lunes, 7 de enero de 2019

LA ‘EUROPA CARTA’: UNA BASE EUROPEA EN EL III REICH

Texto de Santiago de Andres, facilitado por Eduard Alcántara

"Por lo que he podido averiguar en estos años, las primeras y únicas referencias a la "Declaración de Charlottenburgo" proceden de Saint-Loup, que la cita en varias de sus obras, y creo que son la fuente de Evola para su mención (p. 224 de la edición italiana de 2001), resulta , creo significativo que en esta edición que consta de numerosas notas a pie de páginas de los editores no se considere necesario -o se pueda- redactar una detallando datos sobre dicha declaración y el conocimiento que Evola pudiese tener de ella.
He llegado a pensar que en este caso, como en algunos otros, Saint-Loup al escribir textos novelados sobre hechos reales, cambia nombres de personas o, como en este caso, de una "declaración".
Porque, o estoy muy equivocado, o con "Declaración de Charlottemburgo" lo que hace es crear un documento en el que se "unifica" la "Europa-Charta" elaborada por el Hauptsturmführer Alexander Dolezalez, Jefe del Departamento de Planificación del Grupo de Administración D del SS-Hauptamt, con las teorizaciones de los SS Franz Riedweg y Heinrich Büeler, entre otros. Aunque reconozco que no puedo afirmar que sea así y que la "Declaración de Charlottemburgo" haya existido realmente como tal.
Tuve ocasión de traducir tanto la Europa-Charta como el Plan General de 1944-45, de Dolezalek, así como algunos de los comentarios de Hans W. Neulen sobre la cuestión, para publicarlo como apéndice en el libro de Joaquín Bochaca "Europa: única alternativa al caos" y allí se pueden consultar. Por si resulta de interés ofrezco a continuación esa traducción de la Europa-Charta.

Documento nº 2
Europa-Charta

En vista de los destructivos planes de posguerra de las potencias enemigas que han sido publicados recientemente, el gobierno del Reich y los gobiernos de Noruega, Estonia, Letonia, Dinamarca (Bohemia-Moravia), Italia, Francia, Hungría, Servia, Rumania y Croacia (1) con los que mantiene una alianza hacen públicas las líneas fundamentales en función de las cuales deberá construirse el futuro de Europa tras el triunfo de sus armas.
Las potencias europeas constructivas luchan por cinco sistemas de organización fundamentales, seis libertades fundamentales y siete derechos fundamentales de los pueblos: 
 
Los cinco sistemas de organización fundamentales:
1) La organización del mundo en grandes espacios continentales.
2) La organización del continente en una Confederación Europea.
3) La organización de la economía confederal en virtud de una división del trabajo y de un apoyo y colaboración recíprocos.
4) La organización del pueblo en una comunidad popular.
5) La organización de la familia como célula del pueblo.

Las seis libertades fundamentales:
6) La libertad de los pueblos frente a la violencia ejercida por las grandes potencias mundiales.
7) La libertad de los pueblos de construir su propio orden popular.
8) La libertad de los pueblos frente a la opresión y la aculturación por otros pueblos.
 
9) La libertad de la personalidad frente al abuso ejercido contra la responsabilidad personal.
10) La libertad de la cultura popular frente a cualquier violencia que se ejerza sobre ella y frente a la homogenización.
11) La libertad de pensamiento frente al ateísmo y la opresión por motivos políticos.
Los siete derechos fundamentales:
12) El derecho del hombre al trabajo y el deber de realizar un trabajo.
13) El derecho del hombre al libre desarrollo de sus potencialidades y al acceso a todas las profesiones conforme a sus propios aptitud y rendimiento.
14) El derecho del hombre a un nivel de vida sólo graduado por los frutos de su trabajo.
15) El derecho del hombre a participar en las decisiones relativas al establecimiento de las estructuras políticas.
16) El derecho del hombre a la propiedad y a la propiedad de la tierra.
17) El derecho del hombre al tiempo libre, al descanso y al disfrute de todos los bienes y creaciones de la vida cultural.
18) El derecho del hombre a la protección (2) ante situación de desamparo de la que no sea responsable.

Hauptsturmführer Alexander Dolezalek.

(Fuente documental: Gabinete de Documentación Vlotho. Compilación de estudios para la historia, actualidad y proyectos de futuro de Europa. La Carta de Europa constituía un anexo a las cinco tesis de Plan General elaborado en el Departamento de Planificación del Grupo de Administración D del SS-Hauptamt, bajo el título Europa-Charta, 1944/45)

(1) En la relación de los gobiernos aliados no aparecen Bélgica, Lituania, Polonia y Bulgaria. El autor de la Europa-Charta, A. Dolezalek, señaló a tal efecto al Autor (H. W. Neulen) mediante carta fechada el 14 de julio de 1985 que la confederación europea debía haberse erigido sobre el Ejército Europeo. En consecuencia sólo fueron tomados en consideración los estados que verdaderamente habían puesto a disposición del dispositivo militar alemán contingentes de voluntarios. Bélgica (con una división de las Waffen-SS flamenca y otra valona) y Bulgaria parecen, por tanto, haber sido olvidadas simplemente, puesto que las Waffen-SS dispusieron de un Regimiento de Granaderos búlgaro (en realidad sólo con la dotación de un batallón), además de que existió un gobierno en el exilio pro-alemán. (Nota de H. W. Neulen).
(2) Intercalado manuscritamente: «auf Schutz» («a la protección»).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

da tu opinion