miércoles, 9 de enero de 2019

¿El origen socialista del nacionalsocialismo?

¿El origen socialista del nacionalsocialismo?
Creo que es importante entender algo como ha sido la evolución que llevó al fascismo y
al nacionalsocialismo, para comprender cuál ha sido el entroncamiento de nuestra
alternativa respecto a eso que llamamos socialismo.
Ante todo hay que entender que el fascismo como esencia alternativa no nace en los
años '30, sino mucho antes. En realidad toda una serie de pensadores y revolucionarios
nacidos a finales del siglo XIX son la base del fascismo en todos los países europeos. En
todos estos países nacen tres corrientes distintas que tienen grandes diferencias pese a que
todas tuvieron su participación en eso que llamamos genéricamente fascismo:
1) Los sindicalismos y obreristas, movimiento mayoritario, y que se basa ante todo en un
rechazo absoluto al capitalismo, a la brutal explotación que sufrían en esos años las masas
obreras y campesina, sin seguridad social, sin ayudas en el desempleo, sin apoyo alguno
estatal, bajo la brutal bota de unas democracias burguesas, crueles y despiadadas.
Podemos poner a Sorel como uno de los paradigmas de esta tendencia, claramente
imbricada con el sindicalismo en general, con relaciones con grupos anarquistas e incluso
bolcheviques. Lo que marcaba la diferencia respecto al marxismo era la radical oposición
de estos luchadores con las teorías de Marx sobre materialismo y cientifismo socialista.
Eran gentes vitalistas, nietszchesianos, violentos si se quiere, pero siempre espirituales,
con un fuerte sentido ético y estético. Paretto decía:
“Rechazamos los discursos
humanistas por vacíos.”
En España el gran representante de esta línea fue Ramiro de Ledesma y sus JONS
fundadas en 1931.
Mussolini fue claramente el dirigente de esta tendencia en el área mediterránea, nacido
del sindicalismo y empapado del pensamiento de Sorel y Nietszche, fue el primero en
unir el sentido nacional al sindicalismo obrerista, creando los
fascios
. Y su origen es ante
todo sindical, de lucha obrera, y sólo luego nacional.
Creo que hay un ejemplo aún más claro, aunque poco conocido, de esta tendencia,
Jorge Eliecer Gaitán, colombiano, amigo de Mussolini, que nunca fue fascista en nombre,
pero que sigue esta misma línea: populismo, obrerismo, enfrentamiento radical al capital,
huelgas. Gaitán es elegido diputado y lee su llamamiento
Nacionalismo e izquierda
donde
planta las bases de esa unión entre socialismo radical y valores nacionales. Gaitán muere
asesinado sin llegar a ser fascista de nombre pero refleja muy bien ese origen obrerista y
sindicalista nacional.
En Alemania esta tendencia está representada por Otto Strasser y Niekisch, por poner
dos ejemplos claros. Radicales y proletaristas, absolutamente activistas, veían en la lucha
violenta y radical de los obreros, unida al orgullo nacional, la única fuerza capaz de
acabar con el capital.
Como Sorel, Gaitán e incluso Ramiro, sintieron simpatías por los procesos iniciales de
los bolcheviques, pero se separaron al ver su mundialismo y materialismo economicista.
2) Los nacionalistas puros, básicamente anticomunistas, que unen un sentido social a su
patriotismo, muy influidos por la religión y los militares.
Se oponen totalmente al capitalismo usurario, masónico y propagador de ideas
anti-tradicionales, además de explotadores, quieren un arreglo de la situación social, pero
apoyan la propiedad nacional, la monarquía en muchos casos, y los valores militares más
que los obreristas. 
 
La mayoría de ellos son ante todo anticomunistas, sienten un profundo asco por el
comunismo. Estos grupos nacen más tarde y por ello ya han visto un comunismo brutal y
salvaje, y han visto las masacres de sacerdotes, quemas de iglesias, y matanzas de
campesinos del comunismo en Rusia, Ucrania, etc. José Antonio es un ejemplo de esta
tendencia, hijo de un dictador pero a la vez convertido a la doctrina social de la Iglesia, y
poco a poco atraído por el fascismo italiano y su sindicalismo, además de influenciado
por obreristas como Ramiro y las JONS.
3) El sentido
Volk
, algo absolutamente nuevo y difícil de entroncar, que nace en
Alemania y sólo en Codreanu se puede encontrar algo similar.
Es poco conocido, fuera de asimilarse al nacionalsocialismo, pero quizás por ello es
muy poco conocido en su esencia.
Hitler no parte de un estrato sindicalista, siempre se opuso al sindicalismo. Hitler no se
inspiró jamás en pensadores como Sorel, no, su socialismo es
popular
, se basa en un
amor sin límites a la gente, al pueblo, a las familias y los concejos o asambleas
tradicionales, sin distinción de clases. Y si debía elegir su clase eran los campesinos, la
gente sencilla y normal de los pueblos. Nunca promulgó la violencia de huelgas ni
bombas, nunca se metió en guerra de clases ni en sentimientos de nacionalismo
militarista o monárquico, añoranzas del colonialismo o estatismo. No, el
Volk
era un
sentido de pueblo enraizado en su raza y su tradición, y enfrentado a todo materialismo y
a todo capitalismo, pero no sólo al capitalismo, también al dinero en general. Más que
anticapitalismo era fundamentalmente anti-materialista, y por ello anticapitalista.
Por ello el nacionalsocialismo no significa nacionalismo más socialismo, sino un
sentimiento
nuevo
, distinto a ambos, Popular, enraizado en la tierra, la sangre y el pueblo.
Se ha acusado al
Volk
de ser idealista, y en parte es cierto, es un sentimiento no basado
en ideas o leyes económicas ni en soluciones preconcebidas (como las cooperativas o el
sindicalismo que eran el centro de falange o del
fascio
) No, para el
Volk
no importaba si
las soluciones eran unas u otras, lo importante era el resultado para la gente, para el ideal
de pueblo sano y alegre, belleza y justicia.
Todos sabemos que Hitler tuvo que enfrentarse a Strasser y un intento de golpe de
Estado de los socialistas-nacionales alemanes. Strasser quería destruir lo anterior e
imponer un cambio radical y sangriento. Hitler no quería sangre ni violencia, sino
soluciones populares. No quería someter al pueblo a traumas sino asumir la vida
campesina y tranquila de un pueblo feliz en su socialismo humano.
Codreanu tuvo una lucha similar, no se influyó en los sindicalismos ni en la lucha de
clases sino en el campesinado rumano, cristiano, sencillo y popular.
Si hay algo similar en España está en Onésimo Redondo y su Castilla de los
campesinos, sin duda el centro
Volk
más importante en España. Quizás por ello Onésimo
es sin duda el más nacionalsocialista de los españoles.
En la postguerra casi no se han encontrado grupos con esta idea en su esencia. La
mayoría de los grupos nacional-revolucionarios volvieron a las tendencias obreristas, que
eran más fáciles de seguir y menos problemáticas de aplicar y defender en el ambiente de
postguerra.
Recordemos siempre que nuestro socialismo es ante todo para el pueblo, no para el
odio. Hemos de acabar con los usureros, la finanza, pero no para ir a una lucha brutal sino
para lograr un Estado popular, enraizado en su tradición, su ética sencilla... renovar todo
ese estilo que el capitalismo ha hecho olvidar. 
-----------------------------------------------------------------------------
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

da tu opinion