidados. Las grandes directivas que el genio de Gobineau imprimiera al problema de las razas subsisten íntegramente. Y esto lo reconoce el propio Elie Faure, que es quien mayor número de objeciones ha opuesto a la doctrina. Por lo demás, como estudio psicológico de las razas, el libro es de una profundidad y veracidad indiscutibles. En este aspecto, las perspectivas que ante nuestras miradas proyecta el autor son tales, que forzosamente hemos de reconocer como fundada la opinión según la cual no puede jactarse nadie de conocer verdaderamente a su propia patria, cualquiera que ésta sea, ni en el pasado ni el presente, a menos de haber recorrido una a una las páginas de este Ensayo.

F. S.

DEDICATORIA DE LA PRIMERA EDICIÓN (1854)

A Su Majestad Jorge V, rey de Hannover

Señor: Tengo el honor de ofrecer a Vuestra Majestad el fruto de largas meditaciones y estudios favoritos, a menudo interrumpidos, pero siempre reanudados.
Los graves acontecimientos ‑ revoluciones, trastornos Jurídicos ‑ que, desde largo tiempo, han agitado a los Estados europeos, inclinan fácilmente las imaginaciones hacia el examen de los hechos políticos
Mientras el vulgo no considera sino los resultados inmediatos de todo ello y sólo admira o reprueba los chispazos con que son heridos los intereses, los más graves pensadores tratan de descubrir las causas ocultas de tan terribles conmociones, y, remontando linterna en mano los oscuros senderos de la filosofía y de la historia, buscan en el análisis del corazón humano la clave de un enigma que tan hondamente turba a las naciones y a los espíritus.
Como los demás, he experimentado la inquieta curiosidad que suscita la agitación de las épocas modernas. Pero, al aplicar al estudio del problema todas las fuerzas de mi inteligencia, he visto mi estupor, ya muy grande, acrecentarse todavía. Dejando, poco a poco, lo confieso, la observación de la era actual por la de los períodos precedentes, y luego la de todo el pasado en conjunto reuní, estos diversos fragmentos en un vastísimo cuadro y guiado por la analogía, me dediqué casi a pesar mío, a la adivinación porvenir más remoto. No han sido únicamente las causas directas de nuestras supuestas tormentas reformadoras las que he juzgado digno conocer: he aspirado a descubrir las razones más elevadas de esa identidad de las enfermedades sociales que aun el conocimiento más imperfecto de los anales humanos nos permite reconocer en todas las naciones del pasado y que son, según todas las conjeturas, análogas a las de las naciones del porvenir.
Por lo demás, he creído advertir, para tales trabajos, facilidades peculiares de nuestra época. Si ésta, por sus agitaciones, invita a practicar una especie de química histórica, facilita también semejantes tareas. Las densas nubes, las profundas tinieblas que nos ocultaban, desde tiempo inmemorial, los orígenes de civilizaciones diferentes de la nuestra, se alejan y disipan al calor de la ciencia. Una maravillosa depuración de los métodos analíticos, luego de presentarnos, a través de Niebuhr, una Roma ignorada de Tito Livio, nos descubre y explica también las verdades, mezcladas con los relatos fabulosos, de la infancia helénica. En otro lugar del mundo, los pueblos germánicos, por mucho tiempo desconocidos, se nos muestran tan grandes y tan majestuosos, como bárbaros dieran en pintarlos los escritores del Bajo Imperio. Egipto abre sus hipogeos, traduce sus jeroglíficos, confiesa la edad de sus pirámides. Asiria muestra sus palacios y sus inscripciones sin fin, no ha mucho enterradas aún bajo sus propios escombros. El irán de Zoroastro nada supo ocultar a las poderosas investigaciones de Burnouf, y la India primitiva nos cuenta, en los Vedas, hechos muy cercanos a la época de la Creación. Del conjunto de estas conquistas, ya tan importantes en sí mismas, se obtiene una comprensión más exacta y vasta de Herodoto, de Homero y, sobre todo, de los primeros capítulos del Libro sagrado, ese abismo de aserciones cuya riqueza y rectitud no logramos nunca admirar lo bastante cuando es abordado con un espíritu provisto de luces suficientes.
Tantos descubrimientos insospechados o inesperados no están, sin duda, a cubierto de los ataques de la crítica. Las listas de las dinastías, el encadenamiento regular de los reinados y de los hechos, presentan serias lagunas.
Sin embargo, entre sus resultados incompletos, los hay admirables para los trabajos de que me ocupo, y algunos más provechosos que las tablas cronológicas mejor establecidas. Lo que en ellos recojo con júbilo es la revelación de los usos, de las costumbres, hasta los retratos, hasta la indumentaria de las naciones desaparecidas. Se conoce ya el estado de sus artes. Se percibe toda su vida, física y moral, pública y privada, y nos es ya posible reconstruir, con ayuda de los materiales más auténticos, lo que forma la personalidad de las razas y el principal criterio de su valor.
Ante tamaña acumulación de riquezas enteramente nuevas o enteramente conocidas de nuevo, no es ya permitido a nadie intentar explicar el complicado juego de las relaciones sociales, los motivos de florecimiento o decadencia de las naciones con la sola ayuda de consideraciones abstractas y puramente hipotéticas que pueda brindar una filosofía escéptica. Ante la abundancia de hechos positivos que surgen por doquier y brotan de todas las sepulturas y se yerguen ante quien trata de interrogarlos, ya no es lícito ir, con los teorizantes revolucionarios, acumulando oscuridades para extraer de ellas seres fantásticos y complacerse en hablar de quimeras en los ambientes políticos a ellos afines. La realidad, harto notoria, harto apremiante, nos veda tales juegos, a menudo impropios, siempre nefastos.
Para decidir cuerdamente acerca de los caracteres de la humanidad, el tribunal de la Historia es hoy el único competente. Es, por lo demás, lo reconozco, un árbitro severo, un juez muy temible para ser evocado en épocas tan tristes como la presente.
No es que el pasado esté sin mácula. En él hay de todo, y por lo mismo nos brinda la confesión de muchas faltas y descubrimos en él más de un vergonzoso desfallecimiento. Los hombres de hoy podrían incluso alardear de algunos méritos de que él carece. Mas, si, para rechazar sus acusaciones, se le ocurre de súbito evocar las sombras grandiosas de los períodos heroicos ¿qué dirán? Si les reprocha el haber comprometido la le religiosa, la fidelidad política, el culto al deber, ¿qué responderán? Si les afirma que ya no son aptos para proseguir el desenvolvimiento de conocimientos cuyos principios fueron por él reconocidos y expuestos; si añade que la antigua virtud se ha convertido en un objeto de burla; que la energía ha pasado del hombre al vapor; que la poesía se ha extinguido, que sus grandes intérpretes han dejado de existir; que lo que llamamos intereses se reduce a lo que existe de más mezquino, ¿qué alegar?
Nada, sino que todas las cosas bellas, sumidas en el olvido, no están muertas y dormitan; que todos los tiempos han conocido períodos de transición, épocas en que el sufrimiento lucha con la vida y de las que ésta se libera, al fin, victoriosa y resplandeciente, y que, puesto que la Caldea demasiado envejecida fue reemplazada antaño por la joven y vigorosa Persia, Grecia decrépita por la Roma viril y la bastarda dominación de Augústulo por los reinados de los nobles príncipes teutónicos, asimismo las razas modernas lograrán rejuvenecerse.
Es eso lo que yo mismo esperé un instante, un instante muy breve, y hubiera querido responder a la Historia para confundir sus acusaciones y sus sombríos pronósticos, si no me hubiese contenido la idea abrumadora de que me precipitaba en demasía al avanzar una proposición falta de pruebas. Quise buscarías, y me vi así incesantemente conducido, en mi simpatía por las manifestaciones de la humanidad viviente, a profundizar más y más los secretos de la humanidad muerta.
Entonces fue cuando, de inducciones en inducciones, tuve que penetrarme de esta evidencia: que la cuestión étnica domina todos los demás problemas de la Historia, constituye la clave de ellos, y que la desigualdad de las razas cuyo concurso forma una nación, basta a explicar todo el encadenamiento de los destinos de los pueblos. Por lo demás, no existe nadie que no haya tenido algún presentimiento de una verdad tan manifiesta. Cada cual ha podido observar que ciertos grupos humanos, al arrojarse sobre un país, transformaron antaño, por una acción repentina, sus hábitos y su existencia, y que allá donde, antes de su llegada, reinaba la torpeza, mestráfonse hábiles en hacer surgir una actividad inusitada. Es así cómo, para citar un ejemplo, le fue comunicada una nueva energía a La Gran Bretaña con la invasión anglosajona, por un decreto de la Providencia que, al conducir a aquella isla a algunos de los pueblos sometidos al yugo de los ilustres antepasados de VUESTRA MAJESTAD, quiso, como lo observara un día, muy sagazmente, una Augusta Persona, deparar a las dos ramas de la propia nación esta misma Casa soberana, cuyos gloriosos derechos arrancan de épocas remotas de la estirpe más heroica.
Luego de reconocer que existen razas fuertes y razas débiles, me he dedicado a observar de preferencia las primeras, a descubrir sus aptitudes, y sobre todo a remontar la cadena de sus genealogías. Siguiendo este método, acabé por convencerme de que todo cuanto hay de grande, noble y fecundo en la Tierra, en materia de creaciones humanas: la ciencia, el arte, la civilización, conduce al observador hacia un punto único, no ha salido sino de un mismo germen, no ha emanado sino de un solo pensamiento, no pertenece sino a una única familia cuyas diferentes ramas han dominado en todos los países cultos del Universo.
La exposición de esta síntesis se encuentra en el presente ¡abro, cuyo homenaje vengo a depositar al pie del trono de VUESTRA MAJESTAD.
No me era permitido‑ y no lo intenté siquiera ‑alejarme de las regiones elevadas y puras de la discusión científica para descender al terreno de la polémica contemporánea. No he tratado de esclarecer ni el porvenir de mañana, ni tampoco el de los años que siguen. Los períodos que trazo son amplios y vastos. Comienzo con los primeros pueblos que existieron, para bucear incluso en aquellos que no viven aún. No calculo sino por series de siglos. Hago, en una palabra, geología moral. Hablo raramente del hombre, más raramente todavía del ciudadano o del súbdito, y a menudo y siempre de las diferentes fracciones étnicas, pues no se trata para mí, en las cimas donde me he situado, ni de nacionalidades fortuitas, ni siquiera de la existencia de los Estados, sino de las razas, de las sociedades y de las civilizaciones diversas.
Al trazar aquí estas consideraciones, me siento enardecido, SEÑOR, por la protección que el vasto y elevado espíritu de VUESTRA MAJESTAD otorga a los esfuerzos de la inteligencia y por el interés más particular con que ELLA honra los trabajos de la erudición histórica. Nunca dejaré de conservar el recuerdo de las preciosas enseñanzas que me ha sido dable recoger de labios de VUESTRA MAJESTAD, y osaré añadir que no sé qué admirar más, si los conocimientos tan brillantes y sólidos, de los cuales el Soberano de Hannover posee las más variadas cosechas, o bien el generoso sentimiento y las nobles aspiraciones que los fecundan y que brindan a sus pueblos un reinado tan próspero.
Lleno de un reconocimiento inalterable por las bondades de VUESTRA MAJESTAD, le ruego se digne acoger la expresión del profundo respeto con que me honro en ser, SEÑOR, de VUESTRA MAJESTAD muy humilde y muy obediente servidor.

A. DE GOBINEAU



ANTEPRÓLOGO DE LA SEGUNDA EDICIÓN FRANCESA.

Este libro fue publicado por primera vez en 1853 (tomo I y tomo II); los dos últimos volúmenes (tomo III y tomo IV) son de 1855. En la edición actual no se ha cambiado una línea, y no porque, en el intervalo, ciertos trabajos no hayan determinado bastantes progresos de detalle. Pero ninguna de las verdades por mí expuestas ha sido quebrantada, y he juzgado necesario mantener la verdad tal como la descubrí. Antaño, no se abrigaba sobre las Razas humanas más que sospechas muy tímidas. Se sentía vagamente que era preciso excavar por ese lado si se deseaba poner al descubierto la base no conocida aún de la historia, y se presentía que dentro de ese orden de nociones apenas desbastadas, debajo de esos misterios tan oscuros, debían de encontrarse a ciertas profundidades los vastos cimientos sobre los cuales se han elevado gradualmente los pavimentos, luego los muros, en una palabra, todos los desenvolvimientos sociales de las multitudes tan variadas cuyo conjunto comprende el mosaico de nuestros pueblos. Pero se ignoraba el camino a seguir para llegar a alguna conclusión.
Desde la segunda mitad del último siglo, se razonaba sobre los anales generales y se pretendía, no obstante, reducir todos estos fenómenos expuestos en series a leyes fijas. Esta nueva manera de clasificarlo todo, de alabar, de condenar, por medio de fórmulas abstractas cuyo rigor se esforzaban en demostrar, llevaba naturalmente a sospechar, bajo el desarrollo de los hechos, una fuerza cuya naturaleza no había sido nunca conocida. La prosperidad o el infortunio de una nación, su grandeza y su decadencia, nos habíamos por mucho tiempo contentado con hacerlos derivar de las virtudes y de los vicios, aplicándolos sobre el punto especial que se examinaba. Un pueblo honrado debía ser necesariamente un pueblo ilustre, y, al revés, una sociedad que practicaba demasiado libremente el reclutamiento activo de las conciencias relajadas, debía provocar sin remisión la ruina de Susa, de Atenas, de Roma, del mismo modo que una situación análoga había atraído el castigo final sobre las difamadas ciudades del Mar Muerto.
Dando vuelta a semejantes llaves, se había creído abrir todos los misterios; pero, en realidad, todo permanecía cerrado. Las virtudes útiles a las grandes agrupaciones sociales tienen que ofrecer un carácter muy particular de egoísmo colectivo que las hace desemejantes de lo que se entiende por virtud entre los particulares. El bandido espartano, el usurero romano fueron personajes públicos de singular eficacia, aunque, juzgados desde el punto de vista moral, Lisandro y Catón fuesen individuos muy ruines; hubo que convenir en ello luego de reflexionado y, en consecuencia, si se alababa la virtud en un pueblo y se censuraba con indignación el vicio en otro, había que reconocer y confesar en voz alta que no se trataba de méritos y deméritos que interesasen a la conciencia cristiana, sino de ciertas aptitudes, de determinadas fuerzas activas del alma e incluso del cuerpo, que impulsaban o paralizaban el desenvolvimiento de la vida de las naciones, lo que llevaba a preguntarse por qué una de éstas podía lo que otra no podía, y así se encontraba uno obligado a confesar que el hecho era una resultante de la raza.
Durante algún tiempo se contentaron todos con esa declaración, a la cual no se sabía cómo dar la precisión necesaria. Era una palabra huera, una frase, y ninguna época se ha pagado nunca de palabras ni se ha complacido con ello tanto como la presente. Una especie de translúcida curiosidad que emana comúnmente de los vocablos inexplicados, era proyectada aquí por los estudios fisiológicos y resultaba suficiente, o, por lo menos, se quiso por algún tiempo que así fuese. Por lo demás, se temía lo que iba a seguir. Se sentía que si el valor intrínseco de un pueblo deriva de su origen, era preciso restringir, suprimir quizá todo lo que llamamos 1gualdad y, además, un pueblo grande o miserable no podría ya ser objeto alabanza o de censura. Ocurriría lo que con el valor relativo del oro y del cobre. Ante tales consecuencias se retrocedía.
¿Había que admitir, en esos días de infantil pasión por la igualdad, que entre los hijos de Adán existiese una jerarquía tan poco democrática? ¡Cuántos dogmas, así filosóficos como religiosos, se aprestaban a protestar!
No obstante los titubeos, se seguía avanzando; los descubrimientos se acumulaban y sus voces estallaban y exigían que no se desvariase. La geografía contaba lo que tenía ante sus ojos; las colecciones desbordaban de nuevos tipos humanos. La historia antigua mejor estudiada, los secretos asiáticos mejor descifrados, las tradiciones americanas más accesibles que antes lo fueran, todo proclamaba la importancia de la raza. Había que decidirse a penetrar la cuestión tal como ella es.
En esto, se presentó un filólogo, M. Prichard, historiador mediocre, teólogo aún más mediocre, que empeñado sobre todo en probar que todas las razas se equivalen, sostuvo que no había por qué tener miedo y se infundió miedo a sí mismo. Se propuso, no saber ni decir la verdad de las cosas, sino tranquilizar a los filántropos. A este intento, juntó cierto número, de hechos aislados, observados mas o menos bien y con los cuales intentó probar la aptitud innata del negro de Mozambique y del malayo de las islas Marianas para llegar a ser altísimos personajes, por poco que la ocasión lo permitiese. R. Prichard fue, no obstante, muy de elogiar por el solo hecho de haber dado realmente con la dificultad. Lo hizo, es cierto, por el lado fácil, pero lo hizo, y nunca se lo agradeceremos bastante.
Entonces escribí este libro. Desde su aparición, ha dado lugar a numerosas discusiones. Sus principios han sido menos combatidos que las aplicaciones y, sobre todo, que las conclusiones. Los partidarios del progreso ilimitado no se mostraron con él nada benévolos. El sabio Ewald emitió la opinión de que se trataba de una inspiración de los católicos extremistas; la Escuela positivista lo declaró peligroso. Mientras tanto, escritores que no son ni católicos ni positivistas, pero que poseen hoy una gran reputación, han introducido de incógnito, sin confesarlo, los principios y aun partes enteras del libro en sus obras y, en suma, Fallmereyer no se equivocó al afirmar que a ellos se recurre más a menudo y más ampliamente e lo que se da en reconocer.
Una de las ideas capitales de esta obra, es la gran influencia de las mezclas étnicas, o, dicho de otro modo, de los enlaces entre razas diversas. Fue la primera vez que se estableció esta observación y que al hacer resaltar los resultados desde el punto de vista social se presentó este axioma: que tal cual resultase el cruce obtenido, tanto valdría la variedad humana producto de la mezcla y que los progresos y retrocesos de las sociedades no son sino los efectos de ese cruce. De ahí fue sacada la teoría de la selección, que se hizo célebre entre las manos de Darwin y más aún, de sus discípulos. De ello se originó, entre otros, el sistema de Buckle, y por la distancia considerable que media entre las opiniones de este filósofo y las mías, cabe medir el alejamiento relativo de las sendas que han debido trazarse dos pensamientos hostiles procedentes de un punto común. Buckle se vio interrumpido en su trabajo por la muerte; pero el sabor democrático de sus sentimientos le ha proporcionado, en estos tiempos, un éxito que tanto el rigor de sus deducciones como la solidez de sus conocimientos están lejos de justificar.
Darwin y Buckle han creado así las derivaciones principales del río que yo abrí. Muchos otros han dado simplemente como propias ciertas verdades, copiadas de mi libro, mezclándolas más o menos hábilmente con las ideas hoy en boga.
Dejo, pues, mi libro tal como lo hice, sin cambiarle absolutamente nada. Es la exposición de un sistema, la expresión de una verdad, hoy para mí tan diáfana e indubitable como cuando la profesé por primera vez. Los progresos de los conocimientos históricos no me han hecho cambiar de opinión en ningún sentido ni en ningún grado. Mis convicciones de antaño son las mismas de hoy, que no han oscilado ni hacia la derecha ni hacia la izquierda, y han seguido siendo tales cuales brotaron desde el primer momento. Las adquisiciones sobrevenidas en la esfera de los hechos en nada les perjudican. Los detalles se han multiplicado, lo que me complace. De los resultados obtenidos nada ha sido alterado. Me siento satisfecho de que los testimonios aportados por la experiencia hayan venido a demostrar en mayor grado aún la realidad de la desigualdad las Razas.
Confieso que hubiera podido sentirme tentado de juntar mi protesta a tantos otros que se levantan contra el darwinismo. Afortunadamente, no he olvidado que mi libro no es una obra de polémica. Su objetivo es profesar una verdad y no combatir los errores. Debo pues resistirme a toda veleidad belicosa. Por lo mismo me abstendré igualmente de disputar contra aquel supuesto alarde de erudición que, bajo el nombre de estudios prehistóricos, no deja de meter bastante ruido. En ese género de trabajos, rige la norma, siempre fácil, de pasar absolutamente por alto los documentos más antiguos de todos los pueblos. Es una manera de considerarse libre de toda referencia; se declara así la tábula rasa, y nos sentimos perfectamente autorizados, para llenarla a nuestro antojo, echando mano de las hipótesis que más convengan y llenando con ellas todas las lagunas. De este modo, lo disponemos todo a nuestro sabor y, con ayuda de una fraseología especial, computando los tiempos por Edades de piedra, de bronce, de hierro, sustituyendo la niebla geológica por aproximaciones de cronología nada sorprendentes, logramos colocar el espíritu en un estado de sobreexcitación, que permite imaginarlo todo y encontrarlo todo admisible. De esta suerte, en medio de las incoherencias más fantásticas, son puestos repentinamente al descubierto, en todos los rincones del Globo terrestre, hoyos, cuevas, cavernas de aspecto sumamente salvaje, de los cuales son extraídos espantosos montones de cráneos y tibias fósiles, detritos comestibles, conchas de ostras y osamentas de todos los animales posibles e imposibles, tallados, grabados, arañados, pulidos y sin pulir, hachas, puntas e flecha, herramientas innominadas; y desplomándose el conjunto sobre las imaginaciones excitadas, entre la fanfarria retumbante de una pedantería sin par, las llena de un pasmo tal que los adeptos pueden sin escrúpulo, con sir John Lubbock y M. Evans, héroes de tan rudas labores, asignar a aquellos objetos una antigüedad, ora de cien mil años, ora de quinientos mil, diferencias de tiempo sobre las cuales no se encuentra ninguna explicación.
Es preciso saber respetar los Congresos prehistóricos y sus diversiones. La afición cesará en cuanto sus excesos hayan subido de punto y los espíritus. hastiados reduzcan simplemente a polvo todas aquellas locuras. A partir de esta reforma indispensable, se quitará en fin las hachas de sílex y los cuchillos de obsidiana de las manos de los antropoides del profesor Haeckel, que tan mal uso hacen de ellos.
Estas fantasías, digo, cesarán por sí mismas. Las vemos ya cesar. La Etnología necesita pasar por estas locuras antes de mostrarse cuerda. Hubo un tiempo, no muy alejado de nosotros, en que los prejuicios contra las uniones consanguíneas eran tan extremos que éstas tuvieron que ser consagradas por la ley. Desposarse con una prima hermana equivalía a condenar de antemano a todos sus hijos a sordera y a las demás afecciones hereditarias. Nadie daba en pensar que las generaciones que precedieron a la nuestra, muy inclinadas a las uniones consanguíneas, no experimentaron las consecuencias mórbidas que se pretende atribuirles; que los Selyúcidas, los Tolomeos, los Incas, esposos de sus hermanas, poseían unos y otros espléndida salud y muy estimable inteligencia, dejando aparte su belleza, generalmente excepcional. Hechos tan concluyentes, tan irrefutables, no podían convencer a nadie, puesto que se pretendía utilizar por la fuerza las fantasías de un liberalismo que, no gustando de la exclusiva capitular, era contrario a toda pureza de sangre, y se aspiraba lo más posible a celebrar la unión del negro y del blanco, de la cual proviene el mulato. Lo que había que demostrar como peligroso e inadmisible, era una raza que no se unía ni se perpetuaba sino consigo misma. Una vez se hubo desvariado lo bastante, las experiencias enteramente decisivas del doctor Broca destruyeron para siempre una paradoja a la que no tardarán en juntarse las fantasmagorías de idéntico calibre.
Dejo, lo repito, estas páginas tal cual las escribí en la época en que la doctrina que encierran brotó de mi espíritu, al modo como un pájaro asoma la cabeza fuera del nido y busca su ruta en el espacio sin límites. Mi teoría ha sido lo que es, con sus debilidades su fuerza, su exactitud y sus errores, análoga a todas las adivinaciones humanas. Tomó su vuelo, y lo prosigue. No trataré ni de acortar ni de alargar sus alas, y menos aún de rectificar su vuelo. ¿Quién me prueba que hoy lo dirigiría mejor y sobre todo que llegaría a mayor altura en las regiones de la verdad? Lo que reputé exacto, por tal sigo estimándolo, y no tengo, pues, por qué introducir en ello ningún cambio.
Este libro es, pues, la base de todo lo que he podido hacer y haré en lo futuro. En cierto modo, lo empecé desde mí infancia. Es la expresión de los instintos aportados por mí al nacer. Desde el primer día en que reflexioné, y reflexioné muy pronto, sentí avidez por comprender mi propia naturaleza, vivamente impresionado por esta máxima: «Conócete ti mismo»; no juzgué que pudiese conocerme sin saber cómo era el medio en que iba a vivir y que, en parte, me inspiraba la simpatía más apasionada y tierna, y, en parte, me asqueaba y me llenaba de odio, de menosprecio y de horror. He hecho, pues, lo posible para penetrar en el aná1isis de lo que llamamos, de una manera más general de lo que convendría, la especie humana, y a este estudio debo lo que expongo aquí.
Lentamente surgió de esta teoría la observación más detallada y minuciosa de la leyes por mi establecidas. Comparé las razas entre sí. Escogí una entre lo que encontré de mejor y escribí la Historia de los Persas, para mostrar, con el ejemplo de la nación aria más aislada de todas sus congéneres, cuán importantes son las diferencias de clima, de vecindad y las circunstancias de tiempo para cambiar o refrenar el genio de una raza.
Luego de haber terminado esta segunda parte de mí tarea pude abordar las dificultades de la tercera, causa y objetivo de mí interés. Tracé la historia de una familia, de sus facultades recibidas desde su origen, de sus aptitudes, de sus defectos, de las fluctuaciones que influyeron en su destino, y escribí la historia de Ottar Jarl, pirata noruego, y de su descendencia. Así es cómo, después de haber quitado la envoltura verde, espinosa, gruesa de la nuez, y luego la corteza leñosa, puse al descubierto el núcleo. El camino por mí recorrido no conduce a uno de esos promontorios escarpados donde el suelo se quiebra, sino a una de esas llanuras angostas, donde, con la ruta abierta ante sí, el individuo hereda resultados supremos de la raza, sus instintos buenos o malos, fuertes o débiles, y desarrolla libremente su personalidad.
Hoy amamos las grandes unidades, los vastos conjuntos en los que las entidades aisladas desaparecen. Lo conceptuamos producto de la ciencia. En cada época, ésta quisiera devorar una verdad que te estorba. No hay por qué asustarse de ello. Júpiter escapa siempre a la voracidad de Saturno, Y el esposo y el hijo de Rhea, dioses uno y otro, reinan, sin poder destruirse mutuamente, sobre la majestad del Universo.


LIBRO PRIMERO

Consideraciones preliminares; definiciones,
investigación y exposición de las leyes naturales
que rigen el mundo social


CAPÍTULO PRIMERO.

LA CONDICIÓN MORTAL DE LAS CIVILIZACIONES Y DE LAS SOCIEDADES RESULTA DE UNA CAUSA GENERAL Y COMÚN.

El hundimiento de las civilizaciones es el más destacado y al mismo tiempo el más oscuro de todos los fenómenos de la historia. Al llenar de espanto al espíritu, este desastre encierra algo tan enigmático y grandioso, que el pensador no se cansa de observarlo, de estudiarlo, de dar vueltas en torno de su secreto. Sin duda alguna, el nacimiento y la formación de los pueblos brindan al examen observaciones muy interesantes: el desarrollo sucesivo de las sociedades, sus éxitos, sus conquistas, sus triunfos, no pueden menos de impresionar y atraer muy vivamente la imaginación; pero estos hechos, por muy grandes que los supongamos, parecen explicarse fácilmente; se les acepta como simples consecuencias de los dones intelectuales del hombre; por el solo hecho de existir, explican los grandes hechos a que han dado origen. Así, ni dificultades ni vacilaciones por este lado. Pero cuando, tras un período de poderío y de gloria, nos damos cuenta de que todas las cosas humanas tienen su decadencia y su hundimiento, todas, he dicho, y no tal ni tal otra; cuando se descubre el taciturno aspecto con que el Globo nos muestra, esparcidos sobre su superficie, los restos de las civilizaciones que precedieron a la nuestra, y no sólo de las civilizaciones conocidas, sino también de muchas otras cuyos nombres se ignoran, y de algunas que, yacentes en esqueletos de piedra en el fondo de las selvas casi contemporáneas del mundo [1], no nos han legado siquiera este leve recuerdo; cuando el espíritu, retornando hacia nuestros Estados modernos, se da cuenta de su extrema juventud, se confiesa que datan de ayer, y que algunos de ellos son ya caducos: entonces se reconoce, no sin algún filosófico espanto, cuán rigurosamente la palabra de los profetas acerca de la inestabilidad de las cosas se aplica lo mismo a las civilizaciones que a los pueblos, lo mismo a los pueblos que a los Estados, lo mismo a los Estados que a los individuos, y nos vemos forzados a reconocer que toda agrupación humana, aun protegida por la complicación más ingeniosa de los lazos sociales, contrae, el mismo día en que se forma, y oculto entre los elementos de su vida, el principio de una muerte inevitable.
Pero ¿cuál es ese principio? ¿Es igualmente uniforme que el resultado a que conduce, y perecen todas las civilizaciones por una causa idéntica?
A primera vista, nos sentimos tentados de responder negativamente, pues hemos visto derrumbarse numerosos Imperios: Asiria, Egipto, Grecia, Roma, en circunstancias que en nada se parecen. Sin embargo, ahondando algo, no tardamos en descubrir, en esa misma necesidad de fenecer que pesa imperiosamente sobre todas las sociedades sin excepción, la existencia, irrecusable, aunque latente, de una causa general, y, partiendo de este principio seguro de muerte natural independiente de todos los casos de muerte violenta, advertimos que todas las civilizaciones, después de haber durado algo, acusan al observador perturbaciones íntimas, difíciles de definir, pero no menos difíciles de negar, que presentan en todos los lugares y en todos los tiempos un carácter análogo; en fin, observando una diferencia evidente entre la ruina de los Estados y la de las civilizaciones, viendo la misma especie de cultura ora persistir en un país bajo una dominación extranjera y desafiar los acontecimientos más calamitosos, ora, por el contrario, ante trastornos mediocres, desaparecer o transformarse, nos aferrarnos más y más a la idea según la cual el principio de muerte, visible en el fondo de todas las sociedades, es no sólo inherente a su vida, sino también uniforme e idéntico para todas.
Los estudios cuyos resultados expongo aquí, han sido consagrados al examen de este importante hecho.
Somos nosotros, hombres modernos, los primeros en saber que toda agrupación humana y el género de cultura intelectual que de ella se deriva deben perecer. Las épocas precedentes no lo creían. En la antigüedad asiática, el espíritu religioso, impresionado, como ante una aparición anormal, por el espectáculo de las grandes catástrofes políticas, las atribuía a la cólera celeste que castigaba los pecados de una nación; era, se decía, un castigo a propósito para llevar al arrepentimiento a los culpables todavía impunes. Los judíos, interpretando erróneamente el sentido de la Promesa, suponían que su Imperio no moriría nunca. Roma, en el mismo momento en que empezaba a hundirse, no abrigaba la menor duda de la eternidad del suyo [2]. Pero, gracias a haber visto más, las generaciones actuales saben mucho más también; y, del mismo modo que nadie duda de la condición universalmente mortal de los seres humanos, puesto que todos los que nos precedieron han muerto, así también creemos firmemente que los pueblos tienen los días contados aunque más numerosos; pues ninguno de los que reinaron antes que nosotros prosigue su marcha a nuestro lado. Hay, pues, para la explicación de nuestro tema, pocas cosas aprovechables en la sabiduría antigua, a excepción de una sola observación fundamental: el reconocimiento del dedo divino en la conducta de este mundo, base sólida y primera de la que no hay que apartarse, aceptándola con toda la amplitud que le asigna la Iglesia católica. Es incuestionable que no se extingue ninguna civilización sin que Dios lo quiera, y el aplicar a la condición mortal de todas las sociedades el axioma sagrado de que se servían los antiguos santuarios para explicar algunas destrucciones importantes, erróneamente consideradas por ellos como casos aislados, es proclamar una verdad de primer orden, que debe presidir el estudio de las verdades terrestres. Admito de buen grado que todas las sociedades perecen porque son culpables; con ello no se hace más que establecer un justo paralelismo con la condición de los individuos, descubriendo en el pecado el germen de la destrucción. Bajo este aspecto, nada se opone, incluso razonando según las simples luces del espíritu, a que las sociedades sigan la suerte de los seres que las integran, y, culpables por ellos, fenezcan como ellos; pero, aparte de estas dos verdades, la sabiduría antigua no nos brinda ninguna ayuda.
Acerca de las vías que sigue la voluntad divina para llevar los pueblos a la muerte, nada nos dice de preciso; por el contrario, se inclina a considerar estas vías como esencialmente misteriosas. Penetrada de piadoso terror a la vista de las ruinas, cree harto fácilmente que los Estados que se derrumban no pueden ser sacudidos y pulverizados si no es por efecto de algún prodigio. Que se haya producido en ciertas circunstancias un hecho milagroso, me inclino sin esfuerzo a creerlo, en tanto que los libros sagrados lo afirman; pero en los casos en que los testimonios sagrados no se pronuncian de una manera formal ‑y es en la mayoría de ellos ‑, cabe legítimamente considerar la opinión de los tiempos antiguos como insuficientemente fundada y reconocer por el contrario, que, puesto que la ira celeste se ejerce sobre nuestras sociedades de una manera constante y por efecto de una decisión anterior al establecimiento del primer pueblo, la sentencia se ejecuta de una manera prevista, normal y en virtud de prescripciones definitivamente inscritas en el Código del Universo, al lado de las demás leyes que, en su inmutable regularidad, rigen la naturaleza animada así como el mundo inorgánico.
Si nos asiste el derecho de reprochar precisamente a la filosofía sagrada de los primeros tiempos el que, en su falta de experiencia, se haya limitado, para explicar un misterio, a la exposición de una verdad teológica indubitable, pero que es a su vez otro misterio, y el que no haya llevado sus investigaciones hasta la observación de los hechos que pertenecen a la esfera de la razón, por lo menos no se la puede acusar de haber ignorado la magnitud del problema buscándole soluciones a ras del suelo. Hablando con exactitud, se contentó con plantear noblemente el problema, y, si no lo ha resuelto ni aclarado siquiera, por lo menos no lo ha convertido en un manantial de errores. En este se coloca muy por encima de los trabajos aportados por las Escuelas racionalistas.
Los espíritus cultos de Atenas y de Roma establecieron esta doctrina aceptada hasta hoy, según la cual los Estados, los pueblos, las civilizaciones no perecen sino por efecto del lujo, la molicie, la mala administración, la corrupción de las costumbres, el fanatismo. Todas estas causas, ya reunidas, ya aisladas, fueron consideradas responsables de la muerte de las sociedades; y la consecuencia necesaria de esta opinión es que, allí donde dejan de actuar, no puede tampoco existir ninguna fuerza disolvente. El resultado final consiste en establecer que las sociedades no mueren sino de muerte violenta, más dichosas en esto que los hombres, y que, eludidas las causas de destrucción que acabo de enumerar, podemos perfectamente imaginarnos una nacionalidad tan duradera como el mismo Globo. Al inventar esta tesis, los antiguos no sospecharon ni remotamente el alcance de ella; en tal tesis no vieron sino un medio de darle un sostén a la doctrina moral, único objetivo, como se sabe, de su sistema histórico. En los relatos de los acontecimientos, se preocupaban tan vivamente de subrayar ante todo la saludable influencia de la virtud, los deplorables efectos del crimen y del vicio, que todo lo que se separaba de este cuadro normal les importaba medianamente y permanecía a menudo inadvertido o descuidado. Este método era falso, mezquino, y aun con frecuencia iba contra la intención de sus autores, puesto que empleaba, según las necesidades del momento, el nombre de virtud y de vicio de una manera arbitraria; pero, hasta cierto punto, le sirve de excusa el severo y loable sentimiento en que se basaba, y, si el genio de Plutarco y el de Tácito no sacaron de esa teoría nada más que novelas y libelos, se trata de novelas sublimes y de libelos generosos.
Quisiera poder mostrarme también indulgente con la aplicación que de ella hicieron los autores del siglo dieciocho; pero existe entre éstos y aquellos una diferencia demasiado grande: los primeros tendían hasta la exageración al mantenimiento del orden social; los segundos se mostraban ávidos de novedades y tendieron encarnizadamente a destruirlo: unos se esforzaron en hacer fructificar noblemente su función; los otros sacaron de ello espantosas consecuencias, convirtiéndolo en un arma contra todos los principios de gobierno, en los que sucesivamente descubrían un germen de tiranía, de fanatismo, de corrupción. Para impedir que la sociedad perezca, el procedimiento volteriano consiste en destruir la religión, la ley, la industria, el comercio, so pretexto de que la religión es el fanatismo; la ley, el despotismo; la industria y el comercio, el lujo y la corrupción. Seguramente, la causa de tantos abusos son los malos gobiernos.
Mi objetivo no es, en modo alguno, entablar una polémica; no he querido sino hacer observar hasta qué punto la idea común a Tucídides y al abate Raynal origina resultados divergentes; conservadora en uno, cínicamente agresiva en el otro, es en ambos casos un error. No es cierto que las causas a las cuales se atribuye el hundimiento de las naciones sean necesariamente culpables de ello, aun reconociendo de buen grado que pueden manifestarse en el momento de morir un pueblo, niego que posean fuerza suficiente y estén dotadas de una energía destructiva bastante segura para determinar por sí solas la irremediable catástrofe.

CAPÍTULO II.

EL FANATISMO, EL LUJO, LAS MALAS COSTUMBRES Y LA IRRELIGIÓN NO ACARREAN NECESARIAMENTE EL HUNDIMIENTO DE LAS SOCIEDADES.

Es ante todo necesario explicar bien lo que entiendo por una sociedad. Una sociedad no es el círculo más o menos vasto en el cual se ejerce, bajo una forma u otra, una soberanía distinta. La república de Atenas no es una sociedad, como tampoco lo es el Reino de Magada, ni el imperio del Puente, ni el Califato de Egipto en la época de los Fatimitas. Son fragmentos de sociedad que indudablemente se transforman, se juntan o se subdividen bajo la presión de las leyes naturales que busco, pero cuya existencia o muerte no envuelve la existencia o la muerte de una sociedad. Su formación no es sino un fenómeno a menudo transitorio y que solo ejerce una acción limitada o aun indirecta sobre la civilización en medio de la cual se produjo. Lo que entiendo por sociedad, es una reunión, más o menos perfecta desde el punto de vista político, pero completa desde el punto de vista social, de hombres vivientes movidos por ideas análogas y con instintos idénticos. Así Egipto, Asiria, Grecia, Judea, China, han sido o son todavía el teatro donde sociedades distintas han desarrollado sus destinos, abstracción hecha de las perturbaciones sobrevenidas en sus constituciones políticas. Como no hablaré de los fragmentos sino cuando mi razonamiento pueda aplicarse al conjunto, emplearé la palabra nación o la de pueblo en el sentido general o restricto, sin que ninguna anfibología pueda derivarse de ello. Hecha esta definición, vuelvo al examen del asunto, y paso a demostrar que el fanatismo, el lujo, las malas costumbres y la irreligión no son instrumentos de muerte segura para los pueblos.
Todos estos hechos han sido hallados, unas veces aisladamente, otras simultáneamente y con gran intensidad, en naciones que se desenvolvían a maravilla, o que, por lo menos, no se resentían de ellos lo más mínimo.
El Imperio americano de los Aztecas parecía existir sobre todo para la mayor gloria del fanatismo. No conozco nada de más fanático que un estado social que, cual éste, descansaba sobre una base religiosa, incesantemente regada con la sangre de los sacrificios humanos[3]. Recientemente se ha negado [4], y quizá con alguna razón, que los antiguos pueblos europeos hubiesen practicado nunca la matanza religiosa sobre víctimas reputadas inocentes, excluyendo de esta categoría a los prisioneros de guerra o a los náufragos; mas, para los Mejicanos, todas las víctimas les parecían buenas. Con aquella ferocidad que un filósofo moderno reconoce como el carácter general de las razas del Nuevo Mundo [5], sacrificaban despiadadamente y a bulto en sus altares a los conciudadanos, lo que no era obstáculo para que fuesen un pueblo pujante, industrioso, rico, y que ciertamente hubieran todavía durado, reinado y degollado por largo tiempo, si el genio de Hernán Cortés y la bravura de sus compañeros no hubiese puesto fin a la monstruosa existencia de tal Imperio. El fanatismo no origina, pues, la muerte de los Estados.
El lujo y la molicie no son mayores culpables de ello; sus efectos alcanzan a las clases elevadas, y dudo que entre los Griegos, los Persas, los Romanos la molicie y el Lujo, aun revistiendo otras formas, hubiesen tenido mayor intensidad que la que revisten actualmente en Francia, Alemania, en Inglaterra, en Rusia, sobre todo en Rusia y entre nuestros vecinos del otro lado de la Mancha; y precisamente estos dos últimos países parecen dotados de una vitalidad muy peculiar entre los Estados de la Europa moderna. Y en el Medioevo, los Venecianos, los Genoveses, los Pisanos, no por acumular en sus almacenes, ni exhibir en sus palacios, ni pasear en sus naves, por todos los mares, los tesoros del mundo entero, resultaban ciertamente los más débiles. Para un pueblo, la molicie y el lujo no son, pues, necesariamente causas de decadencia y de muerte.
La misma corrupción de costumbres, el más horrible de los azotes, no desempeña indefectiblemente un papel destructor. Precisaría, para que así fuese, que la prosperidad de una nación, su poderío y su preponderancia manifestasen desarrollarse en razón directa de la de la pureza sus costumbres; y precisamente es esto lo que no acontece. En general, se abandona ya la extravagante costumbre de atribuir infinidad de virtudes a los Romanos primitivos [6]. Nada de edificante vemos, y con razón, en aquellos patricios de antigua alcurnia que trataban a sus mujeres como esclavas, a sus hijos como ganado, y a sus acreedores como bestias feroces; y, si aun hubiese quien, en defensa de tan mala causa, arguyese una supuesta variación del nivel moral en las distintas épocas, no seria nada difícil rechazar el argumento y demostrar su escasa solidez. En todos los tiempos, el abuso de la fuerza ha provocado idéntica indignación; si los reyes no fueron expulsados a raíz de la violación de Lucrecia, si el Tribunado no fue instituido luego del atentado de Apio, por lo menos las causas más profundas de estas dos grandes revoluciones, al tomar como pretexto aquellos hechos, evidenciaron de sobra las contemporáneas disposiciones de la moral pública. No, no es en la más elevada virtud donde hay que buscar la causa del vigor de los primeros tiempos en los diversos pueblos; desde el comienzo de las épocas históricas, no ha habido agrupación humana, por pequeña que nos la imaginemos, en la cual las tendencias reprobables no se hayan manifestado; y sin embargo, aun doblegándose al peso de esta odiosa carga, los Estados no dejan de conservarse lo mismo, y a menudo, por el contrario, parecen deber su esplendor a instituciones abominables. Los Espartanos no se impusieron a la admiración sino por efecto de una legislación de bandidos. ¿Debieron los Fenicios su hundimiento a la corrupción que les roía y que iban sembrando por todo el mundo? No; muy al contrario, fue esta corrupción la que sirvió de instrumento principal de su poderío y de su gloria; a partir del día en que, en las orillas de las islas griegas [7] se dedicaron ‑ mercaderes pícaros, huéspedes desalmados – a seducir a las mujeres para convertirlas en mercadería, su reputación fue, a no dudarlo, justamente deshonrosa; pero ello no impidió que prosperasen, hasta alcanzar en los anales mundo un rango que ni su rapacidad ni su mala fe contribuyeron en lo más mínimo a despojarles.
Lejos de descubrir en las sociedades jóvenes una superioridad en el orden moral, creo que las naciones, al envejecer, y, por consiguiente, al aproximarse a su fin, presentan a los o os del censor un estado más satisfactorio. Las costumbres se suavizan, los hombres se entienden mejor, cada cual se desenvuelve con mayor desembarazo, los derechos recíprocos han ido definiéndose y comprendiéndose más cabalmente; y ello de modo tal, que las teorías sobre lo justo y lo injusto han alcanzado poco a poco el máximo de delicadeza. Difícil sería demostrar que en los tiempos en que los Griegos derrocaron el Imperio de Darío, así como en la época en que los Godos entraron en Roma, no hubiese en Atenas, en Babilonia y en la gran ciudad imperial mayor número de personas honradas que en los días gloriosos de Harmodio, de Ciro el Grande y de Publícola.
Sin remontarnos a aquellas épocas lejanas, podemos juzgar de ello por nosotros mismos. Uno de los puntos del Globo en que la civilización aparece más avanzada y ofrece un contraste más perfecto con los tiempos primitivos, es ciertamente París; y, sin embargo, numerosas personas religiosas y cultas confiesan que en ningún lugar, en ningún tiempo, se encontrarían tan eficaces virtudes, tan sólida piedad, tan suave regularidad, tanta delicadeza de conciencia como las que se encuentran hoy en esa gran capital. El ideal que en ella se forman del bien es tan elevado como pudiese serlo entre los más ilustres modelos del siglo XVII, y aun lo ha despojado de aquella acritud, de aquella rigidez y aspereza, oso decir de aquella pedantería, de que entonces solía adolecer; de manera que, para contrapesar los espantosos desvíos del espíritu moderno, encontramos, en los mismos lugares donde este espíritu ha establecido el asiento principal de su poderío, impresionantes contrastes, de cuyo consolador espectáculo carecieron en un grado igual los pasados siglos.
Ni siquiera veo que los períodos de corrupción y de decadencia dejen de contar con grandes hombres, esto es, con los grandes hombres más caracterizados por la energía de su carácter y por sus firmes virtudes. Si consulto la lista de los emperadores romanos, en su mayoría superiores a sus súbditos así por el mérito como por el rango, encuentro n res como los de Trajano, Antonino el Pío, Séptimo Severo, Joviano; y por debajo del trono, entre la misma plebe, admiro a los grandes doctores, a los grandes mártires, a los apóstoles de la Iglesia primitiva, sin contar a los paganos virtuosos. Añadiré que los espíritus activos, firmes, valerosos, llenaban las campiñas y los burgos hasta el punto de sugerir la duda de que en la época de Cincinato, y habida cuenta de las proporciones, Roma haya contado con tantos hombres eminentes en todos los órdenes de la humana actividad. El examen de los hechos es por completo concluyente.
Así, los varones virtuosos, enérgicos, esclarecidos, lejos de escasear en los períodos de, decadencia y de decrepitud de las sociedades, figuran quizá, por el contrario, en mayor numero que en el seno de los Imperios recién creados, y, además, el nivel común de la moralidad es en ellas superior. Resulta, pues, generalmente infundado pretender que, en los Estados que decaen, la corrupción de las costumbres sea más intensa que en los que acaban de nacer. Es igualmente discutible que sea esta misma corrupción la que destruye a los pueblos, puesto que ciertos Estados, lejos de sucumbir a su perversidad, han vivido de ella; pero cabe incluso ir más lejos, demostrando que el relajamiento moral no es necesariamente mortal, ya que, entre las dolencias que aquejan a las sociedades, posee la ventaja de poderse remediar, y a veces con notoria rapidez.
En efecto, las costumbres particulares de un pueblo presentan frecuentes oscilaciones según los períodos por que atraviesa su historia. Para no fijarnos sino en nosotros, Franceses observaremos que los Galorromanos de los siglos V y VI, raza sumisa, valían ciertamente más que sus heroicos vencedores, desde todos los puntos de vista que abarca la moral; ni siquiera, individualmente considerados, resultaban inferiores a ellos en bravura y en genio militar. Parece que, en los tiempos que siguieron, en cuanto ambas razas empezaron a mezclarse todo empeoró, y que, hacia los siglos VIII y IX, el suelo nacional no ofrecía un panorama del que tuviésemos que envanecernos demasiado. Mas en el decurso de los siglos XI, XII y XIII el espectáculo resultó totalmente otro, y, mientras la sociedad fue amalgamando sus elementos más discordes, el estado de las costumbres llegó a ser generalmente digno de respeto; entre las ideas de aquellos tiempos no tenían cabida esos ambages que alejan del bien a quien a él aspira. Los siglos XIV y XV constituyeron una época deplorable por su perversidad y sus conflictos; en ellos predominó el bandidaje; por mil conceptos, y en el sentido más amplio y más riguroso de la palabra, fue un período de decadencia; ante los libertinajes, las matanzas, las tiranías, la quiebra completa de todo sentimiento honrado entre los nobles que robaban a sus villanos, entre los burgueses que vendían la patria a Inglaterra, entre una clerecía disoluta y, en fin, entre los demás grupos sociales, se hubiese dicho que la sociedad entera iba a hundirse, arrastrando consigo y ocultando bajo sus ruinas todas aquellas vergüenzas. La sociedad no se hundió, sino que continuó viviendo, ingeniándoselas y luchando hasta salir de penas. El siglo XVI, a pesar de sus sangrientas locuras, consecuencias mitigadas de la época precedente, fue mucho más digno que su antecesor; y, para la humanidad, la noche de San Bartolomé no es ignominiosa como la matanza de los Armagnacs. En fin, de aquella época enmendada a medias, la sociedad francesa pasó a las luces vivas y puras de la época de los Fénélon, de los Bossuet y de los Montausier. Así, hasta Luis XIV, nuestra historia ofrece rápidas alternativas de bien y de mal, y la vitalidad propia de la nación permanece al margen del estado de sus costumbres. He señalado de prisa y corriendo las mayores diferencias, pasando por alto las de detalle, que por cierto abundan y cuya enumeración exigiría no pocas páginas; mas, para no hablar sino de lo que hemos tenido bajo nuestras miradas, ¿no es sabido que cada diez años, desde 1787, el nivel de la moralidad ha variado enormemente? Mi conclusión es que siendo, en definitiva, la corrupción de costumbres, un hecho transitorio y flotante, que tan pronto empeora como mejora, no cabe considerarla como una causa necesaria y determinante de ruina para los Estados.
Aquí me veo llevado a examinar un argumento de origen contemporáneo y del que ningún caso se hubiese hecho en el siglo XVIII; pero, como se enlaza a maravilla con la decadencia de las costumbres, creo no poder utilizarlo más a propósito. Son muchas las personas inclinadas a pensar que la muerte de una sociedad es inminente cuando las ideas religiosas tienden a debilitarse y a desaparecer. En Atenas y en Roma se observa una especie de correlación entre la profesión pública de las doctrinas de Zenón y de Epicuro, el abandono de los cultos nacionales que se dice siguió a ello y la caída de ambas repúblicas. Se deja por lo demás de señalar que estos dos ejemplos son casi los únicos que cabe citar de semejante sincronismo; que el imperio de los Persas era muy inclinado al culto de los magos cuando se derrumbó; que Tiro, Cartago, Judea, y las monarquías azteca y peruana, fueron heridas de muerte al asistir a sus templos con gran fervor. Por consiguiente, es absurdo pretender que todos los pueblos que ven destruida su nacionalidad expían, con este hecho, un abandono del culto de sus antepasados. No es eso todo: en los dos únicos ejemplos que pueden invocarse fundadamente, el hecho que se señala es más aparente que real, ya que lo mismo en Roma que en Atenas el antiguo culto no fue la nunca abandonado hasta el día en que en todas las conciencias triunfó por completo el cristianismo; en otras palabras, creo que en materia de fe religiosa, no ha habido nunca en ningún pueblo una verdadera solución de continuidad, que, cuando la forma o la naturaleza íntima de la creencia hubo cambiado, el Teutatés galo se hizo suyo el Júpiter romano, y a Júpiter el cristianismo, sin transición de incredulidad; de manera que, si no se ha hallado nunca a una nación de la que fundadamente pueda decirse que carecía de fe, no hay razón alguna para suponer que la carencia de fe destruye los Estados.
Perfectamente veo en qué se basa el razonamiento. Se dirá que es un hecho notorio el que un poco antes de la época de Pericles, en Atenas, y entre los Romanos, hacia la época de los Escipiones, se generalizó la costumbre, entre las clases elevadas, de ocuparse primero de las cuestiones religiosas, luego de dudar de ellas, y, finalmente, de renunciar a la fe y blasonar de ateas. Poco a poco, esta costumbre se impuso, hasta no quedar ‑ añaden ‑ una sola persona que, alardeando de sensata, no desafiase a los augures a contemplarse uno a otro sin soltar la risa.
Esta opinión encierra mucho de falso y poco de verídico. Que Aspasia, al final de sus cenas, y Lelio, cerca de sus amigos, se vanagloriaran de escarnecer los dogmas sagrados de su país, nada de más exacto; sin embargo, en aquellas dos épocas, las más brillantes de la historia de Grecia y de Roma, nadie se hubiese permitido profesar harto públicamente semejantes ideas. Faltó poco para que las imprudencias de su concubina le costasen caro al propio Pericles; se recuerdan las lágrimas que derramó en pleno tribunal y que no hubieran bastado por sí solas a hacer absolver a la hermosa incrédula. No se ha olvidado tampoco el lenguaje oficial de los poetas de la época, y cómo Aristófanes, juntamente con Sófocles, después de Esquilo, actuó de despiadado vengador de las divinidades ultrajadas. Y es que toda la nación creía en sus dioses, veía en Sócrates a un culpable innovador, y quería ver juzgar y condenar a Anaxágoras. Pero, ¿y más tarde?... ¿Lograron las teorías filosóficas e impías penetrar más tarde en las masas populares? Nunca, en ningún tiempo. El escepticismo siguió siendo una costumbre de las personas elegantes, y no fue más allí de su esfera. Se objetará que es inútil hablar de lo que pensasen los pequeños burgueses, las poblaciones lugareñas, los esclavos, todos sin influencia en el gobierno del Estado y sin acción alguna sobre la política. Pero la prueba de que la tenían es que, hasta el último estertor del paganismo, hubo que conservar sus templos y capillas; hubo que pagar a sus hierofantes; hubo necesidad de que los hombres más eminentes, los más esclarecidos, los más firmes en la negación religiosa, no sólo se honrasen públicamente en vestir el hábito sacerdotal, sino que llenasen, precisamente ellos, acostumbrados a recorrer las páginas del libro de Lucrecio, manu diurna, manu nocturna, las funciones mas repugnantes del culto en los días de ceremonia, y que empleasen sus escasos ocios, penosamente disputados a los más terribles juegos de la política, en escribir tratados de aruspicina. Hablo aquí del gran Julio César [8]. Añadiré que todos los emperadores que le sucedieron fueron y tuvieron que ser soberanos pontífices, Constantino inclusive; y aun cuando éste tenia razones mucho más poderosas que todos sus predecesores para substraerse a una tarea tan odiosa para su honor de príncipe cristiano, tuvo que contar aún con la antigua religión nacional, aunque, en vísperas de extinguirse ésta, obligado por la opinión pública, evidentemente muy poderosa. Así, no era la fe de los pequeños burgueses, de las poblaciones lugareñas y de los esclavos la que dejase de contar, sino la opinión de las personas esclarecidas. Éstas podían levantarse, en nombre de la razón y del sentido común, contra los abusos del paganismo; las masas populares no querían renunciar a una creencia sin tener otra a mano, dando con ello una clara prueba de esta verdad, que es lo positivo y no lo negativo lo que pesa en los asuntos de este mundo; y la presión de este sentimiento general fue tan intensa, que en el siglo III se produjo en las clases elevadas una sólida reacción religiosa que duró hasta que el mundo hubo ido a parar a los brazos de la Iglesia; de manera que el reino del filosofismo alcanzó su apogeo bajo los Antoninos, e inició su descenso poco después de su muerte. Pero no es este el lugar para debatir esta cuestión, desde luego interesante para la historia de las ideas; bastará que haya demostrado que la renovación cundió cada vez más, y que haya hecho resaltar la más aparente de sus causas.
A medida que el mundo romano envejecía, el papel de los ejércitos iba siendo más considerable. Desde el emperador, que salta indefectiblemente de las filas de la milicia, hasta el más insignificante gobernador de distrito, pasando por el último oficial de su pretorio, todos los funcionarios habían empezado por doblegarse a la férula del centurión. Todos salían, pues, de aquellas masas populares cuya invencible piedad he señalado; y, al alcanzarlos esplendores de un rango superior, se encontraban con vivo desagrado frente al antiguo brillo de las clases municipales, de los senadores, de las ciudades, que no se recataban de juzgarlos como advenedizos y que, de no haber sido el miedo, los hubieran hecho blanco de sus burlas. Había, pues, hostilidad entre los dueños reales del Estado y las familias antaño superiores. Los jefes del ejército eran creyentes fanáticos; testigo de ello Maximino, Galerio y cien más; los senadores y los decuriones se deleitaban todavía con la lectura escéptica; pero como se vivía, en definitiva, en la corte, y por tanto, había que adoptar un lenguaje y opiniones oficiales que nada tuviesen de peligrosos. Poco a poco, en el Imperio, fueron volviéndose todos devotos y a la devoción se debió que hasta los filósofos, dirigidos por Evémero, se dedicasen a inventar sistemas para conciliar las teorías racionalistas con el culto del Estado, método que tuvo en el emperador Juliano el más poderoso de sus corifeos. No hay por qué alabar este renacimiento de la piedad pagana, puesto que originó la mayoría de persecuciones contra los mártires cristianos. Las masas, ofendidas en su culto por las sectas ateas, se mostraron sumisas mientras se hallaron bajo el dominio de las clases altas; pero, en cuanto la democracia imperial hubo reducido estas mismas clases al más humilde de los papeles, el populacho quiso vengarse de ellas, y, equivocándose de víctimas, degolló a los cristianos, a los cuales trataba de impíos y tomaba por filósofos. ¡Qué diferencia de épocas! El pagano verdaderamente escéptico es aquel rey Agripa que por curiosidad, desea oír a san Pablo [9]; le escucha, discute con él, le toma por un loco, pero no trata en modo alguno de castigarle por el hecho de que piense de distinta manera a la suya. Es el historiador Tácito, lleno de menosprecio por los nuevos creyentes, pero que censura las crueldades de que Nerón les hace víctimas. Agripa y Tácito eran incrédulos. Diocleciano era un político que se guiaba por los clamores de los gobernados. Decio y Aureliano eran fanáticos como sus pueblos.
Y cuando el gobierno romano hubo abrazado definitivamente la causa del cristianismo ¡qué de esfuerzos todavía para llevar el pueblo al regazo de la fe! En Grecia opusieron una resistencia terrible, así en el seno de las escuelas como en los burgos y poblados, y por todas partes los obispos tropezaron con tantas dificultades para triunfar de las pequeñas divinidades locales, que, en muchos sitios, la victoria se debió menos a la conversión y a la persuasión que a la destreza, a la ciencia y al tiempo. El genio de los hombres apostólicos, obligados a apelar a piadosos fraudes, sustituyó las divinidades de los bosques, de los campos, de las fuentes, por los santos, los mártires y las vírgenes. Así prosiguieron los homenajes, algo torpemente por algún tiempo, hasta dar con el procedimiento adecuado. ¿Qué digo? ¿Es verdaderamente así? ¿Está bien comprobado que, incluso en algunas comarcas de Francia, no existe alguna parroquia donde el celo de los curas no se estrelle contra ciertas supersticiones tan tenaces como extravagantes? En la católica Bretaña, en el pasado siglo, un obispo luchaba contra muchedumbres obstinadas en el culto de un ídolo de piedra. En vano era arrojada al agua la grosera figura; sus tercos adoradores no dejaban de sacarla de ella, lo que hizo necesaria la intervención de una compañía de infantería para que la hiciese pedazos. He aquí cuál ha sido y cuál es la longevidad del paganismo. De ella concluyo que es infundado sostener que Roma y Atenas se hayan encontrado un solo día sin religión.
Y puesto que nunca, ni en los tiempos antiguos ni en los tiempos modernos, se ha dado del caso de que una nación abandone su culto sin estar previa y debidamente provista de otro, es imposible creer que la ruina de los pueblos se deba a su irreligiosidad.
Después de haber negado un poder necesariamente destructivo al fanatismo, al lujo, a la corrupción de las costumbres, y de haber negado la realidad política a la irreligión, paso a ocuparme e la influencia de los malos gobiernos; esta cuestión merece capítulo aparte.


CAPÍTULO III.
EL MÉRITO RELATIVO DE LOS GOBIERNOS CARECE DE INFLUENCIA EN LA LONGEVIDAD DE LOS PUEBLOS.

Comprendo la dificultad que planteo. Sólo el que ose abordarla parecerá a muchos lectores una especie de paradoja. Estamos convencidos, y hacemos bien en estarlo, que las buenas leyes, la buena administración, influyen de una manera directa y poderosa en la salud de una nación; pero hasta tal punto lo estamos, que se atribuye a esas leyes, a esa administración, el hecho mismo de la duración de una agrupación social; en lo cual nos equivocamos.
Se tendría razón, sin duda, si los pueblos no pudiesen vivir sino en un estado de bienestar; pero sabemos que subsisten durante mucho tiempo, lo mismo que el individuo, incubando en sus flancos afecciones disolventes, cuyos estragos estallan a menudo con furia al exterior. Si las naciones tuviesen siempre que perecer de sus enfermedades, no habría ninguna que rebasase los primeros años de formación; porque es precisamente entonces cuando puede descubrirse en ellas la administración más pésima y las leyes peores y menos acatadas; pero difieren precisamente del organismo humano en que, mientras éste se halla expuesto, sobre todo en su infancia, a una serie de azotes a los cuales sabe de antemano que no podrá resistir, la sociedad no tiene por qué temerlos, y la historia nos aporta superabundantes pruebas de que ella escapa a las más temibles, prolongadas y devastadoras invasiones de sufrimientos políticos, cuya manifestación extrema la constituyen las leyes mal concebidas y una administración opresiva o negligente [10].
Tratemos ante todo de precisar lo que es un mal gobierno.
Un gobierno es malo cuando está impuesto por la influencia extranjera.
Atenas conoció ese gobierno bajo los Treinta Tiranos; de él se liberó, y el Atenas y el espíritu nacional, lejos de haber perecido en el transcurso de aquella opresión, cobró aún mayores bríos.
Un gobierno es malo cuando su base es la conquista pura y simple. Francia, en el siglo XIV soportó, casi en su totalidad, el yugo de Inglaterra. De ello salió más robustecida y brillante. China fue invadida y dominada por las hordas mongoles; acabó echándolas fuera de sus fronteras, después de condenarlas a un singular y enervante esfuerzo. De entonces acá, ha sucumbido a otro yugo, pero aun cuando los Manchúes siguen conservando un reinado más que secular, se encuentran en vísperas de correr la misma suerte que los Mongoles, luego de pasar por una depresión análoga.
Un gobierno es sobre todo malo cuando el principio del cual a surgido, dejándose viciar, cesa de ser sano y vigoroso como al comienzo. Tal fue la 37 suerte de la monarquía española. Basada en el espíritu militar y la libertad comunal, empezó a decaer, hacia las postrimerías de Felipe II, por el olvido de sus orígenes. Es imposible imaginar un país en el cual las buenas máximas se hubiesen echado en olvido, en el cual el poder se hubiese relajado y desprestigiado tanto, y en el cual la misma organización religiosa diese mayor pábulo a la crítica. La agricultura y la industria, afectadas lo mismo que lo demás, se hallaban casi sepultadas bajo el marasmo nacional. ¿Había muerto España? No. Este país, del que muchos desesperaban, dio a Europa el glorioso ejemplo de una obstinada resistencia al ímpetu de nuestros ejércitos, y es quizá, entre todos los Estados modernos, aquel cuya nacionalidad aparece más despierta en los actuales momentos.
Un gobierno es también malo cuando, por la naturaleza de sus instituciones, autoriza un antagonismo, sea entre el poder supremo y la masa de la nación, sea entre las diferentes clases. Así se vio, en la Edad Media, a reyes de Inglaterra y de Francia en lucha con sus grandes vasallos, a los paisanos con sus grandes señores; así, en Alemania, los primeros efectos de libertad de pensar originaron las guerras civiles de los husitas, de los anabaptistas y de tantos otros sectarios; y, en una época algo más alejada, Italia sufrió de igual modo con la división de una autoridad zamarreada entre el emperador, el Papa, los nobles y las Comunas, y las masas, no sabiendo a quién obedecer, acabaron con frecuencia por no obedecer a nadie. ¿Había muerto entonces la sociedad italiana? No. Su civilización no fue nunca más brillante, ni su industria más productiva, ni su influencia en el exterior más reconocida.
Y quiero suponer que, a veces, en medio de aquellas tormentas, un poder mesurado y regular, análogo a un rayo de sol, se abriera paso por algún tiempo para la mejor suerte de los pueblos; pero su duración era efímera, y, del mismo modo que la situación contraria no originaba la muerte, tan poco la excepción aportaba la vida. Para llegar a este resultado, hizo falta que las épocas prósperas hubiesen sido frecuentes y bastante duraderas. Los buenos gobiernos se distribuyen con tanta parsimonia en el decurso de los siglos y aun, cuando es así, resultan tan sobre manera discutibles; la ciencia de la política, la más elevada y la más espinosa de todas, resulta tan desproporcionada a la debilidad humana, que no cabe pretender, de buena fe, que los pueblos perezcan a causa de ser mal conducidos. Gracias al Cielo, saben cómo acostumbrarse desde buen principio a ese mal, que, aun en los momentos de mayor intensidad, es mil veces preferible a la anarquía; y es un hecho reconocido, y que el más leve estudio de la historia bastará a demostrar, que el gobierno, por malo que sea, en cuyas manos expira el pueblo, es a menudo mejor que alguna de las administraciones que le precedieron.

CAPÍTULO IV.

DE LO QUE HAY QUE ENTENDER POR EL VOCABLO DEGENERACIÓN; DE LA MEZCLA DE LOS PRINCIPIOS ÉTNICOS, Y CÓMO LAS SOCIEDADES SE FORMAN Y SE DISUELVEN.

Por poco que se haya comprendido el espíritu de las páginas precedentes, no irá a suponerse que deje de dar importancia a las enfermedades del cuerpo social, ni que los malos gobiernos, el fanatismo, la irreligión, carezcan de trascendencia. Mi pensamiento es ciertamente muy otro. Con la opinión general reconozco que hay motivo de lamentarse cuando la sociedad se ve azotada por tan lastimosas plagas, y que todos los cuidados, todas las penas, todos los esfuerzos que se apliquen para encontrarle remedio no serán nunca baldíos. Lo que únicamente afirmo es que si esos desdichados elementos de desorganización no se han injertado en un principio destructor más vigoroso, si no son la consecuencia de un mal oculto más terrible, puede abrigarse la seguridad de que sus golpes no serán mortales, y que tras un período de sufrimiento más o menos prolongado, la sociedad resurgirá quizá mas rejuvenecida, más potente.
Los ejemplos aducidos me parecen concluyentes; podría aumentarlos hasta el infinito. Y sin duda por esta razón el sentimiento común ha acabado sintiendo por instinto la verdad. Ha entrevisto que en definitiva no era necesario atribuir a los azotes secundarios una importancia desmesurada, y que convenía buscar en otra esfera y más profundamente las razones de existir o de morir que dominan a los pueblos. Independientemente, pues, de las circunstancias de bienestar o de malestar, se ha empezado a considerar la constitución de las sociedades en sí misma, y se ha dado ya en admitir que ninguna causa exterior ejercía sobre ella un efecto mortal en tanto no hubiese un principio destructivo que, nacido en su seno y adherido a sus entrañas, estuviese poderosamente desarrollado, y, por el contrario, que tan pronto como existía ese principio destructor, el pueblo en el cual se descubriese no podría dejar de morir, aun cuando fuese el pueblo mejor gobernado, exactamente como un caballo agotado se deja caer aun en un camino llano.
Juzgando la cuestión desde este punto de vista, se daba un gran paso, preciso es reconocerlo, y se penetraba en un terreno por todos conceptos mucho más filosófico que el primero. En efecto, Bichat no trató de descubrir el gran misterio de la existencia estudiando las exterioridades, sino penetrando en el interior del sujeto humano. Adoptando este mismo método, se iba por el verdadero camino de lograr descubrimientos. Desgraciadamente, esta magnífica idea, tan sólo fruto del instinto, no llevó bastante lejos su lógica, y la vimos quebrarse al primer tropiezo. Se exclamó entonces: Sí, realmente, es en el mismo seno de un cuerpo social donde reside la causa de su disolución; pero ¿cuál es esa causa? ‑La degeneración ‑ se replicó ‑; las naciones mueren cuando se componen de elementos degenerados. La respuesta era muy buena, etimológicamente y de todas las maneras; no se trataba sino de definir lo que es preciso entender por estas palabras‑ nación degenerada. Es ahí donde se naufragó: se dijo que un pueblo degenerado es un pueblo e mal gobernado, a usando de sus riquezas, fanático o irreligioso, ha perdido las virtudes características de sus antepasados. ¡Deplorable caída! Así una nación perece bajo los azotes sociales porque está degenerada, y está degenerada porque perece. Este argumento circular no prueba sino la infancia del arte en materia de anatomía social. De buen grado acepto que los pueblos perecen porque son degenerados, y no por otra causa; debido a esta desgracia se han vuelto definitivamente incapaces de sufrir el choque de los desastres interiores, y entonces, no pudiendo soportar los golpes de la fortuna adversa, ni repo­nerse luego de haberlos experimentado, ofrecen el espectáculo de sus ilustres agonías; si mueren, es que han cesado de poseer el mismo vigor que sus antepasados para afrontar los peligros de la vida; es, en una palabra, que han degenerado. La expresión, lo repito, es excelente; pero hay que explicarla algo mejor y darle un sentido. ¿Cómo y por qué se extingue el Vigor? He aquí lo que hay que decir. ¿Cómo se degenera? Es esto lo que se trata de explicar. Hasta ahora nos hemos contentado con la palabra, sin poner la cosa al descubierto. Este nuevo paso es el que yo voy a intentar.
Pienso, pues, que la palabra degenerado, al aplicarse a un pueblo, debe significar y significa que este pueblo no posee ya el valor intrínseco que antiguamente poseía, porque no circula ya por sus venas la misma sangre, gradualmente depauperada con las sucesivas aleaciones. Dicho de otra manera: se con el mismo nombre no ha conservado la misma raza que sus fundadores; en fin, que el hombre de la decadencia, el que llamamos degenerado, es un producto diferente, desde el punto de vista étnico, del héroe de las grandes épocas. Desde luego admito que posee algo de su esencia, pero a medida que degenera, ese algo va atenuándose. Los elementos heterogéneos que predominan desde entonces en él componen una nacionalidad enteramente nueva y muy malhadada en su originalidad; no deriva de aquellos a quienes sigue teniendo por padres suyos sólo por línea muy colateral. Morirá definitivamente, y con él su civilización, el día en que el elemento étnico primordial se halle de tal modo subdividido y anegado entre las aportaciones de razas extranjeras, que la virtualidad de aquel elemento no ejercerá nunca más una acción suficiente. Sin a no desaparecerá de una manera absoluta; pero, en la práctica, será de tal modo combatida y debilitada, que su fuerza resultará cada vez menos sensible, y en ese momento será cuando la degeneración podrá considerarse como completa y mostrará todos sus efectos.
Si logro demostrar este teorema, habré dado un sentido a la palabra degeneración. Mostrando cómo la esencia de una nación se altera gradualmente, elimino la responsabilidad de la decadencia; la vuelvo, en cierto modo, menos vergonzosa; porque no pesa ya sobre los hijos, sino sobre los nietos, después sobre los primos, finalmente sobre parientes más y más lejanos, y cuando llevo a tocar con el dedo que los grandes pueblos, en el momento de su muerte, no poseen sino una parte muy débil, muy imponderable de la sangre heredada de los fundadores, he explicado suficientemente cómo perecen las civilizaciones, puesto que no se conservan en las mismas manos. Pero así doy al mismo tiempo con un problema mucho más audaz que aquel cuya explicación he intentado en los capítulos precedentes, puesto que la cuestión que abordo es ésta:
¿Hay entre las razas humanas diferencias de valor intrínseco realmente serias, y es posible apreciar estas diferencias?
Sin entretenerme más, empiezo la serie de consideraciones relativas al primer punto; el segundo será resuelto por la misma discusión.
Para que se comprenda mi pensamiento de una manera más clara y más fácil, empiezo por comparar una nación, toda una nación, al cuerpo humano, respecto del cual los fisiólogos profesan la opinión de que se renueva constantemente, en todas sus partes constitutivas, que el trabajo de transformación que se realiza en él es incesante, y que al cabo de ciertos períodos encierra muy poca cosa de lo que en su origen formaba parte integrante de él; de tal manera, que el anciano no conserva nada del hombre maduro, el hombre maduro nada del adolescente, el adolescente nada del niño, y que la individualidad material no se mantiene sino por virtud de formas internas y externas que se han sucedido unas a otras copiándose aproximadamente. Admitiré, sin embargo, una diferencia entre el cuerpo humano y las naciones, y es que, en estas últimas, apenas se trata de la conservación de las formas, las cuales se destruyen y desaparecen con infinita rapidez. Tomo a un pueblo o, hablando mejor, a una tribu, en el momento en que, cediendo a un instinto de acentuada vitalidad, se da leyes y empieza a desempeñar un papel en este mundo. Por lo mismo que sus necesidades y sus fuerzas se acrecientan, se pone inevitablemente en contacto con otras familias, y, por la guerra o por la paz, logra incorporárselas.
No a todas las familias humanas les es dado alcanzar este primer grado, paso necesario que una tribu debe dar para elevarse un día al estado de nación. Si cierto número de razas, que ni siquiera se cotizaron muy alto en la escala de la civilización, lo dieron, no cabe decir en verdad que ello constituya una regla general; por el contrario, parece ser que la especie humana experimenta incluso una dificultad bastante grande para elevarse por encima de la organización parcelaria, y que únicamente entre grupos especialmente dotados se efectúa el pasaje a una situación más compleja. Invocaré, en testimonio de ello, el estado actual de gran número de grupos esparcidos por todas las partes del mundo. Esas tribus incultas, sobre todo las de los negros pelágicos de la Polinesia, los Samoyedos y otras familias del mundo boreal y la mayor parte de los negros africanos, no han podido librarse nunca de esa impotencia, y viven yuxtapuestos los unos a los otros y en relaciones de completa independencia. Los más fuertes matan a los más débiles, y éstos procuran vivir lo más distanciados posible de aquellos; a esto se reduce toda la política de esos embriones de sociedades que se perpetúan desde el comienzo de la especie humana, en un estado tan imperfecto, sin haber podido nunca llegar a más. Se objetará que esas miserables hordas forman la parte menos numerosa de la población del Globo; sin duda, pero hay que tener en cuenta las que han existido y desaparecido. Su número es incalculable, y ciertamente comprende la mayoría de razas puras dentro de las variedades amarilla y negra.
Si hay que admitir, pues, que, para un número muy importante de seres humanos, ha sido imposible y lo será siempre dar el primer paso hacia la civilización; sí, además, consideramos que esos grupos se encuentran diseminados sobre la faz entera del mundo, en las más diversas condiciones de lugar y de clima, habitando indiferentemente en los países glaciales, templados, tórridos, al borde de los mares, de los lagos y de los ríos, en el fondo de los bosques y de las verdes praderas, o en los desiertos áridos, nos vemos inducidos a concluir que una parte de la humanidad está, en sí misma, condenada a no civilizarse nunca, ni siquiera en el primer grado, puesto que es incapaz de vencer las repugnancias naturales que el hombre, corno los animales, experimenta por el cruzamiento.
Dejemos, pues, a un lado estas tribus insociables y continuemos la marcha ascendente con aquellas que comprenden que, bien por la guerra, bien por la paz, si aspiran a aumentar su poderío y bienestar, es de absoluta necesidad forzar a sus vecinos a penetrar en su círculo de existencia. La guerra es indiscutiblemente el más sencillo de ambos medios. Estalla, pues, la guerra; pero, terminada la campaña, cuando las pasiones destructivas están saciadas, quedan los prisioneros, estos prisioneros se convierten en esclavos y estos esclavos trabajan; he aquí una jerarquía, he aquí una industria, he aquí una tribu convertida en pueblo. Es un grado superior que, a su vez, no es rebasado necesariamente por las agrupaciones humanas que supieron elevarse hasta él, muchas se contentan con ello y se quedan allí estacionadas.
En cambio otras, mucho más imaginativas y enérgicas, van mas allá del simple merodeo; marchan a la conquista de un vasto territorio, y toman en propiedad, no sólo los habitantes, sino también el suelo. A partir de entonces, se ha formado una verdadera nación. A menudo, por algún tiempo, ambas razas continúan viviendo una al lado de la otra sin mezclarse; y entre tanto, como se han hecho mutuamente indispensables, se ha establecido a la larga la comunidad de trabajos, y de intereses, y se aplacan los rencores de la conquista y su orgullo, mientras los que están abajo tienden naturalmente a elevarse al nivel de sus dominadores, éstos encuentran también mil motivos para tolerar y hasta favorecer esa tendencia, la mezcla de la sangre acaba por operarse, y los hombres de dos orígenes diferentes, cesando de apegarse a sus tribus respectivas, se confunden cada vez más.
El espíritu de aislamiento es, sin embargo, tan inherente a la especie humana, que, aun en ese estado de cruce avanzado, se nota resistencia a un cruzamiento ulterior. Existen pueblos acerca de los cuales sabemos de una manera muy positiva que su origen es múltiple, y que, no obstante, conservan con extraordinaria obstinación el espíritu de clan. Lo sabemos por los Árabes, que han hecho algo más que salir de las diferentes ramas del tronco semítico: pertenecen, a un tiempo, a lo que se denomina la familia de Sem y a la de Cam, sin hablar de otras infinitas familias locales. Pese a esta diversidad de orígenes, su apego a la separación por tribus forma uno de los rasgos más destacados de su carácter nacional y de su historia política; de modo tal que se ha creído poder atribuir, en gran parte, su expulsión de España, no sólo al fraccionamiento de su poderío en este país, sino también y sobre todo al divisionismo más íntimo que la continua distinción y, por consiguiente, la rivalidad de las familias, perpetuaba en el seno de las pequeñas monarquías de Valencia, de Toledo, de Córdoba y de Granada. Existe entre los Árabes y los Turcos, como entre los Persas y los Judíos, los Parsis y los Hindúes, los Nestorianos sirios y los Kurdos; igualmente se descubre en la Turquía europea; hallamos indicios en Hungría, entre los Magiares, los Sajones, los Valacos, los Croatas, y puedo afirmar, por haberlo visto, que en ciertas partes de Francia, este país donde las razas aparecen mezcladas quizá más que en parte alguna, hay poblaciones que, de aldea en aldea, se resisten todavía hoy a contraer alianza.
Según estos ejemplos que abrazan a todos los países y todos los siglos, incluso aun a nuestro país y nuestro tiempo, me creo en el caso de con­cluir que la humanidad experimenta en todas sus ramas una repulsión secreta por los cruzamientos; que, en varias de estas ramas, la repulsión es invencible; que, en otras, no está dominada sino en cierta medida; que aquellos, en fin, que más completamente se sacuden el yugo de esta idea no pueden, sin embargo, desembarazarse de ella de tal suerte que no conserven por lo menos algunas huellas; estos últimos forman lo que es civilizable dentro de nuestra especie.
El género humano se encuentra, pues, sometido a dos leyes, una de repulsión, y otra de atracción, actuando, en grados diferentes, sobre sus diversas razas; dos leyes, la primera de las cuales no es respetada sino por aquellas razas que no han de elevarse nunca por encima de los perfeccionamientos del todo elementales de la vida de tribu, al paso que la segunda, por el contrario, reina con tanto mayor imperio cuanto más susceptibles de desarrollo son las familias étnicas sobre las cuales se ejerce.
Pero es aquí donde conviene sobre todo ser preciso. Acabo de tomar a un pueblo en el estado de familia, de embrión; lo he dotado de la aptitud necesaria para pasar al estado de nación; ya ha pasado a él; la historia no me informa de cuáles eran los elementos constitutivos del grupo originario, todo lo que sé, es que estos elementos lo hacían apto a para las transformaciones que le he hecho experimentar; ya engrandecido, dos únicas posibilidades se presentan ante él: entre ambos destinos, uno u otro es inevitable: o será conquistador, o será conquistado.
Le supongo conquistador; le asigno la mejor suerte; domina, gobierna y civiliza, todo a un tiempo; no irá, en las provincias que recorre, sembrando inútilmente la muerte y el incendio; los monumentos, las instituciones, las costumbres, le serán igualmente sagrados; lo que cambiará, lo que juzgará útil y bueno modificar, será reemplazado por creaciones superiores; en sus manos la debilidad se trocará en fuerza; en fin, se conducirá de tal modo que, según la palabra de la Escritura, será grande ante los hombres.
No sé si el lector ha pensado ya en ello, pero, en el cuadro que trazo, y que no es sino, en muchos aspectos, el que ofrecen los Hindúes, los Egipcios, los Persas, los Macedonios, encuentro dos hechos muy destacados. El primero, es que una nación, sin fuerza y sin poderío, se encuentra de súbito, por el hecho de haber sucumbido al yugo de conquistadores vigorosos, llamada a compartir un nuevo y mejor destino, tal como les ocurrió a los Sajones de Inglaterra, luego de sometidos por los Normandos; la segunda, es que un pueblo de elección, un pueblo soberano, mostrando, como tal, una marcada propensión a mezclarse con otra sangre, se encuentra desde entonces en íntimo contacto con una raza cuya inferioridad no está únicamente demostrada por la derrota, sino también por su carencia de las cualidades visibles en los vencedores. He aquí, pues, a partir precisamente del día en que está consumada la conquista y en que comienza la fusión, una modificación sensible en la constitución de la sangre de los dominadores. Si la novedad tuviera que pararse ahí, nos encontraríamos, tras un lapso de tiempo tanto más considerable cuanto más numerosas hubiesen sido originariamente las naciones superpuestas; nos encontraríamos, repito, ante una raza nueva, menos poderosa, ciertamente, que la de sus antepasados, pero todavía vigorosa y mostrando cualidades especiales resultantes de la misma mezcla y desconocidas de las dos familias generadoras. Pero no ocurre así por lo común, y la alianza no se contrae por mucho tiempo a la doble raza nacional únicamente.
El Imperio que acabo de imaginar es poderoso; ejerce influencia en sus vecinos. Supongo nuevas conquistas; es otra nueva sangre que, cada vez, acude a mezclarse a la corriente. En lo futuro, a medida que la nación aumenta, sea por las armas, sea por los tratados, su carácter étnico se altera cada vez más. Es un pueblo rico, comerciante, civilizado; las necesidades y los gustos de los otros pueblos encuentran en él, en sus aptitudes, en sus grandes ciudades, en sus puertos, entera satisfacción, y los múltiples atractivos que posee aseguran dentro de él la estancia de numerosos extranjeros. No transcurre mucho tiempo sin que a la primitiva distinción por naciones se suceda, con razón, una distinción de castas.
Quiero que el pueblo sobre el cual razono sea confirmado en sus ideas de separación por las más formales prescripciones religiosas, y que tenga establecida una penalidad temible para espantar a los infractores. Como es un pueblo civilizado, sus costumbres son moderadas y tolerantes, incluso en menoscabo de su fe; pero, digan lo que digan los oráculos, habrá individuos descastados: y será preciso establecer cada día nuevas distinciones, inventar nuevas clasificaciones, multiplicar los rangos, hacer imposible que uno se reconozca entre las infinitas subdivisiones, que varían de provincia en provincia, de cantón en cantón, de aldea en aldea; hacer, en fin, lo que tiene lugar en los países hindúes. Pero nadie como el brahmín para mantener tenazmente sus ideas separatistas; los pueblos civilizados por él, fuera de su seno, no han tolerado nunca, o por lo menos han rechazado desde largo tiempo, trabas molestas. En todos los Estados avanzados en cultura intelectual, no se han preocupado un solo instante de las medidas desesperadas que el deseo de conciliar las prescripciones del Código de Manú con la corriente irresistible de las cosas inspiró a los legisladores del Ariavarta. En cualquier otra parte, las castas, cuando realmente las ha habido, cesaron de existir en el momento en que la posibilidad de labrar fortuna, de ilustrarse por medio de descubrimientos útiles o de artes amables, se ofreció a todos, sin distinción de origen. Pero también, a partir del mismo día, la nación primitivamente conquistadora, impulsora, civilizadora, comenzó a desaparecer: su sangre se hallaba sumergida en la de todos los afluentes que había desviado hacia ella.
Con mayor frecuencia, además, los pueblos dominadores empezaron siendo infinitamente menos numerosos que sus vencidos, y parece, por otra parte, que ciertas razas que sirven de base a la población de regiones muy vastas, son singularmente prolíficas; citaré a los Celtas, a los Eslavos. Razón de más para que las razas dominadoras desaparezcan rápidamente. Otro motivo aún, y es que su mayor actividad, el papel más directo que desempeñan en los asuntos de su Estado, las expone particularmente a los funestos resultados de las batallas, de las proscripciones y de las revueltas. Así, mientras, de una parte, acumulan en derredor suyo, por el hecho mismo de su genio civilizador, elementos diversos en los cuales deben ser absorbidas, de otra son víctimas de una causa primera, que es su escaso número original, y de una multitud de causas segundas, que concurren todas a su destrucción.
Es de suyo evidente que la desaparición de la raza victoriosa se halla sometida, según los diversos ambientes, a condiciones de tiempo que varían hasta el infinito. Con todo, esa raza se extingue por todas partes, y por todas partes resulta todo lo perfecta que es de desear, mucho antes de sobrevenir el término final de la civilización a que ha dado origen; de manera que un pueblo marcha, vive, funciona, e incluso a menudo progresa, luego de haber cesado de existir el móvil generador de su vida y de su gloria. ¿Constituye esto una contradicción con lo que precede? En modo alguno; porque, mientras la influencia de la sangre civilizadora va agotándose por la división, subsiste todavía la fuerza de propulsión antaño impresa a las masas sometidas o anexadas; las instituciones que el fenecido dominador inventara, las leyes que formulara, las costumbres de las cuales proporcionara el tipo, se han conservado después de su muerte. Sin duda, costumbres, leyes, instituciones, no sobreviven sino muy alejadas de su antiguo espíritu, cada vez más desfiguradas, caducas y faltas de savia; pero, en tanto subsiste una sombra de ello, el cadáver sigue andando. Cuando se termina el último esfuerzo de esta impulsión antigua, está dicho todo; nada subsiste, la civilización ha muerto.
Me considero ahora provisto de todo lo necesario para resolver el problema de la vida y de la muerte de las naciones, y digo que un pueblo no moriría nunca si permaneciese eternamente compuesto de los mismos elementos nacionales. Sí el Imperio de Darío hubiese podido poner todavía en línea de combate, en la batalla de Arbelas, a verdaderos Persas, a verdaderos Arios; si los Romanos del Bajo Imperio hubiesen poseído un Senado y una milicia formada de elementos étnicos análogos a los que existían en tiempo de los Fabios, su dominación no hubiera tenido fin, y, en tanto que conservaran la misma integridad de sangre, Persas y Romanos hubieran vivido y reinado. Se objetará que, a la larga, hubiesen tropezado con vencedores más irresistibles que ellos mismos y que habrían sucumbido bajo asaltos bien combinados, bajo una larga presión, o, más sencillamente, al azar de una batalla perdida. Los Estados, en efecto, hubieran podido acabar de esta manera, pero no la civilización, ni el cuerpo social. La invasión y la derrota no habrían constituido sino el triste pero temporal tránsito de bastante malos días. Los ejemplos a aducir son numerosos.
En los tiempos modernos, los Chinos han sido conquistados en dos ocasiones: siempre han forzado al vencedor a asimilarse a ellos; le han impuesto el respeto de sus costumbres, le han dado mucho, y casi nada han recibido de él. Expulsaron un día a los primeros invasores, y, en un momento dado, harán lo mismo con los segundos.
Los Ingleses son dueños de la India, y, sin embargo, su influencia moral sobre sus súbditos es casi absolutamente nula. Son precisamente ellos quienes, de muchas maneras, experimentan la influencia de la religión local, y no logran hacer penetrar sus ideas en el espíritu de una multitud que teme a sus dominadores, no se doblega más que físicamente ante ellos, y mantiene en pie sus principios frente a los de aquellos. Se debe a que la raza hindú resulta extraña a la que hoy la domina, y su civilización escapa a la ley del más fuerte. Las formas exteriores, los Reinos, los Imperios han podido variar y seguirán variando, sin que el fondo sobre el cual se asientan tales construcciones y del cual emanan, se haya alterado esencialmente con ellas; y no porque Haiderabad, Lahore, Dehli hayan cesado de ser capitales, dejará de subsistir la sociedad hindú. Llegará un momento en que, de una manera u otra, la India volverá a vivir públicamente según sus propias leyes, como lo hace a tácitamente, y, bien por su raza actual, bien a través de mestizos, recobrará la plenitud de su personalidad política.
El azar de las conquistas no basta para acabar con la vida de un pueblo. A lo sumo, deja por algún tiempo en suspenso sus manifestaciones y, en cierto modo, sus rasgos exteriores. Mientras la sangre de este pueblo sus instituciones conservan todavía, en un grado suficiente, el sello de raza inicial, ese pueblo existe; y, sea que haga frente, como los Chinos, a conquistadores que no son sino materialmente más enérgicos que él; sea, que, como los Hindúes, sostenga una lucha de paciencia, no menos ardua, contra una nación desde todos los puntos de vista superior, como lo es Inglaterra, la certeza de su porvenir debe consolarlo; un día logrará ser libre. Por el contrario, para aquel pueblo que, como los Griegos, o como los Romanos del Bajo Imperio, ha agotado absolutamente su principio étnico y las consecuencias que del mismo se derivan, el momento de su derrota será el de su muerte: ha consumido el tiempo que el Cielo le había otorgado de antemano, pues ha cambiado enteramente de raza, y por tanto de naturaleza, y está degenerado.
En virtud de esta observación, debe considerarse como resuelta la cuestión, removida a menudo, de saber lo que habría acontecido si los Cartagineses, en vez de sucumbir ante la suerte de Roma, se hubiesen adueñado en Italia. En tanto que pertenecientes al tronco fenicio, tronco inferior en virtudes políticas a las razas de donde salieran los soldados de Escipión, el desenlace adverso de la batalla de Tama no podía alterar en nada su suerte. Felices por un día, se les hubiera visto sucumbir al día siguiente con ocasión de un desquite; o bien, absorbidos en el elemento Italiano por la victoria, como lo fueron por la derrota, el resultado final hubiese sido idénticamente el mismo. El destino de las civilizaciones no anda al azar, ni depende de una jugada de dados; el gladio sólo mata a los hombres; y las naciones más belicosas, más temibles, más victoriosas, cuando en el corazón, en la cabeza y en la mano no han tenido más que bravura, ciencia estratégica y triunfos guerreros, sin otro instinto superior, no han alcanzado un final mejor que el de enterarse por sus vencidos, y aun de enterarse mal, cómo se vive en la paz. Los Celtas, las hordas nómadas del Asia, cuentan con anales que no hablan de otra cosa.
Luego de haber asignado un sentido a la palabra de degeneración, y de haber tratado, con esa ayuda, el problema de la vitalidad de los pueblos, es ahora necesario que pruebe lo que tuve que avanzar a priori, para la claridad de la discusión: que existen diferencias sensibles en el valor relativo de las razas humanas. Las consecuencias de tal demostración son considerables; alcanzan hasta muy lejos. Antes de abordarlas, no sabremos nunca apoyarlas en un conjunto harto completo de hechos y de razones capaces de sostener un edificio tan formidable. La primera cuestión por mi resuelta no era más que el propileo del templo.

CAPÍTULO V

LAS DESIGUALDADES ÉTNICAS NO SON EL RESULTADO DE LAS INSTITUCIONES.

La idea de una desigualdad nativa, original, definitiva y permanente entre las diversas razas, es, en el mundo, una de las opiniones más antiguamente difundidas y adoptadas; y, visto el primitivo aislamiento de las tribus, de los clanes, y aquel retraimiento que todos adoptaron en una poca más o menos lejana, y del que muchos no han salido nunca, no hay por qué sentirse extrañado de ella. Excepción hecha de lo que se ha producido en las épocas más modernas, aquella noción ha servido de base a casi todas las teorías gubernamentales. No existe pueblo, grande o pequeño, que no haya empezado haciendo de ella su primera máxima de Estado. El sistema de las castas, de las noblezas, el de las aristocracias, en tanto que fundadas en las prerrogativas del nacimiento, no tienen otro origen, y el derecho de primogenitura, suponiendo la preexcelencia del primer hijo y de sus descendientes, no es sino una derivación de ello. Con esta doctrina concuerdan la repulsión por el extranjero y la superioridad que cada nación se atribuye respecto de sus vecinas. No es sino a medida que los grupos se mezclan y fusionan, cómo, engrandecidos, civilizados y juzgándose con más benevolencia por efecto de la utilidad reciproca, vemos entre ellos combatida aquella máxima absoluta de la desigualdad y, ante todo, de la hostilidad de las razas. Después, cuando el mayor numero de ciudadanos de un Estado siente circular por sus venas una sangre mezclada, ese conjunto de ciudadanos, transformando en verdad universal y absoluta lo que no es real sino para ellos, se cree llamado a afirmar que todos los hombres son iguales. Una loable repugnancia por la opresión, un legítimo horror del abuso de la fuerza, echan entonces, en todas las inteligencias, un barniz bastante malo sobre el recuerdo de las razas antaño dominantes y que tal es la marcha del mundo‑no han dejado nunca de legitimar hasta cierto punto buen número de acusaciones. De la declamación contra la tiranía, se pasa a la negación de las causas naturales de la superioridad a la cual se insulta; no sólo es declarada perversa, sino también usurpadora; se niega, y muy equivocadamente, que ciertas aptitudes sean necesariamente, fatalmente, la herencia exclusiva de tales o cuales descendencias; en fin, cuanto más heterogéneos son los elementos de que se compone un pueblo, más se complace éste en proclamar que las facultades más diversas son poseídas o pueden serlo en igual grado por todas las fracciones de la especie humana sin exclusión de ninguna. Esta teoría, bastante sostenible por lo que a ellos respecta, es aplicada al conjunto de las generaciones pasadas, presentes y futuras, por los razonadores mestizos, quienes acaban un día por resumir sus sentimientos en estas palabras, que, como el odre de Eolo, encierran tantas tempestades: «¡Todos los hombres son hermanos!»
He aquí el axioma político. ¿Queréis el axioma científico? «Todos los hombres, dicen los defensores de la igualdad humana, están dotados de instrumentos intelectuales análogos, de igual naturaleza, del mismo valor, de idéntico alcance.» No son quizá las palabras exactas, pero sí lo es el sentido. Así ¡el cerebelo del Hurón encierra en germen un espíritu enteramente parecido al del Inglés y al del Francés! ¿Por qué, pues, en el curso de los siglos, no ha descubierto ni la imprenta ni el vapor? Me sería lícito preguntarle a ese Hurón, de creerse igual a nuestros compatriotas, ¿a qué se debe que de los guerreros de su tribu no haya salido ningún César ni ningún Carlomagno, por qué inexplicable incuria sus cantores y hechiceros no se han transformado nunca en Homeros ni en Hipócrates? A esta dificultad se responde, por lo común, alegando ante todo la influencia soberana de los ambientes. Según esta doctrina, una isla no presenciara, en materia de prodigios sociales, lo que conocerá un continente; en el Norte, no seremos lo que en el Mediodía; los bosques no permitirán los desenvolvimientos a que dará lugar la llanura descubierta; ¿qué sé yo? La humedad de un pantano hará surgir una civilización que la sequedad del Sahara hubiera infaliblemente asfixiado. Por muy ingeniosas que resulten esas pequeñas hipótesis, tienen contra ellas la voz de los hechos. A pesar del viento, de la lluvia, del frío, del calor, de la esterilidad, de la copiosa abundancia, el mundo ha visto florecer alternativamente, y en los mismos países, la barbarie y la civilización. El felá embrutecido se calcina bajo el mismo sol que tostó al poderoso sacerdote de Menfis; el sabio profesor de Berlín enseña bajo el mismo inclemente cielo que viera antaño las miserias del salvaje Fines.
Lo más curioso es que la opinión igualitaria, admitida por la masa de los espíritus, de la cual pasó a nuestras instituciones y a nuestras costumbres, no ha tenido fuerza bastante para contrarrestar la evidencia, y que las personas más convencidas de su verdad rinden todos los días homenaje al sentimiento contrario. Nadie se niega a admitir, a cada instante, graves diferencias entre las naciones, y el mismo lenguaje habitual las atestigua con la más cándida inconsecuencia. En esto no se hace más que imitar lo que se hizo en épocas no menos persuadidas que la nuestra, y por las mismas causas, de la igualdad absoluta de las razas.
Al lado del dogma liberal de la fraternidad, cada nación ha sabido siempre mantener, respecto de los nombres de los otros pueblos, calificativos y epítetos que indicaban desemejanzas. El Romano de Italia llamaba al Romano de Grecia Graeculus, y le atribuía el monopolio de la locuacidad vanidosa y de la falta de valor. Se mofaba del colono de Cartago, pretendía reconocerlo entre mil por su espíritu camorrista y su mala fe. Los Alejandrinos eran tenidos por espirituales, insolentes y sediciosos. En el Medioevo, los monarcas anglonormandos tachaban a sus súbditos galeses de ligeros e inconsistentes. En nuestros días, ¿quién no ha oído mentar los rasgos distintivos del Alemán, del Español, del Inglés y de Ruso? No me he de pronunciar acerca de la exactitud de los juicios. Observo únicamente que éstos existen y que la opinión corriente los adopta. Así, pues, si, de una parte, las familias humanas son llamadas iguales, y, de otra, unas se muestran frívolas, éstas codiciosas, aquéllas disipadoras, algunas enérgicamente partidarias de los combates, muchas avaras de sus vidas y nada dispuestas por tanto al sufrimiento, es evidente que estas naciones tan diferentes deben tener destinos muy diversos, muy desemejantes, digámoslo claramente, muy desiguales. Los más fuertes desempeñarán en la tragedia del mundo los personales de reyes y de jefes. Los más débiles se contentarán con papeles humildes.
No creo que se haya hecho en nuestro tiempo la comparación entre las ideas generalmente admitidas sobre la existencia de un carácter especial para cada pueblo y la convicción no menos difundida de que todos los pueblos son iguales. Sin embargo, la contradicción es fragante e impresiona sobre manera. El hecho resulta tanto más grave cuanto que los partidarios de la democracia no son los últimos en celebrar la superioridad de los Sajones de la América del Norte sobre todas las naciones del mismo continente. Atribuyen, es cierto, las altas prerrogativas de sus favoritos a la sola influencia de la forma gubernamental. De todos modos no niegan, que yo sepa, la disposición particular nativa de los compatriotas de Penn y de Washington a establecer en todos los lugares donde residen instituciones liberales, y, más aún, a saberlas conservar. ¿No es ‑me pregunto- esa fuerza de persistencia una prerrogativa muy singular otorgada a esta rama de la familia humana, prerrogativa tanto más preciosa cuanto que la mayoría de grupos que poblaron antaño y pueblan todavía el Universo parecen hallarse privados de ella?
No tengo la pretensión de holgarme sin lucha de esa inconsecuencia. Sin duda es aquí donde los partidarios de la igualdad hablarán muy alto de la fuerza de las instituciones y de las costumbres, es aquí donde dirán, una vez más, hasta qué punto la esencia del gobierno por su sola y propia virtud, hasta qué punto el hecho del despotismo o de la libertad, influyen poderosamente en el mérito y desenvolvimiento, de una nación; pero es aquí donde yo también pondré en duda la fuerza del argumento.
Las instituciones políticas no pueden optar sino entre dos orígenes: o bien derivan de la nación que debe vivir bajo su regla, o bien, inventadas en un pueblo influyente, son aplicadas por él a Estados que se hallan bajo su esfera de acción.
Con la primera hipótesis no hay dificultad. Evidentemente el pueblo ha imaginado sus instituciones según sus instintos y necesidades; se ha abstenido de estatuir nada que pueda molestar a unos y a otros; y si, por inadvertencia o torpeza, ha incurrido en ello, muy pronto el malestar subsiguiente le lleva a enmendar sus leyes y a ponerlas en más perfecta concordancia con su objetivo. Cabe decir que en todo país autónomo, la ley emana siempre del pueblo; y no porque tenga constantemente la facultad de promulgarla directamente, sino porque, para ser buena, es necesario que se modele según sus ideas y tal como, de estar bien informado, la hubiera imaginado él mismo. Si algún legislador muy sabio parece, a primera vista, el único inspirador de la ley, obsérvese de muy cerca y podrá verse que, por virtud de su misma sabiduría, el venerable doctor se imita a pronunciar sus oráculos bajo los dictados de su nación. Juicioso como Licurgo, no ordenará nada que no pueda admitir el Dorio de Esparta, y, teorizante como Dracón, creará un código que no tardará en ser modificado o abro­gado por el Jónico de Atenas, incapaz, como todos los hijos de Adán, de mantener por mucho tiempo una legislación extranjera en sus verdaderas y naturales tendencias. La intervención de un genio superior en ese magno problema de la invención de leyes no se reduce sino a una manifestación especial de la voluntad desvelada de un pueblo, o, si no es más que el producto aislado de las divagaciones de un individuo, ningún pueblo logrará acomodarse a ellas por mucho tiempo. No se puede admitir, pues, que las instituciones así descubiertas y modeladas por las razas hagan que las razas sean como vemos que son. Las instituciones son efectos y no causas. Su influencia es grande evidentemente: conservan genio nacional, le trazan nuevas sendas, le señalan su objetivo, e incluso, hasta cierto punto enardecen sus instintos y le agencian los mejores instrumen­tos de acción; pero no crean a su creador, y si pueden contribuir poderosamente a sus éxitos ayudándole a desarrollar sus cualidades innatas, no hacen más que fracasar miserablemente cuando pretenden agrandar en demasía el círculo o cambiarlo. En una palabra, no pueden lo imposible.
Las instituciones falsas y sus efectos han desempeñado, no obstante, un gran papel en el mundo. Cuando Carlos I, torpemente aconsejado por el conde de Strafford, trató de instaurar en Inglaterra un régimen de absolutismo, el rey y su ministro fueron a meterse en el sangriento barrizal de las teorías. Cuando los calvinistas proyectaron en Francia una administración a un tiempo aristocrática y republicana, y trataron de implantarla por las armas, se situaron igualmente al margen de lo verdadero.
Cuando el regente francés, dando por ganada la causa contra los cortesanos vencidos en 1652, se lanzó a las intrigas preconizadas por el coadjutor y sus amigos, sus esfuerzos no pluguieron a nadie, disgustando igualmente a la nobleza, a la clerecía, al Parlamento y al tercer estado. Sólo algunos intendentes lo celebraron. Pero, cuando Fernando el Católico instituyó contra los moros de España sus terribles y necesarios medios de destrucción; cuando Napoleón restableció en Francia la religión, emuló el espíritu militar, organizó el poder de una manera a la vez protectora y restrictiva, cada uno de estos soberanos estudió y comprendió perfectamente el genio de sus súbditos respectivos, y edificó sobre el terreno práctico. En una palabra, las instituciones falsas, comúnmente muy bellas en el papel, son aquellas que por no responder a las cualidades y particularidades nacionales, no convienen a un Estado, aun cuando puedan satisfacer en el país vecino. Esas instituciones no crean sino el desorden y la anarquía, aun suponiéndolas inspiradas en una legislación angélica. Las otras, todo lo contrario, resultan buenas por razones opuestas, a pesar de que, desde tal o cual punto de vista, y aun de una manera absoluta, puedan reprobarlas el teorizante y el moralista. Los Espartanos eran pocos en número, pero de gran corazón, ambiciosos y violentos: una legislación mala los hubiese convertido en pobres diablos; Licurgo los transformó en heroicos bandidos.
No nos quepa ninguna duda. Como la nación nace antes que la ley, la ley se le parece y toma su sello antes de imprimirle a ella el suyo. Las modificaciones que el tiempo origina en las instituciones son otra prueba de lo que decimos.
Se ha dicho más arriba que a medida que los pueblos se civilizaban, engrandecían y cobraban mayor poderío, su sangre se mezclaba y sus instintos sufrían graduales alteraciones. Tomando así aptitudes diferentes les resulta imposible adaptarse a las leyes de sus antecesores. A las nuevas generaciones les acontece lo mismo, y de ahí que las instituciones deban ser profundamente modificadas. Estas modificaciones resultan más frecuentes y profundas a medida que va cambiando la raza, y son, por el contrario, más y más moderadas en tanto la población se mantiene muy cerca de los primeros inspiradores del Estado. En Inglaterra, que es el país de Europa donde las modificaciones de sangre han sido más lentas y hasta el presente menos variadas, vemos subsistir todavía en la base del edificio social las instituciones de los siglos XIV y XV. Se descubre allí, casi en su antiguo vigor, la organización comunal de los Plantagenets y de los Tudors, la misma manera de mezclar a la nobleza con el gobierno y de componer esta nobleza, el mismo respeto por la antigüedad de las familias unido al mismo gusto por los individuos de mérito recién encumbrados. Pero como, desde Jaime I, y sobre todo desde la Unión de la reina Ana, la sangre inglesa ha tendido cada vez más a mezclarse con la de Escocia y la de Irlanda, y como otras naciones han contribuido también, aunque imperceptiblemente, a alterar la pureza de la descendencia, las modificaciones, aun manteniéndose bastante fieles al espíritu primitivo de la Constitución, resultan en nuestros días más frecuentes que antaño.
En Francia, los enlaces étnicos han sido mucho más numerosos y variados. Ha ocurrido incluso que, por virtud de bruscas alteraciones, el poder ha pasado de una raza a otra. Por lo mismo, ha habido, en la vida social, más bien cambios que modificaciones, y estos cambios han sido tanto más graves cuanto que los grupos que se sucedían en el poder eran más diferentes. Mientras en la política del país preponderó la población del Norte, el feudalismo o, más exactamente, sus informes restos, se defendieron harto ventajosamente, y el espíritu municipal se mantuvo firme. Después de la expulsión de los Ingleses, en el siglo XV, las provincias del centro, mucho menos germánicas que las comarcas de allende el Loire, y que, acabando de restaurar la independencia nacional bajo el cetro de Carlos VII, veían naturalmente su sangre galorromana predominar en los Consejos y en los campamentos, impusieron la afición a la vida militar, a las conquistas exteriores, muy peculiar en la raza céltica, y el culto de la autoridad, infuso en la sangre romana. Durante el siglo XVI, prepararon ampliamente el terreno sobre el cual los compañeros aquitanos de Enrique IV, menos célticos y más romanos aún, vinieron, en 1599, a cimentar todavía más el poder absoluto. Luego, lograda finalmente por París la dominación, como resultado de la concentración que el genio meridional había favorecido, París, cuya población es seguramente un resumen de los specimens étnicos más variados, no tuvo por qué comprender, amar ni respetar ninguna tradición, ni ninguna tendencia especial, y esa gran capital, esa torre de Babel, rompiendo con el pasado, sea de Flandes, sea del Poitou, sea del Languedoc, condujo a Francia hacia los experimentos multiplicados de las doctrinas más extrañas a sus antiguas costumbres.
No se puede admitir, pues, que las instituciones hagan que los pueblos sean como los vemos, cuando son los pueblos quienes las han inventado. Pero, ¿es igualmente así en la segunda hipótesis, es decir, cuando una nación recibe su Código de manos extranjeras provistas del poder necesario para hacérselo aceptar, de buen o mal grado?
De ello existen ejemplos. No podré, es cierto, demostrar que hayan sido ofrecidos en gran escala por los gobiernos verdaderamente políticos de la antigüedad o de los tiempos modernos; su buen sentido los preservó de todo intento de transformar el fondo mismo de las grandes multitudes. Los Romanos eran demasiado hábiles para entregarse a tan peligrosos experimentos. Alejandro, antes que ellos, no los ensayó nunca; y convencidos, por el instinto o por la razón, de la inanidad de semejantes esfuerzos, los sucesores de Augusto se contentaron, como el vencedor de Darío, con reinar sobre un vasto mosaico de pueblos que conservaban sus usos, sus costumbres, sus leyes, sus métodos propios de administración y de gobierno, y que, en su mayoría, mientras se mantuvieron, por lo menos racialmente, bastante idénticos a sí mismos, no aceptaron, en común con sus co-súbditos, más que prescripciones de fiscalización o de precaución militar.
Hay sin embargo una circunstancia que no puede ser desdeñada. Muchos pueblos sometidos a los romanos conservaban una legislación tan en pugna para con los sentimientos de sus dominadores que era imposible para estos últimos tolerar su existencia: por ejemplo, los sacrificios humanos de los Druidas, contra las cuales se dictaron las más severas prohibiciones. Pues bien los Romanos, no obstante su gran poderío, no lograron nunca extirpar completamente tan bárbaros ritos. En la Narbonense, la victoria resultó fácil: la población gálica había sido reemplazada casi enteramente por colonos romanos; pero en el centro, entre las tribus más intactas, la resistencia fue obstinada, y, en la península bretona, donde, en el siglo IV, una colonia aportó de Inglaterra las añejas costumbres con la vieja sangre, la población, por patriotismo, por apego a sus tradiciones, continuó degollando hombres en sus altares tan frecuentemente como pudo antojársele. La más extremada vigilancia no lograba arrancar de las manos el cuchillo y la antorcha Sagrados. Todas las sediciones empezaban con la restauración de ese terrible rasgo del culto nacional, y el cristianismo, vencedor todavía indignado de un politeísmo sin moral, vino, entre los Armoricanos, a estrellarse con horror contra unas supersticiones aún más repugnantes. No logró destruirlas sino después de muy prolongados esfuerzos, ya que en el siglo XVIII, la matanza de los náufragos y el ejercicio del derecho de fractura subsistían en todas las parroquias marítimas donde la sangre kynrica se había conservado pura. Y es que estas costumbres bárbaras respondían a los instintos y sentimientos indomables de una raza que no habiendo sido suficientemente mezclada, no tuvo hasta entonces motivos determinantes para cambiar de parecer.
Este hecho es digno de reflexión; pero los tiempos modernos presentan sobre todo ejemplos de instituciones impuestas y no soportadas. Un carácter singular de la civilización europea es su intolerancia, efecto de la conciencia que posee de su valor y de su fuerza. Esta intolerancia se manifiesta en el mundo, bien ante la barbarie, bien al lado de otras civilizaciones. A unos y otros los trata con un desdén casi idéntico, y, no viendo en lo que difiere de ella sino obstáculos a sus conquistas, se siente muy dispuesta a exigir de los pueblos una completa transformación. Sin embargo, los Españoles, los Ingleses y los Holandeses, y nosotros también alguna vez, no hemos osado ceder en demasía a los impulsos del genio innovador allí donde había masas algo considerables ante nosotros, imitando así la obligada discreción de los conquistadores de la antigüedad. El Oriente y el África ya septentrional, ya occidental, son testigos irrefragables de que las naciones más esclarecidas no han logrado imponer a los pueblos por ellas conquistados instituciones antipáticas a su naturaleza. He recordado ya que la India inglesa prosigue su forma de vida secular bajo las leyes que antaño se dio a sí misma. Los Javaneses, aunque muy sumisos, distan sobre manera de sentirse inclinados a adoptar instituciones más o menos análogas a las de Neerlandia. Frente a sus dominadores continúan viviendo con la libertad en ellos habitual, y, desde el siglo XVI, en que la acción europea en el mundo oriental empezó a dejarse sentir, no se nota que haya influido lo más mínimo en las costumbres de los tributarios mejor dominados.
Pero no todos los pueblos vencidos son numéricamente bastante fuertes para que el dominador europeo se disponga a contenerse. Los hay sobre los cuales se ha hecho pesar con todo su rigor la fuerza del sable para contribuir a la de la persuasión. Se quiso resueltamente cambiar su género de existencia, darles instituciones reconocidas como buenas y útiles. ¿Se logró?
América nos ofrece a este respecto un magnífico campo de experiencias. En todo el Sur, donde el poderío español reinó sin trabas, ¿a qué condujo? Sin duda a desarraigar los antiguos Imperios; no a ilustrar a los ciudadanos, ya que no los formó a semejanza de sus preceptores.
En la del Norte, con procedimientos, diferentes, los resultados fueron igualmente negativos. ¡Qué digo! Fueron todavía más nulos, ya que, lejos de ejercer una bienhechora influencia, resultaron más calamitosos desde el punto de vista de la humanidad. Los indios españoles se multiplicaron por lo menos de modo extraordinario: incluso han transformado la sangre de sus vencedores, quienes han descendido así a su nivel, mientras que los fieles pieles rojas de los Estados Unidos, acometidos por la energía anglosajona, han sucumbido a este contacto. Los pocos que quedan van desapareciendo día tras día, y desaparecen sin civilizar, exactamente como sus padres.
En Oceanía, las observaciones llevan a idéntica conclusión: las tribus aborígenes se extinguen por doquier. Se llega a veces a arrancarles sus armas, a impedir que causen daño; pero no se las cambia. Dondequiera domina el Europeo, dejan de devorarse entre sí, se hartan de aguardiente, y este nuevo embrutecimiento es todo lo que nuestro espíritu iniciador logra hacerles gustar. En fin, existen en el mundo dos gobiernos formados por pueblos extraños a nuestras razas sobre modelos ofrecidos por nosotros: uno funciona en las islas Sandwich, el otro en la de Santo Domingo. El examen de estos dos Estados acabará de demostrar la inutilidad de toda tentativa para dar a un pueblo instituciones no sugeridas por su propio genio.
En las islas Sandwich, el sistema representativo brilla en todo su esplendor. Figura allí una Cámara superior, una Cámara inferior, un Ministerio que gobierna, un rey que reina; no falta nada. Pero todo esto es puramente decorativo. El rodaje indispensable de la máquina, el que la pone en movimiento, es el cuerpo de misioneros protestantes. Sin ellos, el rey, los pares y los diputados, ignorando qué ruta seguir, cesarían muy pronto de funcionar. Únicamente sobre los misioneros recae el honor de encontrar las ideas, de exponerlas, de hacerlas aceptar, bien por el crédito de que gozan cerca de sus neófitos, bien, si es necesario, por la amenaza. Dudo, sin embargo, de que si los misioneros no tuviesen por instrumentos de su voluntad más que al rey y las Cámaras, no se viesen obligados, luego de luchar por algún tiempo contra la ineptitud de sus discípulos, a tomar en el manejo de los asuntos una participación muy grande, muy directa y por consiguiente muy ostensible. Este inconveniente ha sido salvado por medio de un Ministerio que está compuesto simplemente de hombres de raza europea. Así, los asuntos son tratados y decididos, de hecho, entre la misión protestante y sus agentes; lo demás no es sino puro espectáculo.
En cuanto al rey Kamehameha III, parece ser un príncipe de mérito. Por su parte, ha renunciado a tatuarse la cara, y, aun cuando no ha convertido todavía a todos sus cortesanos, experimenta ya la natural satisfacción de no verles trazar sobre sus frentes y mejillas sino muy leves dibujos. La masa de la nación, nobles del campo y clases populares, sigue aferrada, sobre este punto como sobre los otros, a sus viejas ideas. Con todo, causas muy numerosas determinan cada día en las islas Sandwich un acrecentamiento de la población europea. La proximidad de California convierte el reino javanés en un punto muy interesante para la clarividente energía de nuestras naciones. Los balleneros desertores y los marinos refractarios a la marina militar no son ya los únicos colonos de raza blanca: mercaderes, especuladores, aventureros de toda especie acuden allí, para levantar sus nuevas moradas y establecerse en el país. La raza indígena, invadida, va mezclándose poco a poco y desaparece. No sé si el gobierno representativo e independiente cederá pronto el sitio a una simple administración delegada, sujeta a alguna gran potencia extranjera; de lo que no dudo es que las instituciones importadas acabarán por establecerse firmemente en este país, y el día de su triunfo verá ‑ sincronismo necesario - la ruina total de los indígenas.
En Santo Domingo, la independencia es completa. Allí, nada de misioneros ejerciendo una autoridad velada y absoluta; ningún Ministerio extranjero funcionando con el espíritu europeo: todo está abandonado a las inspiraciones de la misma población. Esa gente parece imitar, como puede, lo que nuestra civilización ofrece de más fácil: como todos los mestizos, tienden a fundirse en la rama de su genealogía que más les honra; son, pues susceptibles, hasta cierto punto, de poner en práctica nuestros usos. No es entre ellos donde es preciso estudiar la cuestión absoluta. Atravesemos pues las montañas que separan la República Dominicana del Estado de Haití.
Allí nos encontramos frente a una sociedad cuyas instituciones no sólo son parecidas a las nuestras, sino que derivan también de las máximas más recientes de nuestra sabiduría política. Todo lo que, de sesenta años acá, el liberalismo más refinado ha hecho proclamar en las Asambleas deliberantes de Europa, todo lo que los pensadores más amigos de la independencia y de la dignidad del hombre han podido escribir, todas las declaraciones de derechos y de principios, han hallado eco en las riberas del Artibonita. Nada de africano ha sobrevivido en las leyes escritas; los recuerdos de la tierra camítica han desaparecido oficialmente de los espíritus; nunca el lenguaje oficial ha mostrado el menor vestigio de ello; las instituciones, lo repito, son completamente europeas. Veamos ahora cómo se adaptan a las costumbres.
¡Qué contraste! ¿Las costumbres? Las vemos tan depravadas, tan brutales, tan feroces como en el Dahomey o en el país de los Felatas. El mismo gusto bárbaro de adornarse se junta a la misma indiferencia por el mérito de la forma; lo bello reside en el colorido, y basta que un vestido sea de un rojo brillante y esté guarnecido de oropel, para que se despreocupen del coste de la tela; y en cuanto a limpieza, ni que hablar. ¿Que es deseo nuestro ser presentados a un alto funcionario? Se nos introduce cerca de un formidable negro tumbado de espaldas sobre un banco de madera, en, vuelta la cabeza con un mal pañuelo destrozado y cubierta con un sombrero de picos ribeteado de oro. De su cintura pende un inmenso sable; el bordado traje no va acompañado de chaleco; el general calza pantuflas. ¿Le interrogáis, tratáis de penetrar en su espíritu para apreciar la naturaleza de las ideas que le absorben? Descubrís la inteligencia más inculta unida al orgullo más salvaje que no tiene de comparable sino su profunda e incurable negligencia. Si este hombre abre la boca, os larga todos los lugares comunes con que todos los diarios nos han fastidiado por espacio de medio siglo. Este bárbaro se los sabe de memoria; le impulsan otros intereses, muy diferentes instintos; no tiene adquiridas otras nociones. Habla como el barón d'Holbach, razona como M. de Grimm, y, en el fondo, no tiene mayor preocupación me la de mascar tabaco, beber alcohol, despanzurrar a sus enemigos y bienquistarse con los hechiceros. El resto del tiempo lo pasa durmiendo.
El Estado está dividido en dos fracciones, que no separan incompatibilidades de doctrinas, sino de pieles: los mulatos a un lado, los negros al otro. Poseen sin duda los mulatos mayor inteligencia, un espíritu más despierto. Lo he hecho notar ya al hablar de los Dominicanos: la sangre europea ha modificado la naturaleza africana, y estos hombres, luego de fundidos dentro de una masa blanca y con buenos modelos constantemente ante sus ojos, podrían en otro sitio convertirse en ciudadanos útiles. Por desgracia, la supremacía del número y de la fuerza corresponde, de momento, a los negros. Éstos, pese a que fuesen, a lo sumo, sus abuelos quienes conocieran el suelo africano, se hallan todavía bajo su total influencia; su goce supremo, es la pereza; su razón suprema, la matanza. Entre los dos partidos en que se divide la isla, no ha cesado nunca de reinar el odio más feroz. La historia de Haití, de la democracia de Haití, no es más que una larga serie de matanzas: matanza de mulatos por negros, cuando éstos se sienten más fuertes; matanza de negros por los mulatos, cuando son éstos quienes dominan. Las instituciones, por filantrópicas que resulten, nada pueden contra ello; nunca van más allá de la letra impresa. Lo que reina sin freno, es el verdadero espíritu de la población. De conformidad con una ley natural indicada más arriba, la variedad negra, perteneciente aquellas tribus humanas no aptas a la civilización, siente el más profundo odio hacia todas las otras razas; así vemos a los negros de Haití rechazar enérgicamente a los blancos y prohibirles la entrada en su territorio; así mismo querrían excluir a los mulatos, y tienden a su exterminio. El odio al extranjero es el principal móvil de la política local. Después, como consecuencia de la pereza orgánica de la especie, la agricultura está anulada, la industria no existe siquiera de nombre, el comercio se reduce más cada día, la miseria, con sus deplorables progresos, impide que la población se reproduzca, en tanto que las continuas guerras, las revueltas, las ejecuciones militares, contribuyen constantemente a disminuirla. El resultado inevitable e inmediato de tal situación será que quede desierto un país cuya fertilidad y recursos naturales habían antaño enriquecido a generaciones de colonos, y que deban abandonarse a las cabras montesas las fecundas llanuras, los magníficos valles, los grandiosos montes de la reina de las Antillas .
Doy en suponer, el caso en que las poblaciones de este desventurado país hubieran podido obrar de acuerdo con el espíritu de las razas de las cuales proceden; en que, no hallándose bajo el inevitable protectorado y el impulso de doctrinas extrañas, hubiesen formado su sociedad con libertad absoluta y siguiendo únicamente sus instintos. Entonces se hubiera producido, más o menos espontáneamente, pero nunca sin ciertas violencias, una separación entre la gente de ambos colores.
Los mulatos hubieran habitado en la costa, a fin de mantener siempre con los Europeos las relaciones a que aspiran. Bajo la dirección de éstos, los hubiéramos visto convertirse en mercaderes, abogados, médicos, estrechar lazos que les lisonjean, mezclarse más y más, mejorarse gradualmente, y perder, en proporciones dadas, su carácter y sangre africanos.
Los negros se hubieran retirado al interior, formando pequeñas sociedades análogas a las que creaban antaño en el propio Santo Domingo, en la Martinica, en la Jamaica y sobre todo en Cuba, cuyo vasto territorio y profundos bosques ofrecen más seguros abrigos. Allí, en medio de las producciones tan variadas y brillantes de la vegetación antillana, el negro americano, copiosamente provisto de los medios de existencia que prodiga, con tan poco coste, una tierra opulenta, hubiera vuelto con toda libertad a aquella organización despóticamente patriarcal tan grata a aquellos congéneres suyos que los vencedores musulmanes del África han logrado aun sujetar. El amor al aislamiento hubiera sido a un tiempo la causa y el resultado de aquellas instituciones. Las tribus que se habrían formado, se hubieran vuelto a no tardar extrañas y hostiles unas a otras. Las guerras locales hubieran sido él único acontecimiento político de los diferentes cantones, y la isla, salvaje, medianamente poblada, muy mal cultivada, hubiera conservado, no obstante, una doble población, ahora condenada a desaparecer, por efecto de la funesta influencia de leyes e instituciones sin relación con la estructura de la inteligencia de los negros, con sus intereses, con sus necesidades.
Estos ejemplos de Santo Domingo y de las islas Sandwich son harto concluyentes. No puedo sin embargo, resistir al deseo de referirme aún, antes de abandonar definitivamente este asunto, a otro hecho análogo y cuyo carácter particular presta una fuerza muy grande a mi opinión. Se trata de un ejemplo de muy otra naturaleza, que me brindan las tentativas de los padres jesuitas para civilizar a los indígenas del Paraguay.
Estos misioneros, por la elevación de su inteligencia y lo raro de su coraje, han excitado la admiración universal; los enemigos más declarados de su Orden no han podido regatearles los elogios. En efecto, si instituciones surgidas de un espíritu extraño a una nación han tenido jamás algunas probabilidades de éxito, son seguramente aquellas fundadas en la fuerza del sentimiento religioso. Los Padres estaban persuadidos de que la barbarie es a la vida de los pueblos lo que la infancia es a la de los individuos, y que cuanto más salvaje e inculta se muestra una nación, más jóvenes.
Para conducir sus neófitos a la adolescencia, les trataron pues como a niños, imponiéndoles un gobierno despótico tan firme en sus propósitos y voluntades, como suave y afectuoso en1a forma. Las disposiciones nativas de los Guaraníes, a los cuales los jesuitas acababan de dirigirse, no contrastaban, sobre este punto, con las de los demás indígenas. Con todo, por feliz circunstancia, esos pueblos mostraban una inteligencia relativamente desarrollada, algo menos de ferocidad quizá que algunos de sus vecinos, y cierta facilidad para concebir nuevas necesidades. Todo lo que la experiencia, el estudio diario, la viva caridad, enseñaban a los jesuitas, resultaba provechoso; se hacían incesantes esfuerzos Para activar el éxito sin comprometerlo. Pese a tantos cuidados, se sentía no obstante que no bastaba poder absoluto para constreñir a los neófitos a persistir en la buena vía, y era posible convencerse, en muchas ocasiones, de la falta de solidez real del edificio.
Cuando las medidas del conde de Aranda echaron del Paraguay a sus piadosos y hábiles civilizadores, se tuvo de lo que antecede la más triste y completa demostración. Los Guaraníes, privados de sus guías espirituales, negaron toda confianza a los jefes laicos enviados por la Corona de España. No mostraron ningún apego a sus nuevas instituciones. El gusto por la vida salvaje les acometió de nuevo, y hoy, a excepción de treinta y siete pequeños poblados que vegetan todavía en las orillas del Paraná, del Paraguay y de Uruguay, aldeas que encierran ciertamente un núcleo de población mestiza, todos los restantes han vuelto a las selvas y allí viven en un estado tan salvaje como las tribus occidentales de igual origen, los Guaraníes y los Cirionos. Los fugitivos han vuelto a adoptar, no diré sus viejas costumbres en toda su pureza, pero si costumbres que poco difieren de ellas y que de ellas derivan directamente, y eso porque no es dable a ninguna raza humana mostrarse infiel a sus instintos ni abandonar el sendero en el cual Dios la ha colocado. Cabe creer que si los jesuitas hubiesen seguido rigiendo sus misiones del Paraguay, sus esfuerzos, ayudados por el tiempo, hubieran determinado mejores éxitos. Lo admito; pero con esta condición única, siempre la misma, de que, al amparo de su dictadura, hubieren venido grupos de población europea a establecerse poco a poco en el país, se hubieran mezclado con los nativos, hubiesen primero modificado, y luego cambiado completamente la sangre, y, en estas condiciones, se habría formado en aquellos parajes un Estado designado acaso con un nombre aborigen, vanagloriándose quizá de descender de antepasados autóctonos, pero de hecho, en realidad, tan europeo como las instituciones que la hubieren regido.
He aquí cuanto tenía que decir sobre las relaciones de las instituciones con las razas.

CAPÍTULO VI

EN EL PROGRESO O EN EL ESTACIONAMIENTO, LOS PUEBLOS SON INDEPENDIENTES DE LOS LUGARES QUE HABITAN.

Es imposible no tener algo en cuenta la influencia reconocida por muchos sabios a los climas, a la naturaleza del suelo, a la disposición topográfica, sobre el desarrollo de los pueblos; de ella trataré, pues, a fondo.
Se cree generalmente que una nación establecida bajo un clima templado, no bastante ardiente para enervar a los hombres, ni demasiado frío para que el suelo resulte improductivo, a la orilla de grandes ríos, rutas anchas y movibles, en llanuras y valles adecuados a diversos géneros de cultivo, al pie de las montañas cuyo opulento seno rebosa de metales, créese, repito, que esta nación, así ayudada por la Naturaleza, se verá muy pronto conducida a salir de la barbarie, e indefectiblemente se civilizará . Por otra parte, y como consecuencia de este razonamiento, se admite sin reparo que las tribus tostadas por el sol o embotadas por los hielos eternos, no disponiendo de otro territorio que las estériles rocas, estarán mucho más expuestas a permanecer en estado de barbarie. Entonces ya no hay que decir que, dada tal hipótesis, la humanidad no será perfectible sino con ayuda de la naturaleza material, y que todo su valor y su grandeza existirían en germen fuera de ella misma. Por muy especiosa que, a primera vista, resulte esta opinión, no concuerda en ningún punto con los numerosos hechos que la observación nos brinda.
No hay ciertamente países más fértiles, ni climas más suaves que los de los diferentes países de América. Allí abundan los grandes ríos; sus golfos, bahías y puertos son vastos, profundos, magníficos, numerosos; los metales preciosos se encuentran a ras del suelo; la naturaleza vegetal prodiga casi espontáneamente los medios de existencia más variados, en tanto que la fauna, rica en especies alimenticias, ofrece recursos todavía más substanciales. Y, sin embargo, la mayor parte de sus afortunados países es habitada, desde muchísimos siglos, por tribus incapaces de la explotación siquiera muy mediocre, de sus inmensos tesoros.
Varios de ellos se han hallado en vías de hacer algo más. Un parvo cultivo, un bárbaro laboreo del mineral son hechos que observamos en más de un sitio. Algunas artes útiles, ejercidas con cierto talento, sorprenden todavía al viajero. Pero todo esto, en definitiva, es muy poco y no forma un conjunto, un haz del que haya surgido nunca una civilización. Ciertamente existió, en épocas muy remotas, en el país comprendido entre el lago Erie y el golfo de Méjico, desde el Missouri asta las montañas Rocosas , una nación, que ha dejado notables huellas de su paso. Los restos de construcciones, las inscripciones grabadas en las rocas, los túmulos, las momias indican una cultura intelectual avanzada. Pero nada prueba que entre aquella misteriosa nación y las tribus hoy errantes sobre sus tumbas exista un cercano parentesco. En todos los casos, si, por efecto de un lazo natural cualquiera, o de una iniciación de esclavos, los actuales aborígenes han heredado de los antiguos dueños del país la primera noción de las artes que practican en un estado elemental, no podría menos de sorprendernos la imposibilidad por ellos manifestada de perfeccionar lo que se les había enseñado. En ello encontraría yo otro motivo para continuar convencido de que el primer pueblo que allí llegase, colocado en las circunstancias geográficas las más favorables, no estaría, por este mismo hecho, destinado a civilizarse. Al contrario, entre la aptitud de un clima y de un país a subvenir a las necesidades del hombre y el hecho de la civilización, existe una independencia completa. La India es un país que ha habido que fertilizar, y lo mismo el Egipto . He aquí dos centros muy célebres de la cultura y del perfeccionamiento humanos. La China, al lado de la fecundidad de algunas de sus regiones, ha ofrecido en otras dificultades casi insuperables. Los primeros acontecimientos los constituyen las luchas contra los ríos; los primeros favores de los antiguos emperadores consisten en la apertura de canales, en la desecación de pantanos. En la región mesopotámica del Éufrates y del Tigris, teatro del esplendor de los primeros Estados asirios, territorio santificado por la majestad de los recuerdos más sagrados, en aquellas regiones donde se dice que el trigo candeal crece espontáneamente, el suelo es sin embargo tan poco productivo de suyo, que sólo a costa de vastos y penosísimos trabajos de irrigación pudo lograrse hacerlo apto para el cultivo.
Actualmente en que los canales están destruidos, sepultados u obstruidos, la esterilidad ha vuelto a enseñorearse de la tierra. Me siento pues muy inclinado a creer que la naturaleza no habría favorecido esas regiones tanto como generalmente se cree. Con todo, no discutiré este punto. Admito que China, Egipto, India y Asiria hayan sido lugares completamente apropiados al establecimiento de grandes Imperios y al desarrollo de poderosas civilizaciones; concedo que estos lugares hayan reunido las mejores condiciones de prosperidad. Pero estas condiciones‑ se convendrá también en ello‑ eran de tal naturaleza que, para sacar partido de ellas, era indispensable haber alcanzado previamente, por otras vías, un alto grado de perfeccionamiento social. Así, para que comercio pudiese explotar las vías fluviales, era preciso que la industria o por lo menos la agricultura existiesen ya, y la atracción hacia los pueblos vecinos no hubiera podido producirse de no existir de antiguo ciudades y mercados florecientes. Las grandes ventajas otorgadas a China, India y Asiria suponen pues, entre los pueblos que han sacado buen partido de ello, una verdadera vocación intelectual e incluso una civilización anterior a la fecha en que la explotación de esas ventajas pudo comenzar. Pero dejemos las regiones especialmente favorecidas, y dirijamos a otra parte nuestras miradas.
Cuando los Fenicios, en su migración, vinieron de Tilos, o de otro lugar cualquiera del Sudeste, ¿qué encontraron en el cantón de Siria donde se establecieron? Una costa árida, pedregosa, estrechamente encerrada entre el mar, y cordilleras rocosas que parecían condenadas para siempre a la esterilidad. Un territorio tan miserable constreñía a la nación a no extenderse nunca, ya que por todos lados se encontraba circundado por una red de montañas. Y sin embargo este lugar, que debía de ser una prisión, se convirtió, gracias al espíritu industrioso de sus naturales, en un nido de templos y de palacios. Los Fenicios, condenados para siempre a no ser más que unos groseros ictiófagos, o a lo sumo unos miserables piratas, fueron piratas, es cierto, pero a lo grande, y, además, mercaderes osados y hábiles, especuladores audaces y afortunados. ¡Bien! exclamará algún contradictor, la necesidad es madre de la invención; si los fundadores de Tiro y de Sidón hubiesen habitado las llanuras de Damasco, satisfechos de los productos 6o de la agricultura, quizá no hubieran sido nunca un pueblo ilustre. La miseria les aguijoneó, la miseria aguzó su genio.
¿Y por qué pues no despierta el de tantas tribus africanas, americanas, oceánicas, colocadas en circunstancias análogas? ¿Por qué las cabilas de Marruecos, raza antigua y que ha tenido ciertamente el tiempo necesario para meditar, y, cosa más sorprendente todavía, todas las incitaciones posibles a la simple imitación, no ha concebido nunca otra idea más fecunda, para mejorar su desdichada suerte, que el puro y simple bandidaje marítimo? ¿Por qué, en el archipiélago de las Indias, que parece creado para el comercio, en aquellas islas oceánicas que tan fácilmente pueden comunicarse unas con otras, las relaciones pacíficamente fructuosas se desarrollan casi absolutamente entre razas extranjeras, la china, la malaya y la árabe? Y allí donde pueblos semi indígenas o naciones mestizas han podido apoderarse de ellas, ¿por qué disminuye la actividad? ¿Por qué la circulación no tiene lugar sino en condiciones cada vez más elementales? Es que en realidad, para que un Estado comercial se establezca en una costa o en una isla cualquiera, precisa algo más que la perspectiva del mar, los estímulos nacidos de la esterilidad del suelo, e incluso las lecciones de la experiencia ajena: es necesaria, en el espíritu de los naturales de aquella costa o de aquella isla, la aptitud especial susceptible de conducirle a aprovechar los instrumentos de trabajo y de éxito colocados a su alcance.
Pero no me limitaré a mostrar que una situación geográfica, declarada conveniente porque es fértil, o, precisamente, porque no lo es, deja de prestar a las naciones su valor social: conviene aún dejar bien establecido que este valor social es del todo independiente de las circunstancias materiales circundantes. Citaré a los Armenios, encerrados en sus montañas (en aquellas mismas montañas donde tantos otros pueblos viven y mueren bárbaros, de generación en generación), alcanzando, desde una antigüedad muy remota, una civilización bastante elevada. Aquellas regiones permanecían, sin embargo, casi cerradas, sin gran fertilidad, sin comunicación con el mar.
Los Judíos se encontraban en una situación análoga, rodeados de tribus que hablaban dialectos de una lengua con ellos emparentada, y la mayor parte de las cuales estaban unidas a ellos por lazos de sangre; se adelantaron, sin embargo, a todos esos grupos. Los hemos visto guerreros, agricultores, comerciantes, los hemos visto, bajo aquel gobierno singularmente complicado, en el que la monarquía, la teocracia, el poder patriarcal de los cabezas de familia y el poderío democrático del pueblo, representado por las Asambleas y los profetas, se equilibraban de una manera muy extraña, atravesar luengos siglos de prosperidad y de gloria, y vencer, por un sistema.
De emigración de los más inteligentes, las dificultades que oponían a su expansión los estrechos límites de su territorio. ¿Y qué era entonces aquel territorio? Los viajeros modernos saben a costa de qué sabios esfuerzos los agrónomos israelitas conservaban su ficticia fecundidad. Desde que aquella raza escogida no habita ya sus montañas y llanuras, el pozo donde se abrevaban los rebaños de Jacob está cubierto de arena, la viña de Nabot ha sido invadida por el desierto, exactamente como el emplazamiento del palacio de Acab por las zarzas. Y en aquel miserable rincón del mundo, ¿qué fueron los Judíos? Lo repito, un pueblo hábil en todo cuanto acometió, un pueblo libre, un pueblo fuerte, un pueblo inteligente, y que, antes de perder valerosamente, empuñando las armas, el título de nación independiente, había dado al mundo tantos doctores como mercaderes.
Los Griegos, los mismos Griegos, distaban mucho de poder felicitarse en todo de las circunstancias geográficas. Su país no era, en muchas de sus partes, más que una tierra miserable. Si la Arcadia fue un país amado de los pastores, si la Beocia se mostró cara a Ceres y a Triptolemo, la Arcadia y la Beocia desempeñan un papel muy insignificante en la historia helénica. La misma rica Corinto, la ciudad favorita de Pluto y, de Venus Melanis, no figura ahí más que en segundo término. ¿En quién recae la gloria? En Atenas, donde un blanco polvo cubría la campiña y los magros olivos; en Atenas, que, por principal comercio, vendía estatuas y libros; luego a Esparta, enterrada en un angosto valle, al fondo de un hacinamiento de rocas adonde iba a buscarle la victoria.
Y Roma, en el pobre cantón del Lacio donde la levantaran sus fundadores, al borde de aquel pequeño Tiber que iba a desembocar en una costa casi desconocida, donde nunca ninguna nave fenicia o griega echaba el ancla como no fuese por casualidad, ¿fue por su disposición topográfica como pudo erigirse en dueña del orbe? Tan pronto como el mundo obedeció a las insignias romanas, la política encontró su metrópoli mal situada, y la Ciudad Eterna empezó la larga serie de sus afrentas. Los primeros emperadores, vueltas constantemente sus miradas hacia Grecia, residieron allí casi siempre. Tiberio, en Italia, permanecía en Capri, entre las dos mitades de su universo. Sus sucesores iban a Antioquía; Algunos, preocupados con los asuntos gálicos, subieron hasta Trevi. Por último, un decreto final arrebató a Roma el mismo título de capital para dárselo a Milán. Así que si los Romanos hicieron que se hablase de ellos en el mundo, fue ciertamente a pesar de la situación del distrito de donde procedían sus primeros ejércitos, y no a causa de aquella situación.
Descendiendo a los tiempos modernos, la multitud de hechos en que puedo apoyarme me embaraza. Veo la prosperidad alejarse completamente de las costas mediterráneas, prueba irrefragable de que no estaba indisolublemente unida a ellas. Las grandes ciudades mercantiles de la Edad Media surgen allí donde ningún teorizante de las épocas pretéritas hubiese pensado nunca en construirlas. Novgorod se levanta en un país helado, Bremen, en una costa casi fría. Las ciudades hanseáticas del centro de Alemania se fundan en medio de un país apenas despierto; Venecia aparece al fondo de un golfo profundo. La preponderancia política brilla en lugares escasamente conocidos antes. En Francia, es al norte del Loire y casi más allá del Sena donde reside la fuerza. Lyón, Tolosa, Narbona, Marsella, Burdeos, pierden el elevado rango a que las llevó la predilección de los Romanos. Es París la que se convierte en una ciudad importante, París, un burgo harto alejado del mar para el comercio, y que se sentirá demasiado cerca cuando lleguen los barcos normandos. En Italia, ciudades, antaño de última categoría, aventajan a la ciudad de los papas; Ravena se desvela en el fondo sus pantanos; Amalfi es ya de tiempo poderosa. Observo, de paso, que el azar no intervino para nada en estos cambios, todos los cuales se explican por la presencia en un punto dado de una raza victoriosa o preponderante. Quiero significar que no fue el lugar lo que determinó el valor de la nación, y que nunca lo ha determinado, ni lo determinará jamás; al contrario, era a nación la que daba, ha dado y dará al territorio su valor económico, moral y político.
A fin de ser todo lo claro posible, añadiré sin embargo que no está en mi pensamiento el negar la importancia de la situación para ciertas ciudades, ya se trate de factorías, de puertos de mar o de capitales. Las observaciones que se han hecho, a propósito de Constantinopla. y de Alejandría especialmente, son incontestables. Cierto es que existen en el Globo diferentes puntos que podemos llamar las llaves del mundo; así se concibe que, en el caso de la apertura del istmo de Panamá, el Poderío que posea la ciudad no construida aún sobre este canal hipotético  habrá de influir considerablemente en los problemas mundiales. Pero esta influencia, una nación la ejerce acertadamente o bien desacertadamente o aun deja de ejercerla en absoluto, según lo que ella valga. Ensanchad el río Chagres, y haced que los dos mares se unan bajo sus muros, luego poblad la ciudad con una colonia a gusto vuestro: de vuestra elección depende el porvenir de la nueva ciudad. En el caso de que la raza sea verdaderamente digna de la elevada suerte a la que habrá sido llamada, si la situación de Chagres no es precisamente la más a propósito para favorecer todas las ventajas de la unión de los dos océanos, aquella población abandonará su residencia e irá a otro sitio para desplegar con entera libertad los esplendores de su destino.

CAPÍTULO VII

EL CRISTIANISMO NO CREA NI TRANSFORMA LA APTITUD CIVILIZADORA.

Tras de las objeciones sacadas de las instituciones y de los climas, hallamos otra que, a decir verdad, hubiera debido anteponer a todas las demás, y no porque la juzgue de mayor peso, sino por el hecho especial en que se apoya. Adoptando como justas las conclusiones que preceden, resultan cada vez más evidentes dos afirmaciones: es, primero, que la mayoría de razas humanas son absolutamente ineptas para la civilización, a menos de que se mezclen; segundo, que no sólo estas razas carecen del resorte interior, reputado necesario para ser empujadas hacia la vía del perfeccionamiento, sino que, además, todo agente exterior es impotente para fecundar su esterilidad orgánica, aun cuando ese agente pueda ser muy enérgico. Aquí se preguntará, sin duda, si el cristianismo debe brillar en vano para naciones enteras; si habrá pueblos condenados a no conocerlo nunca.
Ciertos autores han respondido afirmativamente. Colocándose sin escrúpulo en contradicción con la promesa evangélica, han negado el carácter más relevante de la nueva ley, que es precisamente el de ser accesible a la universalidad de los hombres. Tal opinión reproducía la fórmula estrecha de los Hebreos. Era volver a ella de nuevo ella, entrando por una puerta menos ancha que la de la Antigua Alianza; pero era volver a ella de nuevo. No me siento en modo alguno dispuesto a seguir a los partidarios de esta idea condenada por la Iglesia, ni experimento el menor reparo en reconocer plenamente que todas las razas humanas están dotadas de igual capacidad para entrar en el seno de la comunión cristiana. Sobre este punto, nada de impedimento original, nada de trabas en la naturaleza de las razas; sus desigualdades no influyen en ello para nada. Las religiones no están, como se ha querido pretender, separadas por zonas sobre la superficie del Globo con sus sectarios. No es verdad que de tal grado del meridiano a tal otro el cristianismo deba dominar, mientras que a partir de tal límite el Islamismo tomará el imperio para conservarlo hasta el linde infranqueable en que deberá cederlo al budismo o al brahmanismo, en tanto que los camanistas, los fetichistas se repartirán lo que quede del mundo.
Los cristianos están diseminados por todas las latitudes y bajo todos los climas. La estadística, desde luego imperfecta, pero probable en sus datos los muestra en gran número: Mogoles errantes por las llanuras del Alta Asia; salvajes cazando en las mesetas de las cordilleras; Esquimales pescando entre los hielos del polo ártico; en fin, Chinos y Japoneses sucumbiendo bajo el látigo de los perseguidores. La observación no permite ya sobre esta cuestión la más leve duda. Pero la misma observación no permite tampoco que se confunda, como se hace a diario, el cristianismo, la aptitud universal de los hombres a reconocer sus verdades y a practicar sus preceptos, con la facultad, muy diferente, de un orden muy otro, de muy diferente naturaleza, que lleva a tal familia humana, con exclusión de todas las demás, a comprender las necesidades puramente terrestres del perfeccionamiento social, y a saber preparar y atravesar sus fases, para elevarse al estado que llamamos civilización, estado cuyos grados marcan las relaciones de desigualdad de las razas entre sí.
Se pretendió, desde, luego equivocadamente, en el último siglo, que la doctrina del renunciamiento, que constituye una parte capital del cristianismo, era, por naturaleza, muy opuesta al desenvolvimiento social, y que las personas cuyo mérito supremo debe ser el de no ambicionar nada en la Tierra y el de tener siempre fijas las miradas en la Jerusalén celeste, no son muy indicadas para hacer progresar los intereses de este mundo. La imperfección humana se encarga de redargüir el argumento. Nunca ha sido de temer seriamente que la humanidad renuncie a las cosas del siglo, y, por muy expresas que fuesen a este respecto las recomendaciones y consejos, puede decirse que, luchando contra una corriente conceptuada irresistible, se pedía mucho, con el solo fin de conseguir algo. Por lo demás, los preceptos cristianos son un gran vehículo social, en el sentido de que moderan las costumbres, facilitan las relaciones por la caridad, condenan toda violencia, obligan a oponerse a ella con la simple fuerza del razonamiento, y reclaman por tanto para el alma una plenitud de autoridad que, en millares de casos, redunda en beneficio de la carne. Después, dada la naturaleza enteramente metafísica e intelectual de sus dogmas, la religión invita al espíritu a elevarse, en tanto que, por la pureza de su moral, tiende a despojarle de una multitud de debilidades y vicios corrosivos, peligrosos para el progreso de los intereses materiales. Contrariamente, pues, a los filósofos del siglo XVIII, hay fundados motivos para otorgar al cristianismo el epíteto de civilizador; pero precisa hacerlo con mesura, para no incurrir en errores profundos.
El cristianismo es civilizador en tanto que vuelve al hombre más reflexivo y más moderado, sin embargo, no lo es sino indirectamente, ya que no aspira a aplicar esa moderación ese desarrollo de la inteligencia a las cosas perecederas, y vemos por doquier darse por satisfecho del estado social en que encuentra a sus neófitos, por imperfecto que ese estado resulte. Con tal de que logre extirpar lo que daña a la salvación del alma, el resto no le importa nada. Deja a los Chinos con su indumentaria, a los Esquimales con sus pieles; a los primeros alimentándose de arroz; a los segundos, de grasa de ballena, absolutamente tal como los encontrara, y no concede ninguna importancia al hecho de que puedan adoptar otro género de vida. Si el estado de esos individuos permite una me ora derivada de sus doctrinas, el cristianismo contribuirá ciertamente a favorecerla; pero no cambiará en modo alguno los hábitos que descubrió en ellos, ni forzará el paso de una civilización a otra, puesto que él no ha adoptado ninguna; el cristianismo se sirve de todas, y está por encima de todas. Los hechos y las pruebas abundan: voy a hablar de ellos; pero, ante todo ‑séame permitido confesarlo‑, no he comprendido nunca esa doctrina moderna que consiste en identificar la ley de Dios con los intereses de este mundo de tal modo que se hace surgir de ello un supuesto orden de cosas llamado la civilización cristiana.
Existe indudablemente una civilización pagana, una civilización brahmánica, búdica, judaica. Han existido, existen, sociedades en las cuales la religión ha constituido la base, ha dado la forma, compuesto las leyes, regulado los deberes civiles, marcado los límites, indicado las hostilidades; sociedades que no subsisten sino apoyándose en las prescripciones más o menos amplias de una fórmula teocrática, y que no podernos imaginar como vivientes sin su fe y sus ritos, del mismo modo que los ritos y la fe no son tampoco posibles sin el pueblo por ellos formado. Toda la antigüedad ha vivido más o menos según esta regla. La tolerancia legal, invención de la política romana, y el vasto sistema de asimilación y de fusión de los cultos, obra de una teología decadente, fueron, para el paganismo, los frutos de las últimas épocas. Pero, mientras se mantuvo joven y fuerte, a las diversas ciudades correspondieron otros tantos Jupiteres, Mercurios y Venus diferentes, y el Dios, celoso, de muy otra manera que el de los Judíos y aun más exclusivo, no reconocía, ni en este mundo ni en el otro, sino a sus ciudadanos. Así, cada civilización de este género se forma y desarrolla bajo la égida de una divinidad, de una religión particular. El culto y el Estado se han unido a ella de una manera tan estrecha y tan inseparable, que se sienten igualmente responsables del mal y del bien. Que se reconozcan, pues, a Cartago las huellas políticas del culto al Hércules tirio; creo que en verdad podrá confundirse la acción de la doctrina predicada por los sacerdotes con la política de los sufetes y la dirección del desenvolvimiento social. Tampoco dudo de que el Anubís de cabeza de chacal, la Isis Neit y los Ibis hayan enseñado a los hombres del valle del Nilo todo lo que supieron y practicaron; pero la mayor novedad aportada al mundo por el cristianismo, es precisamente la de actuar de una manera del todo opuesta a las religiones precedentes. Éstas tenían sus pueblos; aquél no tuvo el suyo: no escogió a nadie, se dirigió a todos, y no sólo a los ricos lo mismo que a los pobres, sino que empezó recibiendo del Espíritu Santo la lengua le cada uno. a fin de hablar a cada cual el idioma de su país y de anunciar la fe con las ideas y mediante las imágenes más comprensibles para cada nación. No venía a cambiar el exterior del hombre, el mundo material, sino que enseñaba a menospreciarlo. No pretendía modificar más que el ser interior. Un libro apócrifo, venerable por su antigüedad, ha dicho: «Que el fuerte no se envanezca de su fuerza, ni el rico de sus riquezas; sino que aquel que desee ser glorificado se glorifique en el Señor.» Fuerza, riqueza, poderío mundano, medios de adquirirlo, todo eso no cuenta para nuestra ley. Ninguna civilización, de cualquier género que sea, atrajo nunca su admiración ni provocó su desdén, y se debe a esta rara imparcialidad, y únicamente por los efectos a que dio lugar, el que esta ley pudiese llamarse con razón católica, universal, pues no es exclusiva de ninguna civilización, ni vino a preconizar exclusivamente ninguna forma de existencia terrestre, sino que, por el contrario, no rechaza ninguna y aspira a purificarlas todas.
Las pruebas de esta indiferencia por las formas exteriores de la vida social, por la misma vida social, llenan primero los libros canónicos, luego los escritos de los Padres, finalmente las narraciones de los misioneros, desde la época más remota hasta nuestros días. Con tal que, en un hombre cualquiera, penetre la creencia, y que, en los actos de su vida, tienda esta criatura a no hacer nada que conculque las prescripciones religiosas, lo demás es indiferente a los ojos de la fe. ¿Qué importan, en un converso, la forma de su casa, el corte y la materia de sus ropas, las reglas de su gobierno, el grado de despotismo o de libertad que anime a sus instituciones políticas? Pescador, cazador, labrador, navegante, guerrero, qué importa? ¿Existe, en estos diversos modos de la existencia material, nada que pueda impedir al hombre abrir los ojos a la luz cristiana, cualquiera que sea la raza de que provenga, Inglés, Turco, Siberiano, Americano, Hotentote? Absolutamente nada; y, una vez obtenido este resultado, todo lo demás cuenta poco. El salvaje es susceptible de convertirse, sin dejar de ser salvaje, en un cristiano tan perfecto, en un elegido tan puro como el más santo prelado de Europa. He aquí la relevante superioridad del cristianismo, lo que le presta su principal carácter de gracia. Y ésta no es lícito negársela sólo para seguir una corriente favorita de nuestro tiempo y de nuestros países, que es la de buscarle a todo, incluso a las cosas más santas, un lado materialmente útil.
Desde que existe, la Iglesia ha convertido a infinidad de naciones, y en todas ha dejado reinar, sin atacarlo nunca, el estado político que ha encontrado en cada una. Su comienzo, frente al mundo antiguo, fue protestar de que ella no quería meterse para nada en la forma exterior de la sociedad. Ha habido ocasión en que incluso se le ha reprochado un exceso de tolerancia a este respecto. Daré como prueba el asunto de los jesuitas en la cuestión de las ceremonias chinas. Lo que no se ve, es que ella haya señalado nunca al mundo un tipo único de civilización al que sus creyentes tuviesen que adherirse. A todo se acomoda, incluso a la choza más tosca, y allí donde se encuentra un salvaje bastante estúpido para dejar de comprender la utilidad de un abrigo, allí se encuentra igualmente un misionero bastante abnegado para sentarse a su lado en la dura roca y no pensar sino en hacer penetrar en su alma las nociones esenciales de la salvación. El cristianismo no es, pues, civilizador tal como comúnmente lo entendemos; puede, por consiguiente, ser adoptado por las razas más diversas sin herir sus aptitudes especiales ni pedirles nada que rebase el límite de sus facultades.
Acabo de decir, un poco antes, que elevaba el alma por la sublimidad de sus dogmas, y engrandecía el espíritu por su sutilidad. Sí, en la medida en que el alma y el espíritu a los cuales se dirige son susceptibles de elevarse y engrandecerse. Su misión no estriba en difundir el don del genio ni en ofrecer ideas a quien esté falto de ellas. Ni el genio ni las ideas son necesarios Para la salvación. El cristianismo ha declarado, por el contrario, que prefería los pequeños y los humildes a los fuertes. No da más que lo que quiere que se le rinda. Fecunda, pero no crea; sirve de sostén, pero no eleva; toma al hombre tal como es, y únicamente le ayuda a andar: si el hombre es cojo, no le pide que eche a correr. Así, al abrir la vida de los santos, ¿me encontraré con sabios varones? No, ciertamente. La multitud de bienaventurados cuyo nombre y memoria venera la Iglesia, se compone sobre todo de individualidades notables por sus virtudes y su abnegación, pero que, rebosando genio en las cosas del Cielo, carecen de él para ras cosas de la Tierra; y cuando me presentan a santa Rosa de Lima venerada igual que san Bernardo, a santa Zita implorada lo mismo que santa Teresa, y a todos los santos anglosajones, a la mayoría de monjes irlandeses, y a rudos solitarios de la Tebaida de Egipto, y a aquellas legiones de mártires que, del seno del populacho terrestre, han logrado, merced a un rasgo de valor y de sacrificio, brillar eternamente en la gloria, captando el mismo respeto que los más hábiles defensores del dogma y los más sabios panegiristas de la fe, me siento autorizado a repetir que el cristianismo no es civilizador en el sentido estricto y mundano que damos a esta palabra, y que, así como no pide a cada hombre sino lo que cada cual ha recibido, tampoco pide a cada raza sino aquello de que es capaz, absteniéndose de asignarle, en la asamblea y política de los pueblos del Universo, un rango más elevado que el que sus facultades le confieren. Por consiguiente, no admito en modo alguno el argumento igualitario que confunde posibilidad de adoptar la fe cristiana con la aptitud para un desarrollo intelectual indefinido. Veo a la mayoría de tribus de la América meridional conducidas desde hace siglos al regazo de la Iglesia, y sin embargo permanecer siempre salvajes, siempre inaptas a la civilización europea que se extiende ante sus ojos. Nada me sorprende que, en el Norte del Nuevo Continente, los Cherokis, hayan sido en gran parte convertidos r ministros metodistas; pero mucho me extrañaría que aquellas tribu llegasen nunca a formar, desde luego manteniéndose puras, uno de los Estados de la Confederación americana, y a ejercer alguna influencia en el Congreso. Encuentro todavía muy natural que los luteranos daneses y moravos hayan abierto los ojos de los Esquimales a la luz religiosa; pero no lo encuentro menos que sus neófitos hayan permanecido por lo demás absolutamente en el mismo estado social en que antes se encontraban. Finalmente, para terminar, constituye, a mis ojos, un hecho simple y natural el que los Lapones suecos continúen en el mismo estado de barbarie que sus antepasados, aun cuando, desde hace siglos, hayan penetrado allí las salvadoras doctrinas del Evangelio. Sinceramente creo que todos esos pueblos podrán producir, han producido ya quizá, personas notables por su piedad y la pureza de sus costumbres; pero a no confío ver salir nunca de allí sabios teólogos, inteligentes militares, profundos matemáticos, artistas de mérito, en una palabra, esa selección de espíritus refinados cuyo número y perpetua sucesión constituyen la fuerza y la fecundidad de las razas dominadoras, en mayor grado aún que la rara aparición de aquellos genios sin par que no son seguidos de los pueblos por las vías en las cuales se aventuran sino cuando estos pueblos están conformados de tal modo que les lleva a comprenderlos y a avanzar bajo su dirección. Es, pues, necesario y justo desinteresar enteramente al cristianismo en el asunto. Si todas las razas son igualmente capaces de conocerlo y de apreciar su benéfica influencia, no es misión del cristianismo el volverlas a todas iguales: su reino, podemos decirlo resueltamente, en el sentido de que aquí se trata, no es de este mundo.
Pese a lo que antecede, abrigo el temor de que algunas personas, harto acostumbradas, por una participación natural en las ideas del tiempo, a los méritos del cristianismo a través de los prejuicios de nuestra época, experimenten alguna dificultad en desprenderse de nociones inexactas, y que, aun aceptando en masa las observaciones que acabo de exponer, se sientan inclinadas a atribuir a la acción indirecta de la religión sobre las costumbres, y de las costumbres sobre las instituciones, y de las instituciones sobre el conjunto del orden social, una fuerza determinante que yo estoy muy lejos de reconocerle. Estos contradictores pensarán que, siquiera por la influencia personal de los propagadores de la fe, algo habrá en su sola frecuentación que contribuya a modificar sensiblemente la situación política de los convertidos y sus ideas de bienestar material. Dirán, por ejemplo, que estos apóstoles surgidos casi constantemente, aunque no necesariamente de una nación más avanzada que aquella a la cual aportan la fe, van a verse llevados como por instinto, a reformar los hábitos puramente humanos de sus neófitos, al mismo tiempo que enderezarán su conducta moral. ¿Que se trata de salvajes, de pueblos reducidos, por su ignorancia, a soportar grandes miserias? Se esforzarán en enseñarles las artes útiles y en mostrarles la manera de escapar al hambre por las labores de cultivo, al tiempo que les suministrarán los instrumentos a propósito. Después estos misioneros, yendo todavía más lejos, les enseñarán a construir mejores abrigos, a cuidar del ganado, a desviar la corriente de un río, ya para atender al riego, ya para evitar las inundaciones. Poco a poco, acabaran despertando en ellos el interés por las cosas puramente intelectuales hasta hacerles aprender el uso del alfabeto, y quizá aun, como aconteció entre los Cherokis, para inventar uno ellos mismos. En fin, de lograr éxitos verdaderamente notables, llevarán a su tribu, ya bien preparada, a imitar tan de cerca las costumbres por ellos predicadas, que en lo sucesivo, enteramente amoldada a la explotación de la tierra, poseerá, como aquellos mismos Cherokis de que he hablado, y como los Criks de la ribera Sur del Arkansas, rebaños perfectamente cuidados y aun numerosos esclavos negros para trabajar en las plantaciones.
Adrede he escogido los dos pueblos salvajes que se citan como más avanzados; y, lejos de compartir la opinión de los igualitarios, creo, al observar esos ejemplos, que no es posible encontrar una prueba más palpable de la incapacidad general de las razas para avanzar por una vía que su naturaleza propia no bastó a hacerles descubrir.
He aquí dos tribus que han quedado aisladas de numerosas naciones destruidas o expulsadas por los blancos, y, sin embargo, dos tribus que se destacan sobre manera de las otras que se dice descienden de la raza alleghaniense, a la cual se atribuyen los magnos vestigios de antiguos monumentos descubiertos en el Norte del Mississipi. Hay allí ya, en el espíritu de aquellos que pretenden observar la igualdad entre los Cherokis y las razas europeas, una gran desviación respecto del conjunto de su sistema, puesto que la primera palabra de su demostración consiste en establecer que las naciones alleghanienses no se parecen a las anglosajonas sino porque son superiores a las demás razas de a América septentrional. Además, ¿qué les ha ocurrido a aquellas dos tribus de élite? El Gobierno norteamericano les ha quitado los territorios en los cuales vivían antiguamente, y, por medio de un tratado de trasplantación, ha hecho emigrar a una y otra hacia un terreno escogido de antemano, donde les ha señalado a cada una su sitio. Allí, bajo la vigilancia del Ministerio de la Guerra y bajo la dirección de los misioneros protestantes, aquellos indígenas han debido abrazar, por la fuerza, el género de vida que hoy practican. El autor a quien debo estos detalles, y que los sacó a su vez le la gran obra de M. Gallatin, asegura que el número de Cherokis va en aumento. Alega como prueba que en la época en que Adair los visitó, el número de sus guerreros se estimaba en 2.300, y que hoy la cifra total de su población se hace ascender a 15.000 almas, comprendiendo en ella, es cierto, 1.200 negros esclavos propiedad suya; como añade también que sus escuelas, lo mismo que sus iglesias, están dirigidas por los misioneros, y que estos misioneros, en su condición de protestantes, están casados, si no todos, por lo menos en su mayoría; y tienen hijos o criados de raza blanca, y probablemente también una especie de estado mayor de empleados europeos de todas las profesiones, resulta muy difícil a apreciar si realmente ha habido aumento en el número de los indígenas, al paso que resulta muy fácil comprobar la presión vigorosa que la raza europea ejerce allí sobre sus discípulos.
Colocados en la manifiesta imposibilidad de hacer la guerra, desterrados, presenciando por todos lados el poderío norteamericano, inconmensurable para su imaginación, y, por otra parte, convertidos a la religión de sus dominadores, y habiéndola adoptado, creo yo, sinceramente; tratados con benignidad por sus instructores espirituales y bien convencidos de la necesidad de trabajar como sus mentores lo entienden y les indican, a menos de condenarse a morir de hambre, comprendo que se logre convertirlos en agricultores. Necesariamente se acaba por inculcarles la práctica de aquellas ideas que todos los días y constantemente y sin descanso se les sugiere.
Sería colocar a un nivel muy bajo la misma inteligencia de la última rama, del retoño más humilde de la especie humana, si nos mostrásemos sorprendidos de ello. Sabido es que con ciertos métodos de paciencia y poniendo hábilmente en juego la gula y la abstinencia, se logra enseñar a ciertos animales lo que su instinto no les llevaba en modo alguno a conocer. Y si en los circos contemplamos a diversas bestias salvajes a las cuales se les obliga a ejecutar los juegos más extraños, ¿habrá que maravillarse de que unos hombres sometidos a una educación rigurosa, e imposibilitados de substraerse a ella, logren llenar las funciones de la vida civilizada, que en definitiva, en estado salvaje, podrían también comprender, aun sin la voluntad de practicarlas? ¡Equivaldría a colocar a estos hombres muy por debajo del perro que juega a los naipes y del caballo gastrónomo! Empeñados en querer poner de nuestra parte todos los hechos para transformarlos en argumentos demostrativos de la inteligencia de ciertos grupos humanos, acabamos dándonos por satisfechos harto fácilmente y expresando un entusiasmo poco lisonjero para los mismos que lo excitan.
Sé que hombres muy eruditos, muy sabios, han dado lugar a esas rehabilitaciones algo burdas, pretendiendo que entre ciertas razas humanas y las grandes especies de simios no había más que diferencias de matiz. Como rechazo si reservas semejante injuria, me es igualmente lícito no aceptar la exageración con la cual se responde a ella. Desde luego, a mis ojos, las razas humanas son desiguales; pero no creo que ningún bruto esté a su nivel y sea semejante a ellas. La ultima de las tribus, la variedad más grosera, el subgénero más miserable de nuestra especie, es por lo menos capaz de imitación, y no tengo la menor duda de que tomando a un individuo cualquiera entre los más horribles Bosquimanos no se pueda obtener, no de ese mismo individuo, si es ya adulto, sino de su hijo o por lo menos de su nieto, la necesaria inte1igencia para aprender y ejercer una profesión, y aun una profesión que exija un cierto grado de estudio. ¿Se concluirá de ello que la nación a que pertenece ese individuo podrá ser civilizada a nuestra manera? Es razonar a la ligera y concluir demasiado de prisa. Media mucha distancia entre el ejercicio de los oficios y de las artes, productos de una civilización avanzada, y esta misma civilización. Y, por otra parte, ¿se está seguro de que los misioneros protestantes puedan llevar concienzudamente a cabo la tarea a ellos impuesta? ¿Son de veras los depositarios de una ciencia social verdaderamente completa? Lo dudo; y si la comunicación entre el Gobierno norteamericano y los mandatarios espirituales que conserva entre los Cherokis llegase a romperse de súbito, el viajero encontraría, unos años después, en las granjas de los indígenas, instituciones muy inesperadas, muy nuevas, fruto de la mezcla de algunos blancos con aquellos pieles rojas, y no vería en ellas sino un pálido reflejo de lo que se enseña en Nueva York.
Se habla a menudo de negros que han aprendido música, de negros que están empleados en casas de banca, de negros que saben leer, escribir, calcular, bailar, hablar como los blancos; y se les admira, y se concluye que esos individuos tienen aptitud para todo. Y al lado de estas admiraciones y de estas conclusiones prematuras, las mismas personas se extrañarán del contraste que ofrece la civilización de las naciones eslavas con la nuestra. Dirán que los pueblos ruso, polonés, servio, aunque mucho más parecidos a nosotros que los negros, no son civilizados sino exteriormente, pretenderán únicamente las clases elevadas comparten nuestras ideas, gracias aún a esos incesantes movimientos de fusión con las familias inglesa, francesa, alemana; y pondrán de manifiesto una invencible ineptitud de las masas a incorporarse al movimiento del mundo occidental, aun cuando esas masas sean cristianas desde hace muchos siglos, y que incluso algunas lo hayan sido antes que nosotros. Hay, pues, una gran diferencia entre la imitación y la convicción. La imitación no indica necesariamente una ruptura seria con las tendencias hereditarias, y no se ha penetrado verdaderamente en el seno de una civilización sino cuando está uno mismo en situación de progresar en ella por sí mismo y sin guía. En lugar de ensalzarnos la habilidad de los salvajes, de cualquier parte del mundo que sean, para guiar el arado o para leer, una vez lo han aprendido, que nos muestren, en uno de los puntos de la Tierra en contacto secular con los Europeos ‑ y los hay ciertamente en gran número ‑, un solo lugar donde las ideas, las instituciones, las costumbres hayan sido perfectamente adoptadas, juntamente con nuestras doctrinas religiosas; que todo progrese allí según un movimiento tan propio, tan franco, tan natural como lo vemos en nuestros Estados; un solo lugar donde la imprenta produzca efectos análogos a los de nuestros países, donde nuestras ciencias se perfeccionen, donde se lleven a cabo nuevas aplicaciones de nuestros descubrimientos, donde nuestras filosofías engendren otras filosofías, otros sistemas políticos, una literatura, artes, libros, estatuas y cuadros.
No; no soy tan exigente, tan exclusivo. No pido ya que con nuestra fe un pueblo abrace todo cuanto forma nuestra individualidad: soporto que la rechace; admito que escoja otra muy diferente. Pero que le vea por lo menos, en el momento en que abre los ojos a las luces del Evangelio, cómo comprende de súbito hasta qué punto su marcha terrestre resulta tan embarazada y miserable como no ha mucho lo era su vida espiritual, que le vea crearse a sí mismo un nuevo orden social a su guisa, reuniendo ideas hasta entonces infecundas, admitiendo nociones extranjeras que él transforma. ¡Que ponga manos a la obra! ¡Ahí le aguardo! No pido sino que a ello se decida. Ninguno empieza. Ninguno lo ha intentado nunca. No se me señalará, compulsando todos los registros de la Historia, una sola nación que se haya incorporado a la civilización europea por efecto de adoptar el cristianismo, una sola en que el mismo grande hecho la haya llevado a civilizarse por sí misma.
Pero, en cambio, descubriré en las vastas regiones del Asia meridional y en ciertas partes de Europa, Estados constituidos por varias masas superpuestas de religionarios diferentes. Las hostilidades de las razas se mantendrán inquebrantablemente al lado y a través de las hostilidades de los cultos, y se distinguirá al Patán, vuelto cristiano, del Hindú convertido, con la misma facilidad con que se distinguía al Ruso de Oremburgo de las tribus nómadas cristianizadas entre las cuales vivía. Una vez más, el cristianismo no es civilizador, y tiene poderosos motivos para no serlo.


CAPÍTULO VIII

DEFINICIÓN DE LA PALABRA «CIVILIZACIÓN»; EL DESENVOLVIMIENTO SOCIAL PROVIENE DE UN DOBLE ORIGEN.

Aquí importa que haga una digresión indispensable. Me sirvo a cada instante de una palabra que encierra en su significación un conjunto de ideas que interesa definir. Hablo a menudo de la civilización, y, con pleno derecho sin duda, ya que es por la existencia relativa o la ausencia absoluta de esta gran particularidad como puedo únicamente graduar el mérito respectivo de las razas. Hablo de la civilización europea, a cual distingo de las civilizaciones que reputo diferentes. No debo dejar que subsista la menor vaguedad, y mucho menos hallándome en desacuerdo con el célebre escritor que, en Francia, se ha ocupado de modo especial en fijar el carácter y alcance de aquella expresión.
M. Guizot, Si oso permitirme combatir su gran autoridad, empieza, en su libro sobre la Civilización en Europa, con una confusión de palabras de la que se derivan gravísimos errores. Enuncia el pensamiento de que la civilización es un hecho.
O la palabra hecho debe entenderse aquí en un sentido mucho menos preciso y positivo que el que comúnmente se le da, en un sentido amplio y algo fluctuante, o bien no sirve para caracterizar la noción comprendida en la palabra civilización. La civilización no es un hecho, es una serie, un encadenamiento de hechos, más o menos lógicamente unidos unos a otros, y engendrados por un concurso de ideas a menudo bastante múltiples; ideas y hechos que se fecundan sin cesar. Un rodar incesante es a veces la consecuencia de los primeros principios; a veces también esa consecuencia es el estancamiento, en todos los casos, la civilización no es un hecho, es un haz de hechos y de ideas, es un estado en el cual se encuentra situada una sociedad humana, un ambiente en el cual ha logrado colocarse, que ella ha creado, y que emana de ella, y que a su vez reacciona sobre ella.
Ese estado posee un carácter de generalidad que un hecho no posee jamás; se presta a muchas variaciones que un hecho no podría soportar sin desaparecer, y, entre otras, es por completo independiente de las formas gubernamentales, desarrollándose lo mismo bajo el despotismo que bajo un régimen de libertad, y no cesando siquiera de existir cuando las conmociones civiles modifican o incluso trastornan absolutamente las condiciones de la vida política.
No se trata, sin embargo, de decir que deban estimarse en poco las formas gubernamentales. Su elección está íntimamente ligada a la prosperidad del cuerpo social: de ser equivocada, la entorpece o la destruye; de ser juiciosa, la favorece y desarrolla. Ahora bien: no se trata aquí de prosperidad; la cuestión es más grave: se trata de la propia existencia de los pueblos y de la civilización, fenómeno íntimamente ligado a ciertas condiciones elementales, independientes del estado político, cuya razón de ser, dirección, expansión, fecundidad o debilidad, todo, en fin, lo que las constituye, parte de raíces inmensamente más profundas. Ni que decir tiene, pues, que, ante consideraciones tan capitales, las cuestiones de conformación política, de prosperidad o de miseria se encuentran relegadas a segundo plano; pues por doquier y siempre, la que ocupa e primer plano en esa cuestión famosa de Hamlet: ser o no ser. Para los pueblos, lo mismo que para los individuos, domina ésta por encima de todo. Como M. Guizot no parece haberse enfrentado con esa verdad, la civilización es para él, no un estado, ni un ambiente, sino un hecho; y el principio generador del cual lo deduce es otro hecho de carácter exclusivamente político.
Abramos el libro del elocuente e ilustre profesor: en él encontramos un haz de hipótesis escogidas para poner de relieve la idea dominante. Luego de haber indicado cierto numero de situaciones en las cuales pueden verse colocadas las sociedades, el autor se pregunta «si el instinto general reconocería en ellas el estado de un pueblo que se civiliza; si esta ahí el sentido que el género humano presta naturalmente a la palabra civilización».
La primera hipótesis es esta: «He aquí un pueblo cuya vida exterior es apacible, llana: paga escasos impuestos; no sufre penurias; la justicia es estrictamente observada en las relaciones privadas; en una palabra, la existencia material y moral de este pueblo está cuidadosamente mantenida en un estado de embotamiento, de inercia, y no digo en un estado de opresión, puesto que no tiene conciencia de ello, pero sí de comprensión. Los ejemplos abundan. Ha habido un gran número de pequeñas repúblicas aristocráticas cuyos súbditos han sido tratados como rebaños, bien cebados y materialmente felices, pero sin actividad intelectual y moral. ¿Está allí la civilización? ¿Es aquel un pueblo que se civiliza?»
Ignoro si es aquel un pueblo que se civiliza, pero ciertamente puede ser un pueblo civilizado, ya que de otro modo habría que colocar al nivel de las hordas salvajes o bárbaras a todas las repúblicas aristocráticas de la antigüedad y de los tiempos modernos que, según observa el propio Guizot, se hallan comprendidas dentro de los límites de su hipótesis; y el instinto público, el sentido general, no pueden dejar de sentirse heridos por un método que arroja a los Fenicios, a los Cartagineses, a los Lacedemonios del santuario de la civilización, para hacer inmediatamente lo mismo con los Venecianos, los Genoveses, los Pisanos y con todas la ciudades libres imperiales de Alemania, en una palabra, con todas las poderosas municipalidades de los últimos siglos. Aparte de que esta conclusión parece en si misma harto violentamente paradójica para que el común sentir a que apela esté dispuesto a admitirla, creo que afronta una dificultad todavía mayor. Aquellos pequeños Estados aristocráticos a los cuales, en virtud de su forma le gobierno, M. Guizot les niega la aptitud a la civilización, no se han hallado nunca, en su mayor parte, en posesión de una cultura especial y peculiar a ellos. Con todo su poderío, se confundían, a este respecto, con pueblos diferentemente gobernados, aunque de raza muy afín, y no hacían más que participar en una civilización conjunta. Así, los Cartagineses y los Fenicios, alejados unos de otros no dejaban de estar unidos por una forma de cultura análoga y que tenía su prototipo en Asiria. Las repúblicas italianas se unían en el movimiento de ideas y opiniones dominante en el seno de las monarquías vecinas. Las ciudades imperiales suabias y turingias, muy independientes desde el punto de vista político, estaban enteramente vinculadas al progreso o a la decadencia general de la raza alemana. Resulta de estas observaciones que M. Guizot, al clasificar a los pueblos por orden de mérito, introduce en las razas antagonismos injustificados y diferencias inexistentes. Como no es este un lugar a propósito para entablar una discusión a fondo, pasaré de largo. Si, no obstante, hubiese que hacerlo ¿ no tendríamos que negarnos a admitir que Pisa, Génova, Venecia y otras ciudades resultasen inferiores a Milán, Nápoles y Roma?
Pero el propio Guizot sale al encuentro de esta objeción. Si no reconoce la civilización en un pueblo «moderadamente gobernado, pero mantenido en un estado de opresión», tampoco la admite en otro pueblo «cuya existencia material es menos apacible, menos cómoda, aunque soportable; cuyas necesidades morales e intelectuales no han sido por el contrario, desatendidas; cuyos sentimientos elevados, puros, son cultivados; cuyas creencias religiosas y morales alcanzan cierto grado de desarrollo, pero en el cual el sentimiento de libertad está anulado; donde se le tasa a cada cual su parte de verdad y donde no se permite a nadie el buscarla por su propia cuenta. Es el estado en el cual han caído la mayor parte de pueblos de Asia, donde las dominaciones teocráticas esclavizan a la humanidad; es, por ejemplo, el estado de los Hindúes» [33].
Así, dentro de la misma exclusión que los pueblos aristocráticos, hay que comprender aún a los Hindúes, a los Egipcios, a los Etruscos, a los Peruanos, a los Tibetanos, a los Japoneses, y también a la misma Roma moderna y sus territorios.
No hablo de las dos últimas hipótesis, por la razón de que, merced a las dos primeras, el estado de civilización resulta ya tan restringido que, sobre el planeta, casi ninguna nación puede legítimamente pretender haberlo alcanzado. Desde el momento en que, para pretenderlo, es necesario poseer instituciones igualmente moderadoras del poder y de la libertad, y en las cuales el desarrollo material y el progreso moral se coordinan de tal manera y no de tal otra; en las que el gobierno, lo mismo que la religión, se confina dentro de límites trazados con precisión, y en las que los súbditos, en fin, deben necesariamente poseer derechos de una naturaleza definida, me doy cuenta de que no hay más pueblos civilizados que aquellos cuyas instituciones políticas son constitucionales representativas. Partiendo de ello, no podré siquiera librar del dictado de bárbaros a todos los pueblos europeos, y si, progresivamente, y midiendo siempre el grado de civilización por la perfección de una sola y única forma política, desdeño a aquellos Estados constitucionales que hacen mal uso del instrumento parlamentario, para reservar el premio exclusivamente a aquellos que lo emplean de una manera adecuada, me veré conducido a no considerar como verdaderamente civilizada, así en el pasado como en el presente, sino a la nación inglesa.
Ciertamente siento el mayor respeto y admiración por el gran pueblo cuyo desenvolvimiento y cuya industria y comercio proclaman en el mundo entero su poderío y prodigios. Pero no me siento, sin embargo, dispuesto a no respetar y admirar mas que a él solo: me parecería demasiado humillante y cruel para la humanidad tener que confesar que, desde el origen del mundo, no ha logrado que la civilización florezca más que en una pequeña isla del océano occidental, ni ha descubierto sus verdaderas leyes sino a partir del reinado de Guillermo y de María. Esta concepción‑hay que confesarlo‑ podría parecer algo mezquina. Además, ¡vean sus peligros! Si nos empeñamos en vincular la idea de civilización a una forma política, el razonamiento, la observación, la ciencia se verán pronto en el trance de no poder decidir la cuestión, y será únicamente la pasión de los partidos la que decida. Encontraremos espíritus que, llevados de sus simpatías, negaran tercamente a las instituciones británicas el honor de ser el ideal del perfeccionamiento humano: su entusiasmo será por el orden establecido en San Petersburgo o en Viena. Muchos, en fin, y quizá el mayor número, desde el Rin a los montes Pirineos, sostendrán que, pese a algunos lunares, el país más civilizado del mundo es todavía Francia. Desde momento que el determinar el grado de cultura se convierte en una cuestión de simpatía, en una cuestión de sentimiento, toda inteligencia es imposible. El hombre más noblemente desarrollado será, para cada cual, aquel que piense como él acerca de los deberes respectivos de los gobernantes y de los súbditos, mientras que los desgraciados que de él disientan serán bárbaros y salvajes. Creo que nadie osara afrontar estas consecuencias y dejará de reconocer, de común acuerdo, que el sistema del cual se originan es por lo menos muy incompleto.
Para mí no resulta superior, sino incluso inferior a la definición dada por el barón Guillermo de Humboldt: «La civilización es la humanización de los pueblos en sus instituciones, en sus costumbres y en el sentimiento interior con ellas relacionado» [34].
Encuentro aquí un defecto precisamente opuesto al que me he permitido señalar en la fórmula de Guizot. El lazo es harto flojo, el terreno indicado harto vasto. Desde el momento que la civilización se adquiere por medio de una simple humanización de las costumbres, más de un pueblo salvaje, salvaje, y muy salvaje, tendrá derecho a reclamar la primacía sobre tal cual nación Europa cuyo carácter ofrezca la más mínima aspereza. En las islas del mar del Sur y en otros sitios, existe más de una tribu sumamente inofensiva, de hábitos muy moderados, de temple muy suave, que nadie, sin embargo, ha soñado nunca, aun alabándola, en colocar por encima de los duros Noruegos, ni siquiera al lado de los feroces Malayos que, con sus brillantes trajes fabricados por ellos mismos, y recorriendo los mares en barcos hábilmente construidos por sus propias manos, son a un tiempo el terror del comercio marítimo y sus más inteligentes tratantes en los parajes
Orientales del océano Índico. Este hecho no podía escapar a un espíritu orientales del océano Indico. Este hecho no podía escapar a un espíritu tan sagaz como el de Guillermo de Humboldt; así, al lado de la civilización y en su grado superior, imagina la cultura, y declara que, gracias a ella, los pueblos ya civilizados, alcanzan la ciencia y el arte [35].
Según esta jerarquía, encontramos al mundo poblado, en la segunda edad [36], de seres afectuosos y simpáticos, de eruditos, poetas y artistas, los cuales, por efecto de todas esas cualidades reunidas, se substraen a las labores rudas y a las necesidades de la guerra, así como a las del laboreo y de los oficios propiamente dichos.
Pensando en los pequeños ocios que la existencia perfeccionada y tranquila de las épocas más felices proporciona a sus contemporáneos para consagrarse a las puras ocupaciones del espíritu, viendo cuán incesante es la lucha que hay que sostener con la Naturaleza y con las leyes del Universo para poder únicamente subsistir, pronto echamos de ver que el filósofo berlinés ha pretendido menos describir la realidad que sacar del seno de las abstracciones ciertas entidades que considera hermosas y grandes, que lo son en efecto, y hacerlas actuar y mover dentro de una esfera ideal como ellas mismas. Las dudas que pudiesen subsistir a este respecto desaparecen fácilmente en cuanto se llega al punto culminante del
sistema, que consiste en un tercero y último grado superior a los otros dos. Este punto supremo es aquel en que se sitúa el hombre formado, es decir, el hombre cuya naturaleza encierra «algo más elevado y más intimo a la vez, es decir, una manera de comprender qué imprime armoniosamente en la sensibilidad y en el carácter las impresiones que recibe de la actividad intelectual y moral en conjunto» [37].
Este encadenamiento, un tanto laborioso, va, pues, del hombre civilizado o humanizado al hombre cultivado, sabio, poeta y artista, para llegar en fin al más alto desarrollo a que pueda alcanzar nuestra especie, al hombre formado, que, si lo comprendo bien a mi vez, hallará su adecuada representación en Goethe con su serenidad olímpica. La idea de la cual se deriva esta teoría no es otra que la profunda diferencia señalada por Guillermo de Humboldt entre la civilización de un pueblo y el grado relativo de perfeccionamiento de las grandes individualidades; diferencia tal que las civilizaciones extrañas a la nuestra han podido, con toda evidencia, poseer hombres muy superiores, bajo ciertos aspectos, a aquellos que mayor admiración nos inspiran: la civilización brahmánica, por ejemplo.
Comparto sin reservas la opinión del sabio cuyas ideas acabo de exponer. Nada hay de más exacto: nuestro estado social europeo no produce ni los mejores ni los más sublimes pensadores, ni los más grandes poetas, ni los más hábiles artistas. Sin embargo, me permito creer, contrariamente a la opinión del ilustre filólogo, que, para juzgar y definir la civilización en general, es necesario desembarazarse prudentemente, siquiera por un momento, de las prevenciones y juicios de detalle relativos a tal o cual civilización en particular. No cabe mostrarse ni demasiado lato, como con el hombre del primer grado, que persisto en no encontrar civilizado a despecho de su moderación, ni demasiado restricto, como con el sabio del tercer grado. La labor perfeccionadora de la especie humana resulta así en exceso reducida, y no conduce más que a resultados puramente aislados y típicos.
El sistema de Guillermo de Humboldt responde, por lo demás, en grado sumo a la suprema delicadeza que fue el rasgo dominante de aquella generosa inteligencia, y podemos compararlo, dentro de su carácter esencialmente abstracto, con aquellos frágiles mundos imaginados por la filosofía hindú. Nacidos del cerebro de un dios dormido, se elevan en la atmósfera al modo de las irisadas pompas de jabón que lanza un niño en el aire, y estallan ir y se suceden a merced de las fantasías con que se deleita el celeste sueño.

Situado por el carácter de mis investigaciones en un terreno rudamente positivo, necesito llegar a resultados que la práctica y la experiencia puedan palpar algo mejor. Lo que el ángulo de mi rayo visual se esfuerza en abrazar, no es, con Guizot, el estado más o menos próspero de las sociedades; no es tampoco, con Guillermo de Humboldt, la elevación aislada de las inteligencias individuales: es el conjunto del poderío, así material como moral, desarrollado en las masas. Turbado, lo confieso, por el espectáculo de las desviaciones en que se han extraviado dos de los hombres más admirados de este siglo, necesito, para seguir libremente una ruta separada de la suya, concertarme conmigo mismo y sacar desde lo más alto posible las deducciones indispensables para ir de lleno a mi objetivo. Ruego, pues, al lector que me siga con paciencia y atención entre los meandros en los cuales he de aventurarme, y voy a tratar de desvanecer lo mejor que pueda la oscuridad natural de mi tema.
No existe tribu tan embrutecida a la cual no se descubra un doble instinto: el de las necesidades materiales y el de la vida moral. El grado de intensidad de las unas y de la otra da origen a la primera y más sensible de las diferencias entre las razas. En ningún sitio, ni siquiera en las tribus más primitivas, se equilibran exactamente ambos instintos. En unas, predomina la necesidad física, en otras, las tendencias contemplativas. Así, las abyectas hordas de la raza amarilla nos aparecen dominadas por la sensación material, sin estar, sin embargo, absolutamente privadas de toda luz acerca de las cosas sobrehumanas. Por el contrario, en la mayor parte de tribus negras del grado correspondiente, los hábitos son más bien activos que contemplativos, y la imaginación da más importancia a las cosas que no se ven que a las que se tocan. No sacaré de ello la consecuencia de una superioridad de estas últimas razas sobre las primeras, desde el punto de vista de la civilización, ya que no son‑la experiencia de los siglos lo demuestra‑ más susceptibles de alcanzarla unas que otras. Nunca se las ha visto realizar ningún esfuerzo para mejorar su suerte, condenadas como están todas ellas por una misma incapacidad de combinar ideas bastantes con hechos suficientes para salir de su abyección. Me limito a señalar que en el grado más superior de las razas humanas encuentro esta doble le corriente, diversamente constituida, cuya marcha habré de seguir a medida que me vaya elevando.

Por encima de los Samoyedos y de los negros Fidas y Pelágicos, hay que colocar aquellas tribus que no se satisfacen con una cabaña de ramas ni con relaciones sociales basadas únicamente en la fuerza, sino que comprenden y anhelan un estado mejor. Éstas se hallan a un grado por encima de las más bárbaras. Pertenecen a la serie de razas más activas que contemplativas; se las verá perfeccionar sus instrumentos de trabajo, sus armas, su tocado, y organizar un gobierno en el cual los guerreros predominarán sobre los sacerdotes, en el que la ciencia de los intercambios adquirirá cierto desarrollo, en que el espíritu mercantil resultará ya bastante acusado. Las guerras, siempre crueles, ofrecerán, sin embargo, una caracterizada tendencia hacia el pillaje; en una palabra, el bienestar, los goces físicos, serán el objetivo principal de los individuos. La realización de este cuadro la encuentro en varias naciones mongoles; la descubro también, aunque con estimables diferencias, entre los Quichuas y los Aymaras del Perú; y descubriré su antítesis, es decir, mayor desasimiento de los intereses materiales, entre los Dahomeys del África occidental y entre los Cafres.
Prosigo ahora marcha ascendente. Abandono estos grupos cuyo sistema social no es bastante vigoroso para saber imponerse, con la fusión de sangre, a grandes colectividades. Llego a aquellas cuyo principio constitutivo posee una vitalidad tan intensa que retiene y abraza todo cuanto penetra en su centro de acción, hasta incorporárselo, para elevar luego sobre inmensas regiones la dominación indiscutida de un conjunto de ideas y de hechos más o menos bien coordinados; en una palabra, lo que puede llamarse una civilización. La misma diferencia, la misma clasificación que hago resaltar para los dos primeros casos, vuelve a encontrarse aquí por entero, mucho más visible todavía; y aun no es sino aquí donde produce verdaderos frutos y donde sus consecuencias tienen algún alcance. A partir del momento en que, del estado de tribu, una agrupación humana extiende lo bastante sus relaciones, su horizonte, para pasar al estado de pueblo, se observa en ella que las dos corrientes, la material y la intelectual, han aumentado en fuerza, según que los grupos que han entrado en su seno y que se fusionan con ella pertenezcan en mayor cantidad a uno o a otro. Así, cuando la facultad contemplativa domina, produce ciertos resultados; cuando es la facultad activa produce otros diferentes. La nación muestra cualidades de naturaleza distinta según sea el elemento que predomine. Podría aplicarse aquí el simbolismo hindú, representado por Prakriti, principio femenino, que he llamado la corriente intelectual, y por Purucha, principio masculino, la corriente material, a condición, sin embargo, de no entender por estas palabras más que una simple idea de fecundación recíproca.
Se observará, además, que en las diferentes épocas de la vida de un pueblo y dentro de una estricta sujeción a las inevitables mezclas de sangre, la oscilación resulta más acusada entre los dos principios, y acontece que uno predomina alternativamente sobre el otro. Los hechos que se derivan de esta movilidad son muy importantes, y modifican de una manera sensible el carácter de una civilización actuando sobre su estabilidad.
Dividiré, pues, todos los pueblos en dos clases, a fin de colocarlos más particularmente, aunque nunca de un modo absoluto ‑ recordadlo bien bajo la acción de una de las dos corrientes. A la cabeza de la categoría masculina, inscribiré a los Chinos; y como prototipo de la clase opuesta, escogeré a los Hindúes.
A continuación de los Chinos, habrá que inscribir a la mayor parte de los pueblos de la Italia antigua, los primeros Romanos de la República, a las tribus germánicas. En el campo contrario, veo a las naciones de Egipto, las de Asiria.
Siguiendo el curso de los siglos, advertimos que casi todos los pueblos han transformado su civilización al impulso de las oscilaciones de aquellos dos principios. Los Chinos del Norte, población al comienzo casi absolutamente materialista, se aliaron poco a poco a tribus de sangre diferente, sobre todo en el Yunnan, y esta mezcla ha hecho su genio menos exclusivamente utilitario. Si este desarrollo se mantiene estacionarlo o resulta por lo menos muy lento desde hace siglos, débese a que la masa de las poblaciones masculinas rebasó en mucho la débil aportación de sangre contraria que ellas se distribuyeron.
Para muchos grupos europeos, el elemento utilitario que aportaban las mejores tribus germánicas se ha fortalecido sin cesar en el Norte, por el acceso de los Celtas y de los Eslavos. Pero, a medida que los pueblos blancos han descendido más y más hacia el Sur, las influencias masculinas han disminuido en fuerza, se han perdido en un elemento demasiado femenino (hay que hacer algunas excepciones, como, por ejemplo, en el Piamonte y en el Norte de España), y ese elemento femenino ha preponderado.
Pasemos ahora al otro lado. Vemos a los Hindúes provistos de un alto sentimiento de las cosas sobrenaturales, y más meditativos que activos. Como sus más antiguas conquistas les han puesto sobre todo en contacto con razas dotadas de una organización del mismo orden, el principio masculino no ha podido desarrollarse suficientemente. La civilización no ha cobrado en estos lugares un impulso utilitario proporcional a sus otros éxitos. Por el contrario, la Roma antigua, naturalmente utilitaria, no abunda en el sentido opuesto sino cuando una fusión completa con los Griegos, los Africanos y es Orientales transforma su primitiva naturaleza y le infunde un nuevo temperamento.
Para los Griegos, el trabajo inferior fue todavía más comparable al de los Hindúes.
Del conjunto de tales hechos, saco esta conclusión: que toda actividad humana, sea intelectual, sea moral, toma primitivamente su origen en una de las dos corrientes, masculina o femenina, y que el estado social puede elevarse a un grado satisfactorio de cultura y, por tanto, a la civilización, únicamente entre las razas provistas en gran abundancia de uno de aquellos dos elementos.
Paso ahora a otros puntos que son todavía dignos de estudio.

CAPÍTULO IX

PROSIGUE LA DEFINICIÓN DEL VOCABLO «CIVILIZACIÓN»; CARÁCTERES DIFERENTES DE LAS SOCIEDADES HUMANAS; NUESTRA CIVILIZACIÓN NO ES SUPERIOR A LAS QUE LA PRECEDIERON.

Cuando una nación, perteneciente a la serie femenina o masculina, posee un instinto civilizador bastante fuerte para imponer su ley a multitudes, bastante feliz sobre todo para ajustarse a sus necesidades y sentimientos identificándose con sus convicciones, la cultura que debe derivarse de ello existe desde aquel mismo momento. Estriba ahí, para ese instinto, el más esencial, el más práctico de los méritos, y lo que sólo lo vuelve usual y puede infundirle la vida; pues los intereses individuales tienden, por naturaleza, aislarse. La asociación no deja nunca de lesionarlos parcialmente; así, para que una convicción pueda producirse de una manera intima y fecunda, es necesario que concuerde en sus concepciones con la lógica particular y los sentimientos del pueblo al cual se dirige.
Cuando una manera de comprender el derecho es aceptada por las masas, ello se debe en realidad a que responde, en las cuestiones principales, a sus más caras necesidades. Las naciones masculinas aspirarán sobre todo al bienestar; las naciones femeninas atenderán de preferencia a los gustos de la imaginación; pero, desde el momento ‑ lo repito ‑ que las multitudes se alistan bajo una bandera, o, lo que es más exacto, desde el momento que un régimen particular logra ser aceptado, hay ya un comienzo de civilización.
Un segundo carácter indeleble de ese estado es la necesidad de la estabilidad, lo cual se desprende directamente de lo que precede; porque, tan pronto como los hombres han admitido, en común, que tal principio debe agruparlos, y han accedido a sacrificios individuales para que reine ese principio, su primer sentimiento es el de respetarlo, tanto por lo que les cuesta como por lo que les beneficia, y de declararlo intangible. Cuanto más pura se mantiene una raza, menos atacada es su base social, puesto que la lógica de la raza permanece inalterable. Sin embargo, este deseo de estabilidad dista bastante de verse satisfecho por mucho tiempo. Con las mezclas de sangre, sobrevienen las modificaciones en las ideas nacionales; con estas modificaciones, surge un malestar que impone cambios correlativos en el edificio. A veces estos cambios son causa de verdaderos progresos, sobre todo en la aurora de las sociedades en que el principio constitutivo es, en general, absoluto, riguroso, por efecto del predominio harto completo de una sola raza. Después, cuando las variaciones se multiplican a capricho de multitudes heterogéneas y sin convicciones comunes, el interés general cesa ya de felicitarse de las transformaciones. Sin embargo, en tanto el grupo aglomerado subsiste bajo la dirección de las impresiones primeras, no cesa e perseguir, a través de la idea de un mejor bienestar, una quimera de estabilidad. Vario, inconstante, cambiando a todas horas, se cree eterno y en marcha hacia una especie de finalidad paradisíaca. Aun desmintiéndola a cada hora con sus actos, conserva aquella doctrina según la cual uno de los rasgos principales de la civilización consiste en copiar de Dios, en favor de los intereses humanos, algo de su inmutabilidad; y si esta semejanza visiblemente no existe, se tranquiliza y consuela persuadiéndose de que mañana habrá de conseguirlo.
Al lado de la estabilidad y del concurso de los intereses individuales, que chocan unos con otros sin destruirse, hay que colocar un tercer y un cuarto carácter: la condenación de la violencia, y después la sociabilidad.
En fin, de la sociabilidad y de la necesidad de defenderse menos con el puño que con la cabeza, nacen los perfeccionamientos de la inteligencia, que, a su vez, traen los perfeccionamientos materiales, y en estos dos últimos rasgos es en los que la mirada reconoce sobre todo un estado social avanzado [38].
Creo ahora poder resumir mi pensamiento sobre la civilización, definiéndola como un estado de estabilidad relativa, en el que las multitudes se esfuerzan en lograr pacíficamente la satisfacción de sus necesidades, y afinan su inteligencia y sus costumbres.
En esta fórmula tienen indistintamente cabida todos los pueblos por mí descritos hasta aquí como civilizados. Se trata ahora de saber si, habiendo llenado las condiciones indicadas, todas las civilizaciones son iguales. Cosa que no pienso; porque no teniendo en las naciones de élite la misma intensidad ni la misma dirección las necesidades y la sociabilidad, su inteligencia y sus costumbres adquieren, dentro de su cualidad, grados muy diversos. ¿Qué necesita materialmente el Hindú? Arroz y manteca para su comida, una tela de algodón para su indumento. Nos sentiremos tentados, sin duda, a atribuir tan extrema sobriedad a las condiciones climatéricas. Pero los Tibetanos viven bajo un clima riguroso, pese a lo cual su sobriedad es aun muy considerable. Lo que domina en cada uno de esos pueblos, es un desenvolvimiento filosófico y religioso encargado de dar un alimento a las necesidades mucho más turbadoras, del alma y del espíritu. Así, no hay en ellos ningún equilibrio entre los principios masculino y femenino; como predomina la parte intelectual, esta adquiere excesivo peso, de lo cual resulta que todos los trabajos de esa civilización se inclinan casi exclusivamente hacia un lado, en detrimento del otro. Se esculpirán monumentos inmensos, montañas de piedra a costa de esfuerzos y penas espantosas. La tierra estará cubierta de construcciones gigantescas: ¿ con qué objetivo? El de honrar a los dioses. Y nada se hará para el hombre, como no se trate de tumbas. Al lado de las maravillas producidas por el cincel del escultor, la literatura, no menos poderosa, creará admirables obras maestras. En teología, en metafísica, se mostrará tan ingeniosa y sutil como variada, y el pensamiento humano descenderá, sin espantarse, a profundidades inconmensurables. En la poesía lírica, la civilización femenina será el orgullo de la humanidad.
Pero si de la esfera del ensueño idealista paso a las invenciones materialmente útiles y a las ciencias que son la teoría generatriz de ellas, de la cima me hundo en un abismo, y a la luz deslumbrante se sucede la oscuridad.
Las invenciones útiles resultan raras, mezquinas, estériles; el talento observador, por decirlo así, no existe. Mientras que los Chinos encontraban bastante, los Hindúes no imaginaban sino muy poco y se preocupaban apenas de ello; los Griegos, igualmente, nos transmitían conocimientos a menudo indignos de ellos, y los Romanos, una vez llegados al punto culminante de su historia, no pudieron ir muy lejos, debido a que la mezcla asiática en la cual se absorbían con espantosa rapidez les desposeía de las cualidades indispensables para una paciente investigación de las realidades. Lo que de todos modos cabe decir de ellos es que su genio administrativo, su legislación y los monumentos útiles de que sembraron el suelo de sus territorios, testifican de sobra el carácter positivo que revistió su pensamiento social en un momento dado, y demuestran que si el Mediodía de Europa no hubiese quedado cubierto tan rápidamente por las incesantes colonizaciones de Asia y de África, la ciencia positiva hubiera ganado con ello y, por consiguiente, la iniciativa germánica no habría cosechado tantos honores.
Los vencedores del siglo V aportaron a Europa un espíritu de igual categoría que el espíritu chino, aunque muy diferentemente dotado. Se le vio armado, en un grado mucho mayor, de facultades femeninas. Logró armonizar más felizmente ambos móviles. Por doquier donde dominó aquella rama de pueblos, las tendencias utilitarias, dignificadas, resultan desconocidas. En Inglaterra, en la América del Norte, en Holanda, en Hannóver, estas disposiciones predominan sobre los demás instintos nacionales. Lo mismo acontece en Bélgica, y también en el Norte de Francia, donde todo lo que es de aplicación positiva ha hallado constantemente facilidades maravillosas para hacerse comprender. A medida que se avanza hacia el Sur, estas predisposiciones se debilitan. No hay que atribuirlo a la influencia más viva del sol, pues ciertamente los Catalanes, los Piamonteses habitan en regiones más cálidas que los Provenzales y los habitantes del bajo Languedoc; hay que atribuirlo a la influencia de la sangre.
La serie de las razas femeninas o feminizadas ocupa la mayor parte del Globo; esta observación se aplica a Europa en particular. Excepción hecha de la familia teutónica y una parte de los Eslavos, no se encuentra en nuestra parte de mundo mas que grupo débilmente provistos de sentido utilitario, y que, habiendo desempeñado ya su papel en las épocas anteriores, no podrían volver a empezarlo. Las masas matizadas en su variedad, presentan, del Galo al Celtíbero, del Celtíbero a la mezcla innominada de naciones italianas y romanas, una escala descendente, si no en cuanto a todas las aptitudes del principio masculino, por lo menos en cuanto a las principales.
La mezcla de las tribus germánicas con las razas del antiguo mundo, esa unión de grupos tan sumamente masculinos con razas y restos de razas consumidos entre los detritos de antiguas ideas, ha creado nuestra civilización; la riqueza, la diversidad, la fecundidad con que honramos a nuestras sociedades, es un resultado natural de los elementos truncados y dispares que nuestras tribus paternales tenían, hasta cierto punto, que saber mezclar, disfrazar y utilizar.
Doquiera se extiende nuestra cultura, ofrece dos caracteres comunes: es uno el haber sufrido por lo menos el roce del contacto germánico; el otro, el ser cristiano. Pero, he de decirlo una vez más: este segundo rasgo, aunque es el más aparente y el que salta en seguida a la vista, puesto que se produce al exterior de nuestros Estados, de los cuales parece ser una especie de barniz, no es absolutamente esencial, atendido que muchas naciones son cristianas, y otras en número todavía mayor podrán serio, sin formar parte de nuestro círculo de civilización. El primer carácter es, por el contrario, positivo, decisivo. Allí donde el elemento germánico no ha penetrado nunca, no existe civilización del tipo de la nuestra.
Esto me lleva naturalmente a plantear esta cuestión: ¿Puede afirmarse que las sociedades europeas sean enteramente civilizadas, y que las ideas y los hechos que se producen en su superficie estén bien arraigados en las masas, y que las consecuencias de esas ideas y de esos principios respondan, a los instintos de la mayoría? Hay que añadir además esta pregunta: ¿ Piensan y actúan en el sentido de lo que llamamos civilización europea las ultimas capas de nuestros pueblos?
Se ha admitido con razón la extrema homogeneidad de ideas y perspectivas que, en los Estados griegos de la gran época, dirigía el cuerpo entero de los ciudadanos. Sobre cada punto esencial, los datos, con frecuencia hostiles, partían, sin embargo, del mismo origen: se quería más o menos democracia, más o menos oligarquía en política; en religión, se adoraba de referencia o a la Ceres Eleusina o la Minerva del Partenón; en materia de gusto literario, podía preferirse Esquilo a Sófocles, Alceo a Píndaro; en el fondo, las ideas sobre las cuales se disputaba eran todo lo que podríamos llamar nacionales, la discusión no versaba sino sobre una cuestión de medida. En Roma, antes de las Guerras Púnicas, ocurría lo mismo, y la civilización del país era uniforme, indiscutida. En su manera de proceder, iba del maestro al esclavo; todos participaban de ella en grados diversos, pero no participaban sino de ella.
A partir de las Guerras Púnicas, entre los sucesores de Rómulo, y a partir de Pericles y sobre todo de Filipo, entre los griegos, ese carácter de homogeneidad tendió a alterarse cada vez más. La mezcla mayor de naciones trajo la mezcla de civilizaciones, y de ello se derivó un producto extremadamente múltiple, muy sabio, mucho más refinado que la cultura antigua, la cual tenía el defecto capital así en Italia como en la Hélade, de no existir sino para, las clases superiores, y de dejar las capas inferiores en una completa ignorancia acerca de su naturaleza, sus meritos y sus destinos. La civilización romana, después de las grandes guerras de Asia, fue sin duda una poderosa manifestación del genio humano; sin embargo, a excepción de los retóricos griegos, que aportaban la parte trascendental, de los jurisconsultos sirios, que vinieron a componerle un sistema de leyes ateo, igualitario y monárquico, de los hombres opulentos metidos en la administración pública o en las empresas de dinero, y, en fin, de los desocupados y disolutos aquella civilización aquella civilización tuvo la desdicha de no ser nunca soportada sino por las masas, atendido que la población atendido que la población de Europa no comprendía nada de sus elementos asiáticos y africanos, que la de Egipto no tenía tampoco idea de lo que aportaba de la Galia y de España, y que la de Numidia no discernía lo que les llegaba del resto del mundo. De manera que por debajo de lo que podríamos denominar las clases sociales, vivían multitudes innumerables, civilizadas de distinta manera que el mundo oficial o careciendo en absoluto de civilización. Era pues la minoría del pueblo romano la que, en posesión del secreto, atribula a ella algún valor. He aquí un ejemplo de una civilización aceptada y dominante, no por la convicción de los pueblos que abarca, sino por el agotamiento, la debilidad, el abandono de ellos.
En China se nos ofrece un espectáculo muy distinto. El territorio es sin duda inmenso, pero de una punta a otra de aquella vasta extensión circula, entre la raza nacional (dejo a las otras a un lado), un mismo espíritu, una misma inteligencia de la civilización dominante. Cualesquiera que puedan ser los principios de ésta, sea que se aprueben o condenen sus fines, 83 hay que confesar que las multitudes demuestran tener una clara inteligencia de ella. Y no es que este país sea libre en el sentido que nosotros lo entendemos y que una emulación democrática incite a todos a obrar bien, a fin de elevarse al rango que las leyes le brindan. No; huyo de todo cuadro ideal. Los campesinos, lo mismo que los burgueses, están muy poco seguros de mejorar su situación por la sola fuerza del mérito. En aquel extremo del mundo, y pese a las promesas oficiales del sistema de exámenes aplicado al reclutamiento de empleados públicos, no hay nadie que ignore que las familias de los funcionarios acaparan las plazas, y que los sufragios escolares cuestan con frecuencia más dinero que horas de estudio[39] pero las ambiciones defraudadas, al lamentarse de las injusticias de esa organización, no conciben otra mejor, y el conjunto de la civilización existente es, por parte de todo el pueblo, objeto de una imperturbable admiración.
Hecho bastante notable, la instrucción está en China muy difundida y generalizada; alcanza a clases acerca de las cuales difícilmente podemos imaginarnos que puedan siguiera sentir necesidades de este género. La baratura de los libros, la multiplicidad de escuelas y lo exiguo de sus cuotas, colocan a las personas que lo desean en condiciones de instruirse en una medida por lo menos suficiente. Las leyes, su espíritu, sus tendencias, son muy bien conocidas, e incluso el gobierno se precia de brindar a todos el conocimiento del arte de gobernar. El instinto común siente el más profundo horror por los trastornos políticos. Un juez muy competente en la materia, que no sólo ha vivido en Cantón, sino que ha estudiado allí el asunto con toda atención de un hombre interesado en conocerlo, Mr. John Francis Davis, comisario de S. M. Británica en China, afirma que ha visto allí a una nación cuya historia no presenta una sola tentativa de revolución social ni de cambio de forma de gobierno. A su juicio no cabe definirla mejor declarándola compuesta por entero de conservadores decididos[40].
Forma esto un contraste muy vivo con la civilización romana, donde las modificaciones gubernamentales se sucedieron con horrible rapidez hasta la irrupción de las naciones del Norte. En todos los puntos de aquella gran sociedad se encontraban siempre y fácilmente grupos de población bastante desinteresados del orden existente para mostrarse dispuestos a secundar las más locas tentativas. No quedó nada por ensayar durante aquel largo período de muchos siglos, ni principio que no se hubiese dejado de respetar. La propiedad, la religión, la familia, suscitaron allí como en otras partes, dudas considerables sobre su legitimidad, y numerosas masas se encontraron prestas, sea del Norte, sea del Sur, a implantar por la fuerza las teorías de los invasores. Nada, en el mundo grecorromano, descansó sobre una base sólida, ni siquiera la unidad imperial, tan indispensable no obstante a la salvación común, y no fueron únicamente los ejércitos, con su multitud de Augustos improvisados, quienes se encargaron de trastornar constantemente el paladión de la sociedad; los mismos emperadores, empezando por Diocleciano, creían tan escasamente en la Monarquía, que introdujeron el dualismo en el poder, y más tarde se metieron cuatro a gobernar. Lo repito, no hubo institución ni principio estable en aquella miserable sociedad, cual no poseía otra mejor razón de ser que la imposibilidad física de caerse de un lado o de otro, hasta el momento en que unos brazos vigorosos vinieron, desmantelándola, a forzarla a convertirse en algo definido.
Encontramos, pues, en dos grandes seres sociales, el Imperio Celeste y el mundo romano, una perfecta oposición. A la civilización del Asia oriental añadiré la civilización brahmánica, en la que hay que admirar a un tiempo la intensidad y la difusión. Si en China alcanzan todos o casi todos cierto nivel de cultura, entre los Hindúes acontece lo mismo; cada cual, dentro de su casta, está animado de un espíritu secular, y conoce netamente lo que debe aprender, pensar y creer. Entre los budistas del Tibet, así como en las demás regiones del Alta Asia, nada más raro que encontrar a un paisano que no sepa leer. Todos abrigan convicciones análogas sobre las cuestiones importantes.
¿Se encuentra la misma homogeneidad en nuestras naciones europeas? La cuestión no merece la pena de ser planteada. Apenas si el Imperio grecorromano nos ofrece matices, colores tan destacados, no ya entre los diferentes pueblos sino en el seno de las mismas nacionalidades. Pasaré de largo cuanto se refiere a Rusia y a una gran parte de los Estados austriacos; mi demostración resultaría harto fácil. Veamos Alemania, o bien Italia, la Italia meridional sobre todo; España, aunque en menor grado, ofrece un cuadro análogo; Francia, lo mismo.
Tomemos a Francia: la diferencia de maneras impresiona de tal modo a los observadores más superficiales, que se ha advertido hace tiempo que entre París y el resto del territorio media un abismo, que a las mismas puertas de capital empieza una nación que difiere del todo de la que vive dentro de sus murallas. Las personas que se fían de la unidad política establecida entre nosotros para llegar a la conclusión de que en Francia existe la unidad de ideas fusión de sangre, sufren una gran ilusión.
No hay una ley social ni un principio generador de la civilización que sean comprendidos de la misma manera en todos nuestros departamentos. Es inútil que describa aquí al Normando, al Bretón, al Angevino, al Lemosín, al Gascón, al Provenzal; nadie ignora la escasa semejanza que reina entre ellos y la divergencia de sus opiniones. Lo que hay que señalar es que mientras en la China, en el Tibet y en la India, las nociones más esenciales para el mantenimiento de la civilización son familiares a todas las clases, entre nosotros no ocurre absolutamente nada de eso. El primero, el más elemental de nuestros conocimientos, el más asequible de ellos, resulta un misterio nada atrayente para la masa de nuestra población rural: pues muy generalmente no sabe leer, ni escribir, ni concede a esto ninguna importancia, debido a que no se le alcanza la utilidad ni la aplicación de ello. Acerca de este unto, creo muy poco en la eficacia de as leyes y en el bello aspecto de las instituciones, y mucho en lo que he visto con mis ojos y en los hechos registrados por buenos observadores. Los gobiernos 85 nos han agotado los más nobles esfuerzos para redimir de la ignorancia, a los campesinos; no sólo los niños encuentran en sus pueblecillos todas las facilidades para instruirse, sino que incluso los adultos, llamados a los veinte años a filas, hallan en la escuela del regimiento los mejores medios de adquirir los conocimientos mis indispensables. Pese a estas precauciones, pese a esta paterna] solicitud a este perpetuo compelle intrare acerca del cual la Administración reitera diariamente la orden a sus agentes, nada aprenden las clases agrícolas. He visto, y lo han visto también las personas que viven en provincias, cómo los padres envían sus niños a las escuelas con marcada repugnancia, considerando tiempo perdido las horas que se pasan en ellas; cómo los sacan a toda prisa, bajo el más leve pretexto; y cómo, una vez lejos de la escuela, los muchachos no se preocupan sino de olvidar lo que aprendieron. De esto se hacen, en cierto modo, un compromiso de honor, cosa en la cual les imitan los soldados licenciados, quienes, en más de una parte de Francia, no sólo pretenden no haber sabido leer ni escribir, sino que, afectando incluso haber olvidado el francés, llegan a olvidarlo de veras. Aprobaría, pues, con ánimo más tranquilo, tan generosos esfuerzos inútilmente realizados para instruir a nuestras masas rurales, si no estuviese convencido de que los conocimientos que se les quiere dar no les convienen lo más mínimo y de que en el fondo de su aparente negligencia late un sentimiento invenciblemente hostil a nuestra, civilización. De ello encuentro una prueba en su resistencia pasiva; pero ésta no es la única, y allí donde, con la ayuda de circunstancias al parecer favorables, logramos vencer la obstinación, otra prueba más convincente aún se me aparece y me acosa. En algunos puntos, las tentativas de instrucción resultan más afortunadas. Nuestros departamentos del Este y nuestras grandes ciudades manufactureras cuentan con muchos obreros que aprenden de buen grado a leer y escribir. El ambiente en que viven les demuestra la utilidad de ello.
Pero, tan pronto como esos individuos poseen los primeros elementos de la enseñanza, ¿qué hacen? Se dedican a cosechar ideas hostiles al orden social. De ello no he de exceptuar a la población agrícola tampoco a los obreros del Noroeste, en donde los conocimientos elementares están mucho más difundidos que en los demás puntos, conservados una vez adquiridos, y generalmente provechosos. Se observará que esta población se emparenta más de cerca que las otras con la raza germánica, y no me extraña que sea como es. Lo que he dicho de nuestros departamentos del Noroeste puede aplicarse a Bélgica y a Holanda.
Si, tras de haber observado el escaso gusto por nuestra civilización, consideramos el fondo de las creencias y de las opiniones, el alejamiento resulta todavía más acusado. En cuanto a las creencias, hay que agradecerle también aquí a la fe cristiana el que no sea exclusivista y no haya querido imponer un formulismo demasiado estrecho. Hubiera tropezado con escollos muy peligrosos. Los obispos y los curas tienen que luchar, lo mismo que hace un siglo, lo mismo que hace cinco, quince siglos, contra prevenciones y tendencias transmitidas hereditariamente, y tanto más temibles cuanto que, por no ser confesadas, no permiten ser combatidas ni vencidas. No hay cura perspicaz que, habiendo evangelizado pueblecillos, no conozca la profunda astucia con que el campesino, incluso devoto, continúa ocultando, acariciando en el fondo de su espíritu, alguna idea tradicional cuya existencia no se exterioriza sino a pesar suyo y en raros momentos. ¿Se le habla de ello? Lo niega, no acepta nunca la discusión y permanece inquebrantablemente convencido. Tiene en su pastor toda la confianza, toda, hasta el límite en que empieza lo que podríamos denominar su religión secreta, y de ahí ese aire taciturno que, en todas nuestras provincias, constituye el carácter que más le distingue del que él llama el burgués, y aquella línea de demarcación tan infranqueable entre él y los propietarios más respetados de su cantón. He aquí, en contra de la civilización, la actitud de la mayoría de ese pueblo que pasa por ser el que mayor apego tiene a ella; me inclinaría a creer que si, trazando una es e de estadística aproximada, se dijese que en Francia 10 millones de almas están dentro de nuestra esfera de sociabilidad y permanecen fuera de ella 26 millones, nos quedaríamos por debajo de la verdad.
Y aun si nuestra población rural no fuese más que grosera e ignorante, cabría preocuparse medianamente de tal separación y consolarse con la esperanza de conquistarla poco a poco y de fundirla en las multitudes ya ilustradas. Pero ocurre con estas masas absolutamente lo mismo que con ciertos salvajes: a primera visita, los juzgamos incapaces de reflexión y parecidos a los brutos, a causa de su aspecto humilde e inexpresivo, después, a medida que penetramos, por poco que sea, en el seno de su vida particular, advertimos que no obedecen, en su voluntario aislamiento, a un sentimiento de impotencia. Sus afecciones y sus antipatías no son caprichosas, y todo las concuerda con un encadenamiento lógico d deas muy arraigadas. Hablando hace un momento de la religión, hablando, hubiera podido hacer olvidar también la distancia inmensa que separa nuestras doctrinas morales de las de nuestros campesinos, hasta qué punto lo que ellos llamarían delicadeza difiere de lo que nosotros entendemos con este nombre; y, en fin, con qué tenacidad continúan mirando todo lo que no es como ellos, campesino, con el mismo aire con que los hombres de la más remota antigüedad miraban al extranjero. No lo matan, es cierto, gracias al terror, singular y misterioso, que le inspiran unas leyes que ellos no han hecho; pero lo odian abiertamente, desconfían de él, y en cuanto se trata de despajarlo, lo hacen muy gozosos, de encontrarse a cubierto de peligros. ¿Son malos? No, entre ellos, puesto que observan una conducta leal y correcta. Lo que ocurre es que se consideran de otra especie; especie, si hay que creerles, oprimida, débil, que debe recurrir a la astucia, pero que conserva también un orgullo muy tenaz y despreciativo. En algunas de nuestras provincias, el campesino se considera de mejor sangre y de más rancio origen que su antiguo señor. El orgullo de familia en algunos campesinos, iguala hoy, por lo menos, al que se observaba en la nobleza de la Edad Media.
No nos quepa ninguna duda: el fondo de la población francesa tiene pocos puntos comunes con su superficie; es un abismo encima del cual se halla suspendida la civilización, y las aguas profundas e inmóviles, durmiendo en el fondo de la sima, se mostrarán algún día irresistiblemente devastadoras. Los más trágicos acontecimientos han ensangrentado el país, sin que la población rural haya tenido en ellos mayor intervención que la que se le obligó a tener. Allí donde no ha estado en juego su interés personal y directo, ha dejado pasar las tormentas sin mezclarse en ellas, ni siquiera por simpatía. Horrorizadas y escandalizadas ante este espectáculo, muchas personas han declarado que los campesinos eran esencialmente perversos, lo cual es a la vez una injusticia y una falsa apreciación. Los campesinos nos consideran casi como enemigos. No comprenden nada de nuestra civilización, no contribuyen gustosamente a ella, y, en cuanto hallan medio se juzgan autorizados para aprovecharse de sus desastres. Si se les juzga al margen de ese antagonismo, algunas veces activo, más a menudo inerte, no se abriga la menor duda de que poseen elevadas cualidades morales aunque a menudo muy singularmente aplicadas.
Aplico a toda Europa lo que acabo de decir de Francia, e infiero de ello que, análogo en esto al Imperio romano, el mundo moderno abarca infinitamente más que lo que aprieta. No cabe, pues, otorgar mucha confianza a la duración de nuestro estado social, y la poca atracción que inspira, incluso en capas de población superiores a las clases rurales, me parece una patente demostración de ello. Nuestra civilización es comparable a esos islotes que emergen temporalmente en el mar bajo la influencia de los volcanes submarinos. Sometidos a la acción destructiva de las corrientes y faltos de la fuerza que al comienzo los sostuviera, ceden un día y sumen sus restos en el fondo del océano. ¡Triste fin, que multitud de razas generosas han debido sufrir antes que nosotros! Inútil intentar substraernos a esta suerte, porque es ineluctable. La providencia más consumada no es capaz de derogar por un solo momento las leyes inmutables del mundo.
Así desconocida, desdeñada u odiada por la mayoría de hombres agrupados bajo su sombra, nuestra civilización es sin embargo uno de los movimientos más gloriosos que el genio de la especie haya nunca edificado. No es, en verdad, que se distinga por la invención. Dejando a un lado esta cualidad, digamos que ha llevado muy lejos el espíritu de comprensión y la fuerza de dominio, que es su consecuencia. Comprenderlo todo, es tomarlo todo. Si no ha creado las ciencias exactas, las ha vuelto por lo menos más exactas y las ha desembarazado de las divagaciones de que, por un singular fenómeno, estaban quizá más plagadas que todos los demás conocimientos. Gracias a sus descubrimientos, conoce el mundo material mucho que las sociedades precedentes. Ha adivinado una parte de sus leyes fundamentales; sabe exponerlas, describirlas y sacar de ellas energías verdaderamente maravillosas para centuplicar las del hombre. Gradualmente y gracias a la rectitud con que maneja la inducción, ha reconstruido inmensos fragmentos de la Historia, de que los antiguos no tuvieron nunca la menor sospecha, y, cuanto más se aleja de las épocas primitivas, percibe y penetra mejor sus misterios. Se trata de grandes superioridades, que sería injusticia querer discutir.
Admitido esto, ¿nos es lícito concluir, como se hace generalmente con excesiva facilidad, que nuestra civilización tenga la preexcelencia sobre todas las que han existido y existen fuera de su seno? Sí y no. Sí, porque, gracias a la prodigiosa diversidad de elementos que la integran, puede apoyarse en un espíritu poderoso de comparación y análisis que le facilita en grado sumo la apropiación de casi todo; sí, porque este eclecticismo favorece sus desenvolvimientos en los más diversos sentidos; si, aun, porque, merced a los consejos del genio germánico, demasiado utilitario para ser destructor, se trazado una moralidad cuyas sabias exigencias eran generalmente desconocidas antes de ella. Pero, de extremar la idea de su mérito hasta declararla superior absolutamente y sin reservas, digo no, porque precisamente no sobresale en casi nada.
En el arte de gobernar, la vemos sometida, como un esclavo a las incesantes oscilaciones producidas por las exigencias de las razas tan diferenciadas que encierra. En Inglaterra, en Holanda, en Nápoles, en Rusia, los principios son todavía bastante estables, puesto que las poblaciones son más homogéneas o por lo menos pertenecen a grupos de la misma categoría y poseen instintos similares. Pero, en todos los demás sitios, sobre todo en Francia, en la Italia central, en Alemania, donde la diversidad étnica es ilimitada, las teorías gubernamentales no pueden elevarse nunca a la categoría de verdades, y la ciencia política está en perpetua experimentación. Nuestra civilización, vuelta así incapaz de adoptar una creencia firme en sí misma, carece de aquella estabilidad que constituye uno de los principales caracteres que ha debido comprender más arriba dentro e la fórmula de la definición. Como no se descubre tan deplorable impotencia en el seno de las sociedades búdicas y brahmánicas, ni se la conoce tampoco en el Celeste Imperio, estas civilizaciones ofrecen una ventaja sobre la nuestra. Allí, todos andan de acuerdo respecto a lo que hay que creer en materia política. Bajo una inteligente administración, cuando las instituciones seculares aportan buenos frutos, todos se regocijan. Cuando, confiada a torpes manos, dañan al bienestar público, todos se lamentan. Pero en ningún caso deja de asistirles la pública consideración. Alguna vez se intenta depurarlas, pero nunca destruirlas ni reemplazarlas por otras. Habría que estar ciego para no ver en ello una garantía de longevidad que nuestra civilización está muy lejos de soportar [41].
Desde el punto de vista de las artes, nuestra inferioridad respecto de la India es manifiesta, tanto como respecto de Egipto, de la Grecia y de América. Ni en lo grandioso ni en lo bello poseemos nada comparable a las obras maestras de las razas antiguas, y cuando, una vez consumada nuestra misión, las ruinas de nuestros monumentos y de nuestras ciudades cubran la faz de nuestros países, seguramente el viajero no descubrirá en las selvas y pantanos de las riberas del Támesis, del Sena y del Rin, nada que rivalice con las suntuosas ruinas de Pilos, de Nínive, del Partenón, de Salseta, del valle de Tenochtitlán. Si, en el dominio de las ciencias positivas, los siglos futuros tendrán que aprender de nosotros, no será así por lo que respecta a la poesía. La desesperada admiración que hemos mostrado, con tanta justicia, a las maravillas intelectuales de civilizaciones extrañas, es una prueba superabundante de ello.
Hablando ahora del refinamiento de las costumbres, nuestra inferioridad actual es evidente, aun comparadas con nuestro propio pasado. En éste hay momentos en los cuales el lujo, la delicadeza de hábitos y la suntuosidad de la vida eran comprendidos de una manera infinitamente más dispendiosa, más exigente y más amplia que en nuestros días. En verdad, los goces estaban menos generalizados. Lo que se llama bienestar no era asequible comparativamente más que a pocas personas. Lo creo; pero, si hay que admitir ‑ hecho incontestable ‑ que la elegancia de costumbres no sólo eleva el espíritu de las multitudes espectadoras sino que ennoblece la existencia de los individuos favorecidos, y difunde un barniz de grandeza y de belleza por todo el país por el cual se ejerce, al convertirse en patrimonio común, nuestra civilización, esencialmente mezquina en sus manifestaciones exteriores, no es comparable a sus rivales.
Terminaré este capítulo haciendo observar que el carácter primitivamente organizador de toda civilización se identifica con el rasgo más saliente del espíritu de la raza dominadora; que la civilización se altera, cambia, se transforma a medida que esta raza experimenta tales efectos; que el impulso dado por una raza que sin embargo ha desaparecido, prosigue dentro de la civilización, durante un período más o menos largo, y, por consiguiente, que el género de orden establecido en una sociedad es el hecho que mejor acusa las aptitudes particulares y el grado de elevación de los pueblos; es el más límpido espejo en el que puedan reflejar su individualidad.
Advierto que he hecho una digresión muy larga, cuyas ramificaciones se han extendido más allí de lo que calculaba. No lo siento en demasía. He podido emitir, en esta ocasión, ciertas ideas que debían ser necesariamente conocidas del lector. Con todo, ya es hora de que prosiga el curso natural de mis deducciones. La serie dista todavía de ser completa.
He formulado primero esta verdad según la cual la vida o la muerte de las sociedades se debe a causas internas. He dicho cuáles eran estas causas. Me he adentrado en su naturaleza íntima para poderlas reconocer. He demostrado la falsedad de los orígenes que generalmente se les atribuye. Buscando un signo que pudiese denunciarlas constantemente, y servir para demostrar, en todos los casos, su existencia, he hallado la aptitud a crear la civilización, colocada enfrente de la incapacidad de concebir ese estado. De esta investigación salgo en este momento. Ahora, ¿cuál es el primer punto de que debo ocuparme? Indiscutiblemente, luego de haber reconocido la causa latente de la vida o la muerte de las sociedades en un signo natural y constante, debo dedicarme a estudiar la naturaleza íntima de esta causa. He dicho que derivaba del mérito relativo de las razas. La lógica exige, pues, que precise inmediatamente lo que entiendo por la palabra raza, y sobre ello versará el siguiente capítulo.

CAPÍTULO X

CIERTOS ANATOMISTAS ATRIBUYEN A LA HUMANIDAD MÚLTIPLES ORÍGENES

Hay que buscar, primero, el alcance fisiológico de la Palabra raza.
La opinión de gran número de observadores, ateniéndose a la primera impresión y Juzgando sobre los extremos [42], aclara que las familias humanas ofrecen diferencias tan radicales, tan esenciales, que no podemos menos de negarles la identidad de origen. Al lado de la descendencia adamítica, los eruditos adheridos a este sistema suponen muchas otras genealogías. Para ellos la unidad primordial no existe en la especie, o, para expresarnos mejor, no existe una sola especie, sino tres, cuatro y más, de las cuales han salido generaciones perfectamente distintas, que, por sus mezclas han formado las híbridas.
Para apoyar esta teoría, se apela muy fácilmente a la convicción común, colocando ante los ojos de los críticos las desemejanzas evidentes, claras, manifiestas de los grupos humanos. Cuando el observador se ve colocado ante un individuo de piel amarillenta, de barba y cabellos ralos, de ancha faz, de cráneo piramidal, de ojos oblicuos y con la piel de los párpados tan fuertemente tendida hacia el ángulo externo, que el ojo se abre apenas [43], este observador reconoce a un tipo bien caracterizado, bien marcado, y cuyos rasgos principales es realmente fácil conservar en la memoria.
Otro individuo aparece: es un negro de la costa occidental de África, alto, de aspecto vigoroso, de miembros pesados, con marcada tendencia a la obesidad [44]. El color no es ya amarillento, sino enteramente negro, los cabellos no son ya ralos y delgados, sino, por el contrario, espesos, gruesos, lanosos y exuberantes; la mandíbula inferior es saliente, el cráneo afecta aquella forma que se ha llamado prognata, y en cuanto a la estatura, no es menos particular. «Los largos huesos están echados hacia fuera; la tibia y el peroné son, por delante, más convexos que entre los Europeos; las pantorrillas están muy altas y llegan hasta la corva, los pies son muy planos, y el calcáneo, en vez de ser arqueado, se continúa casi en línea recta con los otros huesos del pie, que es notablemente ancho. La mano presenta también, en su disposición general, algo análogo [45]
Cuando la mirada se fija un instante en un individuo así conformado, el espíritu recuerda involuntariamente la estructura del simio y se siente inclinado a admitir que las razas negras del África occidental han salido de un tronco que no tiene nada de común, fuera de ciertas analogías de forma, con la raza mongol.
Vienen luego las tribus cuyo aspecto halaga menos todavía que el del negro congoleño el amor propio de la humanidad. Tiene la Oceanía el mérito particular de proporcionar los ejemplares más degradados, más abyectos, más repugnantes de esos seres miserables, formados, al parecer, para servir de transición entre el hombre y el bruto puro y simple. Frente a muchas tribus australianas, el mismo negro africano se realza, cobra valor, parece revelar una mejor ascendencia. Entre muchas desdichadas poblaciones de aquel mundo, la excesiva delgadez de los miembros, la forma famélica del cuerpo, presentan un aspecto repulsivo. Los cabellos son lisos u ondulados, más a menudo lanosos; la piel es negra, sobre un fondo gris [46].
En fin, si, luego de examinar estos tipos, tomados en todos los rincones del Globo, volvemos a los habitantes de Europa, del Sur y del Oeste de Asia, hallamos en éstos tal superioridad de belleza, de armonía en la proporción de los miembros, de regularidad en los rasgos de la cara, que inmediatamente nos sentimos tentados a aceptar la conclusión de los partidarios de la multiplicidad de las razas. No sólo los últimos pueblos que acabo de citar son más bellos que el resto de la humanidad, compendio bastante triste, hay que convenirlo, de muchas fealdades [47]; no solo estos pueblos han tenido la gloria de proporcionar los admirables modelos de la Venus, del Apolo y del Hércules Farnesio, sino que, además reina entre ellos de muy antiguo una jerarquía visible, y, dentro de esta nobleza humana, los Europeos son los más eminentes por la belleza de las formas y el vigor del desarrollo muscular. Nada, pues, más razonable, en apariencia, que declarar las familias de que se compone la humanidad tan extrañas una a otra como lo son, entre sí, los animales de especies diferentes.
Tal fue también la conclusión sacada de las primeras observaciones, y, en tanto no se partió más que de hechos generales, no pareció que nada pudiese invalidarla.
Camper fue uno de los primeros que sistematizaron estos estudios. No se limitó a sacar una conclusión, basándose sólo en testimonios superficiales; quiso asentar sus demostraciones de una manera matemática, y trató de precisar anatómicamente las diferencias características de las categorías humanas. Para lo cual estableció un método estricto que no dejaba ya lugar a dudas, y sus opiniones adquirieron aquel vigor sin el cual no hay verdaderamente ciencia. Se le ocurrió, pues, tomar la cara lateral de la cabeza huesosa y medir la abertura del por medio de dos líneas llamadas por él líneas faciales. Su intersección formaba un ángulo que, según su mayor o menor abertura, debía dar la medida del grado de elevación de la raza. Una de estas líneas iba de la base de la nariz al meato auditivo, la otra resultaba tangente al saliente de la frente por la parte de arriba, y por la parte de abajo a la parte más prominente de la mandíbula inferior. Por medio del ángulo así formado, se establecía, no sólo para el hombre, sino también para todas las clases de animales, una escala en cuya cúspide figuraba el Europeo, y cuanto más agudo era el ángulo, más los individuos se alejaban del tipo que, en la idea de Camper, resumía la máxima perfección. Así, los pájaros formaban, con los peces, el ángulo más pequeño. Los mamíferos de diferentes clases lo agrandaban. Cierta especie de simio llegaba hasta los 42 grados, incluso hasta los 50. Luego venía la raza del negro de África, que, así como la del Kalmulco, presentaba 70. El Europeo alcanzaba 80, y, para citar las mismas palabras del inventor, palabras tan lisonjeras para nuestros congéneres: «Es, dice, de esta diferencia de 10 grados que depende su mayor belleza, lo que puede llamarse su belleza comparativa. En cuanto, a aquella belleza absoluta que nos impresiona en tan alto grado en algunas obras de la estatuaria antigua, como en la cabeza de Apolo y en la Medusa de Sosicles, se debe a una 92 abertura todavía mayor del ángulo, que, en este caso, llega hasta los 100 grados [48]
Este método seducía por su simplicidad. Desgraciadamente, tuvo en su contra los hechos, accidente sobrevenido a muchos sistemas. Owen estableció, mediante una serie de observaciones irrefutables, que Camper no había estudiado la conformación de la cabeza huesosa de los simios sino sobre tipos jóvenes, y que, en los individuos llegados a la edad adulta, el crecimiento de los dientes, el ensanchamiento de las mandíbulas y el desarrollo del arco cigomático no iban acompañados de un agrandamiento correspondiente del cerebro y, por tanto, las diferencias con la cabeza humana son completamente distintas de aquellas cuyas cifras había señalado Camper, puesto que el ángulo facial del orangután negro o del chimpancé más favorecido por la naturaleza no rebasa los 30 ó 35 grados a lo sumo. De esta cifra hasta los 70 grados del negro y del Kalmulto, media demasiada distancia para que la serie imaginada por Camper resulte admisible.
La frenología había compaginado muchas de sus demostraciones con la teoría del sabio holandés. Se complacía en reconocer, en la serie ascendente de los animales hacia el hombre, desarrollos paralelos de los instintos. Sin embargo, los hechos fueron todavía opuestos a este punto de vista. Se objetó, entre otros, que el elefante, cuya inteligencia es indiscutiblemente superior a la de los orangutanes, presenta un ángulo facial mucho más agudo que el suyo, y, entre los mismos simios, no se observa que los más inteligentes, los más susceptibles de recibir una especie de educación doméstica, pertenezcan a las especies más grandes.
Además de estos graves defectos, el método de Camper ofrecía aún un lado muy vulnerable: no era aplicable a todas las variedades de la raza humana. Dejaba fuera de sus categorías las tribus de cabeza piramidal, carácter éste muy singular.
Blumenbach, favorablemente situado contra su predecesor, propuso a su vez un sistema: consistía en estudiar la cabeza del hombre por arriba. Denominó a su invención: norma verticalis, método vertical. Blumenbach aseguraba que la comparación de la anchura superior de las cabezas hacía resaltar las diferencias principales en la configuración general del cráneo. Según él, el estudio de esta parte del cuerpo humano suscita tantos reparos, sobre todo en lo que respecta a los puntos determinados del carácter nacional, que es imposible someter todas estas diversidades a una medida única de líneas y ángulos, y que, para llegar a una clasificación satisfactoria, hay que considerar las cabezas bajo el aspecto que puede abrazar, de un solo golpe de vista, el mayor número de variedades. Ahora bien, su idea debía presentar esta ventaja. Se resumía así: «Colocar la serie de cráneos que se trata de comparar de manera que los huesos malares se encuentren en una misma línea horizontal, tal como ocurre cuando estos cráneos descansan sobre la mandíbula inferior; después, colocarse detrás fijando el ojo sucesivamente por encima del vértice de cada uno; de este modo, en efecto, se distinguirán las variedades de forma de las partes que más contribuyen al carácter nacional, sea que consistan en la dirección de los huesos maxilares y molares, sea que dependan de la anchura o de la estrechez del contorno oval presentado por el vértice‑, sea, en fin, que se encuentren en la configuración plana o convexa del hueso frontal [49]
La consecuencia de este sistema fue, para Blumenbach, una división de la humanidad en cierto cinco grandes categorías, divididas a su vez en cierto número de géneros y tipos.
Muchas son las dudas que suscitó esta clasificación. Se le pudo reprochar, con motivo, como a la de Camper, que pasaba por alto muchos caracteres importantes. Y a esto se debió, en parte, que, para evitar las objeciones principales, Owen propusiese examinar los cráneos no por la coronilla, sino por su base. Uno de los resultados principales de esta nueva manera de proceder fue el encontrar definitivamente una línea de demarcación tan precisa y acusada entre el hombre y el orangután, que resultaba para siempre; imposible volver a hallar entre ambas especies el lazo imaginado por Camper. En efecto, una primera ojeada a estos dos cráneos, el uno de orangután, el otro de hombre, examinados por sus bases, bastó para hacer notar diferencias capitales. El diámetro ánteroposterior es más alargado en el orangután que en el hombre; el arco cigomático, en lugar de encontrarse comprendido dentro de la mitad anterior de la base craneana, forma, en la región media, exactamente un tercio de la longitud total del diámetro; en fin, la posición del agujero occipital, tan interesante por sus relaciones con el carácter general de las formas del individuo, y sobre todo por la influencia que ejerce sobre los hábitos, no es en modo alguno la misma. En el hombre, ocupa casi el centro de la base del cráneo; en el orangután, está situado en el centro del tercio posterior[50].
El mérito de las observaciones de Owen es grande, sin duda; yo preferiría, sin embargo, el más reciente de los sistemas craneoscópicos, que es al mismo tiempo el más ingenioso de todos, por muchos conceptos: el del sabio americano Morton, adoptado por Carus [51]. He aquí en qué consiste :
Para demostrar la diferencia de las razas, los dos sabios que cito han partido de esta idea: que cuanto mayores son los cráneos, mas superiores se muestran, en general, los individuos a quienes pertenecen [52]. La cuestión planteada es, pues esta: ¿Es igual en todas las categorías humanas el desarrollo del cráneo?
Para obtener la solución deseada, Mr. Morton tomó un número determinado de cabezas pertenecientes a Blancos, a Mogoles, a Negros, a Pieles Rojas de la América del Norte, y, cerrando con algodón todas las aberturas, excepto el foramen magnum, llenó completamente el interior de granos de pimienta cuidadosamente desecados; después comparó las cantidades contenidas en cada uno. Este examen le proporcionó la tabla siguiente:

Los resultados inscritos en las dos primeras columnas son realmente muy curiosos. En cambio, concedo poca importancia a los de las dos últimas; pues para que la violenta perturbación que parece aportar de las observaciones de la segunda columna fuese real, seria ante todo preciso que Mr. Morton hubiese operado sobre un número mucho más considerable de cráneos después, que hubiese especificado la posición social de las personas a las cuales hubiesen pertenecido.
Así pudo disponer de tipos para los Blancos y los Pieles Rojas: se procuró cabezas que habían pertenecido a individuos muy por encima del tipo vulgar; mientras que para los Negros, no es probable que haya tenido a su disposición cráneos de jefes de tribus, y, para los Amarillos, cabezas de Mandarines. Es lo que me explica que haya podido atribuir la cifra de 100 a un indígena americano, mientras que el Mongol más inteligente por él examinado no rebasa los 93 y deja que le sobrepase el mismo Negro, que alcanza 94. Tales resultados son del todo incompletos, fortuitos sin valor científico, y, en tales cuestiones, nunca desconfiaremos bastante de los juicios basados en el examen de las individualidades. Me veré pues conducido a rechazar por completo la segunda mitad de los cálculos de Mr. Morton.
Igualmente me siento llevado a discutir un detalle de los otros. Así, en la segunda columna, entre las cifras 87, indicadora de la capacidad del cráneo blanco, 83 del amarillo y 78 del negro, hay gradación clara y evidente. Pero las medidas 83, 81 y 82, dadas para los Mogoles, los Malayos y los Pieles Rojas, son cifras medias que, evidentemente, se confunden, y tanto mas cuanto que Carus no vacila en comprender a los Mogoles y a los Malayos dentro de una sola y misma raza, es decir, a reunir las cifras 83 y 81. ¿Por qué, pues, tomar 83 como característica de una raza diferente, y crear así muy arbitrariamente una cuarta gran subdivisión humana?
Esta anomalía sostiene por lo demás la parte débil del sistema de Carus. El sabio sajón gusta de suponer que, así como vemos pasar nuestro planeta por los cuatro estados de día, noche, crepúsculo vespertino y crepúsculo matutino, es necesario que haya en la especie humana cuatro subdivisiones correspondientes a estas variaciones de la luz. En ello descubre un símbolo, tentación siempre muy peligrosa para un espíritu refinado. Carus ha cedido a ello, como, en su lugar, lo hubiesen hecho muchos de sus compatriotas. Los pueblos blancos son los pueblos del día, los negros los de la noche; los amarillos, los de la mañana o del crepúsculo de Oriente; los rojos, los del atardecer o del crepúsculo de Occidente. Se adivinan bastante las ingeniosas comparaciones que vienen a enlazarse con este cuadro. Así, las naciones europeas, por el esplendor de sus ciencias y la nitidez de su civilización, mantienen las más evidentes relaciones con el estado luminoso y, mientras que los Negros duermen en las tinieblas de la ignorancia, los Chinos viven en una media luz que les confiere una existencia social incompleta, aunque poderosa. Por lo que respecta a los Pieles Rojas, condenados a desaparecer poco a poco de este mundo, ¿dónde hallar una imagen más bella de su destino que en el crepúsculo de la tarde?
Desgraciadamente, una comparación no es una razón, y, debido a confiarse indebidamente a esta corriente poética. Carus ha echado a perder algo su hermosa teoría. Por lo demás, hay que aplicar aquí lo que he dicho de todas las demás doctrinas etnológicas, las de Camper, Blumenbach, Owen: Carus no logra sistematizar regularmente el conjunto de las diversidades fisiológicas observadas en las razas [53].
Los partidarios de la unidad étnica no han dejado de aprovechar esa impotencia para pretender que, desde el momento que las observaciones sobre la conformación de la cabeza ósea parecen no poder clasificarse de manera que permitan formular un sistema demostrativo de la separación original de los tipos, hay que considerar las divergencias, no como grandes rasgos radicalmente distintos, sino como meros resultados de causas segundarias independientes, desprovistas por entero de carácter específico.
Es cantar victoria harto de prisa. La dificultad de encontrar un método no da siempre derecho a concluir que sea imposible descubrirlo. Los unitarios, sin embargo, no han admitido esta reserva. Para fundamentar su opinión, hicieron observar que ciertas tribus pertenecientes a una misma raza, lejos de presentar el mismo tipo físico, se separan de él, por el contrario, muy marcadamente. Por ejemplo, sin tener en cuenta la proporción de los elementos de cada mezcla, han mentado las diferentes ramas de la familia mestiza malayo-polinesiana, y han añadido que si grupos de origen común pueden sin embargo revestir formas craneanas y faciales totalmente diferentes, se desprende de ello que las mayores diversidades dentro de ese género no prueban la multiplicidad primera de los orígenes; que, por tanto, por extraños que puedan parecer, a los ojos de los Europeos, los tipos negros o mogoles, éstos no son una demostración de la multiplicidad de orígenes, y que la causa de la separación de las familias humanas debe ser buscada menos arriba y menos lejos, pudiendo considerar las desviaciones fisiológicas como los simples resultados de ciertas causas locales que actúan durante un período de tiempo más o menos largo [54].
Acosados por tantas objeciones buenas y malas, los partidarios de la multiplicidad de las razas han tratado de ensanchar el círculo de sus argumentos; y, cesando de atenerse al solo estudio de los cráneos, pasaron al del individuo humano por entero. Para demostrar ‑ lo que es cierto ‑que las 96 diferencias no existen únicamente en el aspecto de la cara y en la construcción ósea de las cabezas, alegaron hechos no menos graves, como la forma de la pelvis, la proporción relativa de los miembros, el color de la piel, la naturaleza del sistema velloso.
Camper y otros anatomistas habían reconocido, hace mucho tiempo, que la pelvis del negro ofrecía algunas particularidades. El doctor Vrolik, llevando más lejos sus investigaciones, ha observado que, para los Europeos, las diferencias entre la pelvis del hombre y la de la mujer son mucho menos acusadas, y en la raza negra ve, en ambos sexos, un carácter muy saliente de animalidad. El sabio de Amsterdam, partiendo de la idea de que la conformación de la pelvis influye necesariamente en la del feto, llega a la conclusión de diferencias originales [55].
Weber ha venido a atacar esta teoría, si bien con escasa ventaja, ya que ha debido reconocer que ciertas formas de la pelvis se encontraban más frecuentemente en una raza que en otra. Todo lo que ha podido hacer, es señalar que la regla no carece de excepción, y que determinados individuos americanos, africanos y mogoles presentan formas comunes a los Europeos. No es esto probar mucho, tanto menos cuando Weber, al hablar de estas excepciones, no parece haberse preocupado de la idea de que su conformación particular podía no ser mas que el resultado de una mezcla de sangre.
Por lo que respecta a la dimensión de los miembros, los adversarios de la unidad de la especie pretenden que el Europeo está mejor proporcionado. Se les responde que la delgadez de las extremidades, en las naciones que se alimentan especialmente de vegetales, o cuya alimentación es imperfecta, no tiene por qué causar sorpresa; y esta réplica es seguramente buena. Pero cuando se objeta, además, el desarrollo extraordinario del busto entre los Quichuas, los críticos, decididos a no reconocerlo como carácter específico, refutan el argumento de una manera menos concluyente, porque pretender, corno lo hacen, que aquella anchura de pecho se explica, entre los montañeses del Perú, por la elevación de la cordillera de los Andes, no es dar una razón muy seria. Existen en el mundo numerosa poblaciones montañesas que están constituidas muy diferentemente que los Quichuas [56].
Vienen luego las observaciones sobre el color de la piel. Los Unitarios sostienen que en esto no se puede encontrar ningún carácter específico; primero, porque esta coloración se debe a circunstancias climáticas y no es permanente, afirmación más que osada; después, porque el color se presta al establecimiento de gradaciones infinitas, por las que se pasa insensible, mente del blanco al amarillo, del amarillo al negro, sin poder descubrir una línea de demarcación bastante precisa. Este hecho prueba simplemente la existencia de innumerables híbridos, observación a la cual los Unitarios no prestan, equivocadamente, la menor atención. Sobre el carácter específico de los cabellos, M. Flourens aporta su gran autoridad en favor de la unidad original de las razas.
Después de haber examinado rápidamente los argumentos inconsistentes, llego a la verdadera ciudadela científica de los Unitarios. Poseen éstos un argumento de gran fuerza, que he reservado para el final: me refiero a la facilidad con que las diferentes ramas de la especie humana producen híbridos, y la fecundidad de estos mismos híbridos.
Las observaciones de los naturalistas parecen haber demostrado que, en el mundo animal o vegetal, los mestizos no pueden nacer más que de especies bastante afines, y que, aun en este caso, sus productos están condenados de antemano a la esterilidad. Se ha observado, además, que entre las especies afines, aun cuando la fecundación sea posible, la cópula es rechazada no se obtiene, en general, sino por la astucia o por la fuerza; lo que y significaría que, en estado libre, el numero de híbridos es todavía más limitado que el que la intervención del hombre ha logrado que fuese. De ello se ha concluido que había que incluir entre la serie de caracteres específicos la facultad de producir individuos fecundos.
Como nada autoriza a creer que la especie humana esté exenta de esta de esta regla, nada tampoco, hasta hoy, ha podido quebrantar la fuerza de la objeción que, más que todas las otras, inutiliza el sistema de los adversarios de la unidad. Se afirma, es cierto, que, en ciertas partes de Oceanía, las mujeres indígenas que han dado a luz mestizos europeos, no son aptas nunca más para ser fecundadas por sus compatriotas. Dando esta referencia como exacta, sería digna de servir de punto de partida para investigaciones más profundas; pero, por ahora, no es lícito utilizarla para invalidar los principios admitidos sobre la generación de los híbridos. La referencia nada prueba contra las deducciones que se saca de ellos.





CAPÍTULO XI

LAS DIFERENCIAS ÉTNICAS SON PERMANENTES.

Los Unitarios afirman que la separación de las razas es aparente, y debida tan sólo a circunstancias locales tales como aquellas cuya influencia experimentamos hoy, o a desviaciones accidentales de conformación en el autor de una rama. Toda la humanidad es, para ellos, accesible a los mismos perfeccionamientos; por doquier el tipo original común, más o menos velado, persiste con igual fuerza, y el negro, el salvaje americano, el habitante del Norte de Siberia pueden y deben, bajo el imperio de una educación análoga, llegar a rivalizar con el Europeo por la belleza de las formas. Esta teoría es inadmisible.
Se ha visto más arriba cuál es la más sólida defensa científica de los Unitarios: es la fecundidad de los cruces humanos. Esta observación, que parece hasta aquí difícil de refutar, no será quizá siempre tan invencible, ni bastaría a contenerme si no la viese apoyada por otro argumento, de naturaleza muy diferente, que, lo confieso, me impresiona en mayor grado: se dice que el Génesis no admite, para nuestra especie, diversos orígenes.
Sí el texto es positivo, perentorio, claro, indiscutible, hay que humillar la cabeza; las mayores dudas deben ceder y la razón no tiene más que declararse imperfecta y vencida: el origen de la humanidad es uno, y todo lo que parece demostrar lo contrario no es sino una apariencia en la cual no debemos parar mientes. Porque es preferible dejar que la oscuridad se condense sobre un punto de erudición que arriesgarse contra semejante autoridad. Pero, ¿y si la Biblia no es explícita? Si los libros sacros, consagrados a muy otra cosa que a la aclaración de cuestiones étnicas, han sido mal comprendidos, y si luego, sin violentar su texto, puede sacarse de ellos un sentido diferente, entonces no vacilaré en seguir adelante.
Que Adán sea el autor de nuestra especie blanca, hay que admitirlo, ciertamente. Es manifiesto que las Escrituras quieren que se entienda así, puesto que de aquél descienden generaciones que indiscutiblemente han sido blancas. Esto sentado, nada prueba que, en el pensamiento de los primeros redactores de genealogías adamitas, las criaturas que no pertenecían a la raza blanca hubiesen sido consideradas como formando parte de la especie. No se dice una palabra de las naciones amarillas, y no es sino gracias a una interpretación cómo lograré, creo yo, en el libro siguiente, hacer resaltar lo que hay de arbitrario en el hecho de atribuir al patriarca Cam el color negro. Sin duda los traductores, los comentaristas, al afirmar que Adán fue el autor de todo lo que lleva el nombre de hombre, han hecho entrar dentro de las familias de sus hijos al conjunto de pueblos que luego se han sucedido. Según ellos, los Jaféticos son el origen de las naciones europeas, los Semitas ocupan el Asia interior, los Camitas, que, sin razón fundada, lo repito, se consideran como de raza originariamente melania, ocupan las regiones africanas. Esto, por lo que respecta a una parte del Globo, es magnífico; y de la población del resto del planeta, ¿qué se hace? Se la deja excluida de esta clasificación.
No voy a insistir, por ahora, sobre esa idea. No quiero entrar en lucha aparente, ni siquiera con simples interpretaciones, desde el momento que se las da por buenas. Me contento con indicar que quizá sin salirse de los límites impuestos por la Iglesia, se podría poner en duda la validez de ellas; después me constriño a buscar si, admitiendo tal cual es la parte fundamental de la opinión de los Unitarios, no habrá todavía medio de explicar los hechos de muy otra manera que ellos lo hacen, y de examinar si las diferencias físicas y morales más esenciales no pueden existir entre las razas humanas y producir todas sus consecuencias, independientemente de la unidad o de la multiplicidad de origen inicial.
Para todas las variedades caninas se admite la identidad étnica [57]; ¿quién, pues, irá a emprender la tarea difícil de comprobar en todos estos animales, sin distinción de géneros, las mismas formas, las mismas tendencias, los mismos hábitos las mismas cualidades? Lo mismo puede decirse de otras especies tales como los caballos, la raza bovina, los osos, etc. En todo vemos identidad en cuanto al origen, diversidad en los demás; y diversidad tan profundamente establecida, que no puede desaparecer más que con los cruces, y aun entonces los tipos no retornan a una identidad real de carácter. Mientras que, en tanto se conserva la pureza de raza, los rasgos especiales se mantienen permanentes y se reproducen, de generación en generación, sin ofrecer desviaciones sensibles.
Este hecho, que es indiscutible, ha suscitado la pregunta de si, en las especies animales sometidas a la domesticidad y que han contraído los hábitos de ella, se podían reconocer las formas y los instintos del tronco primitivo. La cuestión no parece susceptible de ser solucionada. Es imposible determinar cuáles serían las formas y el modo de ser del individuo primitivo, y hasta qué punto se alejan o se aproximan a ellos las desviaciones que observamos hoy ante nosotros. Un gran número de vegetales ofrecen el mismo problema. El hombre sobre todo, la criatura que más interesa conocer en sus orígenes, parece resistirse a todo desciframiento a ese respecto.
Las diferentes razas no han abrigado ninguna duda de que el antiguo Autor de la especie no tuviese precisamente sus caracteres. Sobre este punto, sobre éste únicamente, sus tradiciones son unánimes. Los blancos se han forjado un Adán y una Eva que Blumenbach hubiera declarado caucásicos; y un libro, frívolo al parecer, pero lleno de observaciones justas y de hechos exactos, Las Mil y Una Noches, cuenta que ciertos negros consideran negros a Adán y a su esposa; que, habiendo sido creados éstos a imagen de Dios, Dios es también negro y los ángeles lo mismo, y que el profeta de Dios estaba naturalmente demasiado favorecido para mostrar una piel blanca a sus discípulos.
Desgraciadamente, la ciencia moderna no ha podido hacer nada para simplificar estas opiniones. Ninguna hipótesis verosímil ha logrado desvanecer esta oscuridad, y, muy probablemente, las razas humanas difieren tanto de su progenitor común, si en efecto han tenido uno, como difieren entre sí. Falta explicar, sobre el terreno modesto y estrecho en que me confino, admitiendo la opinión de los Unitarios, esa desviación del tipo primitivo.
Las causas de ello son muy difíciles de desentrañar. La opinión de los Unitarios la atribuye, ya lo he dicho, a la influencia del clima, de la posición topográfica y de los hábitos. Es imposible compartir semejante parecer, atendido que las modificaciones en la constitución de las razas, desde el comienzo de los tiempos históricos bajo el imperio de las circunstancias aquí indicadas, no parecen haber tenido la importancia que habría que reconocerles para explicar suficientemente tantas y tan profundas desemejanzas. Va a comprenderse al instante.
Supongo que dos tribus, semejantes todavía al tipo primitivo, habitan, una en un país alpestre, situado en el interior de un continente, la otra en una isla de la región marítima. Las condiciones atmosféricas serán del todo diferentes para ambas poblaciones, y la alimentación lo mismo. Si, además, atribuyo medios de subsistencia abundantes a la una, y precarios a la otra; que si, además, sitúa a la primera bajo la acción de un clima frío, y a la segunda bajo la de un sol tropical, es indudable que habré acumulado los contrastes locales más esenciales. Al añadirse a ello, en el curso del tiempo, las fuerzas que atribuimos a los agentes físicos, poco a poco ambos grupos acabarán ciertamente por revestir algunos caracteres propios que contribuirán a distinguirlos. Pero, aunque fuese al cabo de una serie de siglos, nada de esencial, nada de orgánico habrá cambiado en su conformación; y la prueba es que existen pueblos separados por el mundo entero, colocados en condiciones de clima y de existencia muy dispares, cuyos tipos ofrecen, sin embargo, la más perfecta semejanza. Todos los etnólogos convienen en ello. Se ha pretendido incluso que los Hotentotes son una colonia china ‑hasta tal punto se parecen a los habitantes del Celeste Imperio pero es este un supuesto inaceptable [58]. Se descubre asimismo una gran similitud entre el retrato que conservamos de los antiguos Etruscos y el tipo de los Araucanos de la América meridional. La figura, las formas corporales de los Cherokis parecen confundirse completamente con las de varias poblaciones italianas, tales como los Calabreses. La acusada fisonomía de los habitantes de la Auvernia, sobre todo entre las mujeres, resulta mucho más alejada del carácter común de las naciones europeas que la de varias tribus indias de la América del Norte. Así, desde el momento que, bajo climas alejados y diferentes, y en condiciones de vida tan poco parecidas, la naturaleza puede producir tipos que se parecen, resulta bien claro que no son los agentes exteriores hoy actuantes los que imponen a los tipos humanos sus caracteres.
Sin embargo, no dejaremos de reconocer que las circunstancias locales pueden por lo menos favorecer la intensidad mayor o menor de ciertos matices de color, la tendencia a la obesidad, el desarrollo relativo de los músculos del pecho, el alargamiento de las extremidades inferiores o de los brazos, el grado de fuerza física. Pero, repitámoslo una vez más, no hay en esto nada de esencial, y a juzgar por las modificaciones muy débiles que estas causas, al cambiar de naturaleza, aportan en la conformación de los individuos, no cabe creer tampoco ‑ y es esta una prueba de peso ‑ que hayan ejercido nunca una gran influencia.
Si no sabemos las revoluciones que han podido sobrevenir en la organización física de los pueblos hasta la aurora de los tiempos históricos, podemos por lo menos observar que este período no comprende aproximadamente más que la mitad de la edad atribuida a nuestra especie; y si, pues, durante tres o cuatro mil años, la oscuridad es impenetrable, nos quedan otros tres mil años, hasta el comienzo de los cuales nos es dable penetrar, por lo que respecta a algunas naciones, y todo prueba que las razas entonces conocidas y que han permanecido desde entonces en un estado de pureza relativa, no han cambiado considerablemente de aspecto, aun cuando algunas hayan cesado de habitar en los mismos lugares y de estar sometidas por consiguiente a las mismas causas exteriores. Citaré a los Árabes. Conforme nos los representan los monumentos egipcios, así los encontramos todavía, no sólo en los áridos desiertos de su país, sino en las regiones fértiles, a menudo húmedas, del Malabar y de la costa de Coromandel, en las islas del mar de las Indias, en vanos puntos de la costa septentrional del África, donde están, en verdad, más mezclados que en parte alguna; y sus huellas se descubren todavía en algunas partes del Rosellón, del Languedoc y del litoral español, aun cuando desde su invasión hayan transcurrido unos doce siglos. La sola influencia del medio, si tuviese el poder, como se supone, de hacer y deshacer las demarcaciones orgánicas, no hubiera dejado subsistir tal longevidad de tipos. Al cambiar de país, los descendientes del tronco ismaelita hubieran cambiado igualmente de conformación.
Después de los Árabes, citaré a los judíos, más notables aún a ese respecto, puesto que emigraron hacia climas extremadamente diferentes, en todos sentidos, del de la Palestina, y que tampoco conservan su antiguo género de vida. Su tipo, sin embargo, se conserva poco más o menos el mismo, no ofreciendo sino alteraciones del todo insignificantes y que no han logrado, bajo ninguna latitud, y dentro de las diferentes costumbres de cada país, alterar el carácter general de la raza. Tales vemos a los belicosos Recabitas de los desiertos árabes; tales se nos aparecen también los pacíficos Israelitas portugueses, franceses, alemanes y poloneses. He tenido ocasión de examinar a un hombre perteneciente a esta última categoría. El perfil de su cara revelaba perfectamente su origen. Sus ojos sobre todo eran inolvidables. Aquel habitante del Norte, cuyos antepasados directos vivieron, durante varias generaciones, entre la nieve, parecía como si los rayos del sol de la Siria le hubiesen tostado la piel desde la víspera. Así, forzoso es admitir que la faz del Semita ha conservado en sus rasgos principales y verdaderamente característicos el aspecto que descubrimos en las pinturas egipcias ejecutadas hace tres o cuatro mil años; y este mismo aspecto resulta, en las circunstancias climáticas más diversas, igualmente impresionante. La identidad de los descendientes con los antepasados no se circunscribe a los rasgos de la cara; persiste igualmente en la conformación de los miembros y en la naturaleza del temperamento. Los Judíos alemanes son, en general, más pequeños, y presentan una estructura más delgada que los individuos de raza europea entre los cuales viven desde hace siglos. Además, la edad núbil es, para ellos, mucho más precoz que para sus compatriotas de otra raza [59].
He aquí, por lo demás, una afirmación diametralmente opuesta al sentir de M. Prichard. Este fisiólogo, en su celo por probar la unidad de la especie, trata de demostrar que la época de la pubertad, en ambos sexos, es la misma en todas partes y para todas las razas [60]. Las razones que alega son sacadas del Antiguo Testamento para los Judíos, y, para los Árabes, de la ley religiosa del Corán según la cual la edad del matrimonio para las mujeres está fijada a los quince años y aun a los diez y ocho, en opinión de Abu, Hanifah.
Estos dos argumentos parecen muy discutibles. En primer lugar, los testimonios bíblicos no son muy admisibles en esta materia, puesto que emiten a menudo hechos contrarios a la marcha habitual de las cosas, y que‑para citar uno‑el alumbramiento de Sara, llegada a su extrema vejez, y cuando el mismo Abraham contaba cien años, es un hecho sobre el cual no cabe basar un razonamiento ordinario .[61] Pasando a la opinión y a las prescripciones de la ley musulmana, observo que el Corán no tuvo únicamente la intención de comprobar la aptitud física antes de autorizar el matrimonio: quiso también que la mujer poseyese bastante inteligencia y educación para estar en condiciones de comprender los deberes de un estado tan serio. La prueba de ello es que el Profeta pone sumo cuidado en ordenar, con respecto a las muchachas, la continuación de la enseñanza religiosa hasta la época de la boda. Desde tal punto de vista, era muy natural que este momento fuese retardado todo lo posible, y que el legislador encontrase muy importante el desarrollo del juicio, antes de autorizar lo que tan prematuramente autorizaba la naturaleza. Esto no es todo. Contra los graves testimonios que invoca M. Prichard, hay otros más concluyentes, aunque más leves, y que fallan la cuestión en favor de mi opinión.
Inclinados únicamente los poetas, en sus relatos amorosos, a mostrar sus heroínas en la flor de su belleza, sin preocuparse del desarrollo moral, los poetas orientales han pintado siempre sus amantes mucho más jóvenes que lo que prescribe el Corán. Zelika, Leila no llegan a los catorce años. En la India, la diferencia es todavía más acusada. Sakuntala resultaría en Europa una niña, una criatura. La edad encantadora del amor para una mujer de aquel país, es de nueve a doce años. He aquí, pues, una opinión muy general, muy arraigada y perfectamente admitida entre las razas hindúes, persas y árabes: que la primavera de la vida, para las mujeres se cierra en una época, en nuestro sentir, algo precoz. Por mucho tiempo nuestros escritores se han atenido, en esta materia, a la opinión de los antiguos modelos de Roma. Éstos, de acuerdo con sus maestros de Grecia, fijaban en los quince años la edad encantadora. Desde que las ideas del Norte[62] han influido en nuestra literatura, no hemos visto ya en las novelas más que adolescentes de diez y ocho años, y aun de más edad.
Si ahora buscarnos argumentos menos alegres, no los hallaremos en menor abundancia. Aparte de lo que se ha dicho ya más arriba sobre los Judíos alemanes, podrá verse que, en muchas partes de Suiza, el desarrollo físico de la población es tan tardío, que, para los hombres, no resulta siempre completo a los veinte años. Otra serie de observaciones, más fácil y de abordar, nos será ofrecida por los bohemios o cíngaros [63]. Los individuos de esta raza presentan exactamente la misma precocidad física que los Hindúes, sus padres; y bajo climas más rudos, en Rusia, en la Moldavia, les vemos conservar, con sus ideas y sus hábitos antiguos, el aspecto, la forma de la cara y las proporciones corporales de los parias. Con todo, no pretendo combatir a M. Prichard en todos los puntos. Hay una observación suya que adopto de muy buen grado: es aquella según la cual «la diferencia de clima influye muy poco o nada en la producción de diversidades importantes en las épocas de cambios físicos a los cuales está sujeta la constitución humana» [64]. Esta observación es muy fundada, no intentaré invalidarla; me limitaré únicamente a añadir que parece algo en contradicción con los principios defendidos por el sabio fisiólogo americano.
No se habrá dejado de advertir que la cuestión de permanencia en los tipos es aquí la clave de la discusión. Si está demostrado que las razas humanas se hallan, cada una de por sí, encerradas en una especie de individualidad de la que nada puede hacerles salir sino la mezcla entonces, la doctrina de los Unitarios se ve muy comprometida y no puede negarse a reconocer que, desde el momento en que los tipos son tan por completo hereditarios, tan constates, tan permanentes, en una palabra, a pesar de los climas y el tiempo la humanidad no deja de resultar menos entera e inquebrantablemente dividida que si las distinciones específicas arrancasen de una diversidad primitiva de origen.
Este aserto, tan importante, nos ha resultado, en lo sucesivo fácil de sostener, lo hemos visto apoyado por el testimonio de las esculturas de pinturas egipcias a propósito de los Árabes, y por la observación de los Judíos y de los Cíngaros. Sería privarse, sin motivo alguno, de un precioso apoyo si no recordásemos, al mismo tiempo, que las pinturas de los templos y de los hipogeos del valle del Nilo atestiguan igualmente la ‑ permanencia del tipo negro de cabellos crespos, de cabeza prognata, de gruesos labios, y que el reciente descubrimiento de los bajos relieves de Korsabad [65], al venir a confirmar lo que proclamaban ya los monumentos figurados de Perselpolis, establece, a su vez, de una manera indiscutible, la identidad fisiológica de las poblaciones asirias con tales naciones que ocupan hoy el mismo territorio.
Si se poseyese, acerca de un número mayor de razas todavía vivientes, documentos parecidos, los resultados serían los mismos. La permanencia de los tipos quedaría aún más demostrada. Basta, sin embargo, haber establecido el hecho para todos los casos en que el estudio de ello sea posible. A los adversarios incumbe ahora formular sus objeciones.
Los recursos les faltan, y en la defensa que intentan, se desmienten a sí mismos desde la primera palabra, o se manifiestan en contradicción con las realidades más palpables. Así, alegan que los judíos han cambiado de tipo según los climas, y los hechos demuestran lo contrario. Su razón es que hay en Alemania muchos Israelitas rubios de ojos azules. Para que este argumento tenía validez, desde el lugar en que se colocan los Unitarios, es preciso, que el clima sea reconocido como causa única o por lo menos principal de este fenómeno, y precisamente los sabios de esta Escuela aseguran, por otra parte, que el color de la piel, de los ojos y de los cabellos no pende alguno de la situación geográfica, ni de las influencia del frío o del calor [66]. Encuentran y señalan, con razón, ojos azules y cabellos rubios entre los Cingaleses [67]; observan en ellos incluso una gran variedad de color, la cual va desde el moreno claro hasta el negro. Por otra parte, confiesan que los Samoyedos y los Tonganos, aun cuando vivan a orillas del mar Glacial, son extremadamente morenos [68]. El clima no influye pues en nada en la fijeza del color de la piel, ni en el color de los cabellos y de los ojos. Es preciso entonces dejar esas señales o como indiferentes en sí mismas o como anejas a la raza; y puesto que se sabe de una manera muy precisa que los cabellos rojos no son raros en Oriente ni lo han sido nunca, nadie, tampoco, puede extrañarse de verlos hoy entre Judíos alemanes. De ello nada cabe deducir: ni la permanencia de los tipos ni lo contrario.
Los Unitarios no son más afortunados cuando recurren a las pruebas históricas. No encuentran más que dos: una se aplica a los Turcos, la otra a los Magiares. Sobre los primeros, el origen asiático está considerado como fuera de duda. Y parece igualmente cierto su parentesco con las ramas finesas de los Ostiakos y de los Lapones. Así, tuvieron primitivamente la cara amarilla, los pómulos salientes, la talla pequeña de los Mogoles. Establecido este punto, se vuelven hacia sus actuales descendientes, y, viendo a éstos provistos del tipo europeo, con la barba espesa y larga, los ojos en forma de almendra y no embridados, concluyen victoriosamente que las razas no son permanentes. La transformación de los Turcos - afirman - se ha producido así[69] «En verdad, dicen los Unitarios, algunas personas han pretendido que había habido mezclas con familias griegas, georgianas y circasianas. Pero, añaden en seguida, estas no pudieron ser sino parciales; todos los Turcos no eran bastante ricos para comprar sus mujeres en el Cáucaso; no todos tenían harenes poblados de esclavas blancas; y, por otra parte, el odio de los Griegos por sus conquistadores y las antipatías religiosas no favorecieron las uniones, puesto que los dos pueblos, aunque vivan juntos, están hoy todavía tan separados como en el primer día de la conquista [70]
Estas razones son más especiosas que sólidas. El origen fines de la raza turca no puede admitirse más que a beneficio de inventario. Este origen no se ha demostrado, hasta ahora, sino por medio de un solo y único argumento: el parentesco de las lenguas. Más lejos demostraré hasta qué punto este argumento, cuando se presenta aislado, ofrece margen a la crítica y, lugar a dudas. Suponiendo, con todo, que los primeros creadores de la nación hayan pertenecido al tipo amarillo, abundan los medios para demostrar que tuvieron razones fundadas para alearse de él.
Entre el momento en que las primeras hordas turanas descendieron hacia el Sudoeste y el día en que se apoderaron de la ciudad de Constantino, entre estas dos fechas separadas por tantos siglos, fueron numerosos los hechos que se produjeron; los Turcos occidentales experimentaron diversas suertes. Alternativamente vencedores y vencidos, esclavos y dominadores, se instalaron en el centro de nacionalidades muy diferentes. Según los historiadores [71], sus antepasados descendidos del Altai, habitaban, en tiempos de Abraham, en aquellas estepas inmensas del Alta Asia que se extienden desde Katai hasta el lago Aral, desde la Siberia al Tibet, precisamente en el antiguo y misterioso dominio donde vivían aún, en aquella época, numerosas naciones germánicas [72] Circunstancia un tanto singular: tan pronto como los escritores de Oriente empiezan a hablar de los pueblos del Turkestán, alaban la belleza de su talla y de su cara. Todas las hipérboles les son, a este respecto, familiares, y como esos escritores tenían, ante sus ojos, para servirles de punto de comparación, los tipos más bellos del antiguo mundo, no es probable que se entusiasmasen al contemplar unas criaturas tan indiscutiblemente feas y repugnantes como lo son por lo común los individuos de sangre mogol. Así, pese a la lingüística, quizá mal aplicada, cabría objetar algo sobre ese particular. Admitimos, sin embargo, que los pobladores del Altai hubiesen sido, como se da en suponer, un pueblo fines, y descendamos a la época musulmana en que las tribus turcas se habían establecido en la Persia y el Asia Menor bajo diferentes denominaciones y en situaciones no menos variadas.
Los Osmanlíes no existían todavía y los Selyúcidas, de los cuales debían salir, estaban ya intensamente mezcla os con las razas del islamismo. Los príncipes de esta nación, tales como Ghaiaseddin-Kelkosrew, en 1207 se unían libremente con mujeres árabes. Iban aún más allá, puesto que la madre de otro dinasta selyúcida, Aseddin, era cristiana; y si los jefes, en todos los países, más celosos que el vulgo en mantener la pureza genealógica, se mostraban tan despreocupados, es por lo menos, lícito suponer que los súbditos no serían mas escrupulosos. Como sus perpetuas correrías les ofrecían medios de llevarse esclavos de los vastos territorios que recorrían, ninguna duda cabe de que, a partir del siglo XIII, la antigua rama ogué, a la cual pertenecen de lejos los Selyúcidas, estuvo extremadamente impregnada de sangre semítica.
De esa rama salió Osmán, hijo de Ortorghrul y padre de los Osmanlíes. Las familias reunidas alrededor de su tienda de campaña eran poco numerosas. Su ejército no era nada más que una banda, y si los primeros sucesores de este Rómulo errante pudieron lograr aumentarla, no fue sino apelando a un procedimiento practicado por el hermano de Remo, es decir, abriendo sus tiendas de campaña a todos aquellos que deseaban entrar en ellas
Quiero suponer que la ruina del Imperio selyúcida contribuyó a enviarles reclutas de su raza. Esta raza estaba, por lo visto, muy alterada, y además el refuerzo fue insignificante, puesto que a partir de aquel momento los Turcos practicaron la caza de los esclavos con el deliberado propósito de engrosar sus filas. Al comienzo del siglo XIV, Urkan, aconsejado por Kali Tjendereli el Negro, instituyó la milicia de los jenízaros. Primero, no hubo sino un millar. Pero, bajo Mahomet IV, las nuevas milicias contaban con ciento cuarenta mil soldados, y, como hasta aquella época se puso gran cuidado en no llenar las compañías más que de niños cristianos arrebatados a Polonia, a Alemania y a Italia, o reclutados en la Turquía europea, y luego convertidos al islamismo, fueron por lo menos quinientas mil cabezas de familia las que, en un período de cuatro siglos, vinieron a infundir sangre europea en las venas de la nación, turca.
No pararon aquí los enlaces étnicos. La piratería, practicada en tan grande escala en toda la extensión del Mediterráneo, tenía especialmente por objeto surtir a los harenes, y, lo que es más concluyente todavía, no se entablaba y ganaba una batalla sin que dejase de aumentar al mismo tiempo el número de fieles. Una buena parte de los cautivos varones abjuraba y se convertía a la religión turca. Después, en las cercanías del campo de batalla recorridas por las tropas, les eran cedidas todas las mujeres de que los vencedores podían apoderarse. A menudo este botín era tan abundante que resultaba difícil hallarle colocación, se daba entonces el caso de cambiar la más bella de las muchachas por unas botas. Comparando lo que antecede con la cifra perfectamente conocida de la población turca, así de Asia como de Europa, y que no ha excedido nunca de 12 millones, llegaremos al convencimiento de que la cuestión de la permanencia del tipo no tiene absolutamente nada que ver, ni en pro ni en contra, con la historia de un pueblo tan mezclado como los Turcos. Y esta verdad es tan clara, que al encontrar ‑ lo que ocurre alguna vez ‑ en individuos osmanlíes algunos rasgos característicos de la raza amarilla, no hay que atribuir el hallazgo a un origen fines directo; es simplemente efecto de una unión eslava o tártara, que suministra de segunda mano lo que ella misma recibiera del extranjero. He aquí lo que puede observarse sobre la etnología de los Otomanos. Paso ahora a los Magiares.
Las pretensiones de los Unitarios se fundan en el razonamiento siguiente: «Los Magiares son de origen fines, parientes de los Lapones, de los Samoyedos, de los Esquimales, todos individuos de corta talla, de rostros anchos de pómulos salientes, de tez amarillenta o moreno sucio. Sin embargo, los Magiares tienen una estatura elevada proporcionada, de extremidades largas, elásticas y vigorosas, y rasgos parecidos a los de las naciones blancas y de una manifiesta belleza. Los Fineses han sido siempre débiles, inteligentes, oprimidos. Los Magiares ocupan entre los conquistadores del mundo un rango ilustre. Hicieron esclavos y no lo fueron nunca ellos; por consiguiente..., puesto que los Magiares son Fineses, y, tanto en lo físico como en lo moral, difieren tan considerablemente de todas las otras ramas de su tronco primitivo, es que han cambiado enormemente.»
El cambio sería tan extraordinario, de haber tenido lugar, que resultaría inexplicable, aun para los Unitarios, suponiendo, por otra parte, que los tipos estuviesen dotados de la mayor movilidad; pues la metamorfosis se hubiera operado entre fines del siglo IX y nuestra época, es decir, en un espacio de 800 años solamente, durante el cual se sabe que los compatriotas de san Esteban se mezclaron poco con las naciones entre las cuales viven. Felizmente para el sentido común, no hay por qué extrañarse de ello, puesto que el razonamiento que voy a combatir, por lo demás perfecto, falta en lo esencial, los Húngaros no son Fineses.
En una nota muy bien escrita, A. de Gerando [73] ha hecho trizas las teorías de Schlotzer y de sus partidarios, demostrando, con las razones más sólidas, sacadas de los historiadores griegos y árabes, y apoyado en la opinión de los analistas húngaros, en hechos comprobados y en fechas que desafían todas las críticas, y finalmente con razones filológicas, el parentesco de los Sículos con los Hunos y la identidad primitiva de la tribu transilvana con los últimos invasores de la Panonia. Los Húngaros son, pues, Hunos.
Aquí se producirá, sin duda, una nueva objeción. Se dirá que de ello se deduce únicamente que los Magiares tienen un parentesco diferente, pero no menos íntimo con la raza amarilla. Es un error. Si la denominación de Hunos es un nombre de nación, es también, históricamente hablando, un nombre colectivo, que no designa a una masa homogénea. Entre la multitud de tribus agrupadas bajo la bandera de los antepasados de Atila, se ha distinguido, entre otras, en todas las épocas, a ciertas bandas llamadas los Hunos blancos, en las cuales dominaba el elemento germánico.
En verdad, el contacto con los grupos amarillos había alterado la pureza de la sangre. Pero ocurre también que la faz algo angulosa y huesuda del Magiar se delata con manifiesta claridad. La lengua es muy afín a los dialectos turcos: los Magiares son, pues, Hunos blancos, y esta nación, que hemos tomado impropiamente por un pueblo amarillo, debido a haberse confundido, con enlaces voluntarios o forzados, con aquella raza, resulta así compuesta de mestizos de base germánica. La lengua posee unas raíces y una terminología del todo extrañas a su especie dominante, absolutamente como en el caso de los Escitas amarillos, que hablaban un dialecto ario [74], y como en el de los Escandinavos de la Neustria. atraídos, después de algunos años de conquista, al dialecto celta- latino de sus súbditos [75]. Nada, en todo esto, autoriza la suposición de que el tiempo, los climas diversos y el cambio de costumbres hayan convertido un Lapón o un Ostiako, un Tongano o un Permiaco en un san Esteban. En virtud de esta refutación de los únicos argumentos presentados por los Unitarios, estimo e la permanencia de las razas está por encima de toda replica, y tan fuertemente, tan inquebrantablemente, que el cambio de ambiente más completo nada puede para destruirla, en tanto no haya mezcla de una rama humana con alguna otra.
Así, cualquiera que sea el criterio que se quiera adoptar sobre la unidad o la multiplicidad de los orígenes de la especie, las diferentes familias están hoy perfectamente separadas unas de otras, puesto que ninguna influencia exterior podría llevarlas a juntarse, a asimilarse, a confundirse.
Las razas actuales son, pues, ramas que difieren bastante del tronco o de los diversos troncos primitivos extinguidos, que los tiempos históricos no han conocido nunca y cuyos caracteres aún más generales estamos muy lejos de poder imaginamos; y estas razas, diferentes entre sí por las formas exteriores y las proporciones de los miembros, por la estructura de la cabeza ósea, por la conformación interna del cuerpo, por la naturaleza del sistema velloso, por el color, etc., no logran perder sus rasgos principales sino a raíz y por la fuerza de los cruces.
Esta permanencia de caracteres genéricos basta plenamente a producir los efectos de desemejanza radical y de desigualdad, a darles el alcance de leyes naturales, y a aplicar a la vida fisiológica de los pueblos las mismas distinciones que aplicaré más tarde a su vida moral.
Puesto que me he resignado, por respeto a un factor científico que no puedo destruir y, más aún, por una interpretación religiosa que no osaré atacar, a dejar a un lado las vehementes dudas que me asaltan a propósito de la cuestión de la unidad primordial, voy ahora a intentar exponer, hasta donde sea posible y por los medios de que dispongo, las causas probables de divergencias fisiológicas tan indelebles.
Nadie osará negarlo: este tan grave problema se halla envuelto en una misteriosa oscuridad, preñada de causas a la vez físicas e inmateriales. Ciertas razones que dependen del entendimiento divino y que el espíritu presiente sin adivinar la naturaleza de ellas, dominan en el fondo de las más densas tinieblas del problema, y es muy verosímil que los agentes terrestres, a los cuales se pide la clave del secreto, no sean más que instrumentos, resortes inferiores de la magna obra. Los orígenes de todas las cosas, de todos los movimientos, de todos los hechos, son, no infinitamente pequeños, como se da en afirmar, sino, por el contrario, tan inmensos, tan vastos y desmesurados frente a nuestra debilidad, que no podemos sospechar e indicar sino que quizá existen, sin poder esperar nunca tocarlos con el dedo ni revelarlos de una manera segura. Del mismo modo que, en una cadena de hierro destinada a sostener un gran peso, ocurre con frecuencia que el anillo más cercano al objeto es el más pequeño, así también la causa última puede parecer a menudo casi insignificante, y si nos aramos a contemplarla aisladamente olvidamos la larga serie que la precede y la sostiene, y que, fuerte y potente, tiene su asidero lejos de nuestro alcance. Según la antigua anécdota, no hay que maravillarse de la fuerza del pétalo de rosa que hizo desbordar el agua; es más exacto considerar que el accidente yacía en el fondo del líquido superabundantemente encerrado entre las paredes del vaso.
Rindamos nuestro respeto a las causas primeras, generadoras, celestes y lejanas, sin las cuales nada existiría, y que, conocedoras del decreto divino, tienen derecho a una parte de la veneración que otorgamos a su autor omnipotente; sin embargo, abstengámonos de hablar aquí de ellas. No es prudente salimos de la esfera humana donde únicamente cabe descubrir certidumbres, y conviene que nos limitemos a asirnos de la cadena, si no por su último y menor eslabón, al menos por su parte visible y tangible, sin abrigar la pretensión, harto difícil de mantener, de elevarnos más allí del alcance del brazo. No es esto irreverencia; al contrario, es el sentimiento sincero de una flaqueza insuperable.
El hombre es un recién llegado al mundo. La Geología, no procediendo más que por inducciones, es cierto, aunque con una persistencia muy notoria, registra su ausencia en todas las formaciones anteriores del Globo; y, entre los fósiles, no encuentra de él ninguna huella. Cuando, por primera vez, nuestros padres hicieron su aparición sobre la Tierra ya vieja, Dios, según los libros sagrados, les dijo que serían dueños de ella y que todo cedería bajo su autoridad. Esta promesa de dominación se dirigía menos a los individuos que a su descendencia; pues aquellas débiles criaturas parecían dotadas de muy escasos recursos, no diré para dominar toda la naturaleza, sino ni siquiera para resistir a sus menores embates [76]. Los cielos etéreos los habían visto, en precedentes períodos, salir del limo terrestre y de las aguas profundas seres mucho mas imponentes que el hombre. Sin duda, la mayor parte de razas gigantescas habían desaparecido en las terribles conflagraciones en el mundo inorgánico reveló una fuerza sin proporción alguna con la e la naturaleza animada. Sin embargo, un gran número de estas bestias monstruosas vivía todavía. Los elefantes y los rinocerontes rondaban en manadas por todos los climas, y el mismo mastodonte deja aún huellas de su existencia en las tradiciones americanas [77].
Estos monstruos rezagados debían de bastar sobradamente para sugerir a los primeros individuos de nuestra especie, junto con un medroso sentimiento de su inferioridad, pensamientos muy modestos sobre su problemática dignidad regia. Y no eran únicamente los animales a quienes había que disputar y arrebatar el Imperio. Se podía en rigor combatirlos, emplear contra ellos la astucia, en defecto de la fuerza, y si no vencerlos, por lo menos evitarlos y alejarse de ellos. No ocurría así con aquella inmensa naturaleza que, por todos lados, rodeaba, encerraba a las familias primitivas haciéndolas sentir brutalmente su pavorosa dominación. Las causas cósmicas a las cuales hay que atribuir las antiguas convulsiones actuaban constantemente, aunque debilitadas. Cataclismos parciales alteraban todavía las posiciones relativas de las tierras y de los océanos. Ya se elevaba el nivel de los mares y sumergía vastas playas; ya una terrible erupción volcánica levantaba del fondo de los mares una región montañosa que iba a unirse a un continente. El mundo se encontraba todavía en plena gestación, y Jehová no lo había calmado diciéndole: ¡Todo anda bien!
En esta situación, las condiciones atmosféricas se resentían necesariamente de la falta general de equilibrio. Las luchas entre la tierra, el agua y el fuego provocaban variaciones rápidas y acusadas de humedad, de sequía, de frío y de calor, y las exhalaciones de un suelo todavía muy trémulo ejercían sobre los seres un efecto irresistible. Todas estas causas, que envolvían el Globo en una atmósfera de combates, de sufrimientos, de penas, redoblaban necesariamente la presión que la naturaleza ejercía sobre el hombre, y la influencia de los ambientes y las diferencias atmosféricas poseían entonces, al gravitar sobre nuestros primeros padres, una eficacia muy otra que la de hoy. En su Discurso sobre las Revoluciones del Globo, Cuvier afirma que el estado actual de las fuerzas inorgánicas no podría en modo alguno determinar convulsiones terrestres y formaciones análogas a aquellas de que nos habla la Geología. Lo que la naturaleza, tan terriblemente dotada, realizaba entonces sobre sí misma en punto a modificaciones, hoy imposibles, alcanzaba también a la especie humana, y hoy no está ya en su poder hacerlo. Su omnipotencia se ha desvanecido de tal modo, o por lo menos se ha aminorado y limitado tanto, que en una serie de años, equivalente casi a la mitad del tiempo que nuestra especie lleva sobre la Tierra, no ha producido ningún cambio de importancia, y menos aún nada que compararse pueda con aquellos rasgos definidos que han separado para siempre a las diferentes razas [78].
Dos puntos no ofrecen duda: primero, que las principales diferencias que separan las ramas de nuestra especie quedaron fijadas durante la primera mitad de nuestra existencia terrestre, y, después, que, para concebir un momento en que, dentro de aquella primera mitad, estas separaciones fisiológicas hayan podido efectuarse, precisa remontarse a los tiempos en que la influencia de los agentes exteriores fue más activa que lo que la vemos ser en el estado ordinario del mundo, en su marcha normal. Aquella época no puede ser otra que la que siguió inmediatamente a la Creación, cuando impresionada aún por las últimas catástrofes, se hallaba sometida sin reservas a las influencias horribles de sus últimos estremecimientos.
Ateniéndose a la doctrina de los Unitarios, es imposible asignar a la separación de los tipos una fecha posterior.
No hay que sacar partido de esas desviaciones fortuitas que se producen a veces en ciertos individuos, y que, si se perpetuasen, crearían indiscutiblemente variedades muy dignas de atención. Sin hablar de diversas afecciones, como la gibosidad, se han revelado hechos curiosos que parecen, a primera vista, a propósito para explicar la diversidad de las razas. Para no citar más que uno, M. Prichard habla, de acuerdo con M. Baker [79], de un hombre cuyo cuerpo, excepción hecha del rostro, estaba protegido por una especie de caparazón de color oscuro, parecida a una inmensa verruga muy dura, insensible y callosa, y que al ser cortada no manaba sangre. En diferentes épocas, ese tegumento singular, en habiendo alcanzado un espesor de tres cuartos de pulgada, se desprendía, caía y era reemplazado por otro exactamente igual. Cuatro hijos nacieron de este hombre, todos parecidos a su padre. Uno sólo sobrevivió; pero M. Baker, que lo vio en su infancia, no dice si llegó a la edad adulta. Dedujo únicamente que, puesto que el padre había producido tales retoños, hubiera podido formarse una familia particular que habría conservado un tipo especial, lo que hubiera permitido más tarde, al cabo de varias generaciones, considerar esta variedad de hombres como una variedad dotada de caracteres específicos particulares.
La conclusión es admisible. Sólo que unos individuos tan diferentes de la especie en general, no se perpetúan. Su posteridad sigue la regla común o se extingue pronto. Todo lo que se separa del orden natural y normal no puede vivir sino de prestado y carece de aptitud para perpetuarse. De otro modo, los accidentes más extraños hubieran desviado, desde antiguo, a la humanidad de las condiciones fisiológicas observadas en todo tiempo en ella. De lo cual se infiere que una de las condiciones esenciales, constitutivas, de estas anomalías, es precisamente el ser transitorias. No cabe, por tanto, incluir entre tales categorías la cabellera del Negro, su piel negra, el color amarillo del Chino, su ancha faz, sus ojos embridados. Éstos son caracteres permanentes que nada tienen de anormal y que, por tanto, no provienen de una desviación accidental.
Resumamos ahora todo lo que precede.
Ante las dificultades que ofrecen la interpretación más difundida del texto bíblico y la objeción sacada de la ley que rige la generación de los híbridos, es imposible pronunciarse categóricamente y afirmar, para la especie, la multiplicidad de orígenes.
Hay que contentarse, pues, con asignar causas inferiores a esas variedades tan marcadas cuyo carácter principal es indiscutiblemente la permanencia, la cual no puede perderse más que por efecto de los cruces. Estas causas podemos percibirlas en la energía climática que poseía nuestro Globo en los primeros tiempos en que apareció la raza humana. No cabe duda que las condiciones de fuerza de la naturaleza inorgánica eran entonces mucho más poderosas que las que más tarde cupo observar; así pudieron producirse, bajo su presión, modificaciones étnicas, hoy imposibles. Probablemente también, los seres expuestos a aquella temible acción se prestaban a ello mucho mejor que los tipos actuales. El hombre, entonces recién creado, presentaba formas todavía imprecisas, quizá incluso no pertenecía de una manera muy definida ni a la variedad blanca, ni a la negra, ni a la amarilla. En este caso, las desviaciones que condujeron los caracteres primitivos de la especie humana hacia las variedades hoy establecidas, resultaron inmensamente más fáciles que lo sería hoy, por ejemplo, para la raza negra llegar al tipo blanco, o para la amarilla al tipo negro. En este supuesto, habría que representarse al individuo adamita como igualmente extraño a todos los grupos humanos actuales: éstos se habrían desarrollado a su alrededor, alejándose unos de otros el doble de la distancia existente entre él y cada uno de ellos. ¿Qué hubieran conservado entonces del ejemplar primitivo los individuos de todas las razas? únicamente los caracteres más generales que constituyen nuestra especie: la vaga semejanza de formas que los grupos más distanciados tienen en común; la posibilidad de expresar sus necesidades por medio de sones articulados por la voz; pero nada más. En cuanto al resto de los rasgos más especiales de este primer tipo, los habríamos perdido todos, lo mismo los pueblos negros que los pueblos no negros; y, aunque primitivamente descendidos de él, habríamos recibido influencias extrañas todo lo que constituye en lo futuro nuestra naturaleza propia y distinta. A partir de entonces, las razas humanas, productos a un tiempo de la raza adamita primitiva y de los ambientes cosmogónicos, no tendrían entre sí más que relaciones muy débiles o casi nulas. El testimonio persistente de aquella fraternidad primordial consistiría en la posibilidad de engendrar híbridos fecundos, y sería el único. No habría nada más, y al tiempo que las diferencias de los ambientes primordiales habrían distribuido en cada grupo su carácter aislado, sus formas, sus rasgos, su color de una manera permanente, se hubiera quebrantado decididamente la unidad primitiva, mantenida en un estado de hecho estéril en cuanto a su influencia sobre el desenvolvimiento étnico. La permanencia rigurosa, indeleble de las razas y de las formas, aquella permanencia que los primeros documentos históricos más remotos afirman y garantizan, seria el sello, la confirmación de esa eterna separación de razas.




CAPÍTULO XII

CÓMO SE HAN SEPARADO FISIOLÓGICAMENTE LAS RAZAS, Y QUÉ VARIEDADES
HAN FORMADO LUEGO CON SUS MEZCLAS. LAS RAZAS DIFIEREN EN VIGOR Y BELLEZA

Conviene esclarecer completamente la cuestión de las influencias cosmogónicas, puesto que los argumentos que nacen de ella son aquellos con que aquí me contento. La primera duda que hay que desvanecer es la siguiente: ¿Cómo los hombres, reunidos en un solo punto por efecto de un origen común, han podido estar expuestos a acciones físicas totalmente diversas? Y si sus grupos, al iniciarse las diferencias de razas, eran ya bastante numerosos para propagarse bajo climas diversos, ¿cómo explicarse que teniendo que luchar contra dificultades inmensas, tales como travesías de selvas profundas y de regiones pantanosas, de desiertos de arena y de nieve, cruce de ríos, lagos y océanos, hayan llevado a cabo viajes que el hombre civilizado, con todo su poder, no realiza aún sino con grandes dificultades? Para responder a estas objeciones, hay que examinar cuál pudo ser el sitio donde primeramente estableció su morada la humana especie.
Es una idea muy antigua, y adoptada por espíritus eminentes de los tiempos modernos, tales como Georges Cuvier, que los diferentes sistemas orográficos debieron de servir de puntos de partida de ciertas categorías de razas. Así los blancos, y también algunas variedades africanas, que, por la forma de la cabeza ósea, se asimilan a nuestras familias, habrán tenido su primera residencia en el Cáucaso. La raza amarilla habrá descendido de las cimas heladas del Altai. A su vez, las tribus de negros prognatos habrán construido en las vertientes meridionales del Atlas sus primeras chozas iniciando sus primeras migraciones; y de esta suerte, lo que los tiempos orinales habrán conocido mejor serán precisamente esos lugares temibles, de difícil acceso, llenos de sombríos horrores, torrentes, cavernas, hielos, nieves eternas, insondables abismos; al paso que todos los terrores de lo desconocido se encontrarían, para nuestros primeros progenitores, en los llanos descubiertos, en las grandes riberas de los ríos, de los lagos y de los mares.
El primer motivo que parece haber llevado a los antiguos filósofos a emitir esta teoría, y a los modernos a renovarla, es la idea de que, para sobrevivir a las grandes crisis físicas de nuestro planeta, la especie humana ha debido establecerse en las cimas, en las cuales la oleada de los diluvios no podía alcanzarla. Pero esta aplicación agrandada y generalizada de la tradición del monte Ararat, si conveniente quizá a épocas posteriores a los tiempos primitivos, a períodos en que los hombres habían cubierto ya la faz del mundo, resulta del todo inadmisible para unos tiempos en que precisamente la especie ha debido desenvolverse dentro de la calma al menos relativa de la naturaleza, y, sea dicho de paso, es completamente contraria a las nociones de unidad de la especie. Además, las montañas han sido siempre, desde los tiempos más remotos, objeto de profundo temor, de un respeto supersticioso. En ellas es donde todas las mitologías han fijado la morada de los dioses. Es en la cima nebulosa del Olimpo, es en el monte Meron donde los Griegos y los Brahmanes, respectivamente, han imaginado sus asambleas divinas; es en lo alto del Caucaso donde Prometeo sufrió el misterioso castigo de un crimen todavía más misterioso; y si los hombres hubiesen empezado por habitar aquellas elevadas regiones, es poco probable que su imaginación los hubiese enardecido en tal grado que los elevase hasta el cielo. Lo que se ha visto, conocido, pisoteado, no se venera sino medianamente; no habría habido, pues, divinidades más que en los piélagos y las llanuras. Me veo, por tanto, inducido a aceptar la idea contraria, y a suponer que los terrenos descubiertos y llanos fueron la residencia habitual de los hombres primitivos. Por lo demás, concuerda esto con la versión bíblica, y puesto que se encuentra así establecido, las dificultades de las emigraciones resultan sensiblemente disminuidas, ya que los terrenos llanos, generalmente cruzados por ríos, hallan su salida en los mares, y no hay por qué preocuparse de la travesía inmensamente más difícil de las selvas, desiertos y de los grandes pantanos.
Hay dos géneros de emigraciones: unas voluntarias, desconocidas en los tiempos enteramente genesíacos; las otras, imprevistas y más posibles probables todavía entre salvajes imprudentes e inhábiles que entre naciones avanzadas. Basta una familia embarcada en una balsa que anda a la deriva, o algunos infelices sorprendidos por una irrupción del mar, agarrados a unos troncos de árbol y arrastrados por la corriente, para explicarnos una trasplantación lejana. Cuanto más débil es el hombre, más resulta ser el juguete de las fuerzas inorgánicas. Cuanto menos experiencia posee, más sujeto se encuentra a accidentes que no supo prever y no puede evitar. Se conocen ejemplos impresionantes de la facilidad con que seres de nuestra especie pueden ser transportados a pesar suyo, a distancias considerables. Así se cuenta que en 1696, dos piraguas de Ancorso, ocupadas por unos treinta salvajes, entre hombres y mujeres, fueron sorprendidas por el temporal, y, luego de haber marchado algún tiempo a la deriva, llegaron finalmente a una de las islas Filipinas, Sámar, que distaba trescientas leguas del punto de donde las piraguas habían partido. Otro ejemplo: cuatro naturales de Ulea, encontrándose en una canoa, fueron arrastrados por una ráfaga, erraron durante ocho meses por el mar, y llegaron por fin a una de las islas de Radack, a la extremidad oriental del archipiélago de las Carolinas, después de haber hecho involuntariamente una travesía de 550 leguas. Estos desgraciados se alimentaban únicamente de pescado, y recogían las gotas de lluvia con el mayor cuidado. De faltarles el agua, se sumergían al fondo del mar, y bebían de aquella agua, que, se dice, es menos salada. Huelga decir que a su llegada a Radack los navegantes se hallaban en un estado sumamente deplorable; sin embargo, se repusieron muy pronto y recobraron la salud [80].
Estos dos ejemplos bastan para que admitamos la idea de una rápida difusión de ciertos grupos humanos en climas muy diversos, y bajo el imperio de las más opuestas circunstancias locales. Si, no obstante, fuesen precisas otras pruebas, podría hablarse de la facilidad con que los insectos, los testáceos, las plantas, se difunden por doquier, y ciertamente no es necesario demostrar que lo que acontece a las categorías de seres que acabo de citar resulta, con mucho mayor motivo, menos difícil para el hombre [81]. Los testáceos terrestres son arrastrados hacia el mar, por el desplome de los cantiles, luego conducidos por las corrientes hacia playas remotas. Los zoófitos, sujetos a la concha de los moluscos, o dejando flotar sus brotes por la superficie del océano, van, a merced de los vientos, a establecer lejanas colonias; y estos mismos árboles de especies desconocidas, estas mismas vigas esculpidas que, en el siglo XV, vinieron a parar, tras de muchas otras inadvertidas, a las costas de Canarias, y que, sirviendo de pasto a las meditaciones de Cristóbal Colón, contribuyeron al descubrimiento del Nuevo Mundo tenían probablemente también, en sus superficies, huevos de insectos, que al calor de una nueva savia debían romper el cascarón muy lejos del lugar de origen y del terreno en que vivían sus congéneres.
Así, ninguna dificultad hay en que las primeras familias hubiesen podido vivir bajo climas muy diversos, y en lugares muy alejados unos de otros. Pero, para jue la temperatura y las circunstancias locales que de ello resultan sean diversas, no es necesario, incluso en el estado actual del Globo, que los lugares se encuentren a largas distancias. Sin hablar de los países montañosos, como Suiza, donde, en el espacio de una o dos leguas, as condiciones de la atmósfera y del suelo varían de tal modo que encontramos allí, en cierto modo confundidas, la flora de la Laponia y la de la Italia meridional; sin recordar que en la Isola- Madre, en el lago Mayor, florecen naranjos en tierra firme, grandes cactos y palmeras enanas a la vista el Simplón, nadie ignora hasta qué punto la temperatura de la Normandia es mas ruda que la de la isla de Jersey. En un estrecho triángulo, y sin que haya necesidad de apelar a las deducciones de la orografía, nuestras costas del oeste ofrecen el espectáculo más variado en cuestión de seres vegetales.
¡Cuál no debió ser el grado de los contrastes, en el más reducido de los espacios, en aquellas épocas temibles a las cuales se remonta el nacimiento de nuestra especie. Un solo y mismo lugar era fácilmente teatro de las mayores revoluciones atmosféricas, cuando el mar retrocedía o avanzaba, dejando al descubierto o inundando las regiones vecinas; cuando de repente surgían montañas enormes o desaparecían no menos súbitamente; cuando, en fin, las alteraciones del eje de la Tierra, y por consiguiente en el equilibrio general y en la inclinación de los polos sobre la eclíptica, venían a turbar la economía general del planeta.
Debe así considerarse como descartada toda objeción sacada de la dificultad del cambio de lugares y de temperatura en las primeras épocas del mundo, y nada se opone a que la familia humana haya podido, ya propagar hasta muy lejos algunos de sus grupos, ya, conservándolos reunidos todos en un espacio bastante restringido, soportar influencias muy diversas. De esta suerte es como pudieron formarse los tipos secundarios del cual descienden las ramas actuales de la especie. En cuanto al hombre de la creación primera, en cuanto al adamita, puesto que es imposible saber nada de sus caracteres específicos, ni cuánto ha conservado o perdido de su semejanza cada una de las nuevas familias, dejémosle completamente al margen de la controversia. De esta manera, no nos remontaremos en nuestro examen más allá de las razas de segunda formación.
Éstas no las encuentro bien caracterizadas sino en número de tres: la blanca, la negra y la amarilla. Si me sirvo de las denominaciones tomadas del color de la piel, no es porque encuentre la expresión exacta ni afortunada, pues las tres categorías de que hablo no tienen precisamente por rasgo distintivo el color, siempre muy variado en sus matices, y más arriba hemos visto que en ellas intervienen hechos de conformación todavía más importantes. Pero, a menos que invente yo mismo nombres nuevos, lo que no me creo con derecho a hacer, es preciso que me decida a escoger, dentro de la terminología en uso, designaciones no absolutamente buenas, sino menos defectuosas que las otras, y decididamente prefiero las que empleo aquí que, después de previa advertencia, son bastante inofensivas, y no aquellos apelativos sacados de la Geografía o de la Historia, que tanta confusión han introducido en una materia ya bastante embrollada de suyo. Advierto, pues, una vez para todas, que entiendo por blancos aquellos hombres que designamos también bajo el nombre de raza caucásica semítica, jafética. Llamo negros, a los camitas; y denomino amarillos, la rama altaica, mogol, finesa, tártara. Tales son los tres elementos puros primitivos de la humanidad. No hay más motivo de que admitamos as veintiocho variedades de Blumenbach que las siete de Prichard, ya que uno y otro comprenden en sus series híbridos notorios. Cada uno de tipos originales, particularmente considerados, no presentó nunca los probablemente una perfecta unidad. Las grandes causas cosmológicas no crearon solamente, dentro de la especie, variedades bien destacadas; en los puntos en que su acción se había ejercido, determinaron también la aparición de varios géneros dotados, junto con los caracteres generales de su rama, de rasgos distintivos particulares. No hubo necesidad de cruces étnicos para determinar tales modificaciones especiales; éstas preexistieron a todas las mezclas. Vanamente se intentaría descubrirlo hoy en la aglomeración mestiza que constituye lo que llamamos la raza blanca. Esta imposibilidad debe de existir también para la amarilla. Quizá el tipo melanio se ha conservado puro en alguna parte; por lo menos, se ha mantenido ciertamente más original, demostrando así, a ojos vistas, lo que podemos admitir para las otras dos categorías humanas, no según el testimonio de los sentidos, sino según las inducciones de la Historia.
Los negros han continuado ofreciendo diferentes variedades originales, tales como el tipo prognato de cabellera lanosa, el negro hindú de Kamaún y de Dekkan, el del Pelágico de la Polinesia. Muy seguramente se han formado variedades entre estos géneros a través de las mezclas, y de aquí se deriva, para los negros como para los blancos y los amarillos, lo que puede llamarse los tipos terciarios.
Se ha citado un hecho muy digno de observación, que se intenta hoy utilizar como un criterio seguro para reconocer el grado de pureza étnica de un pueblo. Es la semejanza de las caras, de las formas, de la constitución y, por consiguiente, de los gestos y maneras. Cuanto más exenta esté de mezcla una nación, más se acusarán entre sus miembros las similitudes que enumero. Por el contrario, de resultar cruzada, encontraremos diferencias en las fisonomías, en la talla, en el porte, en el aspecto, en fin, de las individualidades. El hecho es incontestable, y el partido a sacar de ello precioso; pero no es completamente el que se cree.
La primera observación que llevó a descubrir este hecho, tuvo lugar cerca de los Polinesios; ahora bien, los Polinesios no son, ni de mucho, una raza pura, puesto que proceden de mezclas diferentemente graduadas entre negros y amarillos. La transmisión íntegra del tipo en los diferentes individuos no indica pues la pureza de la raza, sino solamente esto: que los elementos, más o menos numerosos, de que está compuesta esa raza han llegado a fundirse perfectamente, de manera que la combinación resulta al final homogénea, y que cada Individuo de la especie no puede diferir físicamente de su vecino. Del mismo modo que los hermanos y las hermanas tienen a menudo gran parecido, como fruto de elementos análogos, así también, cuando dos razas productoras han llegado a amalgamarse tan perfectamente que no hay en la nación grupos que participen más de una que de otra, se establece, por equilibrio, una especie de pureza ficticia, un tipo artificial, cuyo sello aparece en todos los recién nacidos.
De esta manera, el tipo terciario, cuyo modo de formación he definido, pudo tener de buen comienzo ese sello, falsamente atribuido a la pureza absoluta y verdadera de raza, es decir, la semejanza de sus individualidades, y esto fue posible en un plazo tanto más corto cuanto que dos variedades de un mismo tipo fueron relativamente poco diferentes entre sí. A esto se debe que, en una familia, si el padre pertenece a una nación diferente de la madre, los hijos se parecerán ya a uno, ya a otro de los autores de sus días, y se hará difícil establecer entre ellos una identidad de caracteres físicos: mientras que si los padres pertenecen a una misma nación, esa identidad se producirá sin la menor dificultad.
Antes de que vayamos más, lejos, conviene que señalemos una ley: los cruces no determinan únicamente la fusión de las variedades, sino que provocan la creación de caracteres nuevos, que resultan desde entonces el lado más importante por donde pueda considerarse un subgénero. Pronto veremos de ello unos ejemplos. No necesito añadir ‑lo quede suyo se explica - que el desarrollo de esta nueva originalidad no puede ser completo sin esta condición según la cual la fusión de los tipos generales será previamente perfecta, pues que sin ello la raza terciaria no podría darse como verdaderamente fundada. Se adivina, pues, que son precisas aquí condiciones de tiempo tanto más considerables cuanto más numerosas sean las dos naciones fusionadoras. Hasta que la mezcla sea completa y la semejanza e identidad fisiológica, de las individualidades hayan sido establecidas, no hay nuevo subgénero, no hay desarrollo normal de una originalidad propia, aunque compuesta; no existen sino la confusión y el desorden que nacen siempre de la combinación incompleta de elementos naturalmente extraños uno a otro.
De las razas terciarias no tenemos sino un conocimiento histórico muy débil. Sólo en los comienzos más nebulosos de las crónicas humanas es cuando podemos entrever, en ciertos puntos, a la especie blanca en aquel estado que en ningún sitio parece haber durado mucho. Las tendencias esencialmente civilizadoras de esta raza selecta la llevaban constantemente a mezclarse con otros pueblos. En cuanto a los dos tipos amarillo y negro, allí donde los encontramos en este estado terciario, carecen de historia, puesto que son salvajes [82].
A las razas terciarias les suceden otras que llamaré cuaternarias. Provienen del himeneo de dos grandes variedades. Los Polinesios, nacidos de la mezcla del tipo amarillo con el tipo negro[83]; los mulatos, producidos por los blancos y los negros, he aquí unas generaciones que pertenecen al tipo cuaternario. Huelga, una vez más, hacer observar que el nuevo tipo une de una manera mas o menos perfecta caracteres especiales con rasgos que recuerdan su doble descendencia.
Desde el momento en que una raza cuaternaria resulta todavía modificada por la intervención de un tipo nuevo, la mezcla se efectúa más difícilmente, se combina con más lentitud y no logra regularizarse sino con grandes esfuerzos. Los caracteres originales reunidos en su composición, ya considerablemente debilitados, resultan neutralizados cada vez más. Tienden a desaparecer en una confusión que se convierte en el sello principal del nuevo producto. Cuánto más se multiplica y se cruza el producto, más aumenta esa disposición hasta llegar al infinito. El pueblo en el cual descubrimos la descubrimos es demasiado numeroso para que el equilibrio tenga alguna posibilidad de establecerse antes de una serie de siglos. Así, no ofrece más que un espectáculo espectáculo horrible de anarquía étnica. En las individualidades, encontramos, encontramos aquí y allá tal rasgo dominante que recuerda de una manera segura que tal pueblo tiene en las venas sangre e todas las procedencias. Tal individuo presentará la cabellera del negro, tal otro la faz mogol, este los ojos del Germano, aquel la talla del Semita, ¡y serán todos parientes! He aquí el fenómeno que ofrecen las grandes naciones civilizadas y que puede observarse sobre todo en sus puertos de mar, sus capitales y sus colonias, lugares en los cuales las fusiones se realizan con mayor facilidad. En París, en Londres, en Cádiz, en Constantinopla, encontraremos, sin salir del recinto de las murallas, y limitándonos a la observación de la población llamada indígena, caracteres pertenecientes a todas las ramas de la humanidad. En las clases bajas, desde la cabeza prognata del Negro hasta la cara triangular y los ojos embridados del Chino, lo veremos todo; porque, a partir de la dominación de los Romanos principalmente, las razas más lejanas y mis extrañas han aportado su contingente a la sangre de los habitantes de nuestras grandes ciudades. Las invasiones sucesivas, el comercio, las colonias, la paz y la guerra han contribuido, uno tras otro, a aumentar el desorden, y si se pudiese remontar algo más lejos en el árbol genealógico del primer hombre llegado, tendríamos ocasión de conocer la rareza de sus antepasados.
Después dé haber establecido la diferencia física de las razas, falta todavía decidir si este hecho trae consigo la desigualdad, sea en la belleza de las formas, sea en el grado de fuerza muscular. La cuestión no puede por mucho tiempo suscitar dudas.
He observado ya que, de todos los grupos humanos, los que pertenecen a las naciones europeas y a su descendencia son los más bellos. Para convencerse de ello plenamente, basta comparar los diversos tipos extendidos por todo el Globo, para ver que desde la estructura y la cara, en cierto modo rudimentarias, del Pelágico, hasta la talla elevada y de nobles proporciones de Carlomagno o hasta la inteligente regularidad de los rasgos de Napoleón o hasta la imponente majestad que impregna la regia faz de Luis XIV, hay una serie de gradaciones a través de las cuales los pueblos que no son de raza blanca no logran alcanzar la belleza, aunque a ella se aproximen.
Los que más se acercan a ella son nuestros mis próximos parientes: tales como la familia aria degenerada de la India y de la Persia, y los pueblos semíticos menos relajados por el contacto negro. A medida que todas estas razas se alejan en demasía del tipo blanco, sus rasgos y sus miembros experimentan incorrecciones de formas, defectos de proporción que, al acentuarse, como en aquellas que han acabado por resultarnos extrañas, ofrecen una fealdad exagerada, lote antiguo, carácter indeleble de la mayoría de ramas de la especie humana. No se hace ya el menor caso de la doctrina reproducida por Helvetius en su libro El espíritu y que consiste en hacer de la noción de lo bello una idea puramente ficticia y variable. Cuantos conserven a este respecto alguna duda pueden consultar el admirable ensayo de Gioberti [84], después de lo cual no tendrán ya nada que objetar. En ningún sitio se ha demostrado mejor que la belleza es una idea absoluta y necesaria cuya aplicación no es facultativa, y es en virtud de los sólidos principios establecidos por el filósofo Piamontés que no vaciló en reconocer a la raza blanca como superior en belleza a todas las demás, las cuales difieren aún entre ellas en el grado en que se acercan o se alejan del modelo que les es ofrecido. Hay, pues, desigualdad de belleza entre los grupos humanos, desigualdad lógica, explicada, permanente e indeleble.
¿Hay también desigualdad de fuerzas? Sin duda alguna, los salvajes de América, como los Indios, son en mucho inferiores a nosotros sobre este punto. Los Australianos se encuentran en el mismo caso. Los Negros tienen igualmente menos vigor muscular. Todos estos pueblos soportan infinitamente menos las fatigas. Pero conviene distinguir entre la fuerza puramente muscular ‑ aquella que para vencer no necesita desplegarse sino en un momento dado ‑ y aquella fuerza de resistencia cuyo carácter más destacado es la duración. Esta última es más típica que la primera, la cual en determinados casos encontraría rivales, aun entre las razas mas notoriamente débiles. La pesadez del puño, si se quiere tomarla como criterio único de la fuerza, encuentra entre tribus de negros muy embrutecidas, entre los Nuevo-zelandeses muy débilmente constituidos, entre los Lascares, entre los Malayos, algunos individuos que pueden ejercerla de manera que contrabalancee proezas del populacho inglés; mientras que tomando las naciones en masa y juzgándolas por la suma de trabajos que soportan sin desmayar, la palma se la llevan nuestros pueblos de raza blanca.
Entre estos mismos pueblos, la desigualdad se descubre todavía entre los diferentes grupos, aunque en un grado inferior, así por lo que respecta a la fuerza como a la belleza. Los Italianos son más bellos que los Alemanes y que los Suizos, más bellos que los Franceses que los Españoles. Igualmente los Ingleses presentan un carácter de belleza corporal superior al de las naciones eslavas.
En cuanto a la fuerza del puño, los Ingleses aventajan a todas las demás razas europeas; al paso que los Franceses y los Españoles poseen una capacidad superior de resistencia a la fatiga, a las privaciones, a los rigores de los climas más duros. La cuestión dejó de ofrecer dudas con respecto a los Franceses durante la funesta campaña de Rusia. Allí donde los Alemanes y las tropas del Norte, habituados no obstante a los rigores del clima, se hundieron, casi en su totalidad, bajo la nieve, nuestros regimientos, aun pagando un horrible tributo a las vicisitudes de la retirada, pudieron, sin embargo, salvar a mayor número de soldados. Se quiso atribuir esta prerrogativa a la superioridad de la educación moral y de sentimiento guerrero. La explicación es poco satisfactoria. Los oficiales alemanes, que perecieron a centenares, poseían tanto honor y una concepción tan elevada del deber como nuestros soldados, y no por eso dejaron de sucumbir. La conclusión es, pues, que la población francesa posee ciertas cualidades físicas superiores a las de la familia alemana, y que le permiten arrostrar, sin sucumbir, lo mismo las nieves de Rusia que las ardientes arenas de Egipto.

CAPÍTULO XIII

LAS RAZAS HUMANAS SON INTELECTUALMENTE DESIGUALES; LA HUMANIDAD
NO ES INFINITAMENTE PERFECTIBLE.

Para apreciar bien las diferencias intelectuales de las razas, la primera precaución debe consistir en comprobar hasta qué grado de estupidez puede descender la humanidad. Conocemos ya el más hermoso esfuerzo de que ella es capaz: la civilización.
La mayoría de observadores científicos ha tenido hasta ahora una marcada tendencia a rebajar, más allá de la cuenta, a los tipos más ínfimos.
Casi todas las primeras referencias acerca de una tribu salvaje nos dan de ella una descripción falsamente horrible y le asignan una falta de inteligencia, y de razonamiento tal, que la colocan al nivel del simio y por debajo elefante. Este juicio, ciertamente, ofrece sus contrastes. ¿Que un navegante es bien acogido en una isla y que, sobre encontrar en los habitantes cierta dulzura de trato y una franca hospitalidad, logra decidir a algunos a trabajar, por poco que sea, con los marineros? Los elogios se acumulan sobre la encantadora tribu; se la declara apta para todo, capaz de todo, buena para todo, y a veces el entusiasmo, rebasando toda medida, jura haber encontrado en ella espíritus superiores.
Hay que desechar todo juicio demasiado favorable o en exceso severo. Por el hecho de que ciertos tahitianos hayan contribuido a la reparación de un ballenero, no cabe tomarlos por civilizados. El hecho de que tal individuo de Tonga-Tabú se haya mostrado benévolo con unos extranjeros, no significa sea verdaderamente accesible a todos los progresos, y asimismo no es lícito comparar con los brutos a tal o cual indígena de una costa por mucho tiempo desconocida porque haya recibido a los primeros visitantes a flechazos bien porque se le haya encontrado comiendo lagartos crudos y bolas de tierra. Este género de comida no revela ciertamente una inteligencia muy elevada, ni costumbres muy refinadas. Con todo, podemos estar seguros de que en el caníbal más repugnante arde una chispa del fuego divino, y que la comprensión puede despertarse en él, por lo menos hasta cierto punto. No hay tribus humildes que no formen, sobre las cosas de que se hallan rodeadas, determinados juicios, verdaderos o falsos, justos o equivocados, y que por el solo hecho de que existen, prueban de sobra la persistencia de una luz intelectual en todas las ramas de la humanidad. Es por ahí cómo los salvajes más degradados son accesibles a las enseñanzas de a religión y se distinguen, de una manera muy particular y siempre manifiesta, de los brutos más inteligentes.
Sin embargo, ¿es capaz de dilatarse hasta el infinito esa vida moral, situada en el fondo de la conciencia de cada individuo de nuestra especie?
¿Poseen todos los hombres, en idéntico grado, el poder ilimitado de progresar intelectualmente? Dicho en otras palabras, ¿poseen las diferentes razas 120 humanas la facultad de igualarse unas a otras? Esta cuestión es, en el fondo, la de la perfectibilidad indefinida de la especie y de la igualdad de las razas entre sí. Sobre ambos puntos, contesto negativamente.
La idea de la perfectibilidad hasta el infinito seduce mucho a los modernos. Se apoyan en aquella observación según la cual nuestra civilización posee ventajas y méritos que nuestros predecesores, diferentemente cultivados no poseían. Se citan todos los hechos que distinguen a nuestras sociedades. De ellos he hablado ya; me presto gustoso, sin embargo, a enumerarlos de nuevo.
Se asegura, pues, que poseemos sobre todo lo que concierne a la esfera de la ciencia opiniones más verídicas; que nuestras costumbres son, en general, moderadas, y nuestra moral preferible a la de los Griegos y los Romanos. Tenemos también, se añade, acerca de la libertad política, ideas, sentimientos, opiniones, creencias, tolerancias que demuestran, mejor que todo lo demás, nuestra superioridad. No faltan teorizantes muy optimistas inclinados a sostener que las consecuencias de nuestras instituciones deben conducirnos directamente a ese jardín de las Hespérides, tan anhelado y tan desconocido desde que los más antiguos navegantes comprobaron su inexistencia en las islas Canarias.
Un examen algo más serio de la Historia revela la superfluidad de tan elevadas pretensiones.
En verdad somos más sabios que los antiguos, gracias a haber aprovechado sus descubrimientos. Si poseemos, pues, mayores conocimientos, se debe únicamente a que somos sus continuadores, sus discípulos y sus herederos. ¿Se sigue de ello que el descubrimiento del vapor y la solución de algunos problemas de la mecánica nos conduzcan hacia la omnisciencia? A lo sumo, estos resultados nos llevarán a penetrar en todos los secretos del mundo material. Una vez hayamos completado esta conquista, para la cual quedan todavía por hacer infinidad de cosas, no comenzadas ni entrevistas siquiera, ¿habremos avanzado un solo paso más allá de la pura y simple verificación de las leyes físicas? Habremos aumentado, considerablemente, lo admito, nuestras fuerzas para reaccionar sobre la naturaleza y doblegarla a nuestras necesidades. Habremos cruzado de parte a parte la Tierra, o reconocido definitivamente que ese trayecto es impracticable. Habremos aprendido a navegar por los aires, y, aproximándonos en algunos millares de metros a los límites del aire respirable, habremos descubierto y aclarado ciertos problemas astronómicos y aun de otro género, nada más. Todo esto no nos conduce al infinito. Y, aun de haber podido enumerar todos los sistemas planetarios que se agitan en el espacio, ¿nos hallaríamos más cerca de ese infinito? ¿Hemos descubierto, sobre los más grandes misterios, alguna cosa ignorada de los antiguos? Hemos cambiado, creo yo, los métodos empleado antes de nosotros, para dar vueltas alrededor del secreto. No hemos avanzado un paso en esas tinieblas.
Después, admitiendo que hayamos penetrado mejor ciertos hechos, ¿cuántas nociones familiares a nuestros más antiguos antepasados no hemos perdido? ¿Es dudoso que en los tiempos de Abraham no se conociese la historia primordial mucho mejor que nosotros? ¡Cuántas cosas descubiertas por nosotros, con gran esfuerzo o por azar, no son en definitiva sino conocimientos olvidados y descubiertos de nuevo! ¡Y hasta qué punto, en muchos aspectos, resultamos inferiores a lo que fuimos antaño ¿Qué cabe comparar, como antes he dicho acerca de otra cuestión, qué cabe comparar, escogiendo nuestros trabajos más espléndidos, con aquellas maravillas que Egipto, India, Grecia, las Américas nos muestran todavía, atestiguando con ello la magnificencia sin límites de muchos otros edificios que el peso de los siglos, bastante menos que los ineptos estragos del hombre, hiciera desaparecer? ¿Qué son nuestras artes al lado de las de Atenas? ¿Qué nuestros pensadores al lado de los de Alejandría y de la India? ¿Qué nuestros poetas cerca de Valmiki, de Kalidasa, de Homero y de Píndaro?
En resumen, nuestra actividad es distinta. Nosotros aplicamos nuestro espíritu a otros objetivos, a otras investigaciones, desconocidas de otros grupos civilizados de la humanidad; pero, al cambiar de terreno, no hemos podido conservar en toda su fertilidad las tierras que ellos habían cultivado ya. Hay, pues, abandono, de un lado, al mismo tiempo que hubo conquista, de otro. Era una triste compensación, y, lejos de anunciar un progreso, no indica sino un desplazamiento. Para que hubiese adquisición real, seria preciso que, habiendo por lo menos conservado en toda su integridad las principales riquezas de las sociedades anteriores, hubiésemos llegado, al lado de sus trabajos, a ciertos grandes resultados que ellas y nosotros hemos perseguido igualmente; que nuestras ciencias nuestras artes, apoyadas en sus artes y en sus ciencias, hubiesen encontrado alguna profunda novedad acerca de la vida y la muerte, la formación de los seres, los principios primordiales del mundo. Ahora bien, sobre todas estas cuestiones, la ciencia moderna no posee ya aquellos vislumbres que se proyectaban ‑cabe suponerlo ‑en la aurora de los tiempos antiguos, y no ha llegado todavía sino a esta humillante confesión: «Indago y nada encuentro». No hay, pues, muchos progresos reales en las conquistas intelectuales de hombre. Sólo nuestra crítica resulta indiscutiblemente mejor que la de nuestros antecesores. Es una gran cosa: pero crítica quiere decir clasificación, y no adquisición.
Por lo que respecta a nuestras ideas nuevas sobre la política, cabe sin inconveniente tomarse con ellas libertades mayores aún que con nuestras ciencias.
Esta fecundidad de teorías, de que tanto nos envanecemos, puede hallarse no menos grande en Atenas después de Pericles. El medio de convencerse de ello es releer aquellas comedias de Aristófanes, amplificaciones satíricas, cuya lectura recomendaba Platón a quien desease conocer las costumbres públicas de la ciudad de Minerva. La comparación ha sido recusada desde que se dio en suponer que entre nuestro orden social presente y el estado de la antigüedad griega la esclavitud crea una diferencia fundamental. La demagogia resultaba con ello más profunda aún, si queremos, y esto es todo. Se hablaba entonces de los esclavos en el mismo tono en que se habla hoy de los obreros y de los proletarios, ¡y cuán avanzado era aquel pueblo ateniense que tanto hizo para deleitar a su plebe servil después del combate de las Arginusas!
Trasladémonos a Roma. Abramos las cartas de Cicerón. ¡Qué tory[85] más moderado este orador romano! ¡Qué perfecta semejanza entre su república y nuestras sociedades constitucionales, en cuanto al lenguaje de los partidos y a las luchas parlamentarias! Allí también, en los bajos fondos se agitaba un pueblo de esclavos depravados, soñando siempre en la revuelta, cuando no esgrimía ya los puños. Dejemos a esta turba. Podemos hacerlo tanto mejor cuando por la Ley se le negaba la existencia civil, ni contaba en la política, ni influía en las decisiones, en los días de motín, más que como auxiliar de los agitadores de cuna libre.
Pues bien: con los esclavos reducidos a la nada, ¿no hallamos en el Foro todo lo que constituye un estado social a la moderna? El populacho, que pedía pan, juegos, distribuciones gratuitas y el derecho a divertirse; la burguesía, que quería y obtenía la exclusiva de los empleos públicos; el patriciado, transformado sucesivamente y retrocediendo siempre, y siempre perdiendo algo de sus derechos, hasta el momento en que sus mismos defensores adoptaron como único sistema de defensa, el procedimiento de negar toda prerrogativa no reclamando sino la libertad para todos. ¿No vemos en ello una semejanza perfecta?
¿Cree alguien que en las opiniones que actualmente dominan, por muy, variadas que resulten, exista una sola o siquiera un matiz que no hubiese sido conocido en Roma? Hace un momento hablaba de las cartas escritas desde Tusculum: es el pensamiento de un conservador progresista. Pompeyo y Cicerón resultaban liberales frente a Sila. No lo eran bastante para César. Lo eran demasiado para Catón. Más tarde, bajo el Principado, vemos en Plinio el joven a un realista moderado, que gusta no obstante del reposo. No quiere ni demasiada libertad ni exceso de poder, y, positivo en sus doctrinas, interesándose muy poco por las extinguidas grandezas de la época de los Fabios, prefería a éstas la prosaica administración de Trajano. No todos opinaban así. Muchas personas pensaban, por temor a que resucitase el antiguo Espartaco, que el emperador no debía mostrarse demasiado severo. Algunos provincianos, por el contrario, pedían y obtenían lo que podríamos denominar garantías constitucionales; al paso que las opiniones socialistas encontraban intérpretes no menos calificados que el césar galo C. Junio Póstumo, que exclamaba en sus declamaciones: Dives et pauper, inimici; el rico y el pobre son enemigos natos.
En suma, todo individuo que se jactase de poseer algunas luces sostenía animosamente la igualdad del género humano, el derecho, universal a poseer los bienes de la Tierra, la necesidad evidente de la civilización greco-latina, su perfección, su moderación, sus progresos futuros, mayores aún que sus actuales ventajas, y, como coronamiento de todo, su eternidad. Estas ideas no constituían únicamente el consuelo y orgullo de los paganos; eran también la firme esperanza de los primeros y más ilustres Padres de la Iglesia, de la que Tertuliano se erigió en intérprete [86].
En fin para terminar el cuadro con un trazo sensible: el más numeroso de todos los partidos era el de los indiferentes, esas personas demasiado tímidas o indecisas para descubrir una verdad en medio de todas las teorías extravagantes que veían bailotear incesantemente ante sus ojos, y que gozando del orden cuando existía y soportando lo mejor que podían el desorden cuando imperaba, admiraban en todo los progresos de los goces materiales desconocidos de sus padres y, sin querer ahondar demasiado en ello, se consolaban repitiendo hasta la saciedad: «Hoy se trabaja en una forma milagrosa».
Habría mayores motivos para creer, en perfeccionamientos en cuestión de ciencia política si hubiésemos inventado algún mecanismo desconocido antes de nosotros y que antiguamente no se hubiese practicado, por lo menos en lo esencial. No podemos atribuirnos esa gloria. Las monarquías limitadas fueron conocidas en todas las épocas. Se ven incluso curiosos modelos de ellas entre ciertas tribus americanas que, sin embargo, han permanecido bárbaras. Las repúblicas democráticas y aristocráticas de todas formas y ponderadas según los métodos más variados, han existido tanto en el nuevo mundo corno en el antiguo. Tlascala es, en ese genero, un ejemplar completo exactamente como Atenas, Esparta, y La Meca antes de Mahoma. Y aun cuando, por lo demás, fuese cierto que hubiésemos aplicado a la ciencia gubernamental algún perfeccionamiento secundario de nuestra invención, ¿sería éste bastante para justificar una pretensión tan desmesurada como de un perfeccionamiento ilimitado? Seamos modestos, como lo fuera un día el más sensato de los reyes: Nihil nove sub sole.
Veamos ahora nuestras costumbres. Se las tiene por más moderadas que las de las otras grandes sociedades humanas: es esta todavía una afirmación que invita a muy serias objeciones.
Hay escritores que quisieran hoy hacer desaparecer del código de las naciones el recurso a la guerra. Han sacado esta teoría de las doctrinas de Séneca. Ciertos sabios de Oriente profesaban también, a este respecto, ideas enteramente conformes con las de los Hermanos moravos. Pero aun cuando los partidarios de la paz universal lograran que Europa repudiase el llamamiento a las armas, tendrían que procurar, además, que las pasiones humanas se transformasen para siempre. Ni Séneca ni los brahmanes pudieron lograrlo. Es, pues, dudoso que este éxito nos esté reservado a nosotros. Por lo que respecta a nuestra mansedumbre, contemplad en nuestras campiñas y en nuestras calles la huella sangrienta que deja en ellas.
Nuestros principios son puros y elevados, lo admito. ¿Responde a ellos la práctica?
Aguardemos, para lisonjearnos de ello, que nuestros países, que desde el comienzo de la civilización moderna no han permanecido aún cincuenta años sin matanzas, puedan vanagloriarse, como la Italia romana, de dos siglos de paz, que nada han probado, ¡ay!, para el porvenir.
La perfectibilidad humana no está, pues, demostrada por el estado de nuestra civilización. El hombre ha podido aprender ciertas cosas, pero ha olvidado otras. No ha añadido un sentido a sus sentidos, un miembro a sus miembros, una facultad a su alma. No ha hecho más que dar vueltas en torno del círculo que le fue deparado, y la comparación de sus destinos a los de numerosas familias de pájaros y de insectos no es ni siquiera a propósito para inspirar siempre ideas muy consoladoras sobre su felicidad terrena.
A partir del momento en que las termitas, las abejas, las hormigas negras fueron creadas, encontraron espontáneamente el género de vida que les convenía. Las termitas y las hormigas, en sus comunidades, descubrieron primero, para sus albergues, un sistema de construcción, para sus provisiones de almacenaje, para sus crías un conjunto de cuidados, acerca de los cuales los naturalistas opinan que no admiten variaciones ni perfeccionamientos [87]. Por lo menos tales cuales son, han bastado constantemente a las necesidades de los pobres seres que los emplean. Igualmente las abejas, con su gobierno monárquico expuesto al derrocamiento de soberanos, nunca a revoluciones sociales, no han ignorado un solo día la manera de vivir más apropiada a lo que apetece su naturaleza. Ha sido permitido por mucho tiempo a los metafísicos tomar por simples máquinas a los animales, y atribuir a Dios, anima brutorum, la causa de sus movimientos. Hoy en que, mucho más atentamente, se estudian las costumbres de esos supuestos autómatas, no sólo se ha abandonado tan desdeñosa doctrina, sino que se ha reconocido al instinto un alcance que lo equipara en dignidad a la propia razón.
¿Qué decir cuando en los reinos de las abejas se ve a las soberanas expuestas a la cólera de los súbditos, lo que supone o el espíritu de sedición entre los últimos o la ineptitud para llenar sus legítimas obligaciones entre las reinas? ¿Qué decir, cuando se ve a las termitas no sacrificar a los enemigos vencidos, sino encadenarlos y sujetarlos a servicios de utilidad pú­blica forzándolos a cuidar de la tierna prole?
Sin duda nuestros Estados son más complicados, satisfacen mayor número de necesidades; pero, cuando observo al salvaje errabundo, sombrío, sucio, huraño, inactivo, andando perezosamente, con su palo puntiagudo que le sirve de lanza, a través de una región yerma; cuando le contemplo, seguido de su mujer, unida a él por un himeneo cuya única ceremonia consistió en una violencia ferozmente inepta; cuando veo a esa mujer llevando a su hijito, al cual matará en el caso de que enferme o tan sólo de que la fastidie, que súbitamente, acosado por el hambre, ese miserable grupo, a la caza de una presa cualquiera, se detiene encantado ante uno de esos nidos de inteligentes hormigas, destruye de un puntapié el edificio, arrebata y devora sus huevos; luego, terminada la comida, se retira tristemente al hueco de una roca, me pregunto si los insectos que acaban de perecer no han sido más favorablemente dotados que la estúpida familia del destructor; si el instinto de los animales, circunscrito a un reducido conjunto de necesidades, no les proporciona mayor bienestar que esa razón con la que nuestra humanidad se ha encontrado desnuda sobre el planeta, y mil veces más expuesta que las otras especies a los sufrimientos que pueden causar el aire, el sol, la nieve y la lluvia. ¡Pobre humanidad! Nunca ha logrado inventar la manera de que todos anden vestidos, de que todos estén a cubierto de la sed y del hambre. Ciertamente el último de los salvajes es más perspicaz que los animales, pero los animales conocen lo que para ellos es útil y nosotros lo ignoramos. Los animales no se separan de ello, y nosotros no podemos conservarlo cuando hemos logrado descubrirlo. Siempre, en tiempo normal, cuentan, merced a sus instintos, con la seguridad de encontrar lo necesario. Nosotros, en cambio, vemos a numerosas hordas que, desde el comienzo de los siglos, no han logrado salir de un estado precario y penoso. En cuanto se refiere a bienestar terrestre, nosotros no poseemos sobre los animales nada más que un horizonte más dilatado, aunque finito y limitado como el suyo.
No he insistido bastante sobre esa triste condición humana de perder siempre por un lado cuando ganamos por otro; es ese, sin embargo, el hecho que nos condena al error en nuestras esferas intelectuales, sin lograr nunca, aun siendo limitadas, poseerlas por completo. Si esta ley fatal no existiese, se comprendería que en un día dado, lejano quizá, en todo caso probable, el hombre, hallándose en posesión de toda experiencia de las épocas sucesivas, sabiendo lo que puede saber, habiéndose apoderado de lo que puede tomar, habría en fin aprendido a aplicar sus riquezas, viviría en medio de la naturaleza, sin lucha con sus semejantes ni tampoco con la miseria, y, tranquilo al fin, gozaría, si no de un máximo de perfección, por lo menos de un estado de suficiente abundancia y bienestar.
Tal felicidad, aun siendo restringida, no nos está reservada siquiera, puesto que a medida que el hombre aprende, olvida; puesto que no puede mejorar en el aspecto intelectual y moral sin perder en el aspecto físico, y puesto que no retiene con suficiente fuerza ninguna de sus conquistas para estar seguro de conservarlas siempre.
Creemos nosotros que nuestra civilización no perecerá nunca, porque poseernos la imprenta, el vapor, la pólvora. La imprenta, que no es menos conocida en el Imperio de Annam y en el Japón que en la Europa central, ¿a proporcionado acaso a los pobladores de aquellos países una civilización siquiera mediana? [88]. No carecen sin embargo de libros; los poseen en abundancia y se venden a precios mucho más bajos que los nuestros. ¿A qué se debe que esos pueblos se hallen tan relajados, tan débiles, tan cercanos a aquel estado en que el hombre civilizado, corrompido, debilitado y sin coraje no puede equipararse, en potencia intelectual, a un bárbaro cualquiera que, a la primera ocasión, viene a oprimirlo? ¿A qué se debe eso? Únicamente a que la imprenta es un medio, y no un principio. Si la utilizáis para reproducir ideas sanas, vigorosas, saludables, funcionará de la manera más fructífera, y contribuirá a sostener la civilización. Si, por el contrario, las inteligencias están de tal modo embrutecidas que nadie lleva ya a las prensas obras filosóficas, históricas, literarias, capaces de nutrir intensamente el genio de una nación; si esas prensas envilecidas no sirven más que para multiplicar las malsanas y venenosas composiciones de cerebros enervados, las producciones envenenadas de una teología de sectarios, ¿cómo y por qué la imprenta salvará la civilización?
Se supone sin duda que, por la facilidad con que puede difundir en gran número las obras maestras del espíritu, la imprenta contribuye a conservarlas, y aun, en las épocas en que la esterilidad intelectual no permite el florecimiento de genios rivales, a ofrecerlas por lo menos a la meditación de las personas honestas. Así es, en efecto. Con todo, para ir a buscar un libro del pasado y emplearlo para su propio mejoramiento, es preciso poseer ya, de antemano, el más preciado de los bienes: la fuerza de un alma esclarecida. En los tiempos adversos, en que fallan las públicas virtudes, se hace poco caso de las antiguas composiciones, y nadie se preocupa de turbar el silencio de las bibliotecas.
Por lo demás, se exagera mucho la longevidad atribuida a las producciones del espíritu por efecto del descubrimiento de Gutenberg. Excepción hecha de algunas obras que se reproducen por espacio de algún período, todos los libros mueren hoy, exactamente como antaño morían los manuscritos. Con una tirada de algunos centenares de ejemplares, las obras de ciencia, sobre todo, desaparecen rápidamente del dominio común. Cabe encontrarlas todavía, con dificultad, en las grandes colecciones. Acontecía absolutamente lo mismo con las riquezas Intelectuales de la antigüedad, y, digámoslo una vez más, no es la erudición la que salva a un pueblo llegado a a la decrepitud.
Veamos qué ha sido de esas miríadas de excelentes obras publicadas desde la fecha en que funcionó la primera prensa. La mayor parte están olvidadas. Aquellas de las cuales se habla todavía carecen casi de lectores, y tal o cual libro muy solicitado cincuenta años atrás ve su título borrarse poco a poco de todas las memorias.
Para encarecer el mérito de la imprenta, se ha negado en demasía la difusión de los manuscritos. Ésta era mayor de lo que suele imaginarse. En la época del Imperio romano, los medios de instrucción estaban muy difundidos, los libros eran incluso comunes a juzgar por el número extraordinario de gramáticos harapientos que pululaban, incluso por las más pequeñas poblaciones, especie de individuos comparables a los abogados, a los novelistas a los periodistas de nuestra época, y cuyas impúdicas costumbres, cuya miseria y cuya apasionada inclinación a los placeres hallamos descritas en el Satiricón de Petronio. Cuando la decadencia fue completa, quienes deseaban adquirir libros los encontraban todavía. Virgilio era leído en todas partes. Los campesinos, que oían alabarle, lo tomaban por un hechicero peligroso. Los monjes lo copiaban. Copiaban también a Plinio, Dioscórides, Platón y Aristóteles. Copiaban asimismo a Cátulo y a Marcial. En cuanto a la Edad Media, a juzgar por el gran número de libros que de aquel tiempo conservamos después de tantas guerras, devastaciones, incendios de abadías y castillos, cabe adivinar hasta qué punto las obras literarias, científicas, filosóficas, salidas de la pluma de los contemporáneos, habían sido multiplicadas más allá de lo que se supone. Se exageran pues los méritos reales de la imprenta por lo que respecta a la ciencia, a la poesía, a la moralidad y a la verdadera civilización; y seríamos más exactos si, hablando más modestamente del asunto, nos limitásemos sobre todo a hablar de los servicios cotidianos que presta ese invento a los intereses religiosos y políticos de todos los países. La imprenta repito, es un instrumento maravilloso; pero cuando fallan la mano y la cabeza, el instrumento deja de funcionar como conviene.
No es necesaria una larga demostración para establecer que la pólvora no puede salvar tampoco a una nación en peligro de muerte. Es este un conocimiento que ciertamente no olvidaremos. Por lo demás es dudoso que los pueblos salvajes que la poseen hoy lo mismo que nosotros y se sirven de ella en igual grado, la consideren nunca desde otro punto de vista que el de la destrucción.
Acerca del vapor y de todos los descubrimientos industriales, diré también, como de la imprenta, que son elementos importantes; añadiré que hemos visto a veces procedimientos nacidos de descubrimientos científicos perpetuarse en el estado de rutina, cuando el movimiento intelectual que los hizo surgir había muerto, dejando perder el secreto teórico de que aquellos procedimientos emanaban. En fin, recordaré que el bienestar material no ha sido más que un anexo exterior de la civilización, y que nunca se ha oído decir que una sociedad haya vivido únicamente porque conociese los medios de ir de prisa y de vestir bien.
Todas las civilizaciones que nos precedieron creían, como nosotros, haberse aferrado a la roca del tiempo con sus inolvidables descubrimientos Todas creyeron en su inmortalidad. Las familias de los Incas, cuyos palanquines recorrían con rapidez aquellas admirables calzadas de quinientas leguas de longitud que unen todavía Cuzco a Quito, estaban convencidas ciertamente en la eternidad de sus conquistas. Los siglos, de un aletazo, precipitaron su Imperio, junto con muchos otros, al negro abismo de la nada. También ellos tenían sus soberanos - aquellos soberanos del Perú ‑, sus ciencias, sus mecánicas, sus poderosas maquinas cuyas obras admiramos con estupor sin poder adivinar su misterio. También ellos conocían el secreto de transportar masas enormes. Construían fortalezas en las que colocaban unos sobre otros bloques de piedra de treinta y ocho pies de largo por diez y ocho de ancho. Las ruinas de Tihuanaco nos muestran un espectáculo semejante, y aquellos materiales monstruosos eran traídos de varias leguas de distancia. ¿Sabemos cómo se las componían los ingenieros de aquel pueblo, hoy extinguido, para resolver tal problema? No lo sabemos, como no sabemos tampoco los medios aplicados a la construcción de las gigantescas murallas ciclópeas cuyos restos resisten aún, en tantos y tantos puntos de la Europa meridional, a la fuerza destructora del tiempo.
Así, no tomemos los resultados de una civilización por sus causas. Las causas se pierden, los resultados se olvidan cuando desaparece el espíritu que los había hecho surgir, o, si persisten, hay que atribuirlo a un nuevo espíritu que se los ha asimilado, dándoles a menudo un alcance diferente el que primeramente tenían. La inteligencia humana, siempre vacilante, corre de un lado a otro, carece de ubicuidad, exalta la valía lo que posee, olvida lo que echa a un lado, y, encadenada en el círculo del que está condenada a no salir nunca, no logra fecundar una parte de sus dominios sino dejando la otra en barbecho, siempre, a un tiempo, superior e inferior a sus antepasados. La humanidad no se sobrepasa, pues, nunca a sí misma; la humanidad no es, pues, infinitamente perfectible.


CAPÍTULO XIV

SIGUE LA DEMOSTRACIÓN DE LA DESIGUALDAD INTELECTUAL DE LAS RAZAS.
LAS DIVERSAS CIVILIZACIONES SE RECHAZAN MUTUAMENTE. LAS RAZAS MESTIZAS POSEEN CIVILIZACIONES IGUALMENTE MESTIZAS.

Si las razas humanas fuesen iguales entre sí, la Historia nos presentaría un cuadro muy impresionante, muy espléndido y muy glorioso. Inteligentes todas, la mira puesta en sus verdaderos intereses, hábiles en su totalidad y en igual grado para encontrar el medio de vencer y de triunfar, hubieran, desde el comienzos del mundo, animado la faz del planeta con una multitud de 128 civilizaciones simultáneas e idénticas igualmente florecientes. En la misma época en que los más antiguos pueblos sánscritos fundaban su Imperio, y cubrían la India de mieses, de ciudades, de palacios y de templos; en la misma época en que el primer Imperio de Asirla ilustraba las llanuras del Tigris y del Eufrates con sus suntuosas construcciones, y que los carros y la caballería de Nemrod desafiaban a los pueblos de los cuatro puntos cardinales, se habría visto en la costa africana, entre las tribus de negros de cabeza prognata, surgir un estado social razonado, cultivado, sabio en sus medios, poderoso en sus resultados.
Los Celtas viajeros habrían aportado hasta el fondo del extremo Occidente de Europa, con algunos restos de la sabiduría oriental de las edades primitivas, los elementos indispensables de una gran sociedad, y hubieran encontrado ciertamente en los pueblos ibéricos entonces difundidos sobre la superficie de Italia, en las islas del Mediterráneo, en la Galia y en España, rivales tan bien informados como ellos mismos sobre las tradiciones antiguas, e igualmente conocedores de las artes útiles y de las artes bellas.
La humanidad unitaria se hubiera paseado noblemente a través del mundo, orgullosa de su inteligencia, fundando por doquier sociedades similares, y poco hubiera bastado para que todas las naciones, juzgando sus necesidades de la misma manera, considerando la naturaleza con idéntico criterio y pidiéndole las mismas cosas, se encontrasen en estrecho contacto y pudiesen establecer aquellas relaciones, aquellos cambios múltiples, tan necesarios en todas partes y tan provechosos para el progreso de la civilización.
Ciertas tribus, desgraciadamente confinadas en climas estériles, en el fondo de los desfiladeros de montañas rocosas, en las orillas de costas heladas, en estepas incesantemente barridas por los vientos del Norte, hubieran podido luchar mayor tiempo que las naciones civilizadas contra la ingratitud de la naturaleza. Pero, al final, aquellas tribus, dotadas de no menos inteligencia y sabiduría que las demás, no hubieran tardado en descubrir los recursos adecuados contra la dureza de los climas. Se las hubiera visto desplegar la inteligente actividad que muestran hoy los Daneses, los Noruegos, los Islandeses. Hubieran domado el suelo rebelde, forzándolo a pesar suyo a producir. En las regiones montañosas, hubieran explotado, como los suizos, las ventajas de la vida pastoral, o, como los Cachemirenses, apelado a los recursos de la industria; y si su país hubiese sido tan malo, su situación geográfica tan desfavorable que le imposibilitara de sacar partido de ella, hubieran reflexionado que el mundo era grande, que poseía muchos valles, muchas llanuras gratas a sus habitantes, y, abandonando su rebelde patria, no hubieran tardado en encontrar tierras donde desplegar con provecho su inteligente actividad.
Entonces las naciones, igualmente esclarecidas, igualmente ricas, unas por el comercio, multiplicándose en sus ciudades marítimas, las otras por la agricultura, floreciendo en sus vastas campiñas, éstas por la industria ejercida en las regiones alpestres, aquéllas por el intercambio, resultado feliz de su situación medianera, todas esas naciones, a despecho de disensiones pasajeras, de las guerras civiles, de las sediciones, desgracias inherentes a la condición humana, no hubieran tardado en imaginar, para la armonización de sus respectivos intereses, un sistema de ponderación cualquiera. Las civilizaciones de idéntico origen, inclinadas a copiarse mutuamente, hubieran acabado por perecer poco a poco en todos los aspectos, y se habría visto cómo se establecía aquella confederación universal, soñada hace tantos siglos, y que nada hubiera podido impedir que se realizase, si, en efecto, todas las razas estaban dotadas de la misma dosis de facultades y del mismo género de ellas.
Se sabe por lo demás que este es un cuadro fantástico. Los primeros pueblos, dignos de este nombre, se agruparon bajo el imperio de una idea de asociación que los bárbaros, viviendo más o menos lejos de ellos, no han tenido nunca. Emigraron de su primitivo dominio y encontraron a otros pueblo los fueron dominados y nunca abrazaron conscientemente ni comprendieron la idea dominante en la civilización que acababa de imponérseles. Muy lejos de demostrar que la inteligencia de todas las tribus humanas era parecida, las naciones civilizadas han probado siempre lo contrario, primero asentando su estado social sobre bases completamente diversas, después mostrando unas respecto de otras un marcado alejamiento. La fuerza del ejemplo no ha despertado nada en los grupos que no se hallaban movidos por un resorte interior. España y las Galias han visto sucesivamente a los Fenicios, a los Griegos, a los Cartagineses establecer en sus costas ciudades florecientes. Ni España ni las Galias se avinieron a imitar las costumbres, los gobiernos de aquellos célebres mercaderes, y, cuando vinieron los Romanos, estos vencedores no lograron transformar su nuevo dominio sino saturándolo de colonias. Los Celtas y los Iberos de mostraron entonces que la civilización no se adquiere sin mezcla de sangre.
Las tribus americanas, ¿a qué espectáculo no les es dado asistir en este momento? Se encuentran situadas al lado de un pueblo que desea aumentar en número para acrecentar su poderío. Ven cruzadas sus costas por millares de navíos. Saben que la fuerza de sus dominadores es irresistible. La esperanza de ver, un día, su regiones natales libres de la presencia de los conquistadores no existe en ninguna de ellas. Todas tienen conciencia de que su continente entero es en lo sucesivo patrimonio del Europeo. No tienen más que mirar para convencerse de la fecundidad de aquellas instituciones exóticas que han hecho que la prolongación de la vida deje de depender de la abundancia de la caza y de la riqueza de la pesca. Saben, puesto que compran aguardiente, mantas, fusiles, que incluso sus groseros gustos hallarán más fácilmente satisfacción dentro de aquella sociedad que les llama, les invita a venir, que les paga y les halaga para atraerse su concurso. Ellas se niegan a ello, prefiriendo mantenerse en sus soledades, y se hunden cada vez más en el interior de las regiones. Lo abandonan todo, hasta los huesos de sus antepasados. Morirán, lo saben; pero un misterioso horror las mantiene bajo el yugo de sus invencibles repugnancias y, no obstante admirar la fuerza y la superioridad de la raza blanca, su conciencia, su naturaleza entera, su sangre en fin, se sublevan a la sola idea de tener algo de común con ella.
En la América española parece encontrarse menos aversión cerca de los indígenas. Se debe a que el gobierno metropolitano dejó antaño a aquellos pueblos bajo la administración de sus caciques. No trataba de civilizarlos. Les permitía conservar sus usos y sus leyes, y, con tal que fuesen cristianos, no les pedía sino un tributo de dinero. Apenas colonizaba. Una vez terminada la conquista, se entregó a una tolerancia indolente, no oprimiendo sino según las ocurrencias. He aquí, pues, por qué los Indios de la América española son menos desgraciados y siguen subsistiendo, mientras que los vecinos de los Anglosajones perecerán sin misericordia.
No únicamente para los salvajes resulta incomunicable la civilización; también lo resulta para los pueblos esclarecidos. La buena voluntad y la filantropía francesas llevan a cabo en este momento la prueba de ello en la antigua regencia de Argel de una manera no menos completa que los Ingleses en la India y los Holandeses en Java. No hay ejemplos, no hay pruebas más impresionantes, más concluyentes de la desemejanza y de la desigualdad de las razas entre si.
Porque si se razonase únicamente según la barbarie de ciertos pueblos, y sí, declarando esta barbarie original, se concluye que toda especie de cultura es paria ellos imposible, nos expondríamos a serias objeciones. Muchas naciones salvajes han conservado huellas de una situación mejor que aquella en que las hemos visto hundidas. Existen tribus, muy brutales por cierto, que, para la celebración de las bodas, para el reparto de herencias, para la administración política, poseen reglamentos tradicionales de una complicación curiosa, y cuyos ritos, hoy desprovistos de sentido, derivan evidentemente de un orden de ideas superior. Se cita, como testimonio, a las tribus de los Pieles Rojas errabundas en las vastas soledades donde se supone que se establecieron antaño los Alleghanys. Existen otros pueblos que poseen procedimientos de fabricación de los cuales no pueden ser los inventores: entre ellos los naturales de las islas Marianas. Dichas invenciones las conservan sin reflexión y las utilizan, por decirlo así, maquinalmente.
Hay, pues, motivo de analizarlo de cerca cuando, viendo a una nación en estado de barbarie, nos sentimos inclinados a concluir que ha vivido siempre así. Para no cometer ningún error, tengamos en cuenta diversas circunstancias.
Existen pueblos que, impresionados por la actividad de una raza afín, se someten casi a ella, aceptan ciertas consecuencias, retienen algunos de sus procedimientos; después, cuando la raza dominadora llega a desaparecer, sea por impulsión, sea por inmersión completa en el seno de los vencidos, éstos dejan perecer casi enteramente la cultura, los principios sobre todo, no conservando de ella sino lo poco que les ha sido dable comprender. Este hecho, por lo demás, no puede producirse más que entre naciones aliadas por la sangre.
Así, de que en un pueblo bárbaro existan huellas de civilización, no puede inferirse que ese pueblo haya sido nunca civilizado. Vivió bajo la dominación de una raza afín y superior, o bien, encontrándose en su vecindad, aprovechó humilde y débilmente sus lecciones. Las razas hoy salvajes lo han sido siempre, y, juzgando por analogía, tenemos el derecho de concluir que seguirán siéndolo hasta el día en que desaparezcan.
Este resultado es inevitable tan pronto como dos tipos, entre los cuales no existe ninguna afinidad, se encuentran en contacto activo, y no conozco de ello mejor demostración que la suerte de las familias polinesias y americanas. Está pues estatuido por los razonamientos que anteceden:
1.º, que las tribus actualmente salvajes lo han sido siempre, cualquiera que sea el ambiente superior que hayan podido atravesar, y lo serán siempre; 2.º, que, para que una nación salvaje pueda siquiera soportar la permanencia en un ambiente civilizado, es preciso que la nación que crea ese ambiente sea una rama más noble de la misma raza; 3.º, que la misma circunstancia es todavía necesaria para que civilizaciones diversas puedan, no confundirse, lo que no se produce nunca, sino únicamente modificarse recientemente la una por la otra, copiarse recíprocamente lo mejor de cada una, dar origen a otras civilizaciones compuestas de elementos comunes; 4.º, que las civilizaciones surgidas de razas completamente extrañas una a otra no pueden ponerse en contacto sino superficialmente, no se penetran nunca y se excluyen siempre. Como este ultimo punto no ha quedado suficientemente aclarado, voy a insistir.
Los conflictos armados enfrentaron la civilización persa con la civilización griega, la egipcia con la griega y la romana, la romana con la griega; después civilización moderna de Europa con todas las que existen hoy en día en el mundo, y especialmente la civilización árabe.
Las relaciones de la inteligencia griega con la cultura persa eran tan múltiples como forzadas. En primer lugar, una gran parte de la población helénica, y la más rica, si no la más independiente, estaba concentrada en aquellas ciudades del litoral sirio, en aquellas colonias del Asia Menor y del Ponto, las cuales, incorporadas a los Estados del gran rey, vivieron bajo la vigilancia de los sátrapas, conservando, hasta cierto punto, su fisonomía. La Grecia continental y libre mantenía, por su parte, relaciones muy íntimas con la costa de Asia.
¿Acabaron por confundirse las civilizaciones de ambos países? Sabido es que no. Los Griegos trataban a sus poderosos antagonistas de bárbaros y probablemente éstos les pagaban con la misma moneda. Las costumbres políticas, la forma de los gobiernos, la dirección impresa a las artes, el alcance y sentido íntimo del culto público, las costumbres privadas de naciones entremezcladas en tantos y tantos sitios permanecieron sin embargo diferentes. En Ecbatana no se comprendía más que una autoridad única, hereditaria, limitada por ciertas prescripciones tradicionales, absoluta en lo restante. En la Hélada, el poder estaba subdividido en una multitud de pequeñas soberanías. El gobierno, aristocrático en unos, democrático en los otros, monárquico en estos, tiránico en aquellos, afectaba en Esparta, en Atenas, en Sicione, en Macedonia, la más extraña catadura. Entre los Persas, el culto del Estado, mucho más cercano del emanatismo primitivo, mostraba la misma tendencia a la unidad que el gobierno, y sobre todo poseía un alcance moral y metafísico que no carecía de profundidad. Entre los Griegos, el simbolismo, no interesándose más que por las variadas apariencias de la naturaleza, se contentaba con glorificar las formas. La religión cedía a las leyes civiles la tarea de dirigir las conciencias, y una vez cumplido con los ritos prescritos y los honores debidos al dios o al héroe tópico, la fe había llenado su misión. Después, esos ritos, esos honores, esos dioses y esos héroes cambiaban a cada media legua. En el caso en que, en algunos santuarios, como en Olimpia, por ejemplo, o en Dodona, se quisiese reconocer, no la adoración de una de las fuerzas o de uno de los elementos de la naturaleza, sino la del mismo principio cósmico, esta especie de unidad no hacía sino acusar más vivamente el fraccionamiento, como no siendo practicada más que en lugares aislados. Por lo demás, el oráculo Dodóneo y el Júpiter de Olimpia eran cultos extraños.
En cuanto a los usos, huelga hacer resaltar hasta qué punto diferían de los de Grecia. Si uno era joven, rico, voluptuoso y cosmopolita, el querer imitar las maneras de vivir de rivales mucho más fastuosos y refinados que los Helenos exponía al público desprecio. Así, hasta la época de Alejandro, es decir, durante el bello y gran período del poderío griego, durante el período fecundo y glorioso, la Persia, pese a toda su preponderancia, no pudo convertir la Grecia a su civilización.
Con Alejandro, este hecho tuvo una singular confirmación. Viendo a la Hélada conquistar el Imperio de Darío, creyó sin duda, un momento, que el Asia iba a volverse griega, y tanto más cuando el vencedor se había permitido, en una racha de extravío, atentar contra los monumentos del país con una violencia que parecía dictada tanto por el menosprecio como por el odio. Pero el incendiario de Persépolis cambió pronto de opinión; y tan completamente, que pudo adivinarse su proyecto de suplantar pura y simplemente la dinastía de los Aqueménides y de gobernar como su predecesor o como el gran Jerjes, con la Grecia incorporada a sus Estados. De esta suerte, la sociabilidad persa hubiera absorbido a de los Helenos.
Sin embargo, pese a toda la autoridad de Alejandro, no advino nada parecido. Sus generales, sus soldados, no se avinieron con la idea de verle revestir la ropa larga y flotante, ceñir la mitra, rodearse de eunucos y renegar de su país. Alejandro murió. Algunos de sus sucesores continuaron su sistema. Se vieron, sin embargo, obligados a mitigarlo; así y todo, ¿cómo pudieron establecer aquel término medio que se convirtió en el estado normal de la costa asiática y de los helenizantes de Egipto? Se debió esto a que sus súbditos se componían de una población abigarrada de Griegos, de Sirios, de Árabes, la cual no tenía ningún motivo para aceptar otra cosa que una transacción en materia de cultura. Pero allí donde las razas permanecieron diferentes no hubo transacción alguna. Cada país conservó sus costumbres nacionales.
Igualmente también, hasta los últimos días del Imperio romano, la civilización mestiza que reinaba entonces en todo el Oriente, sin excluir la Grecia continental se había vuelto mucho más asiática que griega, porque las masas participaban más de la primera sangre que de la segunda. La inteligencia parecía, es verdad, presumir de formas helénicas. No es sin embargo difícil descubrir, en el pensamiento de aquellos tiempos y de aquellos países, un fondo oriental que vivifica todo lo que hizo la Escuela de Alejandría, como las doctrinas unitarias de los jurisconsultos greco‑asirios. Así la proporción, en cuanto a la cantidad respectiva de la sangre, está conservada: la preponderancia pertenece a la parte más considerable.
Antes de terminar este paralelo, que se aplica al contacto de todas las civilizaciones, digamos unas palabras sobre la situación de la cultura árabe frente a la nuestra.
En cuanto a la repulsión recíproca, no cabe tener ninguna duda. Nuestros padres del medioevo pudieron admirar de cerca las maravillas del Estado musulmán, cuando no se negaban a enviar sus estudiantes a las escuelas de Córdoba. Sin embargo, nada de árabe ha quedado en Europa fuera de los países que conservan argo de sangre ismaelita, y la India brahmánica no se ha mostrado de mejor condición que nosotros. Como nosotros, sometida al dominio mahometano, resistió con éxito a las esfuerzos de los invasores.
Hoy, somos nosotros quienes influimos sobre los restos de la civilización árabe. Los barrimos, los destruirnos: no logramos transformarlos, y, sin embargo, esta civilización no es en sí misma original, y debería, por tanto, ofrecer menos resistencia. La nación árabe, numéricamente tan débil, hizo notoriamente nada más que asimilar pedazos de razas sometidas a su cimitarra. Así los Musulmanes, población extremadamente mezclada, no poseen nada más que una civilización de aquel mismo carácter mestizo cuyos elementos resultan tan fáciles de descubrir. Sabido es que el núcleo de los vencedores no era, antes de Mahoma un pueblo nuevo ni desconocido. Sus tradiciones eran compartidas por las familias camitas y semitas de las cuales eran originarios.
Mahoma inventó la religión más adecuada a las ideas de su pueblo, donde la idolatría contaba con numerosos adeptos, pero donde el cristianismo, depravado por los heréticos y los judaizantes, no hizo menos prosélitos. El tema religioso del profeta koraischita constituyó una combinación tal, que el acuerdo entre la ley de Moisés y la fe cristiana ‑ este problema tan inquietante para los primeros católicos y siempre harto presente a la conciencia de las poblaciones orientales ‑ resultó en ella más equilibrado que en las doctrinas de la Iglesia. Era ya una materia de atrayente sabor, y por lo demás, toda novedad teológica ofrece la posibilidad de ganar algunas almas entre los Sirios y los Egipcios. Para coronar la obra, la nueva religión se presentó sable en mano: otra garantía de éxito entre unas masas sin nexo común y penetradas del sentimiento de su impotencia.
Es así cómo el islamismo salió de sus desiertos. Arrogante, poco inventivo; y ya de antemano ganado, en sus dos terceras partes, a la civilización grecoasiática, a medida que avanzaba, descubría, en las dos costas del Este y Sur del Mediterráneo, todos sus adeptos saturados de antemano de aquella complicada combinación. Y de ella se impregnó aún más. Desde Bagdad hasta Montpellier, extendió su culto copiado de la iglesia, de la sinagoga, de las tradiciones desfiguradas del Hedjaz y del Yemen, sus leyes persas y romanas, su ciencia grecosiria y egipcia; su administración, desde el primer día, tolerante como conviene, cuando nada de unitario reside en un cuerpo de Estado. El extrañarse de los rápidos progresos de los Musulmanes en el refinamiento de las costumbres ha sido una gran equivocación. La mayoría de ese pueblo había cambiado simplemente de costumbres, y se le desconoció cuando empezó a desempeñar el papel de apóstol en la escena del mundo, donde, desde largo tiempo, no se le veía bajo sus antiguos nombres. Hay que tener en cuenta aún un hecho capital. En aquella agrupación de familias tan diversas, cada una aportaba sin duda su parte a la prosperidad común. ¿Quién, no obstante, diera el impulso, quién mantuvo el ímpetu todo el tiempo que duró, que no fue muy largo? Únicamente el pequeño núcleo de tribus árabes surgidas del interior de la península, y que aportaron no sabios, sino fanáticos, soldados, triunfadores Y caudillos.
La civilización árabe no fue nada más que la civilización grecosiria, rejuvenecida, reavivada por el soplo de un genio bastante limitado, pero más nuevo, y alterada por una mezcla persa. Así formada, dispuesta a muchas concesiones, no concuerda, sin embargo, con ninguna fórmula social surgida de orígenes diferentes de los suyos; del mismo modo que la cultura griega no se armonizó con la romana, emparentada con ella tan de cerca y que permaneció encerrada tantos siglos en los límites del mismo Imperio. Esto es lo que deseaba decir acerca de la imposibilidad de confundirse nunca civilizaciones propias de grupos étnicos extraños unos a otros.
Cuando la Historia establece tan netamente ese irreconciliable antagonismo entre las razas y sus sistemas de cultura, es evidente que la desemejanza y la desigualdad residen en el fondo de aquellas repugnancias constitutivas. Y desde el momento que el Europeo no puede aspirar a civilizar al negro, y que no logré transmitir al mulato más que una parte de sus aptitudes; que ese mulato, a su vez, unido a la sangre de los blancos, no creará tampoco individuos perfectamente aptos para emprender algo más que una cultura mestiza de un grado más avanzado hacia las ideas de la raza blanca, me siento autorizado a establecer la desigualdad de las inteligencias entre las diferentes razas.
Repito todavía aquí que no se trata en modo alguno de retornar a un método en demasía grato, desgraciadamente, a los etnólogos y, por lo menos, ridículo. No discuto, como ellos, sobre el valor moral e intelectual de los individuos tomados aisladamente. En cuanto al valor moral, lo dejé enteramente de lado una vez comprobé la aptitud de todas las familias hermanas para reconocer en un grado útil las luces del cristianismo. Cuando se trata del mérito intelectual, me niego en absoluto a esa manera de argumentar que consiste en decir: «Todo negro es inepto» , y mi principal razón para abstenerme es que me vería obligado a reconocer, por vía de compensación, que todo Europeo es inteligente, y me siento yo a cien leguas de semejante paradoja.
No aguardaré que los amigos de la igualdad de las razas vengan a mostrarme tal pasaje de tal libro de un misionero o de un navegante determinado, en el cual consta que un Yolof resultó ser un vigoroso carpintero, un Hotentote un excelente criado, un Cafre un danzante y violinista, y que un Bambara sabe la aritmética.
Admito, sí, admito antes de que me lo prueben, todo lo que quepa contar de maravilloso, dentro de ese género, con respecto a los salvajes más embrutecidos. He negado la excesiva estupidez, la inepcia crónica, incluso en las tribus más abyectas. Voy incluso más lejos que mis adversarios, puesto que no pongo en duda que un cierto número de jefes negros sobrepasan, por la fuerza y la abundancia de sus ideas, por la facultad de combinación de su espíritu, por la intensidad de sus facultades activas, el nivel común al que nuestros campesinos, incluso hasta nuestros burgueses, convenientemente instruidos y dotados, pueden alcanzar. Una vez más, no es el terreno estricto de las individualidades sobre el cual me coloco. Me parece demasiado indigno de la ciencia el pararse en tan fútiles argumentos. Si Mungo‑Park o Lander dieron a algún negro un certificado de inteligencia, ¿quien me responde que otro viajero, descubriendo al propio fénix, no llegara a una convicción diametralmente opuesta? Dejemos esas puerilidades, y comparemos, no a los hombres, sino a los grupos étnicos. Solo cuando se haya reconocido bien de qué son o no capaces éstos, dentro de qué límite se ejercen sus facultades, a qué alturas intelectuales alcanzan, y qué otras naciones los dominan desde el comienzo de los tiempos históricos, será quizá permitido un día penetrar en los detalles, investigando por qué las grandes individualidades de tal raza son inferiores a los excelsos genios de tal otra. Después, comparando entre sí las facultades de los individuos vulgares de todos los tipos, descubriremos los lados por donde aquellas facultades se igualan y aquellos por donde se aventajan unas a otras. Esta difícil y delicada tarea no podrá realizarse en tanto no se haya medido de la manera más exacta, y, en cierto modo, por procedimientos matemáticos, la situación relativa de las razas. No se siquiera si nunca se obtendrán resultados de una claridad indiscutible, ni si, dejando de pronunciarse sobre hechos generales, cabrá descubrir los matices de tan cerca que permita definir, reconocer y clasificar las capas inferiores de cada nación y de las individualidades pasivas. En este caso, se demostrará sin esfuerzo que la actividad, la energía, la inteligencia de los individuos menos dotados entre las razas dominadoras, sobrepasan la inteligencia, la energía, la actividad de los individuos correspondientes producidos por los otros grupos.
He aquí, pues, la humanidad dividida en dos fracciones muy desemejantes, muy desiguales, o, para expresarlo mejor, dividida en una serie de categorías subordinadas unas a otras, y en las cuales el grado de inteligencia marca el grado de elevación.
En esta vasta jerarquía, hay dos hechos considerables que actúan incesantemente sobre cada serie. Estos hechos, causas eternas del movimiento que acerca a las razas entre sí y tiende a confundirlas, son, como ya lo he indicado: la similitud aproximativa de los principales caracteres físicos, y la aptitud general a expresar las sensaciones y las ideas por las modulaciones de la voz.
He hablado superabundantemente del primero de estos fenómenos encerrándolo dentro de sus verdaderos límites.
Voy a ocuparme, ahora, del segundo, buscando las relaciones que existen entre la potencia étnica y el valor del lenguaje: dicho de otra manera, si los más bellos idiomas pertenecen a las razas fuertes; y, en el caso contrario, cómo puede explicarse la anomalía.



CAPÍTULO XV

LAS LENGUAS, DESIGUALES ENTRE SÍ, ESTÁN EN PERFECTA RELACIÓN CON EL MÉRITO RELATIVO DE LAS RAZAS.

Si fuese posible que pueblos groseros, situados en el arado, más bajo de la escala étnica y habiendo sobresalido muy poco en el desenvolvimiento varonil o en la acción femenina de la humanidad, hubiesen, sin embargo, inventado lenguajes filosóficamente profundos, estéticamente bellos y dúctiles, ricos en expresiones diversas y precisas, de formas caracterizadas y felices, igualmente propios para las sublimidades y las gracias de la poesía como para la severa expresión de la política y de la ciencia, es indudable que esos pueblos habrían estado dotados de un genio sumamente inútil: el de inventar y perfeccionar un instrumento sin aplicación posible en medio de facultades impotentes.
Habría que creer entonces que la naturaleza posee caprichos desprovistos de finalidad, y confesar que ciertos callejones sin salida de la observación llevan no a lo desconocido ‑ resultado frecuente; ni a lo indescifrable, sino simplemente al absurdo.
La primera ojeada que echamos sobre la cuestión parece favorecer esa solución funesta. Porque, tomando las razas en su estado actual, nos vemos obligados a convenir que la perfección de los idiomas está muy lejos de ser en todas partes proporcional al grado de civilización. No considerando sino las lenguas de la Europa moderna, vemos que resultan desiguales entre sí, que las más bellas, las más ricas, no pertenecen necesariamente a los pueblos más avanzados. Si se compara, además estas lenguas con muchas de las que se han difundido por el mundo, en diferentes épocas, vemos que sin excepción se quedan muy atrás.
Espectáculo más singular: grupos enteros de naciones estacionadas en un nivel de cultura más que mediocre poseen lenguas cuyo valor es innegable. De suerte que la red de lenguajes, compuesta de mallas de diferentes precios, parece haber sido echada al azar sobre la humanidad: la seda y el oro cubriendo a veces miserables seres incultos feroces; la lana, el cáñamo y la crin envolviendo a sociedades inspiradas, cuerdas y sabias. Felizmente, no es esto sino una apariencia y, aplicando a ello la doctrina de la diversidad de las razas, sin desdeñar el concurso de la historia, no tardamos en ver fortalecidas las pruebas aportadas anteriormente sobre la desigualdad intelectual de los tipos humanos.
Los primeros filólogos cometieron un doble error; fue primero, al suponer que, paralelamente a lo que cuentan los Unitarios acerca de la identidad de origen de todos los grupos, todas las lenguas resultan ser formadas según el mismo principio; el segundo, al asignar la invención del lenguaje a la pura influencia de las necesidades materiales.
Por lo que respecta a las lenguas, la duda no es ni siquiera permitida. Hay diversidad completa en los modos de formación, y, aunque las clasificaciones propuestas por la filología puedan ser todavía susceptibles de formación, no cabe sostener, ni por un momento siquiera, la idea de que la familia altaica, la aria, la semítica no proceden de orígenes perfectamente extraños unos a otros. Todo en ellas difiere. La lexicología reviste, en aquellos diferentes ambientes lingüísticos, formas perfectamente caracterizadas. La modulación de la voz es, en cada uno, especial, aquí, sirviéndose sobre todo de los labios para crear los sones; allí, formándolos por la contracción de la garganta; en otro sistema, produciéndolos por la emisión nasal y como desde lo alto de la cabeza. La composición de las partes del discurso no ofrece señales menos distintas, reuniendo o separando los matices del pensamiento, y presentando, sobre todo en las flexiones de los subjuntivos y en la naturaleza del verbo, las pruebas más señaladas de la diferencia de lógica de sensibilidad que existe entre las categorías humanas. ¿Qué resulta e ello? Pues que, cuando el filólogo, al esforzarse en darse cuenta, por conjeturas puramente abstractas, del origen de los lenguajes, empieza partiendo del hombre idealmente concebido, del hombre desprovisto de todos los caracteres especiales de raza, del hombre en fin, parte de un verdadero contrasentido, y prosigue infaliblemente en esa misma forma. No hay hombre ideal, el hombre no existe, y si estoy persuadido que no se le descubre en parte alguna, es sobre todo tratándose de lenguaje. En este terreno, conozco al posesor de la lengua finesa, al del sistema ario o de las combinaciones semíticas; mas al hombre absoluto, no lo conozco. No puedo pues razonar, según esta idea, que tal punto de partida único haya guiado a la humanidad en sus creaciones idiomáticas. Ha habido varios puntos de partida porque hubo varias formas de inteligencia y de sensibilidad
Pasando ahora a la segunda opinión, no creo menos en su falsedad. Siguiendo esta doctrina, no habría habido desarrollo más que en la medida en que hubiera habido necesidad. De ello resultará que las razas varoniles poseían un lenguaje más preciso, más abundante, más rico que las razas femeninas, y como, además las necesidades materiales se dirigen hacia objetos que caen bajo los sentidos y se manifiestan sobre todo por actos, la lexicología sería la parte esencial de los idiomas.
El mecanismo gramatical y la sintaxis no habrían tenido nunca ocasión de rebasar los límites de las combinaciones más elementales y más simples. Un encadenamiento de sones bien o mal ligados basta siempre para expresar una necesidad, y el gesto, comentario fácil, puede suplir a lo que la expresión ofrece de obscuro, como lo saben bien los Chinos. Y no es sólo la síntesis del lenguaje lo que habría permanecido en la infancia. Hubiera sido preciso sufrir otro género de pobreza no menos sensible, prescindiendo de armonía, de número y de ritmo. ¿Qué importa, en efecto, el mérito melódico allí donde se trata únicamente de obtener un resultado positivo? Las lenguas hubieran sido la reunión irreflexiva, fortuita, de sones indiferentemente aplicados.
Esta teoría dispone de algunos argumentos. El chino, lengua de una raza masculina, parece, a primera vista, no haber sido concebido más que con una finalidad utilitaria. El vocablo no se ha elevado por encima del sonido: permanece monosilábico. En él, nada de desarrollos lexicológicos, ninguna raíz dando origen a familias de derivados. Todos los vocablos son raíces, no se modifican por sí mismos, sino entre sí y según un modo muy rudo de yuxtaposición. En él se encuentra una simplicidad gramatical de la que resulta una extrema uniformidad en el discurso, y que excluye, para inteligencias habituadas a las formas ricas, variadas y abundantes, las inagotables combinaciones de idiomas más afortunados, hasta la idea misma de la perfección estética. Es preciso añadir, sin embargo, que nada autoriza a admitir que los propios Chinos experimenten esta última impresión, y, por consiguiente, puesto que su lenguaje tiene un objetivo de belleza para quienes lo hablan, puesto que está sometido a ciertas reglas propias para favorecer el desenvolvimiento melódico de los sones, si puede tachársele, desde el punto de vista comparativo, de lograr esos resultados menos bien que otras lenguas, no cabe desconocer que también él se los propone. Existe, pues, en los primeros elementos del chino, algo más que un simple amontonamiento de articulaciones utilitarias.
Sin embargo, no rechazo la idea de atribuir a las razas masculinas una inferioridad estética bastante acusada, que se reproduce en la construcción de sus idiomas. De ello encuentro el índice no sólo en el chino y su indígena relativo, sino también en el cuidado con que ciertas razas modernas de Occidente han despojado al latín de sus más bellas facultades rítmicas y al gótico de su sonoridad. El débil mérito de nuestras lenguas actuales, aun las más bellas, comparadas con el sánscrito, con el griego, con el mismo latín, no necesita ser demostrado, y concuerda perfectamente con la mediocridad de nuestra civilización y de la del Celeste Imperio en materia de arte y de literatura. Con todo, aun admitiendo que esa diferencia pueda servir, con otros rasgos, para caracterizar las lenguas de razas masculinas, como sin embargo existe todavía en estas lenguas algún sentimiento de la euritmia, y una tendencia real a crear y a mantener leyes de encadenamiento entre los sones y condiciones particulares de formas y de clases para las modificaciones habladas del pensamiento, concluyo de ello que, aun en el seno de los idiomas de las razas masculinas, el sentimiento de la belleza y de la lógica, la chispa intelectual, se deja notar todavía y preside por tanto el origen de los idiomas, así como la necesidad material.
Dije, hace un momento, que si esta última causa hubiese podido prevalecer, un fondo de articulaciones formadas al azar hubiera bastado a las necesidades humanas en los primeros tiempos de la existencia de la especie. Parece demostrado que esta hipótesis no es sostenible.
Los sones no son aplicados fortuitamente a las ideas. La selección de ellos ha sido dirigida por el reconocimiento instintivo de cierta relación lógica entre ruidos exteriores captados por el aparato auditivo y una idea que su garganta o su lengua quería expresar. En el último siglo, esta verdad no dejó de causar impresión. Por desgracia, la exageración etimológica, entonces en uso, hizo presa en ella, y no se tardó en chocar contra resultados tan absurdos que una justa impopularidad obligó a arrinconarlos. Por espacio de mucho tiempo, este terreno, tan locamente explotado por sus primeros exploradores, espantó a los buenos espíritus. Ahora se vuelve a él, y, aprovechando severas lecciones de la experiencia para mostrarse prudente y reservado, cabrá recoger observaciones muy dignas de ser tenidas en cuenta. Sin llenar las observaciones, veraces en sí mismas, hasta el dominio de las quimeras, puede admitirse, en efecto, que el lenguaje primitivo supo en lo posible aprovechar impresiones del oído para formar algunas categorías de vocablos, y que, en la creación de los restantes, anduvo guiado por el sentimiento de las relaciones misteriosas entre ciertas nociones de naturaleza abstracta y ciertos ruidos particulares. Así es, por ejemplo, cómo el sonido de la i parece indicado para expresar la disolución; el de la w, la vaguedad física y moral, el viento, los votos; el de la m, la condición de la maternidad . Esta doctrina, encerrada dentro de prudentes límites, encuentra harto frecuentemente su aplicación para que nos veamos constreñidos a reconocerle alguna realidad. Pero, ciertamente, no se recurrirá nunca a ella con demasiada reserva, so pena de aventurarse por senderos obscuros en los que el buen sentido se descarríe muy pronto.
Estas indicaciones, por leves que sean, demuestran que la necesidad material no ha sido la única en presidir la formación le los lenguajes, y que los hombres han puesto en juego en ello sus más bellas facultades. Los hombres no aplicaron arbitrariamente los sones a las cosas y a las ideas. En esta materia, no procedieron más que en virtud de un orden preestablecido cuya revelación descubrían en sí mismos. Así, pues, tal o cual lenguaje primitivo, por muy rudo, pobre y grosero que nos lo representemos, no dejaba de contener todos los elementos necesarios para que sus ramas futuras pudiesen desarrollarse un día en un sentido lógico, razonable y necesario.
Humboldt ha observado, con su habitual perspicacia, que cada lengua existe independientemente de la voluntad de los hombres que la hablan. Ligándose estrechamente a su estado intelectual, está completamente por encima de la fuerza de sus caprichos, no puede ser alterada arbitrariamente por ellos. Algunos ensayos sobre la materia ofrecen curiosos testimonios de ello.
Las tribus de los Bosquímanos han inventado un sistema de alteración de su lenguaje, para hacerlo ininteligible a todos cuantos ignoran el procedimiento modificador. Algunas tribus del Cáucaso practican la misma costumbre. Pese a todos los esfuerzos, el resultado obtenido no rebasa la simple adición o intercalación de una sílaba subsidiaria al comienzo, a mitad o al final de las palabras. Este elemento parasitario aparte, la lengua ha permanecido la misma, tan poco alterada en el fondo como en las formas.
Una tentativa más completa fue señalada por Sylvestre de Sacy, a propósito de la lengua balaibalán. Este extravagante idioma fue compuesto por los Sufis, para aplicarlo a sus libros místicos y como medio de rodear de mayor misterio las fantasías de sus teólogos. Al azar inventaron los vocablos que les parecían resonar más extrañamente al oído. Sin embargo, si esta supuesta lengua no tenía ningún origen, si el sentido atribuido a los vocablos era enteramente ficticio, el valor eurítmico de los sonidos, la gramática, la sintaxis, todo lo que tiene de típico era inequívocamente el calco exacto del árabe y del persa. Los Sufís produjeron, pues, una jerga semítica y aria a la vez, una cifra, y nada más. Los devotos cofrades de Djelat-Eddin-Rumi no pudieron inventar una lengua. Esta facultad, evidentemente, no ha sido otorgada a la criatura humana.
De ello saco esta consecuencia: que el hecho del lenguaje se encuentra íntimamente ligado a la forma de la inteligencia de las razas, y, desde su primera manifestación, ha poseído, siquiera en germen, los medios necesarios de reflejar los rasgos diversos de esa inteligencia en sus diferentes grados.
Mas, allí donde la inteligencia de las razas ha tropezado con escollos y descubierto lagunas, también la lengua los ha tenido. Esto lo demuestran el chino, el sánscrito, el griego, el grupo semítico. Por lo que respecta al chino, he observado ya una tendencia más particularmente utilitaria de acuerdo con la vía por donde transita el espíritu de la variedad. La copiosa abundancia de expresiones filosóficas y etnológicas del sánscrito, su riqueza y su belleza eurítmicas son todavía paralelas al genio de la nación. Lo mismo ocurre con el griego, mientras que el defecto de precisión de los idiomas hablados por los pueblos semitas concuerda perfectamente con la índole de estas familias.
Si, abandonando las alturas algo nebulosas de los siglos pasados, nos situamos sobre colinas históricas más cercanas a nuestro tiempo, nos es dable asistir al nacimiento mismo de multitud de idiomas, y este gran fenómeno nos permite ver más límpidamente todavía con qué fidelidad el genio étnico se refleja en los lenguajes.
Tan pronto como tiene lugar la mezcla de pueblos, las respectivas lenguas experimentan una revolución, ora lenta, ora súbita, siempre inevitable. Las lenguas se alteran, y al poco tiempo mueren. El idioma nuevo que las reemplaza es una resultante de los tipos desaparecidos, y cada raza aporta a él una parte tanto mayor cuanto más numerosos son los individuos brindados por ella a la sociedad naciente . Es así cómo, en nuestros pueblos occidentales, desde el siglo XIII, los dialectos germánicos han debido ceder no ante el latín, sino ante el románico, a medida que renació el poderío galorromano. En cuanto al céltico, no retrocedió ante la civilización italiana; sólo se hizo atrás ante la colonización, y aun cabe decir en verdad que obtuvo a fin de cuentas, gracias al número de quienes lo hablaban, algo más que una semivictoria, puesto que, al operarse definitivamente la fusión de los Galos, de los Romanos y de los hombres del Norte, le fue dable adaptar a la lengua moderna su sintaxis, difundir en ella los rudos acentos originarios de la Germania y las más vivas sonoridades de la Península, haciendo así triunfar la euritmia harto incolora que él mismo poseía. El desenvolvimiento gradual de nuestro francés no es sino el resultado de esa labor latente, paciente y segura. Las causas que han despojado al alemán moderno de las formas harto brillantes observadas en el gótico del obispo Ulfila no son tampoco otras que la presencia de una densa población kymrica dentro del pequeño número de elementos germánicos subsistentes más allá del Rin, después de las grandes emigraciones que siguieron al siglo V de nuestra era.
Como las mezclas de pueblos presentan sobre cada punto caracteres particulares surgidos del conjunto de los elementos étnicos, los resultados lingüísticos son igualmente matizados. Cabe afirmar en tesis general que ningún idioma permanece puro después de un contacto íntimo con un idioma diferente; que incluso cuando los principios respectivos ofrecen mayores desemejanzas, la alteración se deja notar por lo menos en la lexicología; que si la lengua parásita posee alguna fuerza, no deja de influir en la euritmia e incluso en los lados más débiles del sistema gramatical, de lo cual resulta que el lenguaje es una de las partes más delicadas y más frágiles de la individualidad de los pueblos. Se ofrecerá, pues, a menudo el singular espectáculo de una lengua noble y muy cultivada, descendiendo, por su unión con un idioma bárbaro, a una especie de barbarie relativa, despojándose gradualmente de sus más bellos atributos, empobreciéndose de vocablos, desecándose de formas, y atestiguando así una irresistible inclinación a asimilarse cada vez más al compañero de mérito inferior que la unión de razas le haya deparado.
He dicho en otro lugar que, teniendo cada civilización un alcance particular, no había que extrañarse si el sentido poético y filosófico aparecía más desarrollado entre los Hindúes sánscritos y entre los Griegos que entre nosotros, al paso que el espíritu práctico, crítico, erudito, distingue mayor, mente a nuestras sociedades. Tomados en masa, estamos dotados de una virtud activa más enérgica que los ilustres dominadores del Asia meridional y de la Hélada. En cambio, debemos cederles el paso en el terreno de lo bello, y es, por tanto, natural que nuestros idiomas ocupen el humilde rango de nuestros espíritus. Un vuelo más poderoso hacia las esferas ideales se refleja naturalmente en la palabra de que hicieron uso los escritores de la India y de la Jonia, de suerte que la lengua, que es ya ‑así lo creo - un excelente criterio de la elevación general de las razas, lo es todavía, de una manera especial, de su elevación estética, y toma sobre todo este carácter cuando se aplica a la comparación de las civilizaciones respectivas.
Para no dejar oscuro este punto, me permitiré discutir una opinión emitida por el barón Guillermo von Humboldt. a propósito de la superioridad del mejicano sobre el peruano, superioridad evidente, dice, aun cuando la civilización de los Incas haya superado en mucho la de los habitantes de Anáhuac.
Las costumbres de los Peruanos resultaban sin duda más moderadas, sus ideas religiosas tan inofensivas cuan feroces eran las de los súbditos de Moctezuma. Pese a todo esto, el conjunto de su estado social distaba de presentar tanta energía, tanta variedad. Su despotismo, bastante grosero, no originaba sino una especie de comunismo embrutecido, mientras que la civilización azteca había ensayado formas de gobierno muy refinadas. El estado militar era allí mucho más vigoroso, y aun cuando ambos Imperios ignorasen igualmente el uso de la escritura, parece que la poesía, la historia y la moral, muy cultivadas en el momento en que apareció Hernán Cortés, desempeñaron un papel mucho mayor en Méjico que en el Perú, cuyas instituciones tendían hacia un epicureismo indolente poco propicio a las tareas de la inteligencia. Resulta entonces muy sencillo tener que reconocer la superioridad del pueblo más activo sobre el pueblo más modesto.
Por lo demás, la opinión de Guillermo von Humboldt resulta aquí consecuente con la manera cómo define la civilización. Sin ánimo de renovar la controversia, juzgo indispensable no dejar este punto en la sombra; porque, si dos civilizaciones hubiesen podido desarrollarse paralelamente a sus lenguas en contradicción con sus méritos respectivos, habría que abandonar la idea de toda solidaridad entre el valor de los idiomas y el de las inteligencias. Este hecho no cabe ser aceptado en un grado distinto del que he indicado más arriba acerca del sánscrito y del griego, comparados con el inglés, el francés y el alemán.
Por lo demás, siguiendo esta vía, no constituirá una pequeña dificultad el determinar para los pueblos mestizos las causas del estado idiomático en que se los encuentra. No siempre se poseen, sobre la proporción de las mezclas o sobre su cualidad, luces suficientes para poder examinar el trabajo organizador de ellas. Sin embargo, la influencia de esas causas primeras persiste, y, si no está desenmascarada, puede conducir fácilmente a conclusiones erróneas. Precisamente debido a que la relación del idioma con la raza es bastante estrecha, se conserva mucho mayor tiempo que la estructura estatal en los pueblos. Se hace ostensible aun después que los pueblos han cambiado de nombre. Únicamente que, alterándose con su sangre, no desaparece, no muere sino con la última parcela de su nacionalidad. El griego moderno se encuentra en este caso; mutilado en grado sumo, despojado de la mejor parte de sus riquezas gramaticales, enturbiado y manchado en su lexicología, empobrecido incluso, a lo que parece, en lo que al número de sonidos se refiere, no ha cesado de conservar su bello original. Es, en cierto modo, en el universo intelectual, lo que es, sobre la Tierra aquel Partenón tan degradado, que, luego de servir de iglesia a los Popes, y después de convertido más, tarde en polvorín, de haber estallado en mil sitios diferentes de su frontón y de sus columnas bajo los proyectiles venecianos de Morosini, presenta todavía a la admiración de los siglos el adorable modelo de la gracia serena y de la sencilla majestad.
Ocurre también que una perfecta fidelidad a la lengua de los antepasados no está en el carácter de todas las razas. Ahí radica aún otra dificultad más, cada vez que se trata de desentrañar, con ayuda de la filología, ya el origen, ya el mérito relativo de los tipos humanos. No sólo los idiomas están sujetos a alteraciones, cuya causa étnica no es siempre fácil descubrir; también encontramos naciones que, bajo la presión del contacto de las lenguas extranjeras, abandonan suya. Esto es lo que sobrevino, después las conquistas de Alejandro, a la parte esclarecida de los pueblos del Asia occidental, tales como los Carios, los Capadocios y los Armenios, y es lo que he señalado también acerca de nuestros Galos. Unos y otros introdujeron, sin embargo, en las lenguas victoriosas un principio extranjero que, al fin, las transfiguró a su vez. Pero, mientras estos pueblos mantenían todavía, aunque de una manera imperfecta, su propio instrumento intelectual; mientras otros, mucho más tenaces, tales como los Vascos, los Bereberes del Atlas, los Ekkhilis de la Arabia meridional, hablan en nuestros días exactamente como hablaban sus más remotos antepasados, existen grupos, los Judíos, por ejemplo, que no parecen haber tenido nunca ningún apego a ello, y esta indiferencia se manifiesta desde los primeros pasos de la emigración de los favoritos de Dios. Tharé, procedente de Ur de los Caldeos no había aprendido ciertamente, en el país de sus antepasados, la lengua cananea que llegó a ser la nacional entre los hijos de Israel. Estos se habían despojado, pues, de su idioma nativo para aceptar otro diferente, el cual, sufriendo algo la influencia de los primeros recuerdos, se convirtió en sus labios en un dialecto particular de aquella lengua muy antigua, madre del árabe más remoto, herencia legítima de las tribus aliadas, de muy cerca, con los camitas negros. A esta lengua, los Judíos no habían de mostrarse más fieles que a la primera. De vuelta del cautiverio, las bandas de Zorobabel la habían olvidado en orillas de los ríos de Babilonia, durante su corta estancia de setenta años. El patriotismo, animoso contra el destierro, había conservado su ardor; lo demás fue abandonado con singular facilidad por aquel pueblo celoso de sí mismo y en exceso cosmopolita. En la Jerusalén reconstruida, reapareció la multitud hablando una jerga aramea o caldea que, por lo demás, no carecía de semejanza con el idioma de los padres de Abraham.
En los tiempos de Jesucristo, este dialecto resistía apenas la invasión de un dialecto griego que impregnaba por todos lados la inteligencia judía. No fue, por decirlo así, sino bajo este nuevo ropaje, más o menos elegante y dándoselas más o menos de ático, cómo los escritores judíos de entonces producían sus obras. Los últimos libros canónicos del Antiguo Testamento, como los escritos de Filón y de Josefo, son obras helénicas.
Cuando la destrucción de la ciudad sagrada hubo dispersado la nación, en lo futuro privada de las bondades del Eterno, el Oriente atrajo de nuevo la inteligencia de sus hijos. La cultura hebraica rompió con Atenas lo mismo que con Alejandría, y la lengua, las ideas del Talmud, las enseñanzas de Escuela de Tiberiades fueron de nuevo semíticas, algunas veces árabes y a menudo cananeas, para emplear la expresión de Isaías. Hablo de la lengua desde entonces sagrada, de la de los rabinos, de la religión, de aquella que antaño era considerada como nacional. Mas, para el comercio de la vida, los judíos emplearon los idiomas de los países a los cuales se vieron trasladados. Es de notar además que en todas partes estos emigrados se distinguieron por su acento particular. La lengua que habían adoptado y aprendido desde la más tierna infancia no logro nunca suavizar su órgano vocal. Esta observación confirma lo que dice Guillermo von Humboldt de que existe una relación tan íntima entre la raza y la lengua, que a su juicio las nuevas generaciones no se acostumbran a pronunciar bien los vocablos que no conocieron sus antepasados.
Sea lo que fuere, he aquí, respecto de los judíos, una prueba manifiesta de esta verdad, según la cual no cabe siempre, a primera vista, establecer una concordancia exacta entre una raza y la lengua de que está en posesión, atendido que esta lengua puede no haberle pertenecido originariamente. Después de los Judíos, podría citar aún el ejemplo de los Zíngaros y de muchos otros pueblos.
Vemos con qué prudencia conviene basarse en la afinidad y aun en la similitud de lenguas para arriesgarse a sostener la identidad de razas puesto que no sólo numerosas naciones no emplean más que lenguas alteradas cuyos principales elementos no fueron aportados por ellas, sino también que muchas otras adoptaron lenguas completamente extranjeras, en cuya confección apenas contribuyeron. Este último hecho es sin duda más raro. Incluso se presenta como una anomalía. Basta, sin embargo, que pudiese tener lugar, para que debamos ponernos en guardia contra un género de pruebas sujetas a tales desviaciones. De todos modos, como el echo es anormal, puesto que no se descubre tan frecuentemente como el hecho opuesto, es decir, la conservación secular de idiomas nacionales por muy débiles grupos humanos; como que se ve también hasta qué punto las lenguas se parecen al genio particular del pueblo que las crea, y hasta qué punto se alteran precisamente en la medida en que la sangre del pueblo se modifica; como que el papel que desempeñan en la formación de sus derivados es proporcional a la influencia numérica de la raza que las aporta en la nueva mezcla, todo da derecho a concluir que un pueblo no puede poseer una lengua que valga más que él, a menos de mediar razones especiales. Y como no se insistirá nunca demasiado sobre este punto, voy a hacer resaltar la evidencia de ello con una nueva especie de demostración.
Se ha visto ya que, en una nación esencialmente compuesta, la civilización no existe para todas las capas sucesivas. Al mismo tiempo que las antiguas causas étnicas prosiguen su labor en la parte superior de la escala social, no admiten o no dejan penetrar sino débilmente en ella y de una manera enteramente transitoria, las influencias del genio nacional dirigente. Hace un momento apliqué este principio a Francia, y dije que, sobre sus 36 millones de habitantes, había, por lo menos, 20 que no tomaban más que una participación forzada, pasiva, temporal, en el desenvolvimiento civilizador de la Europa moderna. Excepto la Gran Bretaña, apoyada en una mayor unidad en sus tipos, consecuencia de su aislamiento insular, esa triste proporción resulta todavía más considerable en el resto del continente. Ya que antes he escogido a Francia como ejemplo, a él me atengo, y creo encontrar que mi opinión sobre el estado étnico de este país, y la que acabo de exponer acerca de todas las razas en general, en cuanto a la perfecta concordancia del tipo y de la lengua, se ven una, y otra confirmadas de una manera impresionante.
Sabemos poco o, para expresarnos mejor, ignoramos, pruebas en mano, por qué fases han debido pasar al comienzo el céltico y el latín rústico antes de aproximarse y de acabar por confundirse. San Jerónimo y su contemporáneo Sulpicio Severo nos enteran, sin embargo‑el primero, en sus Comentarios sobre la Epístola de san Pablo a los Galateos; el segundo, en su Diálogo sobre los méritos de los monjes de Oriente‑, de que, en su tiempo, se hablaban al menos dos lenguas vulgares en la Galia: el céltico, conservado tan puro en las orillas del Rin, que el lenguaje de los Galo- griegos, alejados hace seis siglos de la madre patria, se asemeja de todo punto a él; después el que se denominó el galo, y que, en opinión de un comentarista, no podía ser más que un romance ya alterado. Pero este galo, distinto del que se hablaba en Treves, no era tampoco la lengua del Oeste ni la de Aquitania. Ese dialecto del siglo IV, probablemente dividido en dos grandes partes, no se encuentra, pues, más que en el Centro y el Mediodía de la Francia actual. Es a esa fuente común a la que hay que atribuir las corrientes, diferentemente latinizadas, que formaron más tarde, con otras mezclas y en proporciones diversas, la lengua de oil y el romance propiamente dicho. Hablaré primero de este último.
Para dar origen a éste, sólo era cuestión de crear una alteración bastante fácil de la terminología latina, modificada por cierto número de ideas gramaticales tomadas al céltico y a otras lenguas antaño desconocidas en el oeste de Europa. Las colonias imperiales habían aportado gran número de elementos italianos, africanos, asiáticos. Las invasiones borgoñonas, y sobre todo las góticas, proporcionaron una nueva aportación dotada de una gran vivacidad de armonía, de sonidos amplios y brillantes. Las irrupciones sarracenas fortalecieron su poderío. De suerte que el romance, distinguiéndose completamente del galo, en cuanto a su euritmia, revistió pronto un sello muy especial. Sin duda, éste no lo encontramos perfecto en la fórmula de juramento de los hijos de Luis el Apacible, como más tarde en las poesías de Raimbaud de Vachères o de Bertrand de Born. Con todo, se reconoce ya por lo que es, sus caracteres aparecen ya destacados, y su dirección está netamente determinada. A partir de entonces, resultó de veras, en sus diferentes dialectos lemosín, provenzal, auverniano, la lengua de un pueblo tan mezclado de origen como no lo haya habido nunca en el mundo. Aquella lengua flexible, fina, espiritual, burlona, llena de brillo, pero sin profundidad, sin filosofía, oropel y no oro, no pudo, en ninguna de las opulentas minas que le fueron abiertas, sino recoger migajas en la superficie.
Como carecía de principios serios, no había de pasar de instrumento de universal indiferencia y, por consiguiente, de escepticismo y de burla. Y no falló a esta vocación. La raza no se preocupaba sino de los placeres y de los brillantes atuendos. Valiente en exceso, alegre hasta el arrebato, apasionada sin motivo y firme sin convicción, encontró en su lengua un instrumento adecuado a sus inclinaciones, y que, por lo demás, con ser objeto de la admiración de Dante, no sirvió nunca, en poesía, sino para rimar sátiras, canciones amorosas, desafíos bélicos, y, en religión, para sostener herejías corno la de los Albigenses, maniqueísmo licencioso, exento incluso de valor literario, y del que un autor inglés, poco católico, felicitó al papado por haber librado de él a la Edad Media . Tal fue, antaño, la lengua romance, y tal la encontramos hoy todavía. Es bonita, pero no es bella, y basta examinaría para ver cuán poco responde a los intereses de una gran civilización.
¿Se formó la lengua de oil en condiciones parecidas? El examen probará que no, y, de cualquier manera que haya tenido lugar la fusión de los elementos céltico, latino y germánico ‑ lo cual no puede negarse perfectamente por falta de monumentos pertenecientes al período de creación - resulta por lo menos demostrado que nació de un franco antagonismo entre tres idiomas diferentes, y que el producto representado por ella debía de estar provisto de un carácter y de un fondo de energía enteramente extraños a las numerosas concesiones y transacciones harto flojas de que había salido el romance. Esta lengua de oil estuvo, en un momento de su vida, bastante identificada con los principios germánicos. En los restos, escritos, llegados hasta nosotros, descubrimos uno de los mejores caracteres de las lenguas arianas: es el poder, limitado, es cierto, menos grande que en el sánscrito, el griego y el alemán, pero todavía considerable, de formar vocablos compuestos. Se reconoce en ellos, por lo que a los nombres se refiere, flexiones indicadas por afijos, y, como consecuencia, una facilidad de inversión perdida para nosotros, y de la que la lengua francesa del siglo XVI, que se la había asimilado imperfectamente, no gozaba sino a expensas de la claridad del discurso. Su lexicología contenía igualmente numerosos elementos aportados por la lengua franca. Así, la lengua de oil empezó por ser casi tan germánica como gala, y el céltico aparecía en ella en segundo plano, como obedeciendo quizá a razones melódicas del lenguaje. El más bello elogio que quepa hacer de ella se encuentra en el excelente resultado del ingenioso ensayo de M. Littré, quien logró traducir, literalmente y verso por verso, en francés del siglo XIII, el primer canto de «La Ilíada», alarde irrealizable con el francés de nuestros días.
Esta lengua así dibujada pertenecía evidentemente a un pueblo que ofrecía gran contraste con los habitantes del Sur de la Galia. Más profundamente apegado a las ideas católicas, aportando en la política nociones vivas de independencia, de libertad, de dignidad, y en todas sus instituciones una investigación muy caracterizada de lo útil, la literatura popular de esa raza tuvo por misión recoger, no las fantasías del espíritu o del corazón, ni las ocurrencias de un escepticismo universal, sino los anales nacionales, tal como entonces se les concebía o se les juzgaba verídicos. A esta gloriosa disposición de la nación y de su lengua debemos las grandes composiciones rimadas sobre todo Garín le Loherain, testimonio, repudiado mas tarde, del predominio del Norte. Desgraciadamente, como los compiladores de estas tradiciones, y aun sus primeros autores, tenían ante todo la intención de conservar hechos históricos o de ponerse al servicio de pasiones positivas, la poesía propiamente dicha, el amor de la forma y la búsqueda de lo bello no ocupan siempre bastante espacio en sus grandes narraciones. La literatura de la lengua de oil tuvo, ante todo, la pretensión de ser utilitaria. Y en eso la raza, el lenguaje y los escritos andan de perfecto acuerdo.
Mas, era natural que el elemento germánico, mucho menos abundante que el fondo galo y que la mixtura romana, perdiese poco a poco terreno en la sangre. Al mismo tiempo, lo perdió en a lengua, con lo que el céltico de una parte, y el latín de otra, ganaron a medida que aquélla retrocedió. Esta bella y sólida lengua, de la que apenas conocemos el apogeo y que se hubiera aún perfeccionado de haber seguido su vía, empezó a de, caer y a corromperse hacia fines del siglo XIII. En el siglo XV no era ya más que una jerga de la que los elementos germánicos habían desaparecido completamente. Lo que subsistía de aquel tesoro disipado, resultaba algo así como una anomalía a través de los progresos del céltico y del latín, y no ofrecía sino un aspecto ilógico y bárbaro. En el siglo XVI, el retorno de los estudios clásicos encontró el francés en aquel estado de descomposición, y quiso adueñarse de él para perfeccionarlo en el sentido de las lenguas antiguas. Tal fue el objetivo declarado de los literatos de aquella bella época. De la empresa no lograron salir muy airosos, y el siglo XVII, más cuerdo, o dándose cuenta de que no podían dominar la fuerza irresistible de las cosas, no se dedicó sino a mejorar, por sí misma, una lengua que cada vez más se inclinaba hacia las formas más naturales de la raza predominante, decir, hacia aquellas que constituyeron en otro tiempo la vida gramatical del céltico.
Aun cuando la lengua de oil, primero, y la francesa, después, como consecuencia de la mayor simplicidad de las mezclas de razas y de idiomas de que habían surgido, ofrezcan un carácter mayor de unidad que el romance, ambas han tenido, sin embargo, dialectos que se mantienen todavía bastante vivos. No es un honor excesivo para estas formas el calificarlas de dialectos y no de jergas. Su razón de ser no radica en la corrupción del tipo dominante del que ellas fueron por lo menos contemporáneas, sino que reside en la diferente proporción de los elementos céltico, romano y germánico que constituyeron o constituyen todavía nuestra nacionalidad. Aquende el Sena, el dialecto picardo resulta, por la euritmia y la lexicología, asimilado de muy cerca al flamenco, cuyas afinidades germánicas son tan evidentes que no hay necesidad de señalarlas. En esto, el flamenco se ha mantenido fiel a las predilecciones de la lengua de oil, que, en un momento dado, y sin dejar de ser lo que era, pudo admitir, en los versos de un Poema, las formas y expresiones casi puras de la lengua hablada en Arras.
A medida que se avanza más allá del Sena y hasta el Loira, los idiomas provinciales acusan cada vez más la naturaleza céltica. En el borgoñón en los dialectos, del país de Vaud y de la Saboya, la misma lexicología- hecho muy digno e observación ‑ha conservado de ello numerosas huellas, que no se encuentran en el francés, en el cual domina generalmente el latín rústico. En otro sitio he señalado cómo, a partir del siglo XV, la influencia del Norte de Francia cedió ante la creciente preponderancia de las razas de allende el Loira. Basta comparar lo que digo aquí, respecto al lenguaje, con lo que dije entonces de la sangre, para ver cuán estrecha es la relación entre el elemento físico y el instrumento fonético de la individualidad de un pueblo.
Me he extendido algo sobre un hecho peculiar de Francia. Si se desea generalizarlo a toda Europa, no se verá apenas desmentido. Por doquier se notará que las modificaciones y cambios sucesivos de un idioma no son, como comúnmente se dice, obra de los siglos: si así fuese, el ekkhili, el bereber, el éuskaro, el bajo- bretón, hubieran desaparecido tiempo ha, y aun viven. Modificaciones y cambios son traídos, con un paralelismo muy singular, por las revoluciones sobrevenidas en la sangre de las generaciones sucesivas.
No pasaré tampoco en silencio un detalle que debe encontrar aquí su explicación. He expuesto cómo ciertos grupos étnicos podrán, bajo el Imperio de una aptitud y de necesidades particulares, renunciar a su idioma natural para adoptar otro que era para ellos más o menos extraño. He citado a los Judíos, a los Parsis. Existen ejemplos todavía más singulares de este abandono. Vemos a pueblos salvajes en posesión de lenguas superiores a ellos mismos, y es América la que nos ofrece este espectáculo.
Aquel continente tuvo la extraña suerte de que sus pueblos más activos se hubiesen desarrollado, por decirlo así, en secreto. El arte de la escritura fue desconocido de sus civilizaciones. Los tiempos históricos no empiezan allí hasta muy tarde, para permanecer casi siempre oscuros. El suelo del nuevo mundo posee gran número de tribus que, no obstante su vecindad, se parecen poco, aunque todas pertenezcan a orígenes comunes diversamente combinados.
M. d'Orbigny nos dice que, en la América Central, el grupo que él denomina Rama Chiquita es un compuesto de naciones, la mayor de las cuales cuenta alrededor de quince mil almas, y, las menos pobladas, entre trescientos y cincuenta miembros, y que todas esas naciones, incluso las infinitamente pequeñas, poseen idiomas distintos. Tal estado de cosas no puede ser debido más que a una inmensa anarquía étnica.
En esta hipótesis, no me extraña en modo alguno ver a muchos de esos pueblos, como los Chiquitos, dueños de una lengua complicada y, a lo que parece, bastante sabia. Entre estos indígenas, las palabras de que se sirve el hombre no son siempre las mismas de que se sirve la mujer. En todos los casos, el hombre, cuando emplea las expresiones de la mujer, modifica las respectivas desinencias. Esto es sin duda muy refinado. Desgraciadamente, al lado de ese lujo lexicológico, el sistema de numeración se limita a los números más elementales. Muy probablemente, en una lengua al parecer tan trabajada, aquel rasgo de indigencia no es más que el efecto de la labor destructora de los siglos, secundada por la barbarie e los actuales posesores. Observando esas extravagancias, recordamos involuntariamente aquellos palacios suntuosos, maravillas del Renacimiento, que los efectos de las revoluciones han adjudicado a rústicos aldeanos. La mirada contempla todavía en ellos delicadas columnitas, elegantes follajes, esculpidos pórticos, atrevidas escalinatas, imponentes aristas, lujo inútil a miseria que mora en ellos, mientras que los tejados derrumbados dejan penetrar la lluvia, y los pavimentos se hunden y la parietaria agrieta los muros por ella invadidos.
Puedo desde ahora dejar sentado que la filología, en sus relaciones con la naturaleza particular de las razas, confirma todas las observaciones de la fisiología y de la historia. Sólo que sus aserciones se distinguen por una extrema delicadeza, y cuando no podemos apoyarnos sino en ellas, nada más aventurado que contentarnos con sus resultados para llegar a una conclusión. Sin duda, sin ningún genero de duda, el estado de un lenguaje responde al estado intelectual del grupo que lo habla, pero no siempre a su valor íntimo. Para obtener esta conexión, hay que considerar únicamente la raza por y para la cual este lenguaje ha sido primitivamente creado.
Ahora bien: dejando a un lado la familia negra y algunas tribus amarillas, la historia no parece conducirnos más que a razas cuaternarias a lo sumo. En consecuencia, no nos coloca sino en presencia de idiomas derivados, cuya ley de formación sólo puede precisarse netamente cuando esos idiomas pertenecen a épocas comparativamente recientes. De ello se sigue que los resultados así obtenidos y que tienen constante necesidad de verse históricamente confirmados, no son susceptibles de aportar un género de pruebas muy infalibles. A medida que nos adentramos en la antigüedad y que la luz va extinguiéndose, los argumentos filológicos resultan todavía más hipotéticos. Es enojoso verse relucido a ellos cuando se trata de esclarecer la marcha de una familia humana y de reconocer los elementos étnicos que la componen. Sabemos que el sánscrito y el zendo son lenguas afines. Es un dato importante. En cuanto a su raíz común, nada nos ha sido revelado. Lo mismo acontece con las otras lenguas más antiguas. Del éuskaro, no conocemos nada más que la propia lengua. Como no se le conoce, hasta el presente, parecido alguno con otra, ignoramos su genealogía, no sabemos si debe considerarse como completamente primitiva o si no hay que ver en él sino un derivado. No puede, pues, damos a conocer nada de positivo sobre la naturaleza simple o compuesta del grupo que lo habla.
En materia de etnología, es bueno aceptar con gratitud los recursos filológicos. Sin embargo no hay que acogerlos sino con reservas, y, en cuanto sea posible, no fundar nada sobre ellos solos.
Esta regla está dictada por una prudencia necesaria. Empero, todos los hechos que acabamos de revisar establecen que, en su origen la identidad intelectual se halla por entero entre el mérito de una raza y el de su lengua natural y propia; que las lenguas son, por consiguiente, desiguales en valor y en influencia; que sus modificaciones no provienen sino de mezclas con otros idiomas, como las modificaciones e razas, que sus cualidades y méritos se absorben y desaparecen, absolutamente como la sangre de las razas, en una inmersión demasiado considerable de elementos heterogéneos; en fin, que, cuando una lengua de casta superior es hablada por un grupo humano indigno de ella, no deja de decaer y de mutilarse.
Si, pues, es difícil, en un caso particular, establecer, a primera vista, el valor de un pueblo partiendo del valor de la lengua de que se sirve, no por eso es menos incuestionable que, en principio, es lícito hacerlo. Establezco, pues, este axioma general:
La jerarquía de las lenguas corresponde rigurosamente a la jerarquía de las razas.



CAPÍTULO XVI

RECAPITULACIÓN; CARACTERES RESPECTIVOS DE LAS TRES GRANDES RAZAS; EFECTOS SOCIALES DE LAS MEZCLAS; SUPERIORIDAD DEL TIPO BLANCO Y, DENTRO DE ESTE TIPO, DE LA FAMILIA ARIANA

He mostrado el lugar reservado que ocupa nuestra especie en el mundo orgánico. Se ha podido ver que de todas las otras clases de seres vivientes la separan, profundas diferencias físicas y diferencias morales no menos acusadas. Colocadas así aparte, la he estudiado en sí misma, y la fisiología, aunque incierta en sus vías, poco segura en sus medios y defectuosa en sus métodos, me ha permitido, sin embargo, distinguir tres grandes tipos netamente diferentes: el negro, el amarillo y el blanco.
La variedad melania es la más humilde y yace en lo más bajo de la escala. El carácter de animalidad impreso en la forma de su pelvis le impone su destino, a partir del momento de la concepción. Nunca saldrá del círculo intelectual más restringido. Ese negro de frente estrecha y huidiza, no es, sin embargo, un bruto puro y simple que ofrece, en la parte media de su cráneo, los indicios de ciertas energías groseramente poderosas. Si sus facultades pensantes son mediocres o incluso nulas, posee, en cambio, en el deseo y, por consiguiente, en la voluntad, una intensidad a menudo terrible. Varios de sus sentidos se han desarrollado con un vigor desconocido en las otras dos razas: el gusto y el olfato sobre todo.
Pero en esto, principalmente, en la avidez misma de sus sensaciones, se encuentra el sello manifiesto de su inferioridad. Todos los alimentos se le antojan buenos, ninguno le repugna. Lo que desea es comer, comer con exceso, con furor; no hay repugnante carroña indigna de ser engullida por él. Lo mismo le pasa con los olores, y su sensualidad tolera no sólo los más ingratos, sino también los más repulsivos. A estos rasgos principales de carácter junta una instabilidad de humor, una variabilidad de sentimientos que nada puede fijar, y que anula, para él, lo mismo la virtud que el vicio. Se dirá que la misma exaltación con que persigue el objeto que ha puesto en vibración su sensibilidad e inflamado su codicia, es garantía del pronto apaciguamiento de la primera y del rápido olvido de a segunda. En fin, siente igualmente escaso apego a su vida y a la ajena; mata gustosamente por matar, y esta máquina humana, tan fácil de emocionar, se muestra, ante el sufrimiento, o de una cobardía que apela fácil, mente a la muerte, o de una impasibilidad monstruosa.
La raza amarilla resulta ser la antítesis de ese tipo. El cráneo, en vez de ser echado hacia atrás, se inclina precisamente hacia adelante. La frente, ancha, huesuda, a menudo saliente, desarrollada en altura, pesa sobre una faz triangular, en la que la nariz y el mentón no muestran ninguno de los salientes groseros y rudos que distinguen al negro. Una tendencia general a la obesidad no es un rasgo verdaderamente propio de ella, aunque se encuentra con más frecuencia en las tribus amarillas que en las otras variedades. Escaso vigor físico, propensión a la apatía. En lo moral, ninguno de esos extraños excesos, tan comunes en los Melanios. Deseos débiles, una voluntad más bien obstinada que extrema, un gusto perpetuo pero apacible por los goces materiales; con una rara glotonería, se muestra más exigente que los negros en los alimentos destinados a satisfacerla. En todo, tendencia a la mediocridad; comprensión bastante fácil de lo que no es ni demasiado elevado ni demasiado profundo; amor a lo útil, respeto de la regla, conciencia de las ventajas de ciertas dosis de libertad. Los amarillos son gente práctica en el sentido estricto de la palabra. No sueñan, no aman las teorías, inventan poco, pero son capaces de apreciar y adoptar lo que sirve. Sus deseos se limitan a vivir lo más tranquila y cómodamente posible. Se ve que son superiores a los negros. La raza amarilla posee un populacho una pequeña burguesía que todo civilizador desearía escoger como base de su sociedad; no es, sin embargo, el elemento adecuado para crear esa sociedad ni darle nervio, belleza y espíritu de acción.
Vienen ahora los pueblos blancos. Energía reflexiva, o, por mejor decir, una inteligencia enérgica; conocimiento de lo útil, pero en un sentido de la palabra muchísimo más amplio, más elevado, más animoso, más ideal que en las naciones amarillas; una perseverancia que se da cuenta de los obstáculos y encuentra, a la larga, los medios de salvarlos; junto con una mayor energía física, un instinto extraordinario del orden, no ya, sólo como garantía de reposo y de paz, sino como medio indispensable de conservación, y, al mismo tiempo, un gusto pronunciado por la libertad, incluso extrema; una hostilidad manifiesta contra aquella organización formalista en la cual se adormecen de buen grado los Chinos, así como contra el altanero despotismo, único freno eficaz entre los pueblos negros.
Los blancos se distinguen también por un amor singular de la vida. Parece que, sabiendo gustar mejor de ella, le atribuyen más valor, y la respetan más, en sí mismos y en los otros. Su crueldad, cuando se manifiesta, tiene conciencia de sus excesos, sentimiento muy problemático en los negros. Al mismo tiempo, esta vida, que tan admirablemente saben llenar y que consideran tan preciosa, no vacilan en sacrificarla sin murmurar en aras de un ideal o de un principio. El primero de estos móviles es el honor, que, bajo nombres más o menos análogos, ha ocupado un lugar enorme en las ideas, desde el origen de la especie. No necesito añadir que el vocablo honor y la noción civilizadora que encierra son igualmente desconocidos de los amarillos y de los negros.
Para terminar el cuadro, añadiré que la inmensa superioridad de los blancos, en la esfera total de la inteligencia, se asocia a una inferioridad no menos manifiesta en la intensidad de las sensaciones. El blanco está mucho menos dotado que el negro y el amarillo desde el punto de vista sensual. Se siente así menos solicitado y menos absorbido por la acción corporal, aunque su estructura sea notablemente más vigorosa.
Tales son los tres elementos constitutivos del género humano, los que he llamado tipos secundarios, ya que he creído deber dejar al margen de la discusión al individuo adamita. De la combinación de las variedades de cada uno de esos tipos, enlazándose entre sí, han salido los grupos terciarios. Las cuartas formaciones han nacido del enlace de uno de esos tipos terciarios o de una tribu pura con otro grupo perteneciente a una o dos especies extrañas.
Por encima de esas categorías, otras se han manifestado y se manifiestan cada día. Unas, muy caracterizadas, formando nuevas originalidades diferentes, puesto que provienen de fusiones definitivas; otras, incompletas, desordenadas y, cabe decir, antisociales, puesto que sus elementos, ya demasiado dispares, ya harto numerosos e ínfimos, no han tenido ni tiempo ni modo de penetrarse de una manera fecunda. A la multitud de tolos estas razas mestizas tan abigarradas que componen ahora la humanidad entera, no cabe asignar otros límites que la posibilidad pavorosa de combinaciones de números.
Sería inexacto pretender que todas las mezclas son malas y dañosas. Si los tres grandes tipos, permaneciendo estrictamente separados, no se hubiesen unido entre sí, sin duda la supremacía habría sido siempre retenida por las tribus blancas más bellas, y las variedades amarillas y negras se hubieran arrastrado eternamente a los pies de las naciones más insignificantes de aquella raza. Es un estado en cierto modo ideal, que la Historia no ha conocido. No podemos imaginarlo sino reconociendo el incuestionable predominio de aquellos grupos nuestros que se han conservado más puros.
Pero todo no hubiera sido ganancia en una situación semejante. La superioridad relativa, al persistir de una manera más evidente, no hubiese andado‑hay que reconocerlo‑ acompañada de ciertas ventajas producidas por las mezclas, y que, aunque no contrabalanceen, ni de mucho, la suma de sus inconvenientes, no resultan menos dignas de ser a veces aplaudidas. Así el genio artístico, igualmente extraño a los tres grandes tipos, no surgió sino a raíz del enlace de los blancos con los negros. Así también, gracias al nacimiento de la variedad malaya, surgió de las razas amarillas y negras una familia más inteligente que tales razas, y de la alianza amarilla y blanca surgieron asimismo tipos intermedios muy superiores a los pueblos puramente fineses así como a las tribus melanias.
No lo niego: son todos estos excelentes resultados. El mundo de las artes y de la noble literatura resultante de las mezclas de la sangre, las razas inferiores mejoradas, ennoblecidas, son otras tantas maravillas ante las cuales hay que aplaudir. Los pequeños han sido elevados. Desgraciadamente, los grandes, por efecto de lo mismo, han sido empequeñecidos, y es un mal que nada recompensa ni repara. Puesto que enumero todo lo que resulta favorable a las mezclas étnicas, añadiré todavía que a ellas, se debe no poco el refinamiento de las costumbres y de las creencias, y sobre todo la moderación de las pasiones e inclinaciones. Pero se trata de beneficios transitorios, y si bien reconozco que el mulato, del que cabe hacer un abogado, un médico, un comerciante, vale más que su antepasado negro, enteramente inculto e inútil, debo confesar también que los Brahmanes de la India primitiva, los héroes de La Ilíada, los de Schahnameh, los guerreros escandinavos, todos ellos fantasmas gloriosísimos de las razas más bellas, hoy desaparecidas, ofrecían una imagen más brillante y más noble de la humanidad; eran sobre todo agentes de civilización y de grandeza más activos, más inteligentes, más seguros que los pueblos mestizos, cien veces mestizos, de la época actual, ya no eran puros.
Sea lo que fuere, el estado complejo de las razas humanas es el estado histórico, y una de las principales consecuencias de esta situación ha sido hundir en el desorden una gran parte de los caracteres primitivos de cada tipo. Se ha visto, a consecuencias de enlaces multiplicados, no sólo disminuir en intensidad las prerrogativas, sino también separarse, dispersarse y formar a menudo contraste. La raza blanca poseía originariamente el monopolio de la belleza, de la inteligencia y de la fuerza. A raíz de sus uniones con las otras variedades, aparecieron mestizos bellos pero carentes de vigor, fuertes pero desprovistos de inteligencia, y si inteligentes sumamente feos y débiles. Ocurrió también que la mayor abundancia posible de sangre blanca, cuando se acumulaba, no de un solo golpe, sino por capas sucesivas, en una nación, no le aportaba ya sus prerrogativas naturales. A menudo no hacía más que aumentar la confusión ya existente en los elementos étnicos y no parecía conservar de su cualidad nativa sino una gran fuerza en la fecundación del desorden. Esta aparente anomalía se explica fácilmente, puesto que cada grado de mezcla perfecta produce, además de una alianza de elementos diversos, un tipo nuevo, un desarrollo de facultades particulares. Tan pronto como a una serie de creaciones de este género vienen a juntarse todavía otros elementos, la dificultad de armonizar el todo crea la anarquía, y cuanto más aumenta esta anarquía, más pierden en mérito las más ricas y felices aportaciones, y, por el solo hecho de su presencia, aumentan un mal que se ven incapaces de calmar. Si, pues, las mezclas son, dentro de cierto límite, favorables a la masa de la humanidad, y la mejoran y ennoblecen, no es sino a expensas de esta misma humanidad, puesto que la rebajan, la enervan, la humillan, la decapitan en sus más nobles elementos, y cuando incluso se quisiera admitir que es mejor transformar en hombres mediocres a miríadas de seres ínfimos que conservar razas de príncipes cuya sangre, subdividida, empobrecida, adulterada, se convierte en el elemento envilecido por semejantes metamorfosis, subsistiría aún el infortunio de que las mezclas, no se interrumpen; que los hombres mediocres, no ha mucho formados a expensas de lo que era grande, se unen a nuevas mediocridades, y que de estas uniones, cada vez más envilecidas, nace una confusión que, semejante a la de Babel, conduce a la más completa impotencia, y lleva a las sociedades a la nada, para la que no hay remedio alguno.
Es esto lo que nos enseña la Historia. Ésta nos muestra que toda civilización proviene de la raza blanca, que ninguna puede existir sin el concurso de esta raza, que una sociedad no es grande y brillante sino en el grado en que conserva al noble grupo que la creara, y en que este mismo grupo pertenece a la rama más ilustre de la especie. Para exponer estas verdades a plena luz, basta enumerar y luego examinar las civilizaciones que han reinado en el mundo, cuya lista no es por cierto muy larga.
Del seno de esta multitud de naciones desaparecidas o todavía existentes, únicamente diez se elevaron al estado de sociedades completas. El resto, más o menos independiente, gravita a su alrededor como los planetas en torno a sus soles. Si en esas diez civilizaciones se encuentra, sea un elemento de vida extraño a la impulsión blanca, sea un elemento de muerte que no provenga de las razas anexionadas a los civilizadores, o del hecho de los desórdenes introducidos por las mezclas, es evidente que toda la teoría expuesta en estas páginas es falsa. Si, por el contrario, las cosas resultan tal como las expongo, la nobleza de nuestra especie queda demostrada de la manera más irrefragable, y ya no hay medio de impugnarla. Es ahí donde se encuentran, pues, a un tiempo, la sola confirmación suficiente y el detalle deseable de las pruebas del sistema. Es ahí únicamente donde se puede seguir, con suficiente exactitud, el desarrollo de esta afirmación fundamental, según la cual los pueblos no degeneran sino por efecto y en proporción de las mezclas que experimentan, y en la medida de la calidad de estas mezclas; que, cualquiera que sea esta medida, el golpe más rudo con que quepa hacer vacilar la vitalidad de una civilización, estriba en que los elementos reguladores de las sociedades y los elementos desarrollados por los hechos étnicos alcancen aquel grado de multiplicidad en el cual es imposible que se armonicen y tiendan de una manera sensible hacia una homogeneidad necesaria, y, por consiguiente, lleguen a poseer, con una lógica común, aquellos instintos y aquellos intereses comunes, solas y únicas razones de ser de un lazo social. No hay mayor azote que este desorden, pues, por malo que resulte así el tiempo presente, prepara un porvenir todavía peor.
Para proceder a estas demostraciones, voy a abordar la parte histórica de mi estudio. Es una tarea vasta, lo reconozco; sin embargo, se presenta tan reciamente encadenada en todas sus partes, y, aquí, tan concordante, convergiendo tan estrictamente hacia el mismo objetivo, que, lejos de sentirse embarazada con su grandeza, paréceme que saca de ella una poderosa ayuda para mejor establecer la solidez de los argumentos que voy a recoger. Me será preciso, sin duda, recorrer, con las emigraciones blancas, gran parte de nuestro Globo. Pero será siempre irradiando alrededor de las regiones de la Alta Asia, punto central de donde la raza civilizadora descendió primitivamente. Tendré que introducir, una tras otra, en la esfera de la Historia regiones que, una vez incorporadas a ella, no cabrá ya echar a un lado. Aquí veré desplegarse, con todas sus consecuencias, las leyes étnicas y su combinación. Observaré con qué inexorable y monótona regularidad imponen su aplicación. Del conjunto de esta visión, a buen seguro muy imponente; del aspecto de este panorama animado que abraza, dentro de su inmenso marco, a todos los países de la Tierra en los cuales el hombre se mostró verdaderamente dominador; en fin, de este concurso de cuadros igualmente impresionantes y grandiosos sacaré, para establecer la desigualdad de las razas humanas y la preeminencia de una sola sobre todas las demás, pruebas incorruptibles como el diamante, y en las cuales el diente viperino de la idea demagígica no podrá morder. Voy, pues, a abandonar aquí la forma de la crítica y del razonamiento, para adoptar la de la síntesis y de la afirmación. No me queda más que dar a conocer bien el terreno sobre el cual me establezco. Seré breve.
He dicho que las grandes civilizaciones humanas no son sino en número de diez y que todas se deben a la iniciativa de la raza blanca. Hay que poner al comienzo de la lista:
I. La civilización hindú. Se extendió por el mar de las Indias hacia el Norte y el Este del continente asiático, más allá del Brahmaputra. Su hogar se encontraba en una rama de la nación blanca de los Arios.
II. Vienen luego los Egipcios. Alrededor de ellos se agrupan los Etíopes, los Nubienses algunos pequeños pueblos que habitan al Oeste oasis de Ammon. Una colonia ariana de la India, establecida en lo alto del valle del Nilo, creó esta sociedad.
III. Los Asirios, con los cuales se enlazan los Judíos, los Fenicios, los Lidios, los Cartagineses, los Himiaritas, debieron su inteligencia social a aquellas grandes invasiones blancas a las cuales puede conservarse el nombre de descendientes de Cam y de Sem. En cuanto a los Zoroástricos Iranios que dominaron en el Asia Anterior bajo el nombre de Medos, de Persas y de Bactrianos, eran una rama de la familia aria.
IV. Los Griegos habían surgido del mismo tronco ario, y fueron los elementos semíticos quienes modificaron tal rama.
V. Un parecido de lo que ocurre en Egipto se encuentra en China. Una colonia aria, llegada de la India, aportó allí las luces sociales. Únicamente que en vez de mezclarse, como en las orillas del Nilo, con pueblos negros se fundió con masas malayas y amarillas, y recibió, además, por el Nordeste, aportaciones bastante numerosas de elementos blancos, igualmente arios, pero no ya hindúes.
VI. La antigua civilización de la península itálica, de donde salió la cultura romana, fue una taracea de Celtas, de Iberos, de Arios y de Semitas.
VII. Las razas germánicas que transformaron, en el siglo V, el genio de Occidente. Eran arias.
VIII, IX, X. Bajo estas cifras, clasificaré las tres civilizaciones de América, las de los Alleghanienses, de los Mexicanos y de los Peruanos.
De las siete primeras civilizaciones, que son las del antiguo mundo, seis pertenecen, al menos en parte, a la raza aria, y la séptima, la de Asiria, debe a esa misma raza el renacimiento iranio, que constituyó su más ilustre momento histórico. Casi todo el continente de Europa está ocupado actualmente por grupos en los cuales existe el principio blanco, pero en que predominan los elementos no arios. Nada de verdadera civilización en las naciones europeas cuando las ramas arias no han dominado.
Dentro de las diez civilizaciones, ni una sola raza melania ocupa el rango de los iniciadores. Únicamente los mestizos alcanzan el rango de iniciados.
Igualmente, nada de civilizaciones espontáneas en las naciones amarillas, y completo estancamiento cuando se ha agotado la sangre aria.
He aquí el tema cuyo riguroso desenvolvimiento voy a seguir en los anales universales. La primera parte de mi obra termina aquí.