miércoles, 26 de octubre de 2016

la juventud obrera

Es estos tiempos de subempleo, contratos basura, en que tantos jóvenes tienen que
escoger entre el paro o trabajos en condiciones humillantes, nos gusta la idea de
recordar que esa no ha sido siempre la única opción, que existió un sistema socialista
que aprobó leyes destinadas a proteger al joven trabajador, a formarlo y a integrarlo
en la sociedad. La Alemania Nacionalsocialista fue una sociedad en la que se llegó
al pleno empleo. Con cerca de cinco millones de parados y con literalmente millones
de familias que no tienen nadie trabajando o recibiendo ningún tipo de ayuda creemos
aquel ejemplo más presente que nunca.Los editores
 Sin esperanzaEn el año 1932 se acerca a los siete millones la cifra de los parados en el Reich alemán.
La tercera parte de los alemanes productivos con sus familiares, o sea unos 21,5
millones de alemanes viven del miserable socorro público, llevan una existencia sin
esperanza de. salvación de la miseria. De manera insoportable pesa la necesidad del
pueblo también sobre la juventud. Los más jóvenes ven cómo sus hermanos quedan
sin trabajo después de terminado el aprendizaje y no pueden practicar el oficio aprendido.
Es más, se ha llegado al extremo de no poder colocar come aprendices o dar
trabajo a todos aquellos que han acabado sus años escolares, a pesar de que los jóvenes
que han terminado su aprendizaje se ven obligados a abandonar sus puestos, para
evitar el tener que pagarles según la tarifa, ¿De qué sirven todas las aptitudes y todos
los conocimientos cuando no se pueden aprovechar ? La necesidad material que pesa
sobre cada cual conduce al desaliento, a la estupidez y aniquila en medida creciente
hasta las últimas fuerzas morales. Desde luego, en todo individuo vive el anhelo de
aumentar su caudal de conocimientos y aquel que durante algún tiempo se ve excluido
del campo de las actividades económicas, aprovecha este tiempo para instruirse y
progresar. Pero cuando la falta de trabajo llega a ser unEl cambioEn esta situación sin esperanza alcanza el poder el Nacionalsocialismo. Lo que antes
era sólo un ideal, se convierte ahora en realidad: el paro disminuye progresivamente,
la gente vuelve a tener trabajo y pan. Y entonces resurge en el trabajador alemán
el deseo de ilustrarse y de progresar.
El número de obreros capacitados del Reich alemán es considerable, mucho más de
lo que se puedo comprobar oficialmente. Por las pruebas de las más diversas clases.
Esto lo confirman los años siguientes a 1933, en los que la falta de trabajo se empieza
a convertir en falta de trabajadores. Ya no se trata de dar trabajo, sea como sea, el
lema es ahora: A cada cual el trabajo que corresponda a sus aptitudes. Y se inicia el
movimiento que se puede resumir bajo el vasto concepto “Plan profesional y encauzamiento
profesional”. El lema «Vía libre al más apto» vuelve a tener significación,
si bien su sentido ya es otro.
 El más aptoEl postulado de que a todo individuo apto se le debe brindar la posibilidad de ocupar
el puesto correspondiente a sus capacidades, aun cuando los medios económicos del
padre no permitan sufragar sus estudios, no ha sido sentado por primera vez por el
Nacionalsocialismo. Pero el problema del progreso social y de las medidas empleadas
para fomentarlo, se basa hoy en consideraciones muy distintas a las de antes.
Mientras en otro tiempo era el bien individual el punto de partida de todas las medidas,
se hace depender hoy su realización del valor que éstas puedan tener para el conjunto
del pueblo. Cuando se ponen al servicio de la comunidad nacional es, innegablemente,
cuando todas alcanzan su grado de utilidad máxima: por eso esta comunidad
tiene el deber de velar por el desarrollo de las facultades y aptitudes de todos sus
miembros. De este modo el talento no queda limitado al sector meramente intelectual.
Personas « de talento » por antonomasia no existen; los que pretenden saberlo
todo y tener conocimientos universales son solamente buenas medianías en los dominios
parciales. En cambio una persona puede tener dotes especiales para un oficio determinado
para una carrera comercial, para la organización, para la dirección política o militar,
para la especulación abstracta o para la productiva audacia del investigador. Únicamente
sobre el terreno de la aptitud se desarrolla el talento. Y sólo aquí cabe a su vez, establecer
diversas graduaciones. Estas personas de talento han de ser descubiertas y apoyadas.
Por lo tanto, en la práctica no se trata de prestar un apoyo a todo trance y a ciegas, sino de
guiar los talentos según las aptitudes de cada cual. Por eso no se trata de llevar a todo aquel
que parezca tener talento desde la escuela primaria a la escuela secundaria y de ésta a la
superior.
El apoyo a los más aptos, tal como se practica hoy en Alemania, quiere subsanar un
antiguo error, el de creer que la profesión académica sea el grado máximo de la selección.
El sistema del apoyo se regirá cada vez más por la consideración de que entodas las profesiones se necesitan personas capaces y de que las profesiones
aca¬démicas representan sólo una parte de las actividades profesionales, de que las
diferencias de valoración son posibles solamente ya en lo que se refiere a la utilidad
como efecto de la aptitud, y no según la profesión en sí.
 El Concurso Profesional del ReichTodo alemán puede demostrar hoy su aptitud profesional en el Concurso Profesional
del Reich, que se celebra todos los años En. ningún país y en ningún tiempo se han
celebrado tales concursos de capacidades en la medida de ahora. Ario tras año esta
lucha, pone en movimiento no sólo una parte, sino la totalidad de la juventud productora
alemana y además, en los últimos años y en medida creciente, toda la población
trabajadora de Alemania. Todo alemán puede ahora, dentro de su oficio, medir sus
fuerzas con las de sus compañeros de profesión. Por consiguiente, la idea del concurso
no queda ya limitada al sector deportivo. Como en éste, predomina también en el
concurso profesional el concepto del honor. La participación al Concurso es voluntaria.
Este comprende tres fases: Concurso local, regional y del Reich. Para todo el
Reich se establecen temas unitarios de examen. Los vencedores en los concursos
locales que representan ya una selección, son admitidos al concurso regional. El
Concurso del Reich abarca los rendimientos máximos de todos los alemanes productivos.
Su objeto especial es el de señalar a los más aptos y merecedores de apoyo.
Todos los años el 1º de mayo, día del trabajo, es presentada al Führer del Reich alemán,
Adolf Hitler, esta selección de jóvenes obreros alemanes, y que representa, también,
la futura clase trabajadora alemana.. Esta alta distinción hace que todo el pueblo
alemán fije su atención en ellos y prueba que en la nueva Alemania también la
labor del más humilde de los trabajadores es acreedora a la misma. ¿Justifica este
resultado final la creación un aparato tan formidable como el que exige el ConcursoProfesional del Reich? Esta pregunta es oportuna y habría que responder a ella en
sentido negativo si no se hiciera nada en favor de aquellos que demuestran sus capacidades
precisamente gracias a este Concurso. Su valor real está precisamente en su
aprovechamiento, pues sirve de base para clasificar y seleccionar la nueva generación
profesional desde los puntos de vista del rendimiento. Este, a su vez, impone, deberes,
que se han de cumplir sin contemplaciones ideológica de ninguna especie, única
y exclusivamente sobre la base de la razón objetiva. Incumben no solamente a las que
dirigen las empresas, y que tienen el más vivo interés en que se perfeccionen sus buenos
obreros, sino igualmente a todas aquellas clases que ven en el apoyo de los más
aptos la misión social que les corresponde. También las autoridades nacionales, las
organizaciones económicas, etc., que cuentan con una buena nueva generación en
general, tienen la correspondiente obligación de contribuir al desarrollo de la misma.
Pero el hecho de haberse distinguido una sola vez en el Concurso Profesional no da,
en modo alguno derecho a algo así como un apoyo vitalicio. El apoyo a los más aptos
demuestra lo contrario. No pretende poner a nadie bajo tutela, sino fomentar el sentido
de la responsabilidad personal: no quiere debilitar la iniciativa, sino reforzarla.
No se ha de creer que después de haber obtenido, un buen resultado en el Concurso,
el vencedor no necesita ya preocuparse por su futuro progreso. El que no emplee
todas sus fuerzas en lograr el objetivo, que se haya trazado, esperará generalmente en
vano que le ayuden los de arriba.
 Apoyo a los más aptosDe lo expuesto se podría sacar la impresión de que en Alemania la aptitud y el talento
de una persona no son sometidos a examen sino en una edad en la que un cambio
de profesión sólo es ya posible en casos excepcionales. Naturalmente, esto no es así.
El Concurso Profesional del Reich no hace sino confirmar de nuevo todos los añosque la selección de los hombres más aptos está organizada metódicamente y que la
segunda selección tiene que suceder a una primera. ¿Cuál es el caso del «inteligente
ignorado»? He aquí un ejemplo que se repite millares de veces en el Concurso
Profesional: El obrero auxiliar B., nacido el 20 de agosto de 1905 en H., ha cursado
la escuela primaria y durante los años de 1919 a 1931 ha trabajado como obrero auxiliar
en ocho talleres diferentes, Con breves interrupciones estuvo sin trabajo hasta
1933, trabajó medio año en la agricultura y desde 1934 tiene un puesto de obrero
auxiliar en una fábrica de tejidos.
En la escuela había sido siempre un discípulo superior al término medio. Quería ser
maestro de escuela. Pero como su padre era también obrero auxiliar y tenía nueve
hijos, tuvo que entrar, a su salida de la escuela, de obrero auxiliar en una fábrica de
cables. En la clase de obreros «no especializados« de la Escuela Profesional, era,
naturalmente el mejor discípulo, aunque no trabajaba nada para la escuela. Tenía sus
pequeñas aficiones: escribía pequeños temas, que no enseñaba a nadie, y dibujaba
con apasionamiento. No abandonó sus aficiones tampoco cuando se casó y su familia
fue en aumento. Nadie se había interesado jamás por este hombre hasta el
momento en que en el Concurso Profesional del Reich de 1938 salió Campeón del
Reich casi fuera de competencia, a base de los trabajos presentados. Entonces salió
de repente a la luz pública lo que le había venido interesando desde la edad de diez
años, sin que nadie le prestara seriamente atención. Su porvenir profesional está
ahora asegurado.
Lo mismo que este talento escondido, el Concurso Profesional ha podido descubrir
muchos otros talentos y recuperar así lo perdido. En muchos casos la disposición
especial se manifestará en la edad adulta. Mas por lo regular las medidas de apoyo al
más apto tendrán que empezar ya en la edad escolar. Tampoco en Alemania existe
todavía una selección metódica y bien organizada de los más aptos, sin la que quedara incompleta toda obra de apoyo al más apto, sea por la escuela o por el taller
de enseñanza o la escuela profesional. Pero ya existen varios comienzos muy prometedores
y se siguen realizando serios esfuerzos para pasar de los « descubrimientos»
casuales a la investigación de las fuentes de los talentos.
 Las Escuelas Adolf HitlerLa empresa más audaz de esta naturaleza es
seguramente la de las Escuelas Adolf Hitler,
en las que se ensaya iniciar ya en los primeros
años una selección provisional de la futura
clase directora. La construcción de estas escuelas
fue autorizada en 1937 por el Führer del
Reich Alemán con la finalidad expresa de que
fueran escuelas preparatorias de los grandes
centros de instrucción nacionalsocialista llamados
Ordensburgen o Castillos de la Orden, de
Caballeros Nacionalsocialistas. La instrucción
de nacionalsocialistas distinguidos para la
dirección del Partido es un problema que se
intentó solucionar desde temprano. Después de
muchos ensayos, se decidió la creación de
dichos Castillos para la instrucción y preparación
para una labor de responsabilidad en el
Partido de acuerdo con principios nacionalsocialistas
homogéneos. Pero a estos castillos llegan
las personas a partir de los 25 años de edad. Mas partiendo de la reflexión de que
la instrucción de la nueva generación de elementos directores ha de empezar ya en la
más tierna infancia, fue establecido el plan de crear escuelas apropiadas para preparar
a la juventud para las misiones ulteriores en el Movimiento.
Se comprenderá que solamente una selección de la juventud alemana puede emprender
esta vía pedagógica. La selección se hace por el Partido, que es el que sostiene
estas escuelas.
Solamente los mejores de los chicos alemanes deben ingresar en las Escuelas Adolf
Hitler. La primera selección se hace en el Jungvolk alemán, primera falange de la
Juventud Hitleriana. Como toda la juventud alemana pasa hoy por esta organización
de las juventudes, la selección para las Escuelas Adolf Hitler abarca a la totalidad de
la juventud. De grupos grandes al principio se van eligiendo cada vez los mejores,
hasta que al final queda solamente un pequeño número que es sometido a una selección
especial. La decisión de si un chico ha de pasar, o no, a la escuela preparatoria
de los Castillos de la Orden se extiende en cada caso desde el verano de un año hasta
la primavera del siguiente. Las condiciones económicas del padre y el que éste pertenezca,
o deje de pertenecer al Partido, no influyen para nada en la selección. Lo
importante para la admisión son las condiciones de carácter, cuerpo y espíritu del
muchacho. Apropuesta del jefe competente de banderín, pasa el muchacho a un campamento
de preselección. Sólo una parte de estos campamentos es sometida a una
selección más estricta en el campo de selección propiamente dicho. El que ha conocido
muchachos de, un campo de selección, que ofrecen ya un cuadro homogéneo,
sabe que tiene que ser muy difícil hacer un nuevo tamizado en estos campos. Por eso
se han perfeccionado cada vez más las pruebas y los ejercicios. Las simples pruebas
de valor no bastan ya, todos los chicos saben perfectamente dar el salto mortal y el
con garrocha. Así se inventan cada vez nuevos ejercicios deportivos, para conocer laaudacia y el espíritu de ataque de los muchachos. Las luchas deportivas sobre todo
el boxeo deben ofrecer la posibilidad de sacar conclusiones sobre el carácter de cada
muchacho. Qué adversarios busca uno para la lucha, qué espíritu de ataque desenvuelve
en ella, cómo «toma« los golpes del otro, con qué tenacidad resiste, todo esto
sirve para juzgar en lo esencial las calidades morales. También los pequeños golpes
y lesiones que se registran en todas partes, permiten juzgar la varonilidad. El deporte
es evaluado en primer término como escuela de carácter.
Bajo el mismo aspecto se observan los conocimientos y las capacidades racionales.
Las cualidades moras son aquí lo principal. En los campamentos no se enseña nada,
sino solamente se comprueba lo existente. Aunque se dispone de las notas escolares
de los muchachos, no se quiere hacer uso de las mismas para el fin perseguido, sino
que se prefiere formarse un juicio sobre las facultades intelectuales. La convivencia
de los chicos en el campamento, su disciplina y compañerismo, suministran ulteriores
informes que se aprovechan al tomar la decisión final. La rigurosa selección así
practicada ofrece cierta garantía de que sólo será admitido lo más granado de la
juventud alemana en las Escuelas Adolf Hitler. Esta flor y nata está sujeta a una selección
constante en los siguientes seis años del período escolar, pues el ser admitido a
escuela no quiere decir que vaya el admitido a responder a las esperanzas cifradas en
él en lo futuro y que podrá llegar en la escuela hasta el examen final. Pero el que ha
pasado por el campamento de selección o lleva ya algunos años en las Escuelas Adolf
Hitler, puede estar seguro de que el Partido se interesa por su desarrollo y le apoya.
Para su instrucción en la Escuela Adolf Hitler no necesita el alumno ni un solo céntimo.
La Escuela le viste de nuevo de pies a cabeza. Todo, desde el pañuelo hasta el
traje de paseo, le es puesto a disposición. Este factor social es lo característico de las
Escuelas Adolf Hitler. La estadística relativa a la profesión de los padres de los primeros
300 muchachos que entraron en la Escuela en 1937, ofrece, por ejemplo, el
cuadro siguiente: 3 % oficiales, 5 % campesinos, 11 % obreros y trabajadores del
campo, 21 % artesanos, 21 % pequeños empleados, 12 % altos empleados, 12%
industria y comercio, 15 % otras profesiones. En principio son reunidos aquí los hijos
de todas las clases sociales. Instrucción y estancia en la Escuela son costeadas por el
Partido. Varios compañeros tienen un dormitorio. Todos hacen la misma vida; no hay
diferencia alguna de procedencia; a diario recibe cada cual la misma cantidad de
dinero para gastos menudos, sea hijo de un trabajador o de un fabricante.
Las Escuelas Adolf Hitler son unidades de la Juven¬tud Hitleriana y son dirigidas por
ésta con toda res¬ponsabilidad. En la escuela reina por eso la relación acostumbrada
entre el superior y el subordinado.
Maestros y discípulos usan el « tú » del compañero, sin que por ello padezca la autoridad;
disciplina y educación son factores lógicos y naturales en la escuela.
Los padres, que están en relación personal con las personas encargadas de la educación
reciben de cuando en cuando informes sobre el curso del desarrollo físico, moral
e intelectual de sus hijos. El que fracasa, tiene que abandonar la escuela. Como los
muchachos salen de la escuela a los seis años con su bachillerato ya terminado la
enseñanza se basa en un plan de instruc¬ción que viene a equivaler al de la escuela
secundaria. Junto a una intensa educación intelectual y corporal, son instruidos los
discípulos también en el trabajo de taller, que ejecutan una vez por semana bajo la
dirección de un buen maestro. Hacen trabajos de carpintería, tallado, modelado,
cerrajería y encuadernación. Si el talento y las inclinaciones de un muchacho lo permiten,
después de la terminación de su período escolar se puede examinar de oficial
en un oficio. En excursiones que se extienden por todos los distritos del Reich, aprenden
los muchachos a conocer su patria. Hay horas cinematográficas y de recreo, fiestas
deportivas y concursos intelectuales, en los que se cuida también de hacer una
selección permanente.Las Escuelas Adolf Hitler no tienen aún edificios propios y están establecidas provisionalmente
en los Castillos de la Orden. Pero ya un año después de su fundación han
sido colocadas las primeras piedras de las primeras diez escuelas; en tiempo no lejano
existirán en Alemania algunos centros de educación hasta ahora desconocidos;
también arquitectónicamente tendrán su carácter propio las nuevas escuelas. Las instalaciones
deportivas comprenden campos de juegos, carreras de obstáculos, piscina
de natación y sala de gimnasia. A la educación intelectual están destinadas, junto a
las clases, aulas especiales, salas de física, química, biología e idiomas y una gran
biblioteca con sala de lectura. Ala educación musical está destinado un gran salón de
actos con recinto de honor y campanario, que forma la coro¬nación de toda la planta.
Para la debida organización de las horas musicales se dispone de una gran sala de
reunión con escenario e instalación de cine sonoro, cuarto de música, cuartos de ejercicio
para coros y, orquesta, cámaras de ejercicios y cuartos de música. También es
preparada la educación artesana en talleres especiales de hierro, madera y cuero, y
una pequeña imprenta. Se atribuye particular valor al alojamiento de los discípulos,
en casas especiales y clasificados por cursos. Las comidas las toman los discípulos
en un restaurante de la escuela. Cada escuela tiene además su hospital propio, con
médico y odontólogo propios. Además hay los correspondientes edificios para la
Administración, lavandería y casas del personal.
Los maestros de. las Escuelas Adolf Hitler están seleccionados igualmente desde
rigurosos puntos de vista. Han de ser para los discípulos verdaderos modelos en todas
las cosas de la vida escolar y particular. Estos maestros han trabajado, y generalmente
durante largo tiempo, en las escuelas del Reich y han hecho su examen de maestros
con notas de «bueno« , o «muy bueno«. Pertenecen a los dirigentes de la
Juventud Hitleriana. Muchos de ellos han vivido largo tiempo en el Extranjero.
 Fomento por la escuelaEn todo país civilizado tiene la escuela la misión de preparar a la juventud para su
encuentro con el tesoro de la cultura, y la escuela es símbolo del grado en que un país
está capacitado para cumplir esta misión. En Alemania las escuelas primaria, media
y superior constituyen el sector de la escuela general. Durante cuatro años están reunidos
los niños en la llamada « escuela elemental », por la que tienen que pasar todos.
Luego empieza la clasificación, que ha de considerar las aptitudes de cada cual. Ha
de hacerlo, aunque ello no es siempre posible, pues en este terreno no se ha llegado
todavía al ideal, o sea, a que las escuelas siguientes reciban efectivamente sólo niños
aptos. Efectivamente, con la solución satisfactoria de los trabajos propuestos por la
escuela elemental, que en parte depende también de las condiciones domésticas, no
queda demostrada siempre la aptitud del discípulo. Esta comprobación ha dado origen
a la disposición de que los niños física e intelectualmente bien desarrollados puedan
pasar a la escuela media o superior después de tres años de asistencia a la primaria.
Aunque de conformidad con la reorganización de la escuela cuidan de un cribado
constante de los discípulos rigurosas disposiciones de selección, es indudable que
las escuelas superiores arrastran todavía cierto lastre de discípulos no apropiados. Es
verdad que las dos terceras partes de los gastos de educación de un discípulo son
cubiertas hoy con medios generales, pero aun no existe la escuela completamente
gratuita que persigue el Ministro de Instrucción Pública del Reich. Según la ley
vigente de la cuota pecuniaria escolar, el 20 % de los ingresos se tiene que poner a
disposición de las escuelas superiores para al apoyo de discípulos aptos que no disponen
de medios suficientes para la enseñanza. A las medidas especiales de este
apoyo a los más aptos pertenecen la rebaja o liberación de la cuota escolar, becas u
otros apoyos análogos (gastos de tranvía, etc.) y el préstamo de medios de enseñanza.
También figura entre ellas la llamada rebaja por los hermanos, que se concede sinsolicitud especial del interesado. Con excepción de esta rebaja, las medidas a favor
de los diferentes discípulos se conceden a proposición de la escuela por principio por
un año, de modo que se tienen que conceder de nuevo todos los años. Se hacen
depender de que la personalidad y el rendimiento del discípulo justifiquen él empleo
de los medios públicos. De ninguna manera tienen estas medidas el carácter de limosnas,
sino que se conceden por el deber de que un talento reconocido tiene que ser
favorecido en interés del Estado y del pueblo. Gracias a estas medidas pasa anualmente
a las escuelas especiales gran número de muchachos y muchachas que pueden
desarrollar así sus aptitudes, pero la totalidad de los capaces no es abarcada así, como
lo ha demostrado hasta ahora el pasado. En una parte de los jóvenes, las aptitudes
sobre todo en el terreno intelectual no se manifiestan en los primeros años escolares,
sino sólo más adelante. Por esta razón y con el fin de conservar todo el tiempo posible
a la casa paterna la juventud rural, han sido creadas escuelas especiales
(Aufbauschulen) para alumnos particularmente capaces que han cursado la escuela
primaria y desean prepararse para el bachillerato. En seis años alcanzan en estas
escuelas el bachillerato los chicos y chicas.
 Cursos especiales para la nueva
generación de maestrosMas con la selección en el sexto año de escuela primaria no queda agotado aún el
depósito de talentos en esta escuela, por la que pasa el 90% aproximadamente de toda
la juventud alemana. Cuando en.el año 1939 se hizo urgente el problema de asegurar
la nueva generación de educadores, se echó mano de esta capa de individuos particularmente.
aptos y se creó una nueva posibilidad de ascenso para los hijos inteligentes
y capaces de la población trabajadora. En cursos especiales se reúnen los chicosy chicas que han cursado debidamente la escuela primaria o media y son preparados
para el bachillerato que autoriza a pasar a las escuelas superiores para maestros. El
período escolar es de dos años para los discípulos de las escuelas secundarias y de
cuatro para los de las escuelas primarias. El período escolar total de estos chicos no
es, por consiguiente, mayor que el de los discípulos de bachillerato de una escuela
secundaria. En estos cursos especiales los discípulos disfrutan de alojamiento y son
mantenidos y vestidos. No se exige pago de cuota alguna. También, es gratuito el
estudio ulterior en la escuela superior.
El principio de que solamente sean apoyados los verdaderamente aptos y capaces es
observado rigurosamente aquí también. La selección es triple. Primero es realizada
por el maestro de la clase, el director y el inspector de la escuela. Los chicos y chicas
que se han seleccionado en esta forma, y que han de aportar el consentimiento de
los padres, pasan entonces a un campo de revisión, durante diez días, en el que se
someten a nueva selección En el período escolar siguiente, los niños identificados
aún como inaptos son excluidos y encauzados hacia profesiones más en armonía con
sus aptitudes. Pero la forma de selección practicada en el campo de revisión ofrece
la garantía de que solamente en pocos casos excepcionales se registrará una selección
errónea. En los diez días las chicas y chicos son examinados respecto a sus cualidades
físicas, psíquicas y de carácter. No se enseña nada, sino que el trabajo se basa
principalmente en acontecimientos e informes, para verificar el caudal de saber, las
cualidades de oratoria y las facultades intelectuales. Se practican todas las formas del
deporte, para obtener una idea exacta de las facultades físicas, el rendimiento y la
voluntad deportiva. Como los jóvenes viven todos reunidos en las mismas casas, se
saca de esta convivencia la impresión de si son o no capaces de adaptarse a la comunidad,
Esta forma de selección se practica desde hace años para la elección de los
neófitos de los establecimientos de educación nacionalsocialista y ha dado los mejores resultados. Sin embargo, en oposición a aquéllos, en los campos de revisión de
los cursos especiales a que se refiere este capítulo se exige una decisión de profesión
considerada por algunos como prematura. Es posible que esto sea así en algunos
casos, pero tampoco se puede evitar en la elección de otra profesión, la que se suele
hacer generalmente después de cumplida la edad de 14 años.
 Los Centros de Educación Política NacionalLa sujeción a una profesión, que se exige de los discípulos de los cursos especiales
para la nueva generación de maestros, está excluida en los Centros de Educación
Política Nacional, una institución educativa verdaderamente franca para todos los
que están dotados de cualidades excepcionales. La nueva Alemania ha creado con
estos establecimientos una institución fomentativa que tal vez represente el ideal.
Aquí es educada una «elite«, de la juventud. Estas escuelas persiguen llevar la educación
de la juventud desde el plano de la ilustración científica al de una educación
verdadera, es decir, una educación general que ha de abarcar en lo posible todos los
potenciales humanos dentro de una colectividad firmernente consolidada. Por eso
estos establecimientos son Centros Educativos Colectivos que solamente por la posición
que ocupan se pueden contar entre las escuelas secundarías. La naturaleza especial
de estas «escuelas« se manifiesta ya claramente en la elección de los discípulos
que llevan aquí el nombre de «Jungmannen» (algo así como »neófitos»). El examen
de ingreso dura por lo menos ocho días, para poder formarse una idea lo más perfecta
posible del examinado. Ingresan en estas escuelas los chicos y chicas que han
cursado tres o cuatro años en la escuela primaria y que cumplen las condiciones exigidas
en sentido racial, moral, físico y de carácter. Por un decreto del Ministro de
Instrucción pública del Reich, todos los maestros de las escuelas primarias del Reich
están obligados a proponer a sus discípulos más capaces, por mediación de su autoa trabajar la madera, la arcilla, el metal y el linóleo. Para la enseñanza artesana se dispone
de talleres de encuadernación, imprenta, cerrajería, alfarería y carpintería, Casi
todo establecimiento posee también un laboratorio fotográfico propio. En algunos
establecimientos el mobiliario y la decoración interior de las casas son obra de los
educadores y neófitos mismos o se han construido y montado según sus proyectos.
También se dedica especial cuidado a la educación musical. Todo establecimiento
tiene su orquesta y en algunos hay además bandas de música.
La educación política que se practica en estos establecimientos tiende a desarrollar la
decisión y el espíritu de sacrificio en el hecho político. El servicio es muy variado.
La enseñanza se practica en lo posible al aire libre. Una vez terminada la explicación
científica y concienzuda de ciertos temas en la clase, los grupos así son llamadas las
clases se trasladan en automóviles propios del establecimiento a las regiones alemanas,
para profundizar y mejorar los conocimientos adquiridos allí, sobre el terreno,
en los centros culturales alemanes, en las ciudades y, las aldeas, en los centros de trabajo
del Partido y de la economía, en las fábricas y las minas, entre los campesinos
y entre los colonos.
Los neófitos se alojan en el establecimiento y viven según un plan determinado que
les tiene ocupados todo el día. Junto a la educación intelectual sobresale ante todo la
cultura física. Esta se extiende no solamente a la gimnasia, al atletismo ligero y al
juego, sino a todos los dominios del deporte, como boxeo, esgrima, natación, remo y
vela, carreras de esquíes, deportes de campo libre, automovilismo, aviación de vela,
tiro, etc. Todos los años se celebra una reunión general de todos los establecimientos
hasta ahora existen 22, distribuidos en todo el territorio del Reich para la realización
de grandes maniobras de campo, durante la cual el Ministro de Instrucción
Pública del Reich, como jefe de los Establecimientos, pasa revista a todos los neófitos.El plan educativo de los establecimientos prevé también una aportación de trabajo de
los neófitos, pues éstos no deben aprender a apreciar solamente el trabajo intelectual,
sino que han de tener igualmente el debido respeto al trabajo manual. Por eso, cada
neófito del sexto grupo trabaja seis a ocho semanas en el servicio rural en la frontera,
en casa de un campesino o de un colono. Tiene que hacer entonces todos los trabajos,
lo mismo que si estuviera a jornal en casa del campesino. Al año siguiente trabaja
durante ocho a diez semanas en un mina o en una fábrica; vive en casa del minero
o del trabajador y se tiene que mantener de su jornal de obrero joven. La nueva
institución educativa de la nueva Alemania no quiere prescindir de esta aportación de
trabajo de sus neófitos. Pues los campesinos y los trabajadores constituyen una gran
parte del pueblo alemán y su naturaleza, su voluntad y su actuación intervienen muy
activamente en la conformación del cuerpo nacional. Es posible que el neófito tenga
que tratar y dirigir un día a los campesinos y a los trabajadores, para lo cual es necesario
que conozca sus formas de vida mejor que lo que se ve desde una oficina. Con
su impresionabilidad juvenil debe vivir su mundo y su género de vida, sentir en el
propio cuerpo las durezas de su oficio y aprender de ellos que de los hombres que se
encuentran en puestos principales y directivos se exige más que el mero saber. La
organización de los Establecimientos de Educación Política Nacional es, por lo tanto,
otra cosa que una simple reforma de la enseñanza o de la escuela, o que la reformación
de un tipo de escuela dentro del marco de la escuela secundaria de antiguo cuño.
En lugar de la antigua forma de la educación por la enseñanza, se aplica un nuevo
plan que pretende abarcar al individuo entero en todas sus manifestaciones vitales.
Por eso se espera también que estas nuevas formas de educación sean fecundas para
la labor de las escuelas superiores.
 El año de trabajo ruralPara el año de trabajo rural no existe paralelo alguno en otros países, aunque se intente
presentar el servicio de trabajo como institución parecida, Pero mientras el
Servicio de Trabajo es una medida educativa que abarca a todos los alemanes sanos,
por el año rural pasan anualmente sólo 30.000 jóvenes elegidos por un procedimiento
especial de selección. Estamos aquí ante una institución nacida del núcleo de la
voluntad nacionalsocialista. Ha surgido de la idea de ofrecer a la juventud de la ciu
dad el campo esa gran fuente de energías . En el preámbulo de la ley prusiana sobre
el Año Rural se presenta como la verdadera misión del Año Rural « hacer más íntima
la comunión espiritual de la juventud, a su salida de la escuela, con la patria y el
pueblo, y ahondar la comprensión del valor nacional de una clase campesina sana ».
El Año Rural no ha sido impuesto aún en todo el Reich, pero siguiendo el ejemplo
del mayor de los países alemanes Prusia - en una gran parte de los distritos alemanes
se implantará el Año Rural para todos los chicos y chicas de 14 a 15 años a su
salida de la escuela primaria. Para este grupo de edades existe el Año Rural
Obligatorio. Este servicio obligatorio podría ser considerado como una medida de
dureza, pues los chicos están obligados así a dedicar a su instrucción general cierto
tiempo adicional ocho meses , a una instrucción que en la mayoría de los casos no
está relacionada con el oficio elegido. A esto se ha de responder que el año Rural .ha
resultado un valioso puente, entre la escuela y la vida profesional, como un tiempo
de reflexión y de preparación general para la vida, que evita precipitaciones en la
elección profesional. A esto hay que añadir que el Año Rural cae en una edad en la
que los jóvenes no están aún lo suficientemente desarrollados física y psíquicamente
para responder por entero a las exigencias del trabajo moderno en la oficina o el
taller. Como hacia la edad de 14 años es cuando se manifiestan en el niño alemán las
inclinaciones que señalan un deseo de actividad de naturaleza práctica, en muchos
casos cae sólo en este tiempo la decisión en la elección profesional. Pero el valor del
Año Rural lo demuestra principalmente el hecho de que sigue siendo mantenido, a
pesar de la gran necesidad de brazos que se registra en casi todos los oficios. Hasta
ha sido extendido en los últimos años a la juventud rural, porque se quiere que el
campo saque también su provecho de esta valiosa institución educativa. Más de un
millón de chicos y chicas salen todos los años de las escuelas primarias alemanas,
pero solamente una selección de 30.000 pasa por el Año Rural. Es necesario identi
ficar esta selección y sólo por esta razón se ha introducido el servicio obligatorio para
todos los jóvenes. La elección se hace por comisiones especiales, en las que siempre
tienen su representación la escuela y el médico. Las presentaciones voluntarias son
tan numerosas la participación al Año Rural se considera como una distinción que
muy raras veces es necesario hacer uso de la fuerza. Esta fuerza se tiene que emplear
en los casos en que la estrechez de miras de ciertos padres amenaza impedir el progreso
de los hijos.
Solamente tienen perspectivas de admisión los chicos y chicas más capaces, que disfruten
de perfecta salud desde el punto de vista heredobiológico, de alto valor en
cuanto al cuerpo, el espíritu y el carácter. El tiempo empleado en el Año Rural se aplica
por entero para el aprendizaje rural y se deduce en seis meses del año Obligatorio
de las chicas. Casi todos los que pasan por el año Rural proceden de familias muy
modestas, han pasado con éxito por la escuela primaria y desean generalmente aprender
un oficio o empezar una profesión que no exija instrucción superior. La variada
instrucción y el trabajo del Año Rural, ofrecen entonces la posibilidad de descubrir y
fomentar talentos qué se empiezan a manifestar. Desde luego, los jóvenes hacen también
trabajo campesino en el Año Rural, pero la parte principal de la educación está
en la casa. Por lo menos cinco horas diarias están a su disposición para la educación
física y moral, para el trabajo de cultura y de taller y para la celebración de fiestas.
El servicio empieza por el deporte matutino. El mediodía se dedica a la educación
intelectual y física. Por la tarde trabajan los chicos y chicas con los campesinos. El
día termina por una velada en la casa. Otros días se hacen excursiones por la comarca,
se practican horas de ejercicios, se trabaja en el huerto o el taller o se ejercita la
música. Medidas educativas especiales hacen posible todos los años que muchos chicos
y chicas ingresen en un colegió liceo o en un Centro de Educación Política
Nacional en el que hacen su bachillerato como alumnos libres. Otros en númeromayor se dedican al terminar el Año Rural a los Cursos especiales para la nueva
generación de maestros, en tres años, en vez de en cuatro, como los discípulos de
otras escuelas. Los jóvenes de las escuelas preparatorias de técnica de aviación, que
sólo admiten discípulos verdaderamente capaces, han pasado en un 30 % por el Año
Rural. Los chicos y chicas tienen además la posibilidad de llegar a ser jefes de Año
Rural. Chicas apropiadas pueden llegar a ser maestras de jardín de infancia. En todos
estos casos se trata de profesiones que exigen una instrucción superior a la de la
escuela primaria y cuyo acceso no sería posible a estos chicos y chicas sin haber
pasado por el Año Rural. Así se comprenderá que la nueva Alemania no abandone
esta institución, a pesar de que por efecto de ella se priva durante ocho meses de gran
número de chicos salidos de la escuela a las profesiones en las que faltan elementos
nuevos. El Año Rural no es, por lo tanto, una institución de crisis, como se supuso a
veces en los primeros tiempos, sino una institución apropiada dentro del sistema educativo
general del Reich Alemán.
La privación de brazos, que experimenta la economía por el año Rural, es en parte
también sólo aparente; pues los que a él se dedican prestan durante su servicio medio
día de trabajo campesino, que representa una ayuda notable para el campesino, especialmente
en los tiempos de la cosecha. El Año Rural no solamente ha llegado a ser
una institución selectiva de alto valor, sino que fomenta también los esfuerzos encaminados
a llevar al campo y a establecer en él en lo posible, elementos valiosos de
las ciudades. El joven de la ciudad que quiere ir al campo, así como precisamente el
joven campesino no primogénito y los hijos aptos de los trabajadores del campo, tienen
que poder llegar a ser campesinos y colonos, aunque no tengan dinero ni propiedad.
A este fin sirven las instituciones creadas dentro del Servicio Rural de la
Juventud Hitleriana y para la Juventud rural.
 Ascenso a campesinoDetrás de todo el afanoso trabajo de los miles y miles de hombres y mujeres que trabajan
año tras año en los campos de los campesinos y granjeros, dormita la nostalgia
del propio terruño, del terreno propio, que desean labrar como dueños y señores.
Dichoso el peón que a fuerza de privaciones de todas clases y poniendo a contribución
todas sus energías alcanzó la soñada propiedad. En la mayoría de los casos el
deseo no llegó a cumplirse. También hoy se exige trabajo duro del laborioso trabajador
del campo, que quiere llegar a tener su terreno propio, pero hoy se le presta
amplia ayuda. La Colectividad de Fomento de la Juventud Rural, nacida de los resultados
del Concurso Profesional del Reich, allana hoy desde temprano el camino al
joven aplicado. Sus esfuerzos se encaminan, naturalmente, a conservar para el campo
la nueva generación capaz, pero su labor fomentadora interviene también cuando las
aptitudes de los chicos y chicas van en otro sentido. En muchos casos no es suficiente
una plaza libre en la escuela para asegurar el ascenso de la juventud rural. A veces
la casa paterna no puede aportar los gastos adicionales para medios de enseñanza,
alojamiento y manutención en el lugar de la escuela. Los brazos perdidos en la quinta
paterna tienen que ser sustituidos, lo que origina nuevos gastos. Entonces interviene
la Colectividad de Fomento. Pero de conformidad con su finalidad principal apoya
sobre todo a los vencedores en el Concurso Profesional. Estos vencedores, que a
veces sólo tienen 16 a 18 años, pueden disponer su educación profesional ulterior
hacia su nuevo objetivo profesional ser campesinos en terreno propio ya tan oportunamente
que pueda ser aprovechado sin pérdida todo el tiempo disponible. Ya al
principio de su instrucción especial les son garantizados empréstitos sin intereses,
que son puestos a su disposición al final. El joven ve la posibilidad de llegar a la meta
y ve que vale la pena dedicar todos los esfuerzos a lograr este objetivo.
Para el joven de la ciudad, que dedica al campo sus aspiraciones, no es esta meta tam
poco un espejismo engañoso. Si cumple las condiciones de ingreso del servicio rural,
es decir, si ha terminado con buen resultado le escuela primaria y disfruta de perfecta
salud, puede alcanzar por este camino la Carta de Trabajador Rural. También
puede llegar a ser jefe del Servicio Rural. Dentro del Servicio Rural existe una colectividad
de colonos en la que estos jóvenes pueden ser preparados como campesinos
de terrenos ganados al mar o a tierras pantanosas (Wehrbauer). El Servicio Rural es
todavía muy joven, pero su creciente importancia se desprende claramente de su desarrollo:
con 500 hombres empezó el año 1934 con solamente 45 grupos de servicio;
en 1939 abarcaba ya más de 25,000 jóvenes.
 Desde el banco de trabajo a la escuela superiorLa elevada cultura de la economía nacional de los grandes pueblos europeos, con su
muy desarrollada clasificación del trabajo, exige la preparación dé peritos competentes
en muchos terrenos. Como demostraron los debates del Congreso Internacional
de Educación Profesional en Berlín el año 1938, en el que participaron más de 2.000
representantes de la instrucción profesional de más de 40 Estados, estos peritos no
existen ya en número suficiente en el oeste, centro y norte de Europa. Por eso el jefe
del Frente Alemán del Trabajo, el Dr. Ley, reclamaba ya en una época en que había
aún dos millones y medio de parados en el país, que se tomaran todas las medidas
necesarias para que no hubiera en Alemania obreros sin instrucción. Después de la
eliminación del paro se llegó pronto en Alemania al extremo de que la mano de obra
existente no bastaba ya en muchos oficios para cubrir las necesidades. Este fenómeno
viene obligando al Gobierno alemán desde hace largo tiempo a dedicar toda su
atención no solamente al problema de la reglamentación de la contribución y distribución
de la mano de obra de los adultos especializados, sino a interesarse más aún
por la juventud que se halla próxima a salir de la escuela primaria, media o superior.Todos los problemas que se derivan de esto se resumen hoy en Alemania en el concepto
de la dirección o encauzamiento de la nueva generación profesional. Se han de
contar aquí el Consejo Profesional y la organización de puestos de aprendiz. El
Consejo Profesional, que persigue el fin de identificar las inclinaciones profesionales
de los jóvenes y ayudarles en la elección de profesión, se encuentra todavía en
desarrollo. Por ahora sigue faltando un método exacto y homogéneo de investigación
que ofrezca la seguridad de un análisis unitario en todo el Reich. Por eso no se tiene
aún la garantía de que puedan ser evitados por completo los errores en este terreno.
Pero Alemania no puede dejar que se atrofie algún talento no advertido oportunamente.
El Concurso Profesional del Reich ha demostrado todos los años que todavía hay
personas de altas capacidades que no se encuentran en el lugar que les corresponde
en la vida del trabajo. A estas personas hay que ofrecerles la posibilidad de llegar a
un estudio superior determinado sí en su trabajo ordinario han resultado adecuadas
para ello, aunque en su juventud no hayan podido alcanzar por la vía regular de la
escuela superior la condición general para el estudio el grado de bachiller . Junto
al examen accesorio que existe desde 1923, existe hoy para ello otro camino : el examen
especial para la admisión al estudio de las ciencias económicas, de la agricultura
y ciencias afines. Mediante la llamada «educación de estudios preliminares»,
implantada por la Jefatura de los estudiantes del Reich, se ha simplificado mucho el
bachillerato de los más aptos examen para la admisión al estudio sin grado de bachiller,
como se llama hoy sin que sea rebajado el nivel del examen. También hoy se
exigen del candidato dos trabajos escritos, que se han de hacer bajo vigilancia, de
cuyo resultado depende la admisión al examen oral. Sólo una vez se concede la admisión
a este examen. Muchos y grandes han sido, como es, de comprender, los desengaños
de personas de grandes alcances y que, no obstante, fracasaron aquí, porque su
trabajo diario no les dejó tiempo para prepararse debidamente a este examen.El «Estudio Langemarck» este es el nombre de la preparación de estudios quiere
evitar estos desengaños. Los jóvenes identificados como inteligen¬tes y capaces,
pasan por una preselección, en la que son descartados ya los candidatos inadecuados.
Se con¬sideran como inadecuados los hombres sólo para éstos está destinado el
Estudío Langemarck que son demasiado jóvenes o demasiado viejos, que no son
dignos de confianza desde el punto de vista político o que no tienen instrucción profesional
una instruc¬ción profesional acabada es condición indispensable o que no
disfrutan de perfecta salud. Sobre la admisión decide un campo de selección. Se
juzga no solamente el caudal de conocimientos, especiales, sino también la actitud
general. Los hombres así elegidos, que pro¬ceden de todas las capas, clases y profesiones
del pueblo alemán, son preparados en un curso de año y medio para la admisión
en la escuela superior. En la actualidad corren diez cursos, cuya cifra de participan
¬tes oscila entre 25 y 40. Se quiere desarrollar este Es¬tudio Langemarck de
manera que sean preparados por él anualmente 1.000 trabajadores jóvenes para su
paso a la escuela superior.
Para el trabajador que no dispone de medios de fortuna estará siempre en primer término,
en este terreno, la cuestión: «¿De dónde sacar el dinero para esto?». El Estudio
Langemarck le quita esta preocupación. Los estudiantes son alojados en Casas
Colectivas en las que son mantenidos y vestidos. Durante sus estudios ulteriores
siguen siendo apoyados generosamente, pues entonces se encarga del joven obrero,
que desde ahora es estudiante, la organización llamada Reichstudentenwerk u Obra.
del Estudiante la obra de autoauxilios de los estudiantes alemanes, a la que el
Gobierno del Reich ha dado en 1938, por ley especial, el carácter de Establecimiento
Público del Reich . Este apoyo no tiene en modo alguno el carácter de obra de caridad.
Mas por otra parte se exige del candidato que responda como debe a este apoyo.
Por eso la organización es informada cada semestre, por los profesores de las escue
las superiores, sobre los progresos que realizan estos estudiantes. Fracaso significa
exclusión del apoyo.
En la práctica del apoyo se hace la distinción entre principiantes, avanzados y próximos
a terminar. El estudiante que carece por completo de medios, es admitido en el
primer semestre en la obra de apoyo. Su éxito en el primero y segundo semestre decide
si ha de ser admitido en la categoría de los avanzados. Este apoyo dura hasta el
penúltimo semestre de fin de estudios. Las becas concedidas en las dos primeras etapas
son donativos y no han de ser restituidas. El apoyo final en los dos últimos
semestres se efectúa en forma de préstamo. Aquí se ha seguido la antigua idea del
autoauxilio de los estudiantes del frente, que quiere poner a disposición de un nuevo
círculo de estudiantes los medios suministrados, para que antes de la terminación del
estudio quede esta categoría de estudiantes libre de un trabajo de taller que de otro
modo podría ser necesario. Al fin y al cabo el futuro ingeniero o médico, cuando más
adelante disfrute de un cargo remunerado, podrá devolver al menos una parte de los
gastos que fueron puestos a su disposición para su estudio y gracias a los cuales pudo
llegar a este cargo. De esta forma de apoyo han disfrutado hasta ahora, desde su
implantación, 40.000 estudiantes con un importe total de 22 millones de marcos. La
suma prestada anualmente se eleva a unos 1,6 millones de marcos. En el año 1938/39
se entregaron de los medios de la Obra de Estudiantes del Reich becas por el importe
redondo de 2 millones de marcos. No se trata, pues, de un subsidio dentro de limites
muy moderados, El constante aumento de los gastos anuales lo demuestra también
una comparación de los medios de apoyo de los años 1933 a 1937 y los del último
año. Entonces, o sea, en un período de cuatro años se pagaron casi 10 millones
de marcos, en cambio en el último año 3,6 millones de marcos. Y esta suma aumentará
todavía más en los años venideros.
 Apoyo a los más aptos también en la guerraPrecisamente poco antes del comienzo de la guerra se iniciaron nuevas medidas para
intensificar el apoyo a todos los talentos. Estos esfuerzos se reflejan especialmente
en la «Obra de apoyo a los más aptos» fundada recientemente bajo el patrocinio del
Mariscal del Reich, Goering. El interés demostrado por esta misión ha sido siempre
muy grande en Alemania y se halla en continuo aumento. Solamente para el fomento
de estudios entregaron medios en 1938/39: la Obra de los Estudiantes del Reich,
las Escuelas superiores, la economía, los ayuntamientos, las regiones, las iglesias, las
ligas, las fundaciones y otras instituciones más. Los medios puestos a disposición
alcanzaron la suma redonda de 11 millones de marcos, suma importante sin duda
alguna. No faltan, pues, protectores, pero sí un plan homogéneo y una colaboración
estrecha. Esta misión la quiere cumplir la Obra de apoyo a los más aptos. Una reunión
más unitaria de los medios permitirá realizar este apoyo de una manera más eficaz.
La guerra ha impedido por ahora publicar disposiciones más detalladas sobre
esta nueva Obra. Pero esto no significa que haya sido interrumpida, pues sigue su
curso también durante la guerra. Todo lo empezado se prosigue y, es más, el Frente
Alemán del Trabajo ha puesto también medios a disposición para que se sigan incluyendo
en este apoyo personas de capacidades demostradas. Desde luego, este año no
se celebrará el Concurso Profesional del Reich, pues las circunstancias no lo permiten,
ya que se trata de una obra de la organización que abarcaba anualmente más de
un millón de aprendices como participantes y a la que contribuían como jefes del
Concurso más de 130.000 maestros y encargados de fábricas y talleres. La multitud
de valiosas experiencias acumuladas en los Concursos anteriores, se aprovecharán
ahora, sin embargo, con más intensidad, para la educación profesional en fábricas y
talleres.
La necesaria preparación de la nueva generación profesional, ha quedado aseguradaen Alemania. poco tiempo después del comienzo de la guerra. Así ha sido anulado el
ordenado cierre de muchas escuelas superiores. Para evitar la repetición de los desfavorables
efectos de la guerra mundial en el dominio de la educación profesional,
las entidades responsables recalcan hoy muy especialmente la significación de las
misiones de la educación profesional durante la guerra. Tampoco es olvidado el joven
alemán al que le ha sido concedida ya una beca, pero que no puede empezar su tarea
por haber sido llamado a filas. Está en constante contacto con sus oficinas de servicio
y no pierde así la sensación del apoyo profesional que se le presta. El apoyo a las
mujeres no sufre tampoco interrupción alguna durante la guerra. Igualmente se prosigue
el apoyo a los compañeros de trabajo de más edad, cuya llamada a filas es
improbable. El apoyo a los más aptos, para el cual cuadra muy bien la sentencia de
Federico el Grande: «Poner a cada uno en su sitio es sacar de todo provecho doble»,
acumulará experiencias también en las difíciles condiciones de la guerra. En tiempos
tranquilos servirán para el desarrollo de este trabajo, labor que ha de estar al servicio
no solamente del individuo, sino de toda la colectividad nacional.
ridad inmediata superior, para el ingreso en un Centro de Política Nacional, si los
padres dan su consentimiento. El Establecimiento cobra desde luego una cuota educativa
según la situación económica de los padres. Mas para el ingreso no es factor
decisivo la situación económica o la posición social de los padres. Hay puestos libres
para los que no pueden pagar. Lo fundamental de la selección es reunir la parte racial
más valiosa del pueblo alemán, para fomentar su desarrollo y hacerla útil para el servicio
del Führer del pueblo.
La educación de los neófitos en el Establecimiento dura en general ocho años. El certificado
de examen final de estos Establecimientos autoriza a ingresar en una escuela
superior. Los neófitos disfrutan de libre elección profesional. Las formas de vida
en estos Establecimientos son modestas y sencillas, pero no primitivas. Los chicos y
chicas han de ser sensibles para todo lo bello y todo lo superior y mediante el dominio
de las formas del comportamiento han de ser capaces de hacer frente con calma
a todas las situaciones de la vida. El neófito se dedica con igual celo a la cultura intelectual
y al aumento de sus facultades corporales. Sabe que su futura profesión al servicio
del pueblo, sea cual fuere el lugar que ocupe, exigirá, la puesta a contribución
de todas sus energías espirituales. El objetivo de la instrucción científica y educación
corresponde al del Instituto Alemán o del Liceo. En el rendimiento científico los establecimientos
no se quieren dejar superar por ninguna escuela. De los idiomas se enseñan
el inglés y el latín y además, en los establecimientos de plan de instituto o liceo,
el griego. Los resultados del movimiento pedagógico moderno se ponen en forma
provechosa a disposición del discípulo, después de haberlos sometido a una clasificación
clara. En algunos establecimientos, por ejemplo, se practica la enseñanza de
la prehistoria exclusivamente a base de excavaciones propias. En la enseñanza del
arte el neófito no solamente debe aprender las más diversas formas de expresión del
arte, sino también ha de poder practicarlas, según las inclinaciones. Por eso aprende
estado permanente y el parado no tiene ya otra preocupación
que la de seguir viviendo, entonces muere en él hasta
el último de deseo ilustrarse. La falta de trabajo, prolongada
indefinidamente le hace apático y perder la confianza
en sus capacidades. Niega el valor de la ciencia, y el de
todos los valores elevados, ¿Para qué seguir ilustrándose
si falta la base principal, 1a posibilidad de aprovechar lo
aprendido, el trabajo? El lema tan prometedor. «Vía libre
al más apto» se transforma en engañosa ilusión y solamente
los más fuertes creen en él todavía.

14 preguntas más frecuentes, sobre el homosexualismo

14 preguntas más frecuentes, sobre el homosexualismo
 
El objetivo de este artículo, es difundir de una forma clara, precisa y a la vez fácil de memorizar.  Aquellos argumentos torpes e inconsecuentes, con que los homosexuales tratan de justificar sus desviaciones.
 
No pertenecemos a ninguna secta religiosa ni nada que se le parezca, simplemente queremos manifestar nuestro rechazo –en este caso- al mariconeo.
 
No intentamos “salvar al mundo” del homosexualismo, simplemente dar un punto de vista REAL y objetivo sobre este problema.
 
 Si necesitas mayor argumentación sobre algún punto especifico de este artículo. Escríbenos un mail y te las enviaremos.
Por motivos de “Kb”, no han sido adjuntas a este e-mail.
 
 
 
 
 
 
     1º- ¿Eres homofobo?
 
El termino “homofóbia”, NO EXISTE… es un invento de los maricas para tildar de “enfermos” a todo aquél que no acepta sus aberraciones.
 
“Fobia”, significa “miedo irracional hacia algo”.
 
Nosotros no  tenemos miedo irracional hacia los maricas, simplemente rechazamos esa conducta por ser antinatural, dañina y muy perjudicial para las futuras generaciones.
 
Si aceptamos el termino “homofóbia”, tendríamos que acuñar nuevos términos cómo:
 “Pedofóbia” (Los que no aceptan a los pedófilos)
“Necrofóbia” (Rechazo a las relaciones sexuales con cadáveres)
“Zoofobia” (Rechazo al sexo con animales)
Etc…
 
 
 
2º- ¿Porqué dices que el homosexualismo es peligroso y dañino, si el estilo de vida homosexual es tan saludable como cualquier otro estilo de vida?
 
El homosexualismo es uno de los estilos de vida más peligrosos que existen -- tan peligroso como el hábito de fumar tres paquetes de cigarrillos al día, la adicción al alcohol, o aún, como afirman algunos científicos, la adicción a la heroína. Los homosexuales sufren índices de enfermedades venéreas que son de cinco a diez veces más elevados que los de la población en general. El promedio de longevidad es de sólo 42 años para los hombres homosexuales y de 44 para las lesbianas, y esas cifras no toman en cuenta el SIDA.
 
 
 
3º- Pero El SIDA no es una enfermedad únicamente homosexual
 
El SIDA es una enfermedad que está muy relacionada con la práctica homosexual Sobre todo entre mutaciones de sexo masculino.
Aunque es verdad que el SIDA tiene hoy muchas víctimas heterosexuales, sin embargo, se transmite más fácilmente a través de las relaciones homosexuales que a través de las relaciones heterosexuales
 
 
4º- Pero existen preservativos…
 
El condón, no fue diseñado para relaciones sodomitas ¡tampoco el ano!
Al penetrar el ano con el condón, este se rompe… (El ano y el condón)
El fluido de sangre hace muy fácil el contagio de SIDA y otras enfermedades de transmisión sexual.
 
 
5º- Ellos NACIERON homosexuales, no se les puede culpar por tener otra orientación sexual.
 
Eso implica decir que la pederastia debería ser considerada simplemente como otra "orientación sexual" más basada en los genes, como se pretende que sea la propia homosexualidad. Pero todo eso es falso. ¿Podemos creer honestamente que algunas personas "nacieron" para tener relaciones de pederastia? Esa es la conclusión a la que lleva la falsa teoría de la "orientación homosexual" basada en los genes.
 
6º- La mayoría de los que maltratan sexualmente a los niños son heterosexuales, no homosexuales…
Eso no significa nada, ya que los heterosexuales constituyen el 98% de la población. Hay que tener en cuenta el número desproporcionado de casos de maltrato sexual de niños cometidos por homosexuales en relación al porcentaje de la población que ellos constituyen.
 La revista Psychological Reports - así cómo otros estudios- mostraron que a pesar de que los homosexuales constituyen sólo el 2% de la población, cometen más de la tercera parte de todos los casos de maltrato sexual infantil que se reportan.
 
- El homosexualismo y la pederastia no tienen nada que ver el uno con el otro
 
La mayor parte de las personas homosexuales adquirieron esta orientación precisamente por haber sido seducidos o maltratados sexualmente durante la niñez por un adulto.
La revista pro homosexual de mayor arrastre en EE.UU., The Advocate, publicó un artículo de un tristemente conocido líder homosexual que opina de la pederastia como si no fuera un desorden parafílico, sino algo que lo “libera”.
Allí se ven reflejadas sus experiencias personales traumáticas durante la niñez. Este líder homosexual fue presidente de la Alianza de Activistas Homosexuales de Nueva York (New York Gay Activists Alliance), fundó la Coalición para los Derechos Lésbicos y Homosexuales (Coalition for Lesbian and Gay Rights), la Asociación del Amor entre Hombres y Niños de Norteamérica o NAMBLA (North American Man-Boy Love Association) -- que es una organización de pederastas -- y escribió un libro sobre la primera etapa del movimiento activista pro homosexual.
Estas mismas organizaciones son las que iniciaron los movimientos de liberación marica en toda Latinoamérica.
 
En nuestro país, recordaremos los tristes dichos del reconocido “opinólogo” de TV “Italo Passalacua”. Declarando “abiertamente” que gustaba de tener relaciones sexuales con niños de 13 o 15 años, siempre y cuando estos contaran con el “consentimiento” de sus padres… El líder del movimiento homosexual en Chile (MOVILH) salió a su defensa argumentando: “en parejas heterosexuales también se dan casos de sexo con niños de 13 años”, LO “JUSTIFICA”.
 
 
8º- Pero este es un país católico, y cómo tal se debe “tolerar” a las minorías
 
NO TODOS SOMOS CATOLICOS!
La Biblia fue creada por el hombre, su ley es cuestionable. Aún así en la primera página de la Biblia Génesis 1:27, nos enseña que Dios creó al ser humano "macho y hembra", o sea hombre y mujer, no homosexual o lesbiana.
 
La naturaleza, por otra parte, que ya era muy sabia millones de años antes que existiera el hombre y más antigua aún que la Biblia. dotó al hombre de un rechazo instintivo hacia este tipo de mutaciones, justamente para evitar que estas enfermedades se propaguen. Desobedecer esta ley natural trae consecuencias como las antes mencionadas.
 
 
9º- ¿Crees que se deba permitir el matrimonio entre parejas del mismo sexo?
 
La razón del matrimonio, es la procreación… una forma de proteger, educar y formar a las nuevas personas que nacerán de ese matrimonio.
Los matrimonios homosexuales no podrían cumplir esta función, en consecuencia  no tienen razón de existir.
 
 
 10º- ¿Entonces tampoco se debería permitir los matrimonios entre heterosexuales infértiles o entre gente mayor?
 
Comprobar si una pareja es estéril requeriría una invasión de la vida privada muy compleja, y, además, muy costosa. Así es razonable que el Estado presuma que exista la posibilidad de tener hijos en cada pareja de hombre y mujer.
Aunque se comprobara la infertilidad de la pareja, cómo un matrimonio HETEROSEXUAL (hombre y mujer) podrían procurar una adopción
 
En cuanto a los matrimonios de parejas de la tercera edad
Estas proyectan una imagen cómo abuelos MUY NECESARIA, en toda familia… Imagen muy necesaria para la formación de las nuevas generaciones.
 
11º- Pero los homosexuales también podrían adoptar, si la clase política lo permitiera
 
Los niños no pueden ser utilizados como instrumento para la reivindicación de los derechos de un grupo de mutantes, ni la adopción es algo  que pueda regirse por los criterios de la corrección política.
El daño que se le haría a esos  niños adoptados, sería catastrófico
¿Encuentra usted una respuesta adecuada a la pregunta: “por qué mis amigos tienen papá y mamá” o bien “qué es una mamá”?
12º- Pero la ley de nuestro país ha decretado la NO discriminación por razón de orientación sexual…
Primero, es necesario distinguir entre dos conceptos:
El trato desigual y la discriminación. La discriminación sería un trato desigual no justificado.
Así, por ejemplo: una hombre no puede alegar discriminación al ser rechazado como modelo de ropa interior femenina, o una persona con problemas de visión, para puestos donde esa cualidad es relevante. Del mismo modo el homosexualismo es una condición invalidante para la educación y desarrollo de un niño SANO.
13º-  ¿Si un hijo tuyo…. Resulta  homosexual?
Le respondo con otra pregunta: ¿Cómo le explicaría a mis hijos, que el homosexualismo no es una conducta apropiada para su vida, si yo mismo lo estoy aceptando como algo “normal” o “natural”, cosa muy común en aquellos padres “modernos”?
14º- Aquellos que rechazan el homosexualismo, son homosexuales reprimidos
Eso es tan absurdo cómo decir; aquellos  que rechazan la pedofília, son pederastas en potencia...
 
Saludos cordiales.
Atte. José Miguel.
VNCh

RETRIBUCIÓ DE LA CORPORACIÓ MUNICIPAL ALCOY