viernes, 15 de abril de 2016

Los seis mitos que aún encubren el conflicto bases militares U.K.



-------------------------------------------------------------------------------------------------
 Primer mito: Gran Bretaña no negocia bilateralmente con la Argentina porque los deseos de los isleños son supremos.

La cuestión Malvinas está definida en Naciones Unidas como una disputa por la soberanía de tres grupos de islas que forman una sola unidad: las Malvinas, las Georgias y las Sandwich del Sur. Esto fue siempre entendido así por ambas partes y es aún sostenido como tal en la Argentina y en la ONU. Sin embargo, en 1985, unilateralmente, Gran Bretaña dividió el grupo en dos territorios diferentes: las Malvinas, por una parte, y las Georgias y Sandwich del Sur, por la otra. Londres podrá negarse a negociar bilateralmente con la Argentina las Malvinas -indicando la supremacía de la voluntad isleña-, pero no puede aplicar la misma excusa en las Georgias y Sandwich del Sur. Con lo cual, Gran Bretaña no puede escudarse en la voluntad de los isleños para no negociar bilateralmente la soberanía sobre las Georgias y Sandwich del Sur, que es claramente una disputa entre dos países, sin población local de por medio.

Segundo mito: Los isleños tienen derecho a la autodeterminación ya que son una población asentada en Malvinas hace un siglo
y fueron víctimas de una ocupación militar en 1982. Ellos tienen el derecho de gobernarse a sí mismos y de crear un Estado asociado a Gran Bretaña, que lo protege de común acuerdo.

Los isleños nacidos en las islas Malvinas son una minoría de la población local hoy. Antes del 82, estos isleños no tenían ciudadanía británica. Eso se les concedió en 1983. En 1985 se les otorgó autonomía con la creación del Falkland Islands Government (FIG), regido por un consejo de isleños de ocho personas, incluyendo al gobernador, que actúa de vínculo con Londres. Al contar los isleños con la ciudadanía inglesa, automáticamente accedieron a la Unión Europea. Su juventud partió y está viviendo fuera de las islas, por lo que las islas se despoblaron en la década del ochenta. Preocupada por el desplazamiento de la población fuera de la zona, Gran Bretaña trajo gran cantidad de inmigrantes desde 1992, la mayoría nativos ingleses, europeos y de otras posesiones y territorios de ultramar y de la Commonwealth. Al año 2010, la población original se convirtió en minoría, por lo que los isleños nativos, si quisieran o desearan negociar con la Argentina, no constituirían la mayoría necesaria para poder hacerlo. El Falkland Islands Government como consejo está constituido hoy por tres isleños nacidos en Malvinas y cinco ingleses venidos de afuera.

Todos los nuevos pobladores -que son actual mayoría- han venido por motivos de trabajo o para comprar propiedades y hacer negocios en las islas. Esta gente nunca querrá negociar con la Argentina porque es una población rotacional: mientras tengan trabajo, allí vivirán, luego otros vendrán y ellos se irán. Es esta mayoría la que compone y decide el consejo del Gobierno local. Las islas no están más pobladas por isleños, sino por europeos que, además, rotan. Con lo cual no existe más el condicionante de considerar los intereses de los isleños -ya que éstos son europeos-, ni sus deseos -ya que son una población transitoria-, ni su modo de vida -ya que ésta es artificial y está dictada por la dinámica de servir a las necesidades de una base militar permanente.

Tercer mito: La presencia militar británica en Malvinas es para defender al Gobierno de las islas Malvinas de un ataque argentino.


No existe una sola base militar en las islas, existen dos. Una en las Malvinas y la otra en las Georgias y Sandwich del Sur. Ambas cumplen funciones diferentes, pero complementarias.

La base militar británica en las Malvinas sirve a tres propósitos. El primero y más importante es el de proveer trabajo, apoyo y diversión para la población exógena y endógena de las islas y sirve a los intereses económicos de la antigua compañía monopólica de las islas, la Falkland Island Company -cuyos fondos y dueños son europeos que viven en Europa-. Esta compañía se diversificó en varias empresas de servicios para proveer transporte, turismo, vivienda y alquiler de vehículos en las islas (al servicio del personal militar rotativo) y para explorar y explotar hidrocarburos así como continuar el antiguo negocio lanar del lugar. La base militar Malvinas duplica el número de habitantes de las islas. En esta situación -grosso modo-, la mitad de la gente que vive en las islas está compuesta por militares, tres de cuatro viven del negocio de la base militar y uno de cuatro vive del negocio diversificado de las compañías europeas monopólicas. Solamente una de cada cuatro personas que están en las islas hoy es nativa de las islas. Los nuevos habitantes de éstas han venido atraídos por la base militar en sí misma. El segundo propósito es el de contrarrestar cualquier intento de recorte presupuestario a las FF.AA. que el Gobierno inglés desee imponer porque, al ser indispensable la existencia de una base militar para la economía de los isleños, es fácil pelear para no reducir el presupuesto militar. El tercer propósito es servir como base de apoyo y de proyección geoestratégica tanto de la OTAN como de la Unión Europea con el triple fin de controlar el transporte de materiales estratégicos (como ser hidrocarburos), discriminar a favor de compañías europeas en la exploración y la explotación de recursos no renovables y renovables en la plataforma continental, y condicionar el acceso hacia y desde el Atlántico al Pacífico y desde el Atlántico hacia la Antártida de acuerdo con el nuevo concepto estratégico de la OTAN de 2010 y con la nueva política marítima geoestratégica de la Unión Europea 2009. En esta última función comparte tareas con la base militar Georgias y Sandwich del Sur.

La base militar Georgias y Sandwich del Sur ocupa un nuevo territorio de ultramar europeo. En las islas sólo viven sus militares y los científicos de la British Antarctic Survey. Con sus puertos de aguas profundas y la presencia militar y científica permanente, esta base tiene por objetivo inmediato desarrollar la proyección europea de soberanía en la Antártida y controlar el acceso global al continente blanco negando ese espacio al resto de los países, particularmente los más cercanos de América del Sur. En 1985, cuando Londres dividió Malvinas de Georgias, otorgó el mismo status a los dos grupos de islas como territorios de ultramar con Gobierno propio y asociados a Gran Bretaña y por lo tanto a la Unión Europea. Asimismo, Londres transfirió el reclamo territorial antártico inglés de Malvinas a Georgias y construyó la segunda base militar para servir a ese propósito. La militarización de las Georgias y Sandwich, al estar en zona subantártica, rompe el espíritu y la letra del Tratado Antártico. Entendiendo que ello es así, Gran Bretaña declaró el año pasado una zona de exclusión de un millón de millas alrededor de estas islas como reserva natural y ecológica para defensa del medio ambiente y la biodiversidad. Por ende, según dice Londres, la base militar Georgias se dedica a la protección del medio ambiente y no militariza la Antártida. Esta misma estrategia fue aplicada en el año 2010 al territorio británico de ultramar en el océano Índico, efectivamente declarando las islas Chagos como reserva ecológica, lo que le permite mantener las islas despobladas salvo por las bases militares existentes, como la de la isla Diego García, en el corazón de este grupo.

Por todo ello, se puede inferir que la negativa británica de solucionar pacíficamente la disputa por soberanía en la cuestión Malvinas está solamente justificada por su imperiosa necesidad de mantener militarizado el Atlántico Sur.

Cuarto mito: La Argentina debe aceptar a las Malvinas como territorio autónomo y permitir su incorporación al Mercosur
, como otros territorios autónomos ingleses han sido incorporados a la comunidad regional caribeña.

Luego de haber creado la nueva política marítima británica en 2005 y haber generado la política marítima de la Unión Europea en 2007, Gran Bretaña declaró una lista de islas como parte integral de la Unión Europea. Esta lista está en el anexo II del Tratado de Lisboa de 2007. El Anexo II indica cuáles serán los territorios de ultramar que serán considerados europeos y beneficiarios de las políticas económicas de la Unión Europea de acuerdo con el Capítulo IV del Tratado de Lisboa, lo que les da tarifas preferenciales, asistencia al desarrollo y a su manutención, incentivos económicos, propicia el desplazamiento de nacionales europeos a aquéllos y discriminación a favor de compañías europeas que actúan en dichos territorios -compitiendo deslealmente con los países que están más geográficamente próximos a dichos territorios-. Los países que anexaron territorios fueron Holanda, Dinamarca, Inglaterra y Francia, Sin embargo, sólo cuatro de los territorios del Anexo II están formalmente disputados en cuanto a su soberanía. Tres de éstos son ingleses: las Malvinas (una unidad), las Georgias y Sandwich del Sur (otra unidad), y los territorios británicos del Índico (el archipiélago Chagos). El único otro territorio disputado por terceros es la isla Payotte de Francia en el Índico. En todos ellos, Gran Bretaña colocó bases militares estratégicas al servicio de la OTAN y de la Unión Europea. Además, tanto Francia como Gran Bretaña agregaron como territorios de ultramar las porciones de la Antártida por las que sostienen reclamos de soberanía que están congelados por el Tratado Antártico.

Por ello es imposible que los territorios incluidos en el Anexo II del Tratado de Lisboa, aunque se presenten como Gobiernos locales asociados, puedan insertarse exitosamente en organismos regionales como Mercosur o Unasur ya que no responden al interés, desarrollo o seguridad común de la región donde están ubicados, sino a los intereses, el mantenimiento y la seguridad común de la Unión Europea. Además, el paraguas de protección económica y asistencia al desarrollo que la Unión Europea brinda a sus territorios de ultramar son discriminatorios a la región sudamericana (en el caso de las islas Malvinas) ya que el status económico de estos territorios no está vinculado a la prosperidad de la región donde están ubicados. Fue preferible para Europa tener sus propios territorios insertos en Sudamérica que negociar cooperación económica sustentable con los países del Mercosur. Si los países del Mercosur objetan, no pueden hacer nada porque esos territorios europeos en aguas sudamericanas están protegidos por bases militares de la Unión Europea que garantizan a las compañías europeas libre exploración, explotación, comercio y transporte de los recursos naturales de la plataforma continental argentina. Por ello Sudamérica no puede aceptar la presencia de los territorios autónomos asociados en Malvinas ya que no son parte de la comunidad sudamericana ni del Mercosur: estas islas son administradas por Europa con sistemas preferenciales para, con y desde Europa.

Quinto mito: Las bases militares inglesas en el Atlántico Sur no amenazan a Sudamérica.

Los territorios de autogobierno asociados a Inglaterra en Sudamérica y en el Índico también actúan como bases militares en la proyección marítima de la Unión Europea como lo indica claramente el documento del directorado de defensa y seguridad de la Unión Europea de febrero de 2009. Lo mismo pasa con los territorios franceses. Ya que la mayoría de estas bases son de países que también son miembros del Tratado Transatlántico (OTAN), estas mismas bases hacen a la proyección actual de la OTAN a nivel global. El cambio del concepto estratégico OTAN en 2010 transformó el objetivo de la organización: ya no sirve más a la defensa común, sino a la seguridad común de sus miembros. La seguridad, como concepto, se expandió para incluir amenazas a la seguridad climática, energética y alimentaria de sus miembros. Por eso las cuatro prioridades hoy de la OTAN son: la ciberdefensa, la defensa energética, la seguridad climática y la cooperación (geoestratégica) para hacer frente a las nuevas amenazas a la paz y a la seguridad de sus Estados miembros. La nueva política de defensa y seguridad de la Unión Europea y las nuevas prioridades de la reformulada OTAN hacen a la búsqueda de respuestas militares a amenazas no militares a la seguridad de los pueblos que incluyen fundamentalmente la competencia por los recursos naturales necesarios para sostener la energía, la alimentación y la economía de Europa. La seguridad climática también indica la necesidad de ocupar espacios europeos cada vez más lejos del área geográfica europea original. Esto también se manifiesta en la OTAN que está -bajo sus nuevos mandatos- extendiendo su accionar geográfico ya no hasta el Ecuador en el Atlántico sino a todos los mares y latitudes del mundo. Por todo ello, la existencia de bases militares de estas características a menos de 400 kilómetros de las costas continentales de América del Sur representa una amenaza a la libertad y a la sustentabilidad económica de la región toda y no sólo de la Argentina.

Sexto mito: La Unión Europea no desea la resolución pacífica de la cuestión Malvinas.

Los países de la Unión Europea son, por lo general, respetuosos del derecho internacional y del rol de las Naciones Unidas en apoyo a la comunidad internacional. Asimismo, Europa inventó conceptos indispensables para el bienestar del hombre como la seguridad humana y la necesidad de prevenir y resolver conflictos de forma pacífica. La Unión Europea es uno de los bastiones de la asistencia y la cooperación para el desarrollo internacional. Es pues imperativo que la Unión Europea actúe en consecuencia y retire del Anexo II del Tratado de Lisboa los tres territorios ingleses sobre los cuales penden reconocidas disputas por la soberanía. Dos de ellos son las Malvinas y las Georgias y Sandwich del Sur. Así como las Naciones Unidas reconocieron que estas islas no podían ser descolonizadas sin negociar primero la solución de la disputa por su soberanía con la Argentina, la Unión Europea debería hacer lo mismo. Quitando a Malvinas y a las Georgias y Sandwich de esta lista, se vería con mayor claridad quién debe hacerse cargo de la responsabilidad de resolver estas disputas de una buena vez, si Gran Bretaña o Europa. Si negociando directamente con la Argentina, Gran Bretaña obtiene la soberanía absoluta sobre estas islas, puede entonces -y sólo entonces- agregarlas al paraguas económico y defensivo de Europa. En cuanto a Sudamérica, por lo menos los países del Mercosur deben acompañar a la Argentina en su reclamo a Europa de que retire estos territorios del Anexo II. Una presencia política, militar, comercial y territorial europea en el bajo vientre hemisférico -en estas condiciones de disputa- es una amenaza a la libertad, al desarrollo sustentable, a la cooperación regional y a la protección de los recursos renovables y no renovables de América del Sur. Sería ofensivo pensar que, además de no ayudar a resolver el conflicto, una región -Europa- aprovechara la situación para quitarle libertad y opciones a la otra. Sería triste que países democráticos y pacíficos como son los sudamericanos y los europeos no intenten por todos los medios resolver disputas en forma pacífica.

viernes, 8 de abril de 2016

HIMNO DE ESPAÑA (LETRA)

                                          
                       PARTIDO OBRERO NACIONAL SOCIALISTA
                      BLOG:www.partido-obrero-nacional-socialista.blogspot.com
----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
                                HIMNO DE ESPAÑA (LETRA)
                          ------------------------------------------------------
                                        ARRIBA ESPAÑA
              ALZAD LOS BRAZOS HIJOS DEL PUEBLO ESPAÑOL
                                QUE VUELVE A RESURGIR.
                                     GLORIA A LA PATRIA
                                      QUE SUPO SEGUIR
                                SOBRE EL AZUL DEL MAR
                                   EL CAMINAR DEL SOL
                                       POR EL IMPERIO.
                                     TRIUNFA ESPAÑA,
      LOS YUNQUES Y LAS RUEDAS CANTAN AL COMPAS
                                  NUEVOS HIMNOS DE FE.
                  JUNTOS CON ELLOS CANTEMOS EN PIE
                            LA VIDA NUEVA Y FUERTE DE
                                      TRABAJO Y DE PAZ

Adolf Hitler (2)


http://www.eldiariointernacional.com/local/cache-vignettes/L500xH669/arton3575-c7be5.jpg-
---------------------------------------------------------------------------------
En pocas ocasiones la memoria de un Lider de la
magnitud de Adolf Hitler ah sido tan manipulada y
hasta boicoteadad por tantas personas, pero nosotros
NACIONALSOCIALISTAS sabemos lo que Adolf Hitler fue y
el ejemplo de ser Humano que dio todo por su Nación y
su raza.

¡Adolf Hitler vive en nuestros Corazones!

Nació el 20 de Abril de 1889 en una ciudad fronteriza
de la Austria bávara, hijo de un agente de aduanas,
Alois, que, en virtud de su ocupación, obligará a su
familia a mudar varias veces de residencia, siempre en
pequeñas localidades rurales. Su padre era hijo a su
vez de la soltera María Anna Schikelgruber, tomando
prestado el apellido Hitler de un pariente por
considerarlo más honroso. El hecho de que su padre
proviniera de una unión ilegítima entre su abuela y un
desconocido perturbó siempre los pensamientos de
Hitler, ante la posibilidad de tener ascendientes
judíos. Durante su infancia, se educa en pequeñas
escuelas de pueblo, hasta que pasa a la escuela de
Artes y Oficios de Linz. Su infancia distó mucho de
ser feliz, siendo objeto de frecuentes palizas por
parte de su padre, sólo en parte compensadas por el
cariño que su madre, Klara Pölz, le profesaba.  La
complicidad entre madre e hijo era a veces percibida
por su padre bajo el prisma de los celos. Persona
inteligente, superaba las asignaturas escolares con
facilidad, lo que le procuraba cierta tendencia al
abandono y la pereza. Quizás por la mala relación con
su padre, o por los frecuentes cambios de residencia y
colegio, lo cierto es que el niño Hitler no lograba
cuajar amistades, teniendo como resultado que se
encerrase en sí mismo y en sus sueños como futuro
pintor, su afición favorita. Los designios de su
padre, por el contrario, iban por otros derroteros,
pues deseaba para su hijo una carrera de funcionario.
La controversia fue fuente de frecuentes disputas y
discusiones, en las que el joven Hitler no cedía un
ápice, al punto que, a modo de rebeldía, dejó de
prestar atención a los estudios en la escuela católica
de Linz y repitió curso. En 1903 muere su padre, lo
que le otorga cierta libertad de movimientos y acción.
Algo más tarde, una pulmonía le hace abandonar la
escuela en principio hasta su restablecimiento, pero
será definitiva. Se dedica entonces a su afición
favorita, la pintura, durante dos años, con la ilusión
de ser algún día un pintor reconocido. Su intento de
ingresar en la Academia de Bellas Artes de Viena se ve
abocado al fracaso, aunque, orgulloso y seguro de sus
fuerzas, lo intentó un año más tarde. Nuevamente
cosechó el mismo resultado. Decepcionado y triste por
la muerte de su madre en 1907, se entregó a una vida
abandonada y perezosa, en la que sólo las audiciones
de Wagner parecían interesarle. Requerido para cumplir
el servicio militar, Hitler se escondió en Viena
durante tres años para así eludirlo. El motivo de su
actuación no era otro que su deseo de no formar parte
de un ejército que consideraba débil y propio de un
país en decadencia, alejado de pasadas glorias. Por el
contrario, admiraba a la pujante Alemania y su
carácter orgulloso, lo que le hizo trasladarse a
Munich en 1913. Desde allí envió una carta en la que
se excusaba de no hacer el servicio militar, alegando
que no tenía medios para subsistir y vivía en la
pobreza. En realidad, disfrutaba de una pensión de
orfandad, al mismo tiempo que la venta de algunos
dibujos le procuraban ingresos adicionales. Sin
embargo, aunque no fueron admitidas del todo sus
excusas, el tribunal que juzgaba su caso se avino a
realizarle un examen médico para poder declararle no
apto para el servicio militar, lo que realmente
sucedió. Un año más tarde, sorprendentemente, solicita
su ingreso como voluntario en el ejército ante el
advenimiento de la I Guerra Mundial. En los combates,
destaca por su afán de lucha y arrojo. Inscrito en una
unidad de choque, en apenas unas semanas sólo quedan
vivos 600 de los 3.500 soldados que la formaban. Su
habilidad en la lucha y su obediencia le hacen
respetado por compañeros y mandos, quienes en ocasione
le encomiendan misiones difíciles como el traslado de
mensajes. En octubre de 1916 cae herido de cierta
gravedad por un disparo que le atraviesa una pierna,
aunque pronto se restablece y regresa al frente tras
pasar el invierno convaleciente. Nuevamente en 1918,
también en octubre, resulta herido, esta vez tras
inhalar gases tóxicos. En su cartilla militar figura
la inscripción "gaseado". Pierde temporalmente la
visión y es ingresado en el Hospital de Passewalk,
donde sufre varias operaciones y fuertes dolores.
Durante su convalecencia, puede apreciar que está
asistiendo a un mundo en profunda transformación. La
revolución ha triunfado en Rusia, instalando allí una
doctrina política que personalmente detesta. El viejo
y decadente Imperio Austro-húngaro ha desaparecido
como consecuencia de la derrota en la Gran guerra,
mientras que su admirada y orgullosa Alemania ha
sufrido una humillante derrota. Su análisis de la
situación alemana le hace pensar que la derrota se
debe a una conjunción de factores, entre los cuales el
más destacable es la propia división interna, fruto
del régimen de partidos, y la pérdida de los valores
tradicionales que encumbraron a Prusia tan solo hacía
algunas décadas. Además, el bolchevismo y los "no
arios" amenazaban con extenderse por Alemania y el
resto de Europa, subvirtiendo el orden "natural" y
despreciando todo lo que Hitler valoraba. Por si fuera
poco, el final de la guerra le dejaba en una situación
de desamparo: en el ejército, en combate, era valorado
y se sentía identificado con sus compañeros, con sus
mandos y con una causa; fuera de él, se convertía en
alguien sin rumbo, anodino. Sin saber qué hacer, se
queda en el cuartel de Munich esperando alguna misión,
algo que hacer. Finalmente le llega su oportunidad, al
serle ofrecido un trabajo como espía y propagandista
del ejército. Su misión consistirá en introducirse en
los círculos políticos y detectar cualquier posible
brote de sublevación.

-----------------------------------------------------
Sus comienzos en la Politica
Tras sorprender a los dirigentes del DAP, el Partido
Obrero Alemán, el 19 de octubre comienza su carrera
política. Pronto destaca en reuniones y asambleas,
diciendo lo que su público quiere oír: la culpa de la
postración alemana es de los extranjeros; los
comunistas invadirán el país; los partidos políticos
desunen y restan fuerza a la nación... El clima social
de la posguerra en Alemania roza la paranoia. No se
entiende que su poderoso ejército haya podido perder
la guerra. Se ven a sí mismo como incomprendidos,
incluso envidiados por su "carácter superior". Las
reparaciones de guerra impuestas en Versalles son,
además, un lastre para la economía de la nación: el
marco se devalúa hasta perder casi todo su valor;
colas de hambrientos deambulan por las calles; la
miseria puede palparse. En estas condiciones, un
pequeño partido como el DAP, ultraderechista,
antijudío y radical, encuentra un caldo de cultivo
propicio para su expansión. Y con él, un personaje
como Hitler, capaz de encender a las masas con un
discurso tan fácil como deseado. Pronto comienza a
captar la atención de grupos diferentes, desencantados
con la República y temerosos del comunismo:
ultracatólicos, militares, nostálgicos. Se reúnen en
secreto, con el objetivo común de devolver a Alemania
su puesto como gran potencia europea. Hitler se mueve
como pez en el agua, pues los acontecimientos parecen
predisponer la situación a su favor. Las reparaciones
de guerra ahogan la economía alemana, cuyo gobierno no
puede hacer frente a los pagos. En consecuencia,
Francia -la odiada Francia-, invade las cuencas del
Rhur y el Sarre, para garantizar el pago de la deuda.
Inflación, paro y hambre alcanzan niveles impactantes.
Por si fuera poco, la situación política es cualquier
cosa menos estable. La débil república, presidida por
un socialista, se ve amenazada por una revolución de
signo izquierdista, la espartaquista, que a duras
penas es controlada. El comunismo avanza entre los
alemanes, que ven en él una tabla de salvación. Hitler
despliega entonces una actividad frenética,
escribiendo discursos y folletos, dando mítines,
organizando grupos. Le protegen militares y rusos
huidos de la Revolución, a pesar de lo cual sigue
careciendo de medios económicos, dependiendo tan sólo
de su paga de militar. En 1920 intenta por primera vez
tomar el poder. Prepara un golpe de estado junto con
von Kapp, que termina fracaso por la indecisión de los
generales en principio comprometidos. Condenado a
cinco años de prisión en la fortaleza de Landsberg,
dedica su tiempo a dictar a Rudolf Hess la primera
parte de su libro Mein Kampf (Mi lucha), en la que
plasma sus ideas y deseos. Obra autobiográfica, el
resentimiento y el antisemitismo atraviesan sus
páginas desde la primera hasta la última, exponiendo
en ellas además su ideal de una Alemania uniforme,
fuerte y temida. También en 1920 forma la NSDAP
(Partido Obrero Nacional-Sindicalista), cuya
importancia para Alemania será fundamental a partir de
entonces. En diciembre de 1924 recobra la libertad.
Escocido por el fracaso anterior, adopta por la vía
democrática como herramienta de acceso al poder. El
antisemitismo se convierte en una de las principales
consignas del partido, siendo muy bien recibida por la
opinión pública en general. Por toda Alemania se
pueden oír sus discursos o leer sus folletos,
desplegando una actividad propagandística incansable.
La crisis de 1929, que Alemania sufre especialmente,
incrementa el número de seguidores de Hitler. Las
empobrecidas clases medias, temerosas del influjo
comunista, abrazan el nazismo como una tabla de
salvación. En las elecciones de marzo de 1932 Hitler
resulta derrotado por Hindenburg, pero sus trece
millones de votos le facultan para ser nombrado
canciller muy poco tiempo después. El
demócratacristiano von Papen se apresta a colaborar
con Hitler, pensando que podrá encauzar y moderar sus
acciones. Craso error. Las primeras decisiones del
nuevo canciller demuestran su voluntad de no someterse
a pactos. Tras decretar la realización de un
plebiscito en el Sarre sobre la ocupación francesa,
consigue expulsar a los franceses. Incumple los
acuerdos de Versalles, en especial impulsando la
militarización de Alemania, al mismo tiempo que lanza
el "Anchluss", la unión con Austria. La subida al
poder de un personaje así asusta a los aliados
europeos, incapaces de articular medidas que vayan más
allá de la "política de apaciguamiento". Es entonces
cuando la Sociedad de Naciones revela su ineficacia.
Tras llegar el poder, Hitler y sus colaboradores
(Himmler, Goebbel, Goering) se encargaron de crear un
aparato policial capaz de someter absolutamente a la
población y evitar cualquier tipo de disidencia. La
Gestapo velará por la seguridad del Estado, al mismo
tiempo que por la pureza de la raza aria. En 1938, su
agresiva política exterior le llevará a añadir parte a
Alemania parte de Checoslovaquia, cuya integridad
estaba garantizada por el Tratado de Versalles.
Nuevamente las naciones europeas capitulan ante el
formidable despliegue de fuerza alemán. El siguiente
paso será Polonia, también protegida por la Sociedad
de Naciones y, especialmente, Francia e Inglaterra. La
maniobra de Hitler es inteligente: se acerca a la URSS
mediante la firma de un pacto de no agresión,
permitiendo que los tanques alemanes traspasen con una
rapidez extraordinaria la frontera polaca el 1 de
septiembre de 1939. Inglaterra y Francia declaran
abiertas las hostilidades: la II Guerra Mundial ha
comenzado. Inmediatamente, la Wehrmacht invade
Dinamarca y Noruega, tan solo meses después, a las que
seguirán Bélgica y Holanda en 1940. El golpe mayor
está todavía por venir: el 5 de junio las tropas
alemanas entran en Francia, derrotándola en tan solo
diecisiete días. Tan solo resiste Gran Bretaña,
acosada por la aviación de Goering, quien busca
desesperadamente la ayuda de unos Estados Unidos
ensimismados en su política de neutralidad. Por el
contrario, Italia y Japón se suman a Alemania y forman
el Eje. El ataque japonés sobre Pearl Harbor fuerza,
ahora sí, la entrada definitiva y sin ambages de
Estados Unidos en la guerra. El gran error de Hitler
fue, teniendo abierto el frente occidental, abrir otro
en el Este. El ataque sobre la URSS, a pesar de
emplear una ingente cantidad de recursos humanos y
materiales, se estanca por la tenaz resistencia rusa y
finalmente acaba por fracasar estrepitosamente. Hay
encima demasiados frentes abiertos, demasiadas
fronteras: los Balcanes, África, el Atlántico. A
partir de 1943 los acontecimientos empiezan a cambiar
de rumbo. El apoyo norteamericano se antoja
fundamental para la causa aliada, mientras que los
soviéticos inician desde el Este un tremendo
contraataque. Además, los aliados, en especial la
Italia de Mussolini, más parece ser un lastre que una
ayuda, pues no tardará en caer. El desembarco en
Normandía, en 1944, supone el inicio del fin de la
aventura Alemana. Las defensas de Rommel, el otrora
triunfador en África, nada puede hacer por detener el
avance aliado, que parece pugnar con los rusos en su
avance hacia Berlín. La situación comienza a ser
dramática, al punto que una sublevación por poco acaba
con la vida del Fuhrer al hacer estallar una bomba
bajo su sillón durante una reunión del Estado Mayor en
Berchtesgaden. Hitler ha perdido el control. Se
esfuerza en imponer órdenes de resistencia bajo pena
de ejecución sumaria, mientras que recluta para su
ejército incluso a menores de edad. Encerrado en su
bunker, desconfía de sus más íntimos colabores, si
acaso sólo en Goebbels y Martín Bormann, testigo éste
de su acelerada boda con Eva Braun. La carrera por
Berlín prefigura un mundo diferente al término de la
guerra. Comunistas y capitalistas se afanan por llegar
los primeros, siendo aquellos los primeros en llegar.
Hitler no verá este hecho, pues se suicidará junto con
Goebbels y Eva Braun el 7 de mayo. 

Heinrich Himmler



http://cs10510.vk.me/u164454064/a_5ba5f550.jpg-
----------------------------------
Heinrich Himmler nació el 7 de Octubre de 1900 en
Munich, hijo de Gebhard Himmler y Anna Heyder. Su
nombre de pila lo recibió de su padrino, el príncipe
Heinrich de Baviera, quien había sido educado por
Gebhard. En su casa paterna reinaba una fuerte
religiosidad católica y una mentalidad nacionalista y
conservadora.

Miembro de la marina alemana durante la Primera Guerra
Mundial, fue uno de los primeros en afiliarse al
incipiente Partido Nacional-Socialista Alemán de los
Trabajadores (NSDAP). Participó en el putsch del 9 de
Noviembre 1923 y fue secretario de su amigo Gregor
Strasser. Pronto atrajo la atención de Hitler, quien
en 1929 le nombró jefe de su guardia personal, la
Schutzstaffel (SS) o "escuadrilla de protección". La
SS fue creada para defender a Hitler de los numerosos
agitadores y sicarios marxistas que originaban
incidentes y altercados en los actos del NSDAP.

Tras la subida de los nacionalsocialistas al poder,
Himmler se convirtió en jefe de la policía secreta del
Estado (Gestapo, "Geheime Staatspolizei"). Convertido
en jefe supremo de la policía germana, éste cargo y su
control sobre la SS le convirtieron en uno de los
personajes más poderosos del Reich. Nombrado ministro
del Interior del Reich en Noviembre de 1944, se
convirtió en una de las pocas personas de la total
confianza del Führer. En Enero de 1945 fue puesto al
frente de un ejército en el Frente del Este. En 1945,
estando Alemania ocupada, fue capturado por los
ingleses e internado en un campo de concentración,
aunque al principio no fue reconocido. Cuando los
ingleses le descubrieron, se envenenó el 23 de Mayo de
1945 con una cápsula de veneno que llevaba oculta.
Todos los secretos que sabía se los llevó con él a la
tumba.

Himmler, como jefe de la SS, la "Orden Negra",
restauró y organizó una serie de castillos, de los
cuales el más importante fue el Wewelsburg (cerca de
Paderborn).


Dos asombrosas cartas de Heinrich Himmler

En torno a la figura de Heinrich Himmler existen
muchas leyendas. Incluso en obras históricas
"oficiales" nos encontramos cosas sorprendentes sobre
su figura.<O:P> Así por ejemplo, en el tomo "Der
Führerstaat" ("El Estado del Führer"), de Norbert
Frei, en la colección "Deutsche Geschichte der
neuesten Zeit" ("Historia alemana de los últimos
tiempos") se encuentran algunas cartas de Himmler, que
no concuerdan con la imagen que hoy se tiene en
general de él.

Así, a finales de Marzo de 1944, concretamente el día
31, cuando el curso de la guerra ya estaba
supuestamente en contra del Reich, todavía
asombrosamente encontró Himmler tiempo de escribir la
siguiente carta al SS-Oberführer Prof. Dr. Walter
Wüst, en la que Himmler parece no tener previsto
perder la guerra y cuya traducción es la siguiente:

«31-03-1944

Dirigida a: SS-Oberführer Prof. Dr. Walter Wüst,
Secretario General de la 'Ahnenerbe e.V.'

Respecto a la futura investigación climatológica, que
nosotros ciertamente queremos crear tras la guerra
sistemáticamente por medio de la organización de
innumerables observaciones individuales, pido por
favor prestar atención a los siguientes hechos:

Las raíces o bien los bulbos de los cólquicos están en
los diversos años en diferente profundidad en el
suelo. Cuanto más profundos crecen, más fuerte es el
invierno; cuanto más cerca están de la superficie, más
suave es el invierno.<O:P></O:P>

El Führer llamó mi atención sobre este hecho.</O:P>

H. Himmler.»

Esta carta del 31 de Marzo de 1944 menciona
expresamente una "futura investigación climatológica"
que se desarrollaría "tras la guerra" (!). ¿Cómo
podemos explicarnos que Heinrich Himmler, que sin
lugar a dudas conocía el curso de la guerra, hablara
en términos de futuro en Marzo de 1944, fecha en que
supuestamente la guerra ya estaba siendo perdida por
el Reich?

Himmler gozaba de toda la confianza de Hitler, cosa
que, lógicamente, no era lo habitual, porque Hitler no
podía regalar su confianza a cualquiera. De forma que
probablemente Himmler, director de la SS y de la
Gestapo, era de los pocos a los que Hitler confiaba
los más altos secretos del Tercer Reich. Por eso
podemos preguntarnos: ¿Era Himmler conocedor de planes
o hechos tan significativos como para no creer en una
derrota del Tercer Reich, tal como se deduce de esta
carta? ¿Por qué si no hablaba Himmler de planes de
futuro si Alemania estaba presuntamente perdíendo la
guerra?

Semejante carta sólo puede explicarse si es que
Himmler conocía lo relativo a los OVNIs del Tercer
Reich y Neuschwabenland. De los temas que trata,
climatología y cultivos, parece que estaba al tanto o
incluso dirigiendo planes para el establecimiento de
colonias del Reich fuera del territorio de Alemania en
Europa, como por ejemplo Neuschwabenland, aunque
también se trabajaba en otras colonias o bases ocultas
en Suramérica, Groenlandia o incluso submarinas, como
en Canarias. Todos esos planes de investigación
climática y de cultivo de plantas parecen indicar que
las bases secretas del Tercer Reich eran creadas para
ser autónomas en cuanto a recursos, como la
alimentación. Y precisamente esta preocupación por la
agricultura, la climatología y los recursos
alimenticios demuestra que se pensaba establecer en
esas colonias considerables masas de población. 

Rudolf Hess


 http://enrojoysinrodeo.com/wp-content/uploads/2013/07/Rudolf-Hess.png
---------------------------------------------------------
Rudolf Hess (Alejandría (Egipto), 26 de abril de 1894
- †Berlín, 17 de agosto de 1987) fue un político y
militar alemán.

De carácter solitario y de padre disciplinado y madre
inglesa, fue educado con tutores privados y en el
colegio alemán de Alejandría y a los 14 años ingresó a
un internado juvenil de Bad Godesberg. Recibio
formacion para los negocios, aunque sin aptitudes y de
manera temporal, en Suiza y en 1914 al comenzar la
Primera Guerra Mundial, a punto de ingresar en la
Universidad de Oxford, se alisto en el ejercito alemán
como voluntario del 7° Batallón de artillería bávaro y
en sus primeros combates obtuvo la Cruz de Hierro por
dos heridas, una de ellas grave en el pulmón
izquierdo. Al final de la guerra se convirtió en
experto piloto.

En 1919, en un mitín conoció y quedó muy impresionado
con el que sería el futuro líder de Alemania, Adolf
Hitler, así como a otros personajes como Karl
Hausshofer. En 1920 se incorporó al partido Nazi y
tomó parte del Putsch de Múnich de 1923 y compartió
celda con Hausshofer y Hitler, colaborando con este
último en la redacción del libro Mein Kampf. En 1925
fue secretario político de Hitler, dando comienzo así
sus actividades políticas.

Para 1927 contrae nupcias con Lise Pröhl. Cinco años
después fue designado como Presidente del Comite
Central Nazi y en 1933 es elegido como parlamentario
del Reichstag. Al ascender Hitler al poder como Führer
fue designado como jefe del partido nazi y Ministro de
Estado, ocupando casí todos los poderes, excepto de
guerra y política exterior y se convirtió en segundo
en la jerarquía nazi, antes incluso que Joseph
Goebbels, a pesar de estos cargos Hess siempre matuvó
un bajo perfíl de líder.


La huida a Escocia
Nunca se ha sabido con certeza la razón, algunos
argumentan sólidamente que erá un plan premeditado de
Hitler para buscar la paz con Inglaterra, otros
arguyen que fue una iniciativa propia, pero el hecho
cierto es que Hess voló en un Messerschmith M-110
desde Augsburgo a Escocia el 10 de mayo de 1941,
(según versión del propio Hess era su tercer intento)
para tratar de pactar la paz con el Reino Unido y así
cambiar el curso de la Segunda Guerra Mundial al poder
concentrar al ejercito aleman en un solo frente contra
la URSS, sin embargo el preamturo apresamiento de Hess
al momento de tocar tierra cerca de las propiedades
del duque de Hamilton condujeron al fracaso de su
gestión, el desconocimiento apresurado de ambas partes
Inglaterra y Hitler, quien lo tildó de loco, y que las
cosas pronto no saldrían como se esperaba ya que esto
le provocó no solo un final abrupto en su carrera
política,y su encarcelamiento de por vida, sino en
haber contribuido a la derrota de Alemania en 1945,
dado que algunas versiones consideran probable que
divulgara en su cautiverio secretos de estado.

Las razones para obrar de semejante forma han sido y
son muy discutidas y misteriosas. Por una parte se
sostiene que el propio Hess sabía de antemano que
Alemania podía ser vencida en los frentes aliado y
soviético, preocupación que Karl Hausshofer había
manifestado también. Otras razones argumentan su
huida( cosa poco probable) por las diferencias que
sostenía, no solo con Hitler sino con otros dirigentes
nazis como Goebbels y sobre todo con Martín Börmann y
Heinrich Himmler en cuestiones de sucesión al Führer.

Lo cierto, después de la llegada a Escocia, esperaba
aterrizar el la propiedad del Duque de Hamilton quien
tenía una pista privada y que misteriosamente estuvo
iluminada esa noche y contaba además con repuestos del
mismo tipo de avión que Hess volaba, Rudolf Hess
pilotaba un Messerschmidt Bf 110D, (un avíon triplaza
de bombardeo, que le había facilitado el propio
fabricante) se le agotó el combustible muy poco antes
de aterrizar en Dungael y se vio obligado a saltar en
paracaidas en Eaglesham, cerca de Glasgow, donde un
campesino escocés, de manera cautelosa le auxilió y lo
llevó a una guarnición militar en donde intentó con un
nombre falso (Alfred Horn) convencer de que era amigo
del duque de Hamilton. Éste acude a la mañana
siguiente y Hess se presenta con su verdadero nombre,
aunque el duque lo ha reconocido porque se habían
visto por vez primera en las Olimpiadas de Berlín
cinco años antes. Comunica su deseo de llegar a un
acuerdo de paz con Inglaterra y que trae un mensaje de
Hitler. Inmediatamente fue hecho prisionero por la
Home Guard para ser recluido posteriormente, en la
Torre de Londres hasta el final de la Guerra. Todos
sus intentos de ser creído fueron absolutamente
infructuosos.

Hitler se enteró en la mañana del día 11 a través de
un sobre que le entregó el secretario de Hess con una
larga carta de este en el interior en la que le decía
al Führer que, en caso de que saliera mal la aventura
de llegar a la paz con Inglaterra antes de invadir la
URSS, podría argumentar que estaba loco. La reacción
alemana no se hizo esperar, pues Goebbels, como
Ministro de Propaganda del regímen, catalogó el día 12
la actuación digna de un loco desmedido. Hoars
después, la BBC anunciaba la captura de Hess. Para
Hitler fue un acto de vil traición, pues temía que los
secretos de la invasión a la URSS fueran revelados y
para esta última nación, fue un acto que no le valió
el perdón.


Sus últimos años en prisión
Después de su estancia en el Reino Unido, Hess tuvo
que ser devuelto a su país, no en calidad de héroe
sino de criminal de guerra. Juzgado en los Juicios de
Nuremberg, a causa de todas las decisiones que tomó y
firmó en su cargo de ministro durante el regímen nazi,
fue condenado de por vida el 1 de octubre de 1946 y
posteriormente, recluido en la prisión de Spandau, en
la zona aliada de Berlín. Curiosamente Speer tuvo
mejor suerte en este juicio.

Conforme cumplían las penas de condena de los líderes
nazis, la muerte de algunos otros y el avance de su
ancianidad, fueron inútiles los esfuerzos razonables
de liberarlo, de modo que lo convirtieron en el preso
más solitario que ha permanecido en una penitenciaría.
Ni siquiera dio los detalles sobre su huida a Escocia
durante la guerra. Murió en prisión 1987 a los 93
años.

Adolf Hitler

En pocas ocasiones la memoria de un Lider de la magnitud de Adolf Hitler ah sido tan manipulada y hasta boicoteadad por tantas personas, pero nosotros NACIONALSOCIALISTAS sabemos lo que Adolf Hitler fue y el ejemplo de ser Humano que dio todo por su Nación y su raza. ¡Adolf Hitler vive en nuestros Corazones! Nació el 20 de Abril de 1889 en una ciudad fronteriza de la Austria bávara, hijo de un agente de aduanas, Alois, que, en virtud de su ocupación, obligará a su familia a mudar varias veces de residencia, siempre en pequeñas localidades rurales. Su padre era hijo a su vez de la soltera María Anna Schikelgruber, tomando prestado el apellido Hitler de un pariente por considerarlo más honroso. El hecho de que su padre proviniera de una unión ilegítima entre su abuela y un desconocido perturbó siempre los pensamientos de Hitler, ante la posibilidad de tener ascendientes judíos. Durante su infancia, se educa en pequeñas escuelas de pueblo, hasta que pasa a la escuela de Artes y Oficios de Linz. Su infancia distó mucho de ser feliz, siendo objeto de frecuentes palizas por parte de su padre, sólo en parte compensadas por el cariño que su madre, Klara Pölz, le profesaba.  La complicidad entre madre e hijo era a veces percibida por su padre bajo el prisma de los celos. Persona inteligente, superaba las asignaturas escolares con facilidad, lo que le procuraba cierta tendencia al abandono y la pereza. Quizás por la mala relación con su padre, o por los frecuentes cambios de residencia y colegio, lo cierto es que el niño Hitler no lograba cuajar amistades, teniendo como resultado que se encerrase en sí mismo y en sus sueños como futuro pintor, su afición favorita. Los designios de su padre, por el contrario, iban por otros derroteros, pues deseaba para su hijo una carrera de funcionario. La controversia fue fuente de frecuentes disputas y discusiones, en las que el joven Hitler no cedía un ápice, al punto que, a modo de rebeldía, dejó de prestar atención a los estudios en la escuela católica de Linz y repitió curso. En 1903 muere su padre, lo que le otorga cierta libertad de movimientos y acción. Algo más tarde, una pulmonía le hace abandonar la escuela en principio hasta su restablecimiento, pero será definitiva. Se dedica entonces a su afición favorita, la pintura, durante dos años, con la ilusión de ser algún día un pintor reconocido. Su intento de ingresar en la Academia de Bellas Artes de Viena se ve abocado al fracaso, aunque, orgulloso y seguro de sus fuerzas, lo intentó un año más tarde. Nuevamente cosechó el mismo resultado. Decepcionado y triste por la muerte de su madre en 1907, se entregó a una vida abandonada y perezosa, en la que sólo las audiciones de Wagner parecían interesarle. Requerido para cumplir el servicio militar, Hitler se escondió en Viena durante tres años para así eludirlo. El motivo de su actuación no era otro que su deseo de no formar parte de un ejército que consideraba débil y propio de un país en decadencia, alejado de pasadas glorias. Por el contrario, admiraba a la pujante Alemania y su carácter orgulloso, lo que le hizo trasladarse a Munich en 1913. Desde allí envió una carta en la que se excusaba de no hacer el servicio militar, alegando que no tenía medios para subsistir y vivía en la pobreza. En realidad, disfrutaba de una pensión de orfandad, al mismo tiempo que la venta de algunos dibujos le procuraban ingresos adicionales. Sin embargo, aunque no fueron admitidas del todo sus excusas, el tribunal que juzgaba su caso se avino a realizarle un examen médico para poder declararle no apto para el servicio militar, lo que realmente sucedió. Un año más tarde, sorprendentemente, solicita su ingreso como voluntario en el ejército ante el advenimiento de la I Guerra Mundial. En los combates, destaca por su afán de lucha y arrojo. Inscrito en una unidad de choque, en apenas unas semanas sólo quedan vivos 600 de los 3.500 soldados que la formaban. Su habilidad en la lucha y su obediencia le hacen respetado por compañeros y mandos, quienes en ocasione le encomiendan misiones difíciles como el traslado de mensajes. En octubre de 1916 cae herido de cierta gravedad por un disparo que le atraviesa una pierna, aunque pronto se restablece y regresa al frente tras pasar el invierno convaleciente. Nuevamente en 1918, también en octubre, resulta herido, esta vez tras inhalar gases tóxicos. En su cartilla militar figura la inscripción "gaseado". Pierde temporalmente la visión y es ingresado en el Hospital de Passewalk, donde sufre varias operaciones y fuertes dolores. Durante su convalecencia, puede apreciar que está asistiendo a un mundo en profunda transformación. La revolución ha triunfado en Rusia, instalando allí una doctrina política que personalmente detesta. El viejo y decadente Imperio Austro-húngaro ha desaparecido como consecuencia de la derrota en la Gran guerra, mientras que su admirada y orgullosa Alemania ha sufrido una humillante derrota. Su análisis de la situación alemana le hace pensar que la derrota se debe a una conjunción de factores, entre los cuales el más destacable es la propia división interna, fruto del régimen de partidos, y la pérdida de los valores tradicionales que encumbraron a Prusia tan solo hacía algunas décadas. Además, el bolchevismo y los "no arios" amenazaban con extenderse por Alemania y el resto de Europa, subvirtiendo el orden "natural" y despreciando todo lo que Hitler valoraba. Por si fuera poco, el final de la guerra le dejaba en una situación de desamparo: en el ejército, en combate, era valorado y se sentía identificado con sus compañeros, con sus mandos y con una causa; fuera de él, se convertía en alguien sin rumbo, anodino. Sin saber qué hacer, se queda en el cuartel de Munich esperando alguna misión, algo que hacer. Finalmente le llega su oportunidad, al serle ofrecido un trabajo como espía y propagandista del ejército. Su misión consistirá en introducirse en los círculos políticos y detectar cualquier posible brote de sublevación.

MARTIN BORMANN

https://www.jewishvirtuallibrary.org/jsource/images/People/bormann.jpg
------------
MARTIN BORMANN

La vida de un Nacionalsocialista

"Pero tu sabes bien, ¿no es cierto?, que en mi
vocabulario DEBER se escribe siempre con mayúscula"


Gracias a Bormann tenemos las transcripciones de las
opiniones de Hitler en las charlas de sobremesa, muy
importantes y esclarecedoras. Pero sobre todo comparto
con Bormann una línea radicalmente Revolucionaria,
desligada del todo de los conservadores y las
iglesias, racialista y enemigo declarado del sionismo.

Hitler sin duda era más "humano", más cercano al
pueblo y por tanto menos dado a un radicalismo
práctico. Hitler fue siempre la conciencia popular del
NS. Bormann es el puro NS llevado a sus últimas
consecuencias. Por ello Hitler algunas veces tuvo que
limar las políticas radicales de Bormann (y con razón,
pues primero había que ganar la guerra), pero JAMÁS le
sustituyó, sino que por el contrario aumentó el poder
de Bormann, porque Hitler NO se oponía a las ideas
radicales de Bormann, que eran simplemente las del NS
puro, sino a su oportunidad política.
Si se hubiera ganado la guerra Hitler y Bormann (al
que incluso en el testamento de Hitler se le dejaba
como dirigente del Partido) hubieran llevado a cabo la
aplicación radical y completa de las ideas NS.

RASGOS BIOGRÁFICOS Y CARRERA POLÍTICA

Nació el 17 de Junio 1900 en una pequeña ciudad de
Baja Sajonia (Halberstadt). Su padre era suboficial
músico del Ejército y murió cuando su hijo apenas
contaba con 4 años. Su madre se casó en segundas
nupcias, con el director de una agencia bancaria. El
pequeño Martin asistió al Realgymnasium hasta el
tercer curso, pasando después a la Escuela de
Agricultura de Mecklemburgo, donde tampoco llegó a
terminar sus estudios porque fue movilizado por el
Ejército, al 55 Regimiento de Artillería de Campaña.
El fin de la I Guerra Mundial llegó sin que el joven
Bormann hubiera podido llegar a intervenir en los
combates.

Aun así Bormann sufrió, como toda su generación, la
amargura de la derrota y la humillación de su pueblo.
Nació en él la rebeldía contra los políticos y
agitadores de izquierdas. En 1920 entró a trabajar
como administrador de una finca agrícola, ocupación
que mantendría durante 6 años. En aquel mismo año
Bormann inició su vida política ingresando en la
"Asociación contra la extensión del peligro judío".
Perteneció a este grupo anti-judío durante 6 años
también. Paralelamente entra en contacto con uno de
los más célebres Cuerpos Francos (Freikorps), la
Organización Rossbach, donde pronto alcanza la
responsabilidad de Jefe de Sección y Tesorero para
Mecklemburgo.

El Julio 1923 Bormann fue detenido bajo la acusación
de estar implicado en la muerte de un tal Walter
Kadow, al que se acusaba, en los ambientes
nacionalistas, de haber delatado a las autoridades de
ocupación francesas en Renania a Albert Leo
Schlageter, lo que le había supuesto para éste la
muerte. Bormann permaneció en prisión preventiva 6
meses, hasta que se le condenó a un año, que padeció
en el penal de Leipzig. No se le acusó de ser el autor
material de los hechos sino de encubrirlos. Como
instigador directo fue sentenciado Rudolf Hoss (quien
después se hecho célebre por haber sido comandante del
campo de Auschwitz). Como víctima de la persecución de
la República de Weimar, a Bormann se le otorgó en 1938
la Blutorden (Orden de la Sangre), una de las máximas
condecoraciones del NSDAP, que premiaba a los que más
habían padecido en la lucha por el poder.

De nuevo en libertad Bormann reanudó su trabajo y
actividad política, ahora en el seno del Frontbann.
Participó, el 4 de Julio de 1926, en el
Reichsparteitag del NSDAP, pero no se afilió al
partido nacional-socialista hasta el 17 de Febrero de
1927.Su carnet ostentaba el número 60.508. Como había
hecho en su trabajo profesional y en sus anteriores
actividades, Bormann trabajó firme y duramente en el
seno del NSDAP. No es de extrañar que su carrera fuera
bastante rápida. Su gran capacidad de organización y
la increíble cantidad de trabajo que podía asumir y
resolver hacían de él alguien indispensable.

En otoño de 1927 fue nombrado Jefe de Prensa del Gaude
Jena, y colaborador del órgano regional del NSDAP, "El
Nacional Socialista". El 1 de abril del 28 era jefe
administrativo de todo el Gau. Sus aptitudes llamaron
la atención de la Jefatura de las SA, la OSAF, que lo
reclamó para su Cuartel General en Munich. Permaneció
al servicio de las SA hasta agosto de 1930, alcanzando
el cargo de Standartenführer.

El 25 de abril de 1930 Bormann fue nombrado Jefe de la
Caja de Socorro del NSDAP, organismo que ayudaba a los
militantes o familias que, por su participación en la
lucha, hubieran resultado heridos o muertos. De ser
una modesta oficina del Partido, Bormann la convirtió
en una poderosa y eficaz organización que velaba por
los militantes en los duros años de la lucha por el
poder. El mismo Bormann sufrió estas penalidades, ya
que en septiembre del 30 fue detenido acusado de
actividades subversivas".

Dedicado por completo al Partido era natural que
encontrara a su esposa en el seno de éste. El 2 de
Septiembre de 1929 Bormann se casó con Gerda Buch,
hija de un veteranísimo NS, Walter Buch, miembro del
NSDAP desde el Putsch de Munich. La misma Gerda era
miembro activo del Partido. El Führer en persona
apadrinó a los cónyugues, al igual que haría con su
primer hijo del matrimonio. Prototipo de familia NS,
los Bormann tuvieron 10 hijos. Por su fidelidad y
entusiasmo NS recibió Gerda Bormann el distintivo de
oro del Partido, que se reservaba para aquellos
afilados con carnet inferior al nº 100.000.

La fidelidad y entrega de militantes como Martin y
Gerda Bormann fueron los que permitieron el triunfo
del NSDAP en 1933. Bormann siguió con su carrera
política, siendo nombrado Reichsleiter y recayendo
sobre él la responsabilidad de ser Jefe del Estado
Mayor del recién nombrado Lugarteniente del Führer,
Rudolf Hess. Llegados a este punto conviene que
recapitulemos brevemente, y a la vez sintéticamente,
la carrera política de Bormann, que puede dividirse en
cuatro fases:

1- Desde 1920, en que se forma ideológicamente, hasta
1933, en que es nombrado Jefe del E. M de Hess.

2- Desde 1933 a mayo 1941 en que Hess vuela a
Inglaterra para tratar de conseguir la Paz. Bormann es
nombrado Parteikanzlei (Canciller del Partido) cargo
recién creado para sustituir a la Lugartenencia. Ello
le confiere el rango de Ministro del Reich.

3- Hasta abril 43, en que recibe además el título de
Secretario Personal del Führer.

4- Hasta la muerte de Hitler y el fin del III Reich.

BORMANN Y EL NSDAP

Desde su puesto de Jefe del E.M. de Hess, primero, y
de Jefe de la Cancillería del Partido, después,
Bormann era, de hecho, la máxima autoridad ejecutiva
interna del Partido. Era política oficial del régimen
no mezclar el Partido y el Estado, no fusionarlos,
sino mantener la autonomía del primero para que se
colocara por encima del segundo. Se huía así del
modelo italiano para acercarse al soviético. En
efecto, en Italia, el P.N.F. estaba tan estrechamente
mezclado con el Estado (muchas categorías de
funcionarios pasaban, en calidad de tal, a ser
miembros automáticamente del PNF, por ejemplo) que de
hecho quedó subordinado a él, lo que le provocó una
total burocratización, que tan manifiesta quedó en
1943 cuando se depuso al Duce.

Bormann siguió fielmente esta orientación política del
Führer. Por una parte dirigió, con mano de hierro, el
Partido. Por otra, trato -y consiguió- mantener el
predominio total del NSDAP en la vida política
alemana. Esto es cierto incluso en lo que se refiere a
las SS. Hoy es frecuente, al hablar del III Reich,
referirse mucho a las SS -para bien o para mal- y muy
poco al NSDAP, como si aquella hubiese suplantado a
éste. Ciertamente la SS se creo un área autónoma de
poder -a diferencia de las otras milicias u
organizaciones subordinadas-, pero jamás perdió el
Partido, gracias a Bormann, su posición de total
predominio. Y eso pese a que Bormann también ostentaba
el rango honorífico de Gruppenführer SS, la daga de
honor de las SS, y a que Himmler le regaló, como honor
especial, el carnet nº 555 de las SS.

Tras el complot de la bomba, llevado a cabo por el
sector más reaccionario del Ejército, Bormann puso en
pie de guerra a todo el NSDAP, y un decreto personal
de Hitler, el 10/44, daba al Jefe de la Parteikanzlei
(Bormann) plenos poderes para decidir, en el Partido,
sus milicias y organizaciones juveniles y
corporativas, las medidas que estime pertinentes con
vistas a entrar en la guerra total. Poco después se
estableció que cuando una región del Reich quedara en
directo peligro de ser ocupada, sería el Gauleiter, y
no el Ejército, quien ostentaría el poder supremo
decisorio. Igualmente el NSDAP recibió la
responsabilidad de todas las tareas de fortificación
en el suelo del Reich. El Volkstrum, por otra parte,
quedó constituido en torno a los cuadros políticos del
Partido, y no como una organización más del Ejército.

Aún más: Bormann fue el directo impulsor de la
introducción en la Wehrmacht de los oficiales
políticos NS (los NSFO) que debían apuntalar la moral
combativa de la tropa en los momentos de derrota,
eliminando la influencia de los derrotistas. Bormann
creía firmemente que sólo los NS podría dar fuerza
combativa a los alemanes en esos momentos. Por eso
ordenó a los mandos del Partido formar el Volkstrum y
que se diera formación ideológica en todo momento. En
los últimos meses de la guerra aun envió infinidad de
circulares y medidas al NSDAP sobre como aumentar el
esfuerzo militar.

BORMANN Y EL ESTADO

El Partido debía ser el motor del cambio
revolucionario que tenía que realizarse en Alemania.
Pero ese cambio sólo podía realizarse desde el Estado.
Por ello Bormann situó las actividades estatales
también dentro de su órbita de actuación. No se
encargó sólo de la dirección del Partido, sino que
también tomó parte activa en la redacción de la
legislación estatal, además de redactar la mayor parte
de los llamados decretos del Führer y de supervisar
los nombramientos.

Trabajador infatigable, como ya hemos dicho, ponía su
atención sobre asuntos tan numerosos como dispares; se
relacionaba con todos los Ministerios y Departamentos,
inspirándoles una línea de acción NS. Se conserva una
abultada correspondencia suya con todas las
Administraciones del Estado.

A veces su injerencia llegaba hasta extremos que son
curiosos y que incluso en algún caso parecen
grotescos. Por ejemplo dedicó muchos documentos a
intentar limitar el uso de la letra gótica (a la que,
de acuerdo con varios especialistas, imputaba un
origen judío), lo cual no es del todo cierto. También
hay documentos donde se dirime si el saludo correcto
era Heil Hitler o no. Pero esto no debe hacernos
pensar que se ocupaba siempre de temas burocráticos e
intrascendentes. Al contrario, sólo indicaba su enorme
capacidad de trabajo, pues al mismo tiempo se ocupaba
de todos los temas vitales de Alemania.

Como ya hemos dicho la mayor parte de su trabajo era
sobre temas vitales, por ejemplo se consagró
especialmente en perseguir toda irregularidad y
corrupción administrativa, todo abuso de poder o uso
ilegítimo de prebendas (en el Partido o en el Estado).
Hizo todo lo posible por endurecer las penas contra
acaparadores y defraudadores, así como contra quienes
intentaban evitar sus obligaciones militares. Logró
realmente que la corrupción fuera mínima pese a las
circunstancias militares.

Toda esta actividad suya fue posible gracias a que el
16de enero de 1942 un decreto del Führer otorgaba a
Bormann poderes para colaborar decisoriamente en la
elaboración de TODAS las leyes y disposiciones de las
autoridades del Reich. Dicho de otra manera, Hitler le
reconocía el derecho a controlar toda la legislación -
para adecuarla a los principios NS.

BORMANN Y LA POLÍTICA RACIAL

El Reichsleiter Bormann fue uno de los NS más
radicales en lo referente a la política racial. Dentro
de este capítulo cabe distinguir varias facetas.
Empecemos por la cuestión judía. La Cancillería del
Partido no cesaba de presionar sobre el Ministerio del
Interior para que toda la legislación anti-semita
fuera cumplida a rajatabla. El Partido, según su
parecer, debía ser quien se enfrentara directamente
con el problema judío. Para él esto sólo se lograría
por la expulsión total de los judíos del territorio
del Reich, y -mientras tanto- por la total
imposiblitación de influir o mezclarse con el pueblo
alemán.

Así, aunque los matrimonios con judíos de segundo
grado no estaban prohibidos por las leyes de
Nuremberg, Bormann cursó infinidad de circulares
desaconsejándolos. La medida más radical que consiguió
introducir fue la Disposición 13 de la Ley de la
Nacionalidad Alemana (junio 1943) que negaba a los
judíos alemanes el derecho a ser tratados como
alemanes ante los Tribunales (sino como extranjeros).

También fue el promotor - aunque Rosemberg fue el
encargado del desarrollo de la idea y de la
organización- de un Congreso Internacional Antijudío,
que debía haberse celebrado en Cracovia el 17 de junio
de 1944. A este tenían anunciada su asistencia 402
delegados, de ellos 198 extranjeros. En el elenco de
participantes se incluían, además del mismo Bormann, a
Goebbels, Hans Frank, Himmler, von Ribbentrop,
Schwarz, Kaltenbrunner, Sondermann, Rosenberg,
Baeumler, Gross, K.A.von Muller... y entre los
extranjeros a Mezzasona, Preziosi, Abel Bonnard, Paul
Marion, Ander Jaros (ministro húngaro), Mussert, el
Gran Mufti, El Galiani, John Amery, junto a delegados
de Noruega, Rumania, Eslovaquia, etc,... y
representantes clandestinos de España, por ejemplo. El
desembarco de Normandía frustró esta iniciativa.

Si todos los NS estaban de acuerdo en la política
anti-semita, no ocurre lo mismo en la política
respecto los eslavos de los territorios ocupados de la
URSS. Bormann pertenecía a la línea del Partido que
preconizaba dureza contra los eslavos, enfrentada a la
de Rosemberg, que contaba con atraerse a los pueblos
del Este a la órbita alemana, y aun más a ciertas
tendencias netamente pro-rusas (especialmente
manifiesta en varios grupos y personalidades de la
Konservative Revolution) que siempre habían
caracterizado al nacionalismo radical alemán.

Al apoyar la actividad de hombres como Koch en
Ucrania, frente a la línea propugnada por Rosemberg,
Bormann cometió uno de los errores políticos más
graves de su carrera. En efecto, hoy sabemos
perfectamente que una política de ocupación más
compresiva en el Este (al menos en Ukrania y otras
zonas de la URSS) habría facilitado mucho la tarea de
las tropas alemanas y habría debilitado enormemente al
poder soviético. Algunos de los biógrafos de Bormann,
Wulff en concreto, llegan a afirmar que Bormann
incluso alteró algunas de las ordenes de Hitler en
temas como el trato a los polacos, etc.

Igualmente apoyó Bormann la política de Eutanásia en
su más radical planteamiento. Este tema, por lo
delicado, exige algunas consideraciones al margen de
esta reseña biográfica. Con la eutanasia se podrá
estar de acuerdo o no, pero no vale el descalificarla
con tópicos. La eutanasia no la inventó el NS ni es
patrimonio exclusivo de él. Hoy en día, por ejemplo,
existen incluso sociedades que piden su legalización.
Por otra parte hay que reseñar quien es el enemigo más
destacado de la eutanasia: la Iglesia Católica.
Resulta sorprendente que una institución como esta,
que durante siglos ha eliminado a miles de personas,
en las guerras contra los infieles, en las
conversaciones forzadas de los paganos, en las cazas
de brujas, en las persecuciones contra los herejes,
etc., masacrando a comunidades enteras en nombre de
sus principios religiosos, acuse al Estado de
asesinato por es apolítica biológica realizada de
acuerdo con prescripciones científicas y para
beneficio de la sociedad.

BORMANN Y LA LUCHA IDEOLÓGICA

Con asiduidad se ha dicho que Bormann no era un
ideólogo. En realidad es cierto que no fue un buen
orador ni tampoco un escritor capacitado. No redactó
obras donde sistematizara principios ideológicos, pero
no porque no los tuviese sino porque él era, antes que
nada, un hombre de acción, decidido a transformar la
realidad en vez de divagar y escribir sobre como
hacerlo. Con la tantas veces mencionada capacidad de
trabajo y meticulosidad que le caracterizaba, velaba
atentamente porque el Partido mantuviera la mayor
pureza ideológica.

Otra muestra de su interés por la formulación
ideológica del NS la constituye el que fuera él quien
ordenara recoger todas las opiniones que el Führer
expresaba en las conversaciones de sobremesa en su
Cuartel General. Como quiera que el Führer, en
aquellas ocasiones, prefería divagar sobre temas
diversos, para liberarse de la tensión que producían
sus ocupaciones, era Bormann quien, hábilmente, le
provocaba con sus preguntas para que el Führer se
pronunciara sobre temas de interés capital, siendo
estas opiniones debidamente anotadas por los
taquígrafos y posteriormente archivadas, a fin de ser
editadas para completar el pensamiento del Führer ya
expuesto en Mein Kampf (todo lo cual no quiere decir
que la actual edición de estos textos, Conversaciones
sobre la Guerra y la Paz, en su edición española, sea
de fiar, ya que sus editores no han sido Bormann y los
demás responsables de las anotaciones taquigráficas,
sino gentes totalmente ajenas, y a la vez enemigas,
por lo cual es muy de temer que se hayan introducido
muchas alteraciones).

Muy sucintamente, en una carta privada, Bormann
exponía así su visión del NS:

¿Que es lo que deseamos nosotros, los nazis?. Queremos
adaptar nuestro pueblo a las Leyes de la Naturaleza,
es decir, queremos prepararlo para la lucha por la
existencia. Esta lucha existe, tanto si nos place como
si no, tanto si la rechazamos como si la aceptamos.
Este mundo, a fin de cuentas, no es un paraíso y jamás
podrá llegar a serlo, puesto que cada renovación, cada
cambio, presupone acción. Lo mismo que todo ser,
criatura, animal o planta, el individuo debe imponerse
para sobrevivir, lo mismo ocurre con un pueblo o una
nación. Formamos parte del conjunto eterno de toda
vida y es decir del ciclo de la Naturaleza, y no puede
ser de otra manera.

Bormann abordó, de pleno y con franqueza, el más agudo
problema ideológico que se le planteaba al NS en el
poder: El liberalismo y el marxismo habían sido ya
derrotados, tanto a nivel ideológico como sobre la
arena política. Quedaba un opositor: el cristianismo
político, amparándose bajo su cariz de religión y, de
acuerdo con esa proverbial capacidad de las iglesias
para subsistir en cualquier situación, el cristianismo
político mantenía sus fuertes posiciones en el seno
del III Reich, a quien pronto (en cuanto vió que podía
perder la guerra, tal como su oportunismo secular ha
hecho siempre) declaró una lucha a muerte. Subraya
MacGovern en su biografía de Bormann que "al igual que
otros muchos nazis, se titulaba a sí mismo
"Gottglaeubig", es decir: un creyente en Dios, pero
opuesto a toda religión organizada".

Se opuso también a los intentos de ciertos sectores NS
de crear una nueva iglesia luterana (los cristianos
alemanes) que fuera fiel al Partido, así como al
proyecto de Rosemberg en 1940 de redactar unas
directrices para la enseñanza de la religión. Para
Bormann religión y NS eran dos cosas distintas
sustancialmente. No se trataba de sustituir unos ritos
por otros, una casta sacerdotal por otra. El NS era
una Concepción del Mundo basada en principios
científicos y debía mantenerse apartado de todo
misticismo, y de derivar en un nuevo culto. En efecto
le preocupaba mucho la refutación científica del
cristianismo. La obra de H. Lohr "La teología en las
Ciencias Naturales" fue difundida masivamente por el
NSDAP por iniciativa suya. Lohr era un médico miembro
del Partido desde antes de 1923, que, entre otras
cosas, sostenía en su libro que, desde Moises, el
pensamiento judeo-cristiano se había opuesto a la
Ciencia.

BORMANN Y EL FÜHRER

Son muchos los autores que han señalado a Bormann como
el "genio malo" de Hitler. El resto de los autores se
conforman con señalar que era, en todo caso, su
eminencia gris. La mayor ambición de Bormann fue,
siempre, la de ser el más fiel servidor del Führer.
Siempre estaba dispuesto, como reconocen sus más
acérrimos enemigos, a aceptar y cumplir los encargos
de Hitler. A toda hora, en todo lugar, para cualquier
cosa. Facilitaba a Hitler, como nadie, todo su
trabajo, proporcionándole de forma completa, ya la vez
sencilla y clara, toda la información que el Führer
necesitaba. Pronto se hizo totalmente indispensable
para él. La compenetración entre los dos hombres no
podía ser más total y consta -expresado ante otros
colaboradores y personajes de su Cuartel General- el
agradecimiento personal de Hitler hacia ese
infatigable trabajador, que tanto se desvelaba por
ayudarle en sus tareas.

Dotado de una memoria fenomenal, de una capacidad
inagotable de trabajo, y de una fidelidad indudable,
Bormann se transformó en la sombra del Führer. No es
de extrañar, en consecuencia, que Hitler decidiera en
1943 nombrarle oficialmente su Secretario Personal. De
hecho, ya bastante antes, venía ocupándose de los
asuntos privados del Führer. El era, por ejemplo, el
responsable de todo el conjunto del Berghof, en
Obersalzberg (adquisición de terrenos, obras, etc), él
era el responsable encargado por Hitler para
solucionar todas las formalidades y trámites de
adquisición de obras para el Museo de Linz que Hitler
soñaba en instalar en la ciudad de su infancia. El era
el responsable del llamado Donativo Adolf Hitler, que
anualmente, desde 1933 -y no de antes- entregaban las
grandes industrias al Partido.

Esta envidiable proximidad al Führer no dejaría de
causarle fuertes enemistades. Es curioso el constatar
como, en el proceso de Nuremberg, algunos de los
acusados optaron por echar la culpa de todo al acusado
ausente, Bormann. También otros jefes políticos y
militares han despotricado, en sus libros y artículos,
de un Bormann que ejercitaba una influencia "maléfica"
sobre el Führer.

La existencia de tensiones de ese tipo no es
patrimonio de los NS, ni atribuibles a la naturaleza
patológica de su régimen, como tantos autores han
sostenido (como Arendt). En España tenemos un buen
ejemplo, muy próximo, de un partido en el gobierno
democrático que en pocos meses de luchas internas,
pese a ser el partido mayoritario y en el poder, se
convirtió en un mini grupo extra parlamentario: la
UCD. Imaginar que en el seno de un partido
revolucionario, que parte además de la base de que
"Vivir es Luchar y Luchar es Vivir" puede reinar la
misma paz que en el claustro de un convento de
Carmelitas Descalzas, es grotesco.

Se dice que Bormann tendió, en torno al Führer, un
auténtico cerco, aislándole de otras figuras NS. Daba
la impresión de tomar al Führer como propiedad
privada, evitando que otros se acercasen demasiado o
tuvieran influencia sobre él. Muchos antiguos líderes
NS así lo han descrito o declarado. No es inexacto,
aunque si parcial. Bormann, que siempre permaneció en
un segundo plano en la vida política del III Reich,
utilizó largamente su influencia junto a Hitler para
favorecer sus puntos de vista, al igual que utilizó su
control sobre el NSDAP para después llevarlos a cabo.
Que quizás se extralimitase en esta actitud de ponerse
como intermediario entre Hitler y el resto de
personalidades, y quizás entre Hitler y la realidad
misma, es muy posible. Pero no se debe creer que lo
hiciera de mala fé y mucho menos por ambición personal
o por motivos inconfesables... y aun menos que fuera
¡agente soviético!, como se ha llegado a decir.

Sólo lo hizo por un sentido hipertrófico de fidelidad
y voluntad de servicio al Führer, al que quería dejar
libre de molestias y le quiso evitar el contacto con
la realidad en los últimos años de derrota y miserias
para el pueblo alemán. En todo caso, el deseo de
Bormann de ser el único hombre de confianza del Führer
fue sin duda negativo. Las quejas casi unánimes de los
jefes políticos y militares no pueden ser totalmente
falsas, aunque en ellas hay mucho de oportunismo de
postguerra, al querer hacer a Bormann el chivo
expiatorio de todo.

Bormann se enfrentó con los altos líderes NS por
varios motivos. El, por su carácter y personalidad -
que estudiaremos más adelante- era incompatible con un
Goering. No dejaba de subrayar, además, la diferencia
entre la ineficaz Lutfwaffe (aunque de esto no tenía
toda la culpa Goering, claro está) y la perfecta
eficacia del Partido. Respecto a Himmler, les
enfrentaba su decidida posición de mantener, siempre y
en todo lugar, el predominio del NSDAP sobre las SS.
Tuvo sus discrepancias con Rosemberg, como ya hemos
visto. Pese a que en algunos casos colaboraron bien,
se enfrentaron en temas como en el Instituto de
Investigación del Judaismo (que sin embargo al fin
abrió sus puertas en 1941) o en la Escuela Superior
del NSDAP, que no llegó a existir por las
circunstancias bélicas.

Se trataba de una diferencia de caracteres y
planteamientos entre un hombre que era
fundamentalmente un pensador abstracto (Rosemberg),
poco realista y desorganizado, y un hombre de acción,
eminentemente práctico, como Bormann. Sin embargo la
afirmación de que era enemigo de todos los líderes NS,
por un sentido de competencia de poderes, es
absolutamente falsa. Una sólida amistad le unía con
Himmler, por ejemplo, pero sobretodo fue amigo íntimo
de Walter Darré, con quien compartía su pasado
campesino. Y, de cualquier manera, estas tensiones
jamás llegaron a extremos como los del Partido
Bolchevique, donde la vieja guardia se dividió en
bandos enfrentados que lucharon entre sí hasta la
muerte, de forma que a la victoria de Stalín fueron
ejecutados y perseguidos todos los demás.

Es así mismo jocosa la afirmación de que Bormann se
hizo indispensable para el Führer a través de ningún
poder maléfico ola brujería! (se han llegado a
escribir cosas increíbles sobre estos temas), sino que
lo fue por decisión personal de Hitler. A este efecto
el hecho de que Hitler le nombrara albacea
testamentario es tremendamente significativo. Dice
Fest que "cuando Hitler le designó su testamentario,
Bormann tuvo conciencia al fin de que estaba
identificado con el cerebro mismo del régimen NS".
Esta había sido, sin más, su máxima aspiración.

PERSONALIDAD DE MARTIN BORMANN

Se ha acusado a Bormann de ser una persona
maquiavélica, de buscar deliberadamente permanecer en
un segundo término, pero estando corroído por la
ambición de poder. Nada más falso. En Bormann no
existía ambición de poder, sino ambición por servir el
primero, que es muy distinto .Incluso Fest se ve
obligado a reconocer, por ejemplo, que Bormann era un
hombre alejado de todo tipo de vicios y que llevaba
una existencia casi monacal, como el mismo Hitler.

Bormann no fumaba ni bebía, comía con moderación y no
tenía inclinaciones a ningún tipo de lujo, ni pasiones
ni afición al dinero. No utilizó jamás el gran poder
que tuvo ni para enriquecerse ni para pavonearse por
la alta sociedad (como hicieron algún otro alto
dirigente del III Reich). Fest es también el autor de
otra acusación totalmente infundada. Dice Fest, por
ejemplo: "Bormann pertenecía a esa segunda generación
que en toda revolución se muestra impaciente por
suceder a la vieja guardia de los combatientes. Es la
generación de los prácticos sin fines, de los
calculadores exentos de toda hipoteca ideológica".

Ya hemos visto que SI tenía estos planteamientos
ideológicos que Fest le niega. También es falso que
perteneciera a la segunda generación, pues si bien no
entró en el partido oficialmente hasta 1927, ya estaba
en estrecho contacto con él en1925, fecha bastante
temprana por cierto, ya que él vivía en el Norte de
Alemania, y para esas fechas el NSDAP era aun una
formación política eminentemente bávara. Ciertamente
Bormann no fué uno de los líderes de los viejos
tiempos, pero sí un militante de la vieja guardia. Ya
antes de afiliarse al NSDAP había organizado actos de
las SA, por lo que recibió cartas de agradecimiento,
que se conservan, de George Strasser, que por aquel
entonces organizaba el Partido en el norte de
Alemania. Durante la lucha por el establecimiento del
Partido fuera de Baviera no escatimó sacrificios,
recogió en la hacienda que administraba a refugiados
de las SA que huían de la persecución policial en
Baviera, dándoles empleo y manteniéndoles encubiertos.
Realizó misiones de enlace con el alto mando de las
SA, de donde salieron sus contactos posteriores. Era
pues un "altekampfer" nacional socialista.

Hay un capítulo en la vida privada de Bormann que hay
que mencionar.Se trata de sus relaciones extra
matrimoniales con una mujer.Bormann, un hombre que por
su actividad se veía costreñido a vivir alejado de su
esposa durante largos periodos de tiempo, no ocultó
esa relación a su esposa, sino que es el primero en
manifestarle toda la verdad, por encima de toda
hipocresía moral del pequeño burgués devoto que,
después, engaña a su mujer.

PERSEGUIDO DESPUÉS DE MUERTO

Bormann permaneció junto al Führer hasta el último
instante. El fue quien remitió a Doenitz el telegrama
por el cual el Führer le designaba su sucesor. Después
de muerto ya Hitler, intentó salir de Berlín para
cumplir la orden del extinto Hitler de ponerse a
disposición del Gran Almirante. En ese intento murió,
aunque su cuerpo quedara confundido con la multitud de
cadáveres del Berlín asediado. De no haber muerto
Bormann, sin lugar a dudas habría dado cumplimiento a
esa última orden recibida.

Carlos Caballero.Revisionista Español.

JOSE ANTONIO PRIMO DE RIVERA

http://3.bp.blogspot.com/-2JEj6Ny6ge4/TtDQbwTos-I/AAAAAAAAAK8/CBCvWMgog_o/s1600/-+JOSE+ANTONIO%252C+FUNDADOR+DE+LA+FALANGE+%252817%2529+-.jpg
------------------
José Antonio Primo de Rivera y Saénz de Heredia. Nació
el 24 de Abril de 1903 en Madrid, en el seno de una
tradicional Familia Cristiana y Patriótica, de su
padre Don Miguel Primo de Rivera heredó el titulo de
marqués de Estella ( el cual apenas uso, porque fue
sin más José Antonio, el Profeta de la Salvación de
España ).

Estudio en la Facultad de Derecho de Madrid. La
biografía de José Antonio, esta influenciada
fuertemente por las vicisitudes del Gobierno de su
padre Don Miguel Primo de Rivera, sobre todo por la su
dimisión y los acontecimientos que la acompañaron,
como siempre ocurre en los Gobiernos Militares cuando
se inicia su eclipse y posterior desaparición, grupos
que anteriormente habían sido mas o menos
incondicionales, adoptan posturas mas cómodas, a José
Antonio tanto oportunismo, no pudo menos que
repugnarle.

El 2 de Mayo de 1930 acepta el cargo de vicesecretario
general de Unión Monárquica, con el propósito de
reivindicar la memoria de su padre. Se presenta a las
elecciones de 1931, pero es derrotado por su
contrincante conservador Bartolomé Cossío.

Es detenido en 1932 por haber colaborado con la
sublevación de Sanjurjo. En 1933 se publica el diario
"Fascio" donde escribe un articulo: "Orientaciones
hacia un nuevo estado". Se lanza junto al aviador Ruiz
de Alda a la creación del Movimiento Sindicalista
Español, que seria el embrión de Falange Española.

Así el 29 de octubre de 1933, apesar de la persecución
por parte de la Dirección de Seguridad, se celebra el
acto fundacional de Falange, en el teatro de la
Comedia de Madrid, en este acto intervinieron, además
de José Antonio, Ruiz de Alda y Alfonso García
Valdecasas.

José Antonio es elegido candidato por Cádiz y el 13 de
febrero de 1934 se unifica con el grupo de Ramiro de
Ledesma bajo el nombre de Falange Española de las JONS
(Juntas de Ofensiva Nacional Sindicalista). Desarrolla
una brillante labor parlamentaria, interviniendo en
los grandes debates y pronunciando entre otros un
documentadísimo discurso en contra de la Ley Agraria
que desde el poder intentan realizar las derechas.

A lo largo de 1934 se suceden los enfrentamientos
entre izquierdistas y falangistas, siendo acusado en
el parlamento de posesión ilícita de armas.

En 1935 José Antonio se dedica a realizar viajes por
España dando mítines, se constituye el SEU. En este
año Ramiro Ledesma abandona falange voluntariamente.
Convocadas elecciones generales para febrero de 1936,
se dislumbra el desastre. Falange se presenta en
solitario, sin conseguir representación parlamentaria.
Las elecciones son ganadas por el Frente Popular,
aunque de la fiabilidad de aquellas elecciones sea
motivo de controversia, debido a la multitud de
situaciones de ilegalidad que se produjeron. La mecha
de la guerra civil estaba encendida.

Falange Española de las JONS es declarada organización
ilegal, y sus dirigentes, incluido José Antonio son
detenidos y encarcelados en la Prisión Modelo de
Madrid. Esto no sería obstáculo para que José Antonio
siguiera dirigiendo el movimiento desde la cárcel.

El gobierno no para de presentar cargos en contra del
líder de Falange y el 5 de junio de 1936 es trasladado
a la cárcel de Alicante. En la cárcel de Alicante,
José Antonio, escribe su manifiesto político en el que
reitera su aspiración de Gobierno Nacional desde una
perspectiva puramente Cristiana, basada en La
Justicia, y en los derechos de los que menos o nada
tienen..

Conoce, los planes de sublevación de los militares,
los cuales sin llegar a aceptar, da libertad a sus
seguidores para unirse a la rebelión ( para mayor
servicio a Cristo y  España ). 

A pesar de los intentos de salvarle por parte del
Bando Nacional, como sobornos a autoridades locales,
canje de prisioneros, e incluso el movimiento de una
columna de jóvenes falangistas alicantinos (que fueron
neutralizados por la Guardia de Asalto y destruidos),
José Antonio es Juzgado.

El 17 de Noviembre de 1936 José Antonio es juzgado por
rebelión militar, el mismo asumió su propia defensa,
la de su hermano Miguel y la esposa de este Margarita
Larios.

Su actuación es cálida y brillante, un diario
izquierdista Alicantino escribía el día siguiente:
-"Gesto, voz y palabra se funden en una obra maestra
de la oratoria forense, que el público escucha con
recogimiento, atención y evidentes signos de interés."


A pesar de su elocuencia los acusados son condenados a
muerte, pero José Antonio caballerosamente apeló en
favor de su hermano y mujer, por lo que la pena fue
cambiada por reclusión.

A pesar de la interposicion de algunos dirigentes
comunistas como Manuel Azaña, y adelantándose los
dirigentes locales a la orden de Madrid José Antonio
era fusilado la mañana del 20 de Noviembre en el patio
de la cárcel de Alicante, junto a otros cuatro jóvenes
del pueblo alicantino de Novelda.

Su ultima voluntad fue que limpiaran el patio de la
cárcel para que su hermano Miguel no tuviera que pisar
su sangre. Sus restos mortales yacen en la actualidad
en el Valle de Los Caídos de Madrid, monumento
levantado a los caídos de ambos bandos durante la
trágica Guerra Civil Española.

El anarquista Abad de Santillán escribió: "Los
españoles de esta talla, los patriotas como él, no son
peligrosos, y no se han de considerar enemigos. ¡ Cómo
habría cambiado el destino de España sí hubiera sido
posible un acuerdo entre nosotros como deseaba Primo
de Rivera !."  

Horst Wessel

Horst Ludwig Wessel nació el 9 de septiembre de 1.907
en Bielefeld, una ciudad en el corazón del
"Teutoburguer Wald" (Bosque Teutónico), en la región
de Westfalia. Sus padres eran un pastor protestante y
su madre una ama de casa. Más tarde en 1.913 su
familia se trasladó a Berlín, donde su padre empezó a
desempeñar su ocupación como pastor en la parroquia
protestante de San Nicolás.




  Entretanto, estalló la I Guerra Mundial y el padre,
como capellán de campo, sirvió al lado del Mariscal
Hindenburg, de quien se haría amigo personal. Durante
este tiempo, ya se empieza a ver al joven Horst a la
cabeza de sus camaradas en la escuela y en la calle,
donde asistía a la amenazante Revolución Bolchevique
de Berlín en 1919 de Rosa Luxemburg y Karl Liebknecht.
  Nada más llegar a Berlín, Wessel empezó a
frecuentar un gimnasio que existía cerca de su casa.
Aquí fue donde entró en contacto con los movimientos
juveniles de la República de Weimar. Pero no fue hasta
1.922 cuando ingresa en los grupos patrióticos
alemanes, exactamente en la Orden de Bismarck,
Ortsgruppe 21 "Kronprinzessin". Al poco de entrar
conoció al camorrista Wilhem Kube que mas tarde
fundaría el partido del pueblo alemán.




  A principios de 1.924 se encuentra en la liga del
Capitán Hermann Ehrhardts Wiking , encuadrado como
escolta para los mítines de la organización. Participó
en el Putsch de Kapp, dentro de la brigada de marina
de Ehrhardt ,Hakendreuz am Stahlhelm (cruz gamada y
casco de acero). Debido al carácter terrorista de esta
asociación, el primer ministro Matthias Erzberger
prohibió la banda. Esto hizo que Wessel en julio de
1.924 entrará en contacto con los Wiking de Ehrhardst,
la cual era una banda de carácter nacional, cuyo único
fin era la defensa de Alemania.
El 12 de febrero de 1.925, Horst Wessel rompe
definitivamente con la orden de Bismarck y se enrola
con los Wiking. Este hecho hizo que no se matriculara
ese semestre en la carrera de derecho. Un mes mas
tarde, la banda fue prohibida en Prusia, porque al
Capitán Ehrhardst se le relacionó con un conato de
Putsch que estuvo a punto de degenerar en una guerra
civil.
  Wessel se había convertido en un activista juvenil
de cierta fama entre los ambientes nacionalistas y
aprovechando una vieja amistad se pone en contacto con
el incipiente partido nacional socialista, a través de
Heinz Hauenstein que pertenecía al Freikorpführer y
pionero en el norte de Alemania del NSDAP, estos se
encontraban opuestos al Gauleiter Schmiedicke y al
Comandante de las SA Daluege, por lo que Wessel se
encuentra en un ambiente de mucha lucha política. Por
estos tiempos los anarquistas de Berlín se encontraban
muy activos. Esto precipitó la entrada de Horst en el
Sturmabteilung nº 1de las SA de Berlín.

                          .
  El 1 de noviembre de 1.926 accedió al cargo de
Gaulatier, Joseph Goebbels, emprendiendo la
reorganización de todo el partido en Berlín. Wessel no
estaba seguro de la capacidad de su nuevo Gauleiters,
por lo que en un principio se aparto de él. En
diciembre de ese mismo año y tras dos intentos fue
recibido por Goebbels en calidad de miembro del
partido.
  Orador y combatiente, a veces volvía a casa en
estado lamentable, para gran horror de su madre, que
entretanto se había quedado viuda. Esto obligó a Horst
a alejarse del "Berlín Rojo", donde ya por aquellos
tiempos, empezaba a tener muchos enemigos políticos.
En el semestre de invierno de 1.927 /1.928 marchó a
Viena para continuar sus estudios en esta ciudad. Allí
aprovechó para estructurar las secciones de la Bundes
Deutscher Arbeiterjugend, que más tarde se convertiría
en la HJ (Hitlerjugend) austriaca.
  De vuelta de Viena, Horst Wessel, aparece por la
sede de la SA en la Alexanderplatz, encuadrándose en
el Strum 1, estandarte 4. A partir de este momento
tiene un extraordinario fervor político, que se
refleja en su campaña propagandística, recorriendo
buena parte de Alemania, dando a conocer las ideas del
nacionalismo. Asiste a todos los Congresos del Partido
y se le ve tanto en Munich, como en Nuremberg o
Braunschweig, donde desfila a la cabeza de su
Sección.. El propio Goebbels dará nota sobre la
ejemplarizante campaña del joven Wessel. Incluso en un
informe remitido a Hitler en abril de 1.929, sobre el
desarrollo y movimientos del partido en Berlín, se
hizo una mención a las actividades llevadas a cabo por
Wessel.




  No se puede poner en duda que la figura de Wessel y
la de Goebbels, son las más importantes en el
desarrollo del NSDAP en la capital alemana.
Desde el 1 de mayo de 1.929 obtiene el cargo de jefe
de tropa en el berlines barrio de Friedrichschain, y
pasa al Sturm 5, que lo desarrollaría completamente y
el cual se convertiría en uno de los más activos de
todo Berlín.
  Un día que se dirigía a la Universidad, cerca de la
Alexander Platz, conoce a una chica llamada Erna
Jaenicke. Se enamoran y deciden vivir juntos en contra
de la voluntad de la madre de Horst, que como
represalia hacia su hijo decide no pagarle más sus
estudios en la universidad. En vista de esto, Horst
abandona su casa y se traslada a la Großen Frankfurter
Straße nº 62 . A partir de este momento realiza todo
tipo de trabajos, entre otros, obrero de la
construcción y taxista, para poder vivir y pagar su
casa, ocupándose además de las actividades de la SA y
del partido.


  Con ocasión de una excursión a las montañas, su
joven hermano Werner Wessel, muere accidentalmente
durante una tempestad de nieve. Horst vuelve a Berlín
moralmente destrozado. Tras el enterramiento de su
hermano en el panteón familiar y marcado duramente por
esta nueva prueba, cae enfermo y debe permanecer en
cama durante un tiempo. Sus camaradas del Sturm
5,Bruno, Richard y Albert van a visitarle asiduamente
para levantarle la moral.





Discurso de Joseph Goebbels

  Era por la noche y yo estaba disfrutando del placer
de la lectura con un buen libro. Estaba relajado y el
teléfono sonó, lo cogí con inquietud, la llamada era
peor de lo que esperaba, Horst Wessel había sido
tiroteado. Con miedo, yo pregunté, ¿muerto? No, pero
no hay muchas esperanzas. Yo sentí como si las paredes
se me vinieran encima. Era increíble, no podía ser.
  Pocos días después, me encontraba dentro de una
pequeña habitación en el sótano de un hospital, estaba
impactado por lo que estaba viendo. Un impacto de bala
en la cabeza había producido un daño terrible a ese
heroico muchacho, su cara estaba destrozada. A duras
penas podía reconocerle, pero él estaba feliz, estaba
sereno y le brillaban los ojos. A pesar de esto no
podíamos hablar durante mucho tiempo, el doctor le
ordenó que estuviera en calma. El solo me repetía
estas palabras: Yo soy feliz, el no necesitaba decir
esto. Su juventud y su brillante sonrisa se
sobreponían a la sangre y a las heridas. El aun tenía
esperanzas.

                         
  Yo me senté en su cama, era Domingo por la tarde,
mientras que un flujo de visitantes iba llegando hasta
la noche. Uno podía tener esperanza, la fiebre estaba
bajando, y las heridas cicatrizaban. Él se incorporó
un poco y habló, ¿sobre qué? ¡Una pregunta tonta! A
cerca de nosotros, a cerca del movimiento, a cerca de
sus camaradas. Ellos se mantuvieron firmes en su
puerta todo el día, uno tras otro llegaban y
levantaban el brazo para saludar al joven líder, en
ese momento. Yo no podía considerarlo de otra manera.
  Le miré las manos, que eran ahora pequeñas y
blancas. Su nariz resaltaba en su cara, y sus ojos
mantenían el brillo, pero la fiebre volvía, el no
comía, su salud gradualmente declinaba, aunque su
espíritu se mantenía fresco. No le permitían leer,
solo le dejaban hablar, era difícil obedecer las
advertencias de la enfermera. Cada vez que salía de la
habitación , no sabía si lo iba a ver de nuevo, ¿quién
lo sabía?. Si la sangre no se envenenava todo iría
bien.
  La solitaria madre se sentaba fuera, destrozada, su
cara reflejaba una pregunta.¿ conseguirá su hijo salir
de esta situación? ¿qué podía decir uno salvo sí?. Yo
intentaba convencerme a mí mismo y a los demás. Su
estado empeoraba, pero el Jueves, estaba un poco
mejor, él quería hablar conmigo, el doctor me dejo un
minuto. Que duro es estar en una habitación donde la
muerte está presente. El no conocía como de seria era
su situación, pero sentía que quizá esta no fuera la
última oportunidad de no rendirse. La enfermera le
ayudó muchísimo, y eso le reconfortaba. Yo le decía,
no pierdas la esperanza, la fiebre va y viene, el
movimiento también ha sufrido en los dos últimos años,
pero ahora es fuerte y compacto. Esto le consolaba.
¡Vuelve! , sus ojos, sus manos, sus secos labios,
decían, yo salí con el corazón encogido. Yo temía que
fuera la última vez que le viera.
  El Sábado por la mañana, todo era irremediable, el
doctor no permitía visitas largas, tenía
alucinaciones, no reconocía ni a su propia madre.
Eran las 6:30 de la madrugada del Domingo, él murió
después de una dura lucha. Estuve sobre su cama dos
horas más tarde, no podía imaginarme que aquel era
Horst Wessel, su cara estaba amarillenta, las heridas
todavía cubiertas con los vendajes, la barba sin
afeitar, sus ojos medio cerrados y vidriosos miraban
fijamente a la eternidad. Sus pequeñas manos yacía en
medio de flores, tulipanes rojos y violetas.
  Horst Wessel había muerto. Sus restos mortales
mostraban lucha y conflicto. Casi podía sentir, a su
espíritu elevarse, vivir con nosotros. Él lo creía, él
lo sabia. Él marchaba en espíritu en nuestros
corazones.
Un día en Alemania , trabajadores y estudiantes
marcharan juntos cantando su canción. Él estará con
nosotros. Él lo escribió en un momento de éxtasis, de
inspiración, la canción emanó de él, nació como
testimonio de su vida. Nuestros camisas pardas lo
están cantando en toda nuestra nación. En 10 años, los
niños la cantaran en las escuelas, los trabajadores en
las fábricas, los soldados en las marchas. Su canción
le hará inmortal, ésta refleja como murió y como
vivió. Un viaje entre dos mundos, entre el ayer y el
mañana, entre lo que fue y lo que será. ¡Un soldado de
la revolución alemana!. Él estuvo siempre en pie con
la mano en su cinturón, erguido y orgulloso, con la
sonrisa de juventud en sus rojizos labios, siempre
listo para arriesgar su vida, así es como nosotros le
recordaremos.
  Las perpetuas e interminables secciones marcharan
con su espíritu. Un pueblo humillado se levantará y
comenzará a moverse. La Alemania que se levanta
demanda estos derechos ¡Libertad y prosperidad!. El
marcha detrás de nosotros en espíritu, muchos no le
conocerán, otros irán donde el está , otros muchos
vendrán. Él cabalgará en silencio con nosotros. Las
banderas ondearan, las trompetas sonaran y en millones
de gargantas resonara la canción de la revolución
nacionalsocialista.
JOSEPH GOEBBELS "DER ANGRIFF" FEBRERO 1930.